aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Cincuentenario de 1968
Un Informe del FLP de junio de 1968 sobre el Mayo francés
06/06/2018 | Tino Brugos

El Frente de Liberación Popular (FLP), conocido como Felipe, fue un grupo político surgido en torno a las movilizaciones estudiantiles de 1956 cuando, por primera vez, jóvenes que no habían vivido la guerra civil salieron a la calle para mostrar su oposición a la dictadura franquista. Se trataba de un grupo bien definido en términos generacionales, pero todavía confuso en lo referente a sus planteamientos ideológicos.

Con un origen basado en el cristianismo social del momento, pronto evolucionó hacia posiciones claramente rupturistas. Elaboraron una serie de reflexiones sobre la cuestión social que les llevaría a definirse como organización revolucionaria. El FLP aportó al antifranquismo de la época una serie de aspectos originales. En el ámbito organizativo se estructuró de forma federal con otras organizaciones que contaban con una amplia soberanía, las Organizaciones Frente. Así, en Euskadi se constituyó ESBA (Euskadiko Socialisten Batasuna) y en Catalunya el FOC (Front Obrer de Catalunya). Por otro lado, frente a las concepciones dominantes de tradición marxista partidaria, el FLP apostaba por un nuevo modelo más flexible, capaz de agrupar en su interior a diferentes sensibilidades. También en el aspecto ideológico fue original, ya que se caracterizó por un eclecticismo que hizo que, a través de diversas etapas, la organización fuera incorporando planteamientos ideológicos diferentes. Se pueden encontrar en el FLP rastros de humanismo cristiano en sus orígenes, voluntarismo y un marxismo difuso en absoluto identificado con la rigidez y el dogmatismo estalinista. Conoció distintas etapas en su evolución que han sido analizadas en varios trabajos, como el desarrollado por Julio García-Alcalá (Historia del Felipe (FLP, FOC, ESBA). De Julio Cerón a la Liga Comunista Revolucionaria, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, Madrid, 2001) o los de José Luis Zárraga y Miguel Romero (“Memoria del FLP 3 y su gente en Madrid, 1963-1967” y “FLP III (1966-1969). Del encuentro a la encrucijada”, ambos en A. Domínguez (ed.), Enrique Ruano. Memoria viva de la impunidad del franquismo, Editorial Complutense, Madrid, 2011).

Su incorporación a la lucha contra la dictadura hizo que muy pronto tropezara con el PCE, con el que mantuvo una relación de continua competencia durante toda su trayectoria. Durante la segunda parte de la década de los sesenta, el FLP fue endureciendo sus posiciones coincidiendo con la radicalización de crecientes sectores opuestos a la dictadura. El desarrollo del movimiento estudiantil y el ascenso de las Comisiones Obreras fueron en este sentido los elementos determinantes en la experiencia del FLP, que apostaba por la organización desde abajo. De este modo se implicó, y jugó un importante papel, en la construcción del Sindicato Democrático de Estudiantes al tiempo que en el movimiento obrero impulsó una corriente que fue entrando en conflicto con la práctica instrumentalizadora y burocrática del PCE, especialmente en Catalunya, donde contaba con una cierta implantación entre sectores de la clase trabajadora.

A mitad de los años sesenta surgió una Federación Exterior del FLP a partir de la presencia de gente que huía de la represión franquista y que buscó, también implantarse entre sectores obreros de la emigración. Esta Federación Exterior conoció experiencias históricas anteriores, como la que aportaba un debilitado POUM, lo que contribuyó a la apertura de nuevas propuestas y horizontes que culminó con la escisión de un grupo, Acción Comunista (AC), dirigida por Carlos Semprún, que sostenía posiciones que iban desde el trotskismo hasta el consejismo.

Esta Federación Exterior vivió las movilizaciones de mayo del 68 en Francia con gran curiosidad e interés elaborando un informe de primera mano al calor de los acontecimientos. Así, a mitad del mes de junio de 1968 elaboró un Informe en el que hablaba de la crisis revolucionaria que se vivía en la sociedad francesa del momento. En ese Informe -que aquí reproducimos- se pueden observar tres partes claramente diferenciadas. En la primera se hace un recorrido exhaustivo de lo acontecido durante las jornadas de mayo, en la segunda aparecen las valoraciones políticas sobre unos hechos caracterizados como revolucionarios con orientación anticapitalista y en la tercera se recoge la experiencia práctica de la población emigrante y su integración en el conjunto de movilizaciones. En la parte final aparecen reproducidos y traducidos una serie de documentos políticos de diferentes organizaciones para dar a conocer sus planteamientos ante los hechos.

6/6/2018





Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons