aA+
aA-
Grabar en formato PDF

Prólogo al libro de Patricia Badenes Salazar
"Fronteras de papel. El Mayo francés en la España del 68"
26/04/2018 | Jaime Pastor

“1968: tiempo de rebelión”. Así comienza Patricia Badenes el primer capítulo de esta excelente obra y, en efecto, ese año está estrechamente asociado, en la historia y en la memoria colectiva, a unos tiempos de revuelta y rechazo del orden establecido en muchos lugares del mundo y especialmente en Francia. Este 50 aniversario es sin duda un buen momento para recordarlos y nada mejor que hacerlo compartiendo la mirada con alguien, como es el caso de la autora, que no los vivió y, sin embargo, asume esa tarea desde hace tiempo buscando siempre el necesario equilibrio entre el distanciamiento analítico y la empatía personal a la hora de abordarlos.

Patricia, como ya pudimos comprobar en su Tesis doctoral, nos ofrece a lo largo de los sucesivos capítulos de este libro un análisis muy documentado del contexto de los años 60 a escala internacional -con la solidaridad con el pueblo de Vietnam como referente global-, así como de los antecedentes y desarrollo del Mayo francés. Tampoco olvida que después de ese acontecimiento “el mundo siguió temblando”, con los posteriores momentos álgidos y críticos en Checoslovaquia y México, constatando así que estaba emergiendo a escala mundial una nueva generación que llegó a asumir una subjetividad rebelde frente a lo que, en los términos empleados por Cornelius Castoriadis, percibían como “heteronomía constituida”. Una nueva generación que no por ello permite presentar aquel Mayo como una “cuestión juvenil”, sino que fue más allá al convertirse aquélla en protagonista de un malestar creciente y transversal de la sociedad capitalista de entonces. Una sociedad que ya estaba percibiendo el punto de inflexión al que se estaba llegando en el modelo de Estado de bienestar que se había convertido en paradigma del mundo occidental.

Fue así como la aspiración a la “autonomía” en todos los planos pasaría a ser un horizonte en el que luego se irían reconociendo los distintos movimientos sociales –feministas, ecologistas, pacifistas- que, pese a la derrota política sufrida en Francia, irían extendiéndose en distintos lugares del mundo. Empero, llegaría luego como respuesta a esta nueva ola contestataria la onda larga neoliberal que todavía estamos sufriendo, pero ésta es ya otra historia.

Antes de entrar en lo que es objeto específico de este trabajo, la autora nos proporciona también las coordenadas necesarias para entender las mutaciones económicas, sociales y políticas que se estaban produciendo en la sociedad española, resaltando entre ellas el llamado “milagro económico” y el incremento de las clases medias urbanas, sin olvidar el protagonismo de una nueva clase obrera. Es en el marco de esas nuevas tendencias modernizadoras como cabe entender la progresiva –y a la vez represiva- evolución de la dictadura franquista en su esfuerzo por ofrecer ante Europa una imagen de apertura”que no por ello ocultaba su disposición a aplicar con firmeza el eslogan de que “todo debe cambiar para que todo siga igual”.

El relato que nos ofrece en los siguientes capítulos supone una enorme contribución a todo lo que se ha escrito y publicado hasta ahora para el caso español. Me parece especialmente relevante, por ejemplo, el recorrido que hace en torno a las reflexiones de intelectuales como Aranguren y Bergamín y, sobre todo, a las distintas miradas que desde la prensa escrita ofrecen los diferentes corresponsales sobre lo que ocurre en Francia, pese a las limitaciones de la Ley de Prensa e Imprenta promovida por el ministro Manuel Fraga en 1966. Así, recupera, junto a los periódicos de mayor difusión, las crónicas y análisis que aparecían en revistas como Triunfo, Cuadernos para el diálogo o Gaceta Universitaria y que leíamos con avidez quienes en aquel entonces éramos jóvenes estudiantes.

Es precisamente en las universidades donde el impacto del Mayo francés pudo vivirse con mayor intensidad, gracias a esos espacios de relativa libertad que fuimos conquistando frente al Sindicato oficial y contra la dictadura. La autora sitúa esa influencia en el marco del ciclo de luchas que se inició con fuerza en 1965 para analizar luego con cuidadoso detalle el curso 1967-1968 en Barcelona y Madrid. Jornadas muy intensas en las que la efervescencia colectiva que las caracterizaba no estaba exenta de tensiones entre las diferentes corrientes de un movimiento estudiantil que quería emular lo que acontecía en París bajo un régimen muy distinto que, como comprueba la autora en las memorias de personajes como Carrero Blanco o Manuel Fraga, temía el “efecto contagio”. Un temor que les llevaría a decretar el estado de excepción a finales de enero de 1969 tras el asesinato de Enrique Ruano, con quien compartí militancia dentro de una organización política surgida a finales de los años 50, el Frente de Liberación Popular, y que en esos momentos conocía un proceso de radicalización creciente.

Patricia analiza también el impacto de aquel acontecimiento en el movimiento obrero, llamándonos la atención sobre la fuente directa que llegaba aquí a través de trabajadores españoles residentes en Francia que se vieron implicados y fueron también muy activos en la Huelga General y en las ocupaciones de fábricas que se extendieron entonces por el país vecino. Sin olvidar tampoco la ocupación del Colegio de España en París, también con participación directa de jóvenes y no tan jóvenes españoles. Todo esto forma parte de una historia apenas conocida y que la autora recoge aquí gracias a su esfuerzo investigador a través de entrevistas y revistas como Información Española.

Con todo, quizás la mejor prueba del vacío cubierto por la contribución que supone esta obra se puede encontrar en el recorrido que hace la autora en torno a la relación entre el mundo artístico y el Mayo francés. Es muy larga la lista de quienes van apareciendo en esas páginas pero su mérito principal está, en mi opinión, en rescatar a colectivos como Estampa Popular, Equipo Crónica o Equipo Realidad; también, a Vicente Aguilera Cerni o a Valeriano Bozal, o a quienes estuvieron directamente implicados en esas jornadas de mayo en Francia, como Eduardo Arroyo (motor fundamental del Atelier Populaire), Francisco Sobrino o Javier Calvo. Es en sus obras, algunas de ellas reproducidas aquí, en su identificación con “la toma del poder por la imaginación”, donde se confirma con creces que el impacto del Mayo francés fue más allá de las Universidades o de los sectores más politizados de la sociedad española de entonces.

Quizás, recurriendo a mi recuerdo personal, en actos como los celebrados en la Facultad de Ciencias Políticas, Económicas y Comerciales de la Universidad de Madrid los días 17 (con la presencia de Alfonso Sastre y Blas de Otero, entre otros) y 18 (con el recital de Raimon), relatados por Patricia en el capítulo tercero de este libro, pudimos sentir que estábamos viviendo de forma más simbólica la confluencia, gracias al aliento que nos llegaba del país vecino, entre estudiantes, mundo de la cultura en general y el pujante movimiento obrero de entonces en torno a una lucha común contra la dictadura franquista y el bloque de poder que la sustentaba.

Porque, como cantó Raimon en aquel “18 de maig a la ‘Villa”, “De ben lluny, de ben lluny, arribaven totes les esperances, i semblaven noves, acabades de estrenar; de ben lluny les portàvem” (”Desde muy lejos, desde muy lejos, llegaban todas las esperanzas, y parecían nuevas, recién estrenadas; desde muy lejos las traíamos”.).

Así que, sin nostalgia pero sin olvidar la brecha histórica que abrieron aquellos acontecimientos aquí y en tantos lugares del mundo, tenemos una buena lectura entre manos.

Patricia Salazar Fronteras de papel. El Mayo francés en la España del 68. (Ed. Cátedra, 2018)

* Jaime Pastor es editor de viento sur







Boletín semanal
Recibe en tu correo electrónico los últimos artículos de nuestra revista digital, así como las novedades y eventos
Agenda
Actos
Barcelona. 17 de mayo de 2018, 18:30h
Barcelona. Dijous, 17 de Maig de 2018. 18:30h Homenatge a Víctor Serge (1890-1947) -Pelai Pagès, Andy Durgan, Ferran Aïsa, Pepe Gutierrez, Arnal Ballester, José E. Martinez, Yamila Prosdocimo, Carme Sansa
Biblioteca Gòtic Andreu Nin La Rambla 30-32
Actos
Barcelona. 24 de mayo de 2018, 18:30h
Barcelona. Dijous, 17 de Maig de 2018. 18:30h Homenatge a Víctor Serge (1890-1947) -Pelai Pagès, Andy Durgan, Ferran Aïsa, Pepe Gutierrez, Arnal Ballester, José E. Martinez, Yamila Prosdocimo, Carme Sansa
Biblioteca Gòtic Andreu Nin La Rambla 30-32
Actos
Barcelona. 31 de mayo de 2018, 18:30h
Barcelona. Dijous, 17 de Maig de 2018. 18:30h Homenatge a Víctor Serge (1890-1947) -Pelai Pagès, Andy Durgan, Ferran Aïsa, Pepe Gutierrez, Arnal Ballester, José E. Martinez, Yamila Prosdocimo, Carme Sansa
Biblioteca Gòtic Andreu Nin La Rambla 30-32











Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons