aA+
aA-
Grabar en formato PDF

Historia de la LCR
En abierto el capítulo 9 y Combate del año 1989 a 1991
07/04/2018 | Ricard Martínez i Muntada

Este capítulo está dedicado al final de la historia de la LCR. El contexto internacional –derrumbamiento de los regímenes del Este y ofensiva de legitimación del capitalismo y de las políticas neoliberales- se tradujo una situación extremadamente difícil para la izquierdas transformadoras de cualquier signo. A ello contribuyeron aún más el fin del ciclo revolucionario centroamericano, la represión de Tiananmen y el nuevo belicismo estadounidense. En España, Felipe González se mantuvo en el Gobierno tras las elecciones generales de 1989, si bien el PSOE entraría pronto en un largo declive debido al desgaste previo –OTAN, enfrentamiento con los sindicatos- y a los escándalos de corrupción, el caso GAL o las querellas internas del propio partido. Los conflictos nacionales no resueltos mantuvieron su protagonismo, con múltiples expresiones y el trasfondo de la reivindicación del derecho a la autodeterminación.

La LCR siguió trabajando activamente en los distintos movimientos sociales, así como en las mencionadas luchas nacionales. El movimiento obrero había recuperado protagonismo desde el 14-D de 1988, mientras que el feminista mostraba capacidad de movilización y veía consolidarse su influencia social, como sucedía, a otra escala, con el de gays y lesbianas. También el ecologismo experimentó un rápido ascenso. El antimilitarismo fue uno de los protagonistas del período, con el lanzamiento de la campaña por la insumisión. Por el contrario, el movimiento pacifista acusó la derrota en el referéndum de la OTAN y algo similar ocurrió con el de solidaridad internacionalista tras las derrotas centroamericanas.

Ahora bien, el eje del último capítulo de la historia de la LCR fue el proceso hacia la unificación con el MC. El VIII Congreso (mayo de 1989) había resuelto no orientarse hacia la fusión, por lo menos en lo inmediato. Un año después, sin embargo, se reabrió la cuestión, sobre todo a partir del anuncio (mayo de 1990) de que las direcciones de EMK y LKI consideraban factible su propio proceso de fusión. Las cosas se precipitaron a partir de aquel momento, con una propuesta de la dirección estatal del MC en el sentido de volver a discutir sobre la unidad. En septiembre de 1990 se constató lo que parecía un acuerdo suficiente sobre las garantías de pluralismo y democracia interna en una futura organización –una preocupación central de la LCR- y con ello se inició el camino que llevaría a la fusión. El IX Congreso de la LCR (23-24 marzo de 1991) aprobó avanzar hacia ella, para lo cual fue preciso acceder –no sin un intenso debate interno- a una de las condiciones del MC: la desafiliación de la IV Internacional, con la cual, sin embargo, se contemplaba mantener relaciones de colaboración. Una semana antes se había materializado la fusión EMK-LKI. El proceso de unificación LCR-MC llegó a su término los días 1, 2 y 3 de noviembre de 1991: primero la LCR realizó su X y último congreso y seguidamente se llevó a cabo el congreso conjunto que consumó la fusión y aprobó el nombre de Izquierda Alternativa a escala estatal. Por desgracia, la asunción del pluralismo y la democracia interna por parte de la dirección del MC no pasó de las declaraciones formales y la nueva organización sobrevivió apenas dos años.

Leer el capítulo 9 y el acceso a los Combate en abierto





Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons