aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Siria
Ghuta Oriental: un infierno en la tierra
22/02/2018 | Baudouin Loos

[En palabras de Gara de hoy, 21 de febrero, "la ONU, la Cruz Roja, Amnesty International, Save The Children y CARE International han mostrado su horror por la situación del feudo insurgente de Ghuta Oriental, donde 400.000 personas viven asediadas y sometidas a continuos bombardeos y donde ya han muerto más de 210 civiles –más de 60 niños– en los últimos tres días en una ofensiva que anuncia la intervención terrestre del Ejército sirio. “Situación abyecta” o “catástrofe humanitaria” son algunas de sus expresiones. Pero en un comunicado titulado “Pérdidas humanas masivas”, Unicef dejó la página en blanco porque “ninguna palabra hará justicia a los niños muertos, sus padres y sus madres y sus familiares”. Los trabajadores humanitarios de la zona calculan que unas 4.100 familias viven en sótanos y refugios, la mitad de ellos sin agua y sistemas de saneamiento o ventilación. A su vez, siete personas murieron ayer por el impacto de cohetes lanzados por grupos armados desde Ghuta contra Damasco". Los acontecimientos producidos por la agresión turca contra el pueblo kurdo, hoy centrada alrededor de Afrin, no pueden hacer olvidar que Erdogan no es el único criminal de la zona y que el dictador Assad continúa, con la ayuda de Rusia e Irán, su obra criminal. Para información de nuestros y nuestras lectoras reproducimos el artículo publicado en el diario Le Soir el 21/02/2018].

Desde el domingo 18 de febrero, unos doscientos civiles, entre ellos más de sesenta niños y niñas, han perdido la vida bajo el diluvio de fuego llegado del cielo. La artillería y la aviación del régimen sirio, ayudado por las fuerzas aéreas rusas, bombardean la región sin tregua. Según parece, sería inminente una ofensiva terrestre...

"¡Un baño de sangre, crímenes de guerra!", según Nasr Hariri, jefe de la delegación de la oposición en las negociaciones de Ginebra en una conferencia de prensa en Bruselas este martes.

"Es la masacre del siglo XXI", según testimoniaba en el diario británico The Guardian un médico de Guta. "Si Srebrenica fue la masacre de los años 1990, Sabra y Chatila y Halabja las masacres de los años 1980, entonces la de la Guta Oriental es la de este siglo...¿Hay mayor terrorismo que matar a civiles con todo tipo de armas? ¿Es una guerra? No es una guerra. A esto se le llama una masacre".

Con un centenar de muertos solo la jornada del lunes, "fue uno de los peores días de la historia de la crisis actual", ha declarado a la AFP un médico de la Guta que se ha identificado con el nombre de Abu al-Yusr. Los raros centros de salud y hospitales de fortuna aún en funcionamiento están ahogados de heridos curados en el suelo, cuando las operaciones quirúrgicas se suceden a buen ritmo.

La Guta se había sublevado en 2011, como muchos pueblos y pequeñas aglomeraciones sirias, tras la respuesta sangrienta del régimen a las manifestaciones que reclamaban dignidad y libertad. Desde 2012, la región que llega hasta la capital por el Este, sufre un asedio drástico acompañado de bombardeos más o menos intensivos según los momentos. La gente rebelde que está allí, que no está afiliada a las principales organizaciones yihadistas, resiste como puede, disparando como respuesta y de forma esporádica cohetes hacia Damasco que a veces matan a civiles.

Lo han sufrido todo

El asedio se ha endurecido a lo largo de los años y las imágenes de niños esqueléticos muriéndose literalmente de hambre han comenzado a inundar las redes sociales en 2017. François Delattre, el embajador francés en el Consejo de Seguridad de la ONU ha estimado recientemente que la Guta Oriental conocía un "asedio digno de la Edad Media". Ni víveres, ni medicamentos, nada. Y sin esperanza de ayuda internacional, a pesar de los llamamientos.

"Estamos en contacto con la población", decía Nasr Hariri ayer en Bruselas. "La gente se pregunta porqué nadie viene en su ayuda. Ha sufrido todo durante estos últimos años, las armas químicas, los barriles lanzados desde helicópteros, los bombardeos aéreos, los disparos de artillería, un asedio inhumano, el hambre. Y ahora, esos bombardeos criminales sin descanso... ¡Hay que poner término a esta situación! La Guta supuestamente era una zona de desescalada, según lo que decía Moscú, pues bien, ahora estamos a la peor de las escaladas!"

Hariri y la delegación de la oposición siria se han reunido el lunes con Federica Mogherini, jefa de la diplomacia europea, para defender la causa de una intervención. "La Unión Europea tiene medios de presión" según explica. "Puede poner en cuestión la legitimidad del régimen, aplicar nuevas sanciones, condicionar la ayuda a la reconstrucción, hacer avanzar las resoluciones en la ONU...".

El sirio no lo dirá, pero sin duda sus esperanzas de ver actuar a Bruselas son escasas. En Sofia, el 16 de febrero, la misma Mogherini no descartaba una ayuda a la reconstrucción de Siria, "si hay mejoras sobre el terreno, pero no se constatan, muy al contrario". La italiana, que dice desear una oposición unida frente al presidente Assad, añadía que la UE no tenía "ninguna influencia, ningún contacto con el régimen sirio", abogando buscar más bien una influencia indirecta dirigiéndose a Moscú o incluso a Teherán: "Lo que hacemos en estos momentos, más que antes, es discutir con quienes pueden tener influencia en Damasco a fin de que el régimen se comprometa de forma creíble en las discusiones de Ginebra".

Ginebra...

Este proceso diplomático lanzado en 2012 no ha dejado nunca de atascarse. "El régimen no tiene ninguna gana de llegar a una solución política, quiere acabar sobre el terreno", estima Hariri como por otra parte numerosos observadores.

Entonces, ¿porqué la oposición continúa haciendo acto de presencia en un teatro diplomático apoyado por las Naciones Unidas y despreciado por el régimen? ¿No sería oportuno, tal y como están hoy las cosas y las masacres que se están produciendo, retirarse de él con dignidad? "Nos hemos comprometido en este proceso diplomático para sacar a Siria de esta crisis, para ponr fin a los sufrimientos de la ciudadanía siria, pero, es cierto, no excluimos ninguna opinión en estos momentos", responde el interesado.

Artículo publicado en el diario Le Soir del 21 de febrero de 2018.

Traducción: Faustino Eguberri para viento sur





Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons