Grabar en formato PDF

Túnez
No es el pueblo tunecino quien debe pagar el precio de la mala gestión, la corrupción y el fracaso político
24/01/2018 | Dominique Lerouge

El lunes 8 de enero comenzó en Túnez una ola de movilizaciones contra la carestía de la vida, y más en general contra el endurecimiento de la política de austeridad como consecuencia de la aprobación de la Ley de presupuestos de 2018.

Una explosión de cólera

En Túnez el mes de enero es a menudo propicio para las movilizaciones y esto aún más desde un cierto enero de 2011. Pero esta vez, las movilizaciones se han desarrollado simultáneamente en la mayor parte del territorio, tanto en las zonas desheredadas del interior como en las ciudades de la costa. Impulsada esencialmente por jóvenes, esta explosión de cólera se ha desarrollado bruscamente como consecuencia de la muerte el 8 de enero de un manifestante en los suburbios de Túnez, precedida dos días antes del suicidio de un joven parado cerca de la frontera argelina. Entre el lunes 8 y el jueves 11, algunas movilizaciones se han transformado en disturbios, en particular por la noche: enfrentamientos violentos con la policía, bloqueo de carreteras, destrucción de edificios oficiales, escenas de saqueo, etc. Parece probado que redes mafiosas, así como yihadistas, han echado leña al fuego, deseando aprovecharse de la situación para satisfacer sus propios intereses.

El poder y quienes protestan se acusan mutuamente de la violencia y los saqueos. En las redes sociales se desarrollan batallas seguidas masivamente por la gente. "El terrorismo verdadero es el que hambrea a la población" ha escrito, por ejemplo una de las personas que protestan. El Ministro del Interior ha respondido por un hashtag: "No destruyas tu país, Túnez tiene necesidad de ti". El poder, dirigido por notables del antiguo régimen y los islamistas de Ennahda ha replicado con una represión de gran amplitud. Entre el 8 y el 11 de enero, 773 tunecinos y tunecinas han sido detenidas (es decir, el equivalente en el Estado español a más de 3500 personas). Entre ellos y ellas, una tercera parte tiene menos de 20 años. Se han emprendido inmediatamente procedimientos judiciales contra las personas detenidas.

En tales condiciones, las manifestaciones nocturnas han decaído desde la noche del día 11 de enero, así como los disturbios que les sucedían... y muchos medios han pasado a otra cosa. Manifestaciones pacíficas continúan por el contrario teniendo lugar durante el día. Con la esperanza de hacer caer la presión, el poder, la patronal y la UGTT (la principal central sindical) han prometido el 13 de enero la concesión de algunas medidas para la gente más desfavorecida. Será posible medir durante la tercera semana de enero el efecto que tenga sobre las movilizaciones la utilización combinada del palo y la (muy pequeña) zanahoria.

Un rechazo masivo de las subidas de precios y de la austeridad

El principal desencadenante de estos movimientos es la subida considerable de los precios. Oficialmente, la inflación ha sido del 6,4% en 2017, pero para numerosos productos, ha sido mucho mayor: 12,7% el pollo, 8% el pescado fresco, 12,8% las legumbres frescas, 9,5% la fruta, 14,5% la carne roja, etc. Y hace muchos años que esto dura: desde 2011, el coste de la vida ha aumentado el 35%.

La chispa ha sido la aprobación de la Ley de Presupuestos de 2018. Ésta prevé en particular la subida de ciertos derechos de aduana y de diversos impuestos, como la subida del 1% del IVA. Se podría añadir una retención suplementaria del 1% en los salarios. Todo en un contexto en que la cifra oficial de paro ha subido al 15% (30% entre las personas diplomadas).

Si el movimiento ha tomado una tal amplitud este año es porque la mayoría de la población está afectada por la crisis económica. "Es la expresión del hartazgo generalizado de la juventud, de los y las estudiantes, de la gente en paro frente a su marginación". "La gente no ve ninguna luz al final del túnel y las promesas no se concretan desde hace siete años".

¿A qué esperamos?

Con este nombre evocador (Fech Nestannew? en dialecto tunecino), apareció el 3 de enero un colectivo de jóvenes que busca actuar por medios diferentes a los disturbios. "Nuestra campaña es pacifista y las autoridades intentan hacernos pasar por vándalos y reducir nuestro mensaje a escenas de saqueo. Haciéndolo, no harán mas que aumentar la cólera de la calle y acabaremos por pedir que se vayan", explica Wael Naouar, uno de sus portavoces.

La suspensión de la Ley de Presupuestos

Es la primera reivindicación de Fech Nestannew?. Sus militantes juzgan ilegítima la política de austeridad puesta en marcha por el gobierno: "No es el pueblo tunecino quien debe pagar el precio de la mala gestión, de la corrupción y del fracaso político", explica Henda Chennaoui.

Una serie de reivindicaciones sociales concretas

Además de la suspensión de la Ley de Presupuestos 2018, Fech Nestannew? plantea en su manifiesto, publicado el 3 de enero de 2018 cuando lanzó esta campaña, una serie de medidas sociales concretas:

- la vuelta a los precios iniciales de los alimentos, y la bajada de los precios de los productos de base,

- el aumento de los subsidios concedidos a las familias en necesidad,

- una vivienda para las familias de rentas limitadas,

- la revisión de la política fiscal en función de la renta individual,

- la contratación de una persona de cada familia pobre,

- una cobertura social y sanitaria a las personas en paro,

- una estrategia nacional de lucha contra la corrupción,

- la renuncia a la privatización de las empresas públicas.

Todo ello termina con el llamamiento a formar coordinadoras regionales para obtener la satisfacción de estas reivindicaciones.

Una "estructuración horizontal"

Esencialmente formada por jóvenes, en paro muchos de ellos y ellas, Fech Nestannew? se presenta como una campaña ciudadana sin líder. Se organiza a través de su página Facebook, en la que son difundidos los llamamientos a las diferentes acciones. "Nuestra estructura es horizontal", afirma una de sus portavoces. Esta iniciativa ha logrado reunir a jóvenes que provienen de todas las clases sociales y de diferentes regiones del país. Encuentra así un eco en ciudades como Gafsa (suroeste), Sfax (este), Tabarka (noroeste)... "Es la juventud de la revolución que tomó la costumbre de actuar sobre el terreno la que dirige esta campaña", resume Henda.

Este colectivo se inscibre en continuación de otras campañas como "Manich Msamah", creada para oponerse a la ley de blanqueo de la gente corrupta de la época de Ben Alí, o la campaña "Mansinekomch" (no os hemos olvidado) en apoyo a la gente mártir o herida en la revolución. Por otra parte, el movimiento "Menich Msamah" se ha unido a la campaña Fech Nestannew?.

El primer medio de acción utilizado ha sido la distribución de panfletos, con el objetivo declarado de emprender el debate directamente con la población. "Queríamos interpelar a la población sobre la necesidad de movilizarse. Así, hemos podido recoger las demandas de cada barrio. Disponemos hoy de varios documentos con las demandas sociales específicas conseguidas de esta forma", explica Henda Chennaoui. Un método de los "pliegos de quejas" similar al observado en la ciudad marroquí de Jerada, teatro de una fuerte protesta popular tras la muerte en un accidente de dos mineros el 22 de diciembre 1/. La población se ha organizado allí sin recurrir a los marcos tradicionales (partidos, sindicatos,etc.) para elaborar la lista de reivindicaciones.

El militante de la LGO y sindicalista de la enseñanza secundaria Abdessalem Hidouri precisa por su parte que el plan de acción adoptado comienza por la distribución de un panfleto que se basa en la consigna fundamental: "El pueblo quiere la caída de la Ley de Prespuestos". Durante la noche se escriben las consignas en las paredes de los barrios y las empresas. Finalmente, durante la jornada se organizan reuniones en las calles y en los mercados. Este plan de acción ha sido puesto en práctica en todo el país, y particularmente en Susa, Gafsa, Sidi Bouzid, Kasserine y Túnez.

Autonomía y convergencia

Fech Nestannew? es totalmente independiente de los partidos políticos, según asegura su militancia. Y esto incluso si al lado de militantes sin orientación política, precisan, la mayoría están (o han estado) en la UGET (Unión General de los y las estudiantes de Túnez), en la UDC (unión de la gente diplomada en paro) y/o en el Frente Popular. Si el colectivo decide por sí mismo sobre sus propias iniciativas, esto no le impide en absoluto actuar también en común con organizaciones que tienen posiciones convergentes.

La represión ha acelerado el calendario de movilización

"El gobierno ha vuelto a sus viejos reflejos de tratar a la gente que se manifiesta de terroristas y ladrones", explica Henda Chennaoui. Más de cincuenta militantes de Fech Nestannew? habían sido detenidos desde la primera semana de enero cuando deistribuían panfletos llamando a manifestarse o pintaban las paredes. El primer comunicado de Fech Nestannew? llamaba a una concentración ante las sedes de los diferentes gobiernos civiles del país el 12 de enero. Ha sido la represión la que ha empujado al colectivo a salir antes a la calle.

El 7 de enero, se celebró una de sus primeras manifestaciones en el bulevar Burguiba de Túnez. Tenía como consigna principal el rechazo a la subida de los precios, pero también la liberación de los y las militantes detenidas. El 9 de enero, como consecuencia de la muerte de un manifestante la víspera en el extrarradio de Túnez, una nueva concentración tuvo lugar en Túnez. Durante ésta, la gente del colectivo anunció la celebración de una manifestación nacional el sábado 13 de enero.

Consignas

"El pueblo quiere la derogación de la Ley de Presupuestos"

"La pobreza y el hambre han aumentado, ciudadano oprimido"

"Ciudadano, trabaja y persevera, da tu salario a Chahed"

"Ni miedo ni temor, el poder pertenece a la calle"

Todo esto acababa con la recuperación de la consigna de 2011, "el pueblo quiere la caída del régimen".

La izquierda política y las movilizaciones

El Frente Popular, que reagrupa a lo esencial de las fuerzas políticas que se reclaman de izquierdas así como a nacionalistas árabes, rechaza con firmeza este nuevo plan de austeridad. Como los años precedentes, la totalidad de su grupo parlamentario votó el 9 de diciembre contra la Ley de Presupuestos.

En su comunicado del 3 de enero, el Frente Popular reafirma su oposición radical a las subidas de los precios. Éstas representan el comienzo de las medidas de austeridad impuestas por el FMI del que el gobierno de Youssef Chahed se ha convertido en una "administración local". Éste gobierna "en beneficio de una minoría de mercenarios y de corruptos locales que dominan los puestos de poder directamente o a través de la mayoría gobernante, sin tener en cuenta los intereses nacionales y sociales de Túnez y de su pueblo".

En consecuencia, el Frente Popular juzga necesaria la salida de quienes han tomado estas decisiones, y afirma que es el pueblo quien les empujará a esa salida. "Llamamos a la celebración de elecciones legislativas y presidenciales anticipadas, será eso o la revuelta!".

El Frente Popular ha declarado estar al lado de los movimientos populares pacíficos, y esto hasta la retirada de la Ley de Presupuestos de 2018: "Estamos de todo corazón con los y las manifestantes y lloramos la desaparición del mártir muerto en Tebourba. Los y las tunecinas saldrán a la calle y unirán a las fuerzas civiles. El FP está preparado para ello". El Frente Popular ha llamado en consecuencia a formar una "amplia coalición contra un presupuesto que busca pauperizar al pueblo y desmantelar la economía nacional". En este espíritu, una docena de partidos políticos y organizaciones se han reunido y han expresado su apoyo a las manifestaciones populares. Han condenado "el recurso de las autoridades a la violencia así como las campañas de difamación contra los movimientos pacíficos".

Estos partidos políticos y organizaciones han convocado en particular a una manifestación común el 14 de enero para expresar su rechazo a la Ley de Presupuestos de 2018. Este posicionamiento sin ambigüedades del frente Popular le ha costado odiosos ataques llenos de mentiras por parte del poder dirigido por notables del antiguo régimen e islamistas de Ennahda. En Gafsa, tres dirigentes locales del Frente, uno de ellos responsable de la UGTT, han sido detenidos, y luego puestos en libertad gracias las protestas de la gente.

Esta demonización del Frente Popular hace pesar graves amenazas sobre sus militantes y sus sedes. Individuos no identificados ha saqueado e incendiado el local del Partido de los Trabajadores en la ciudad natal de Hamma Hamami, el portavoz central del Frente Popular con protección permanente desde el asesinato de Mohamed Brahmi en julio de 2013.

¿Y la UGTT?

A pesar de su determinación y su comienzo de estructuración, el movimiento popular actual no es capaz de dar nacimiento a una alternativa creíble al poder. A nivel institucional, lo mismo ocurre con el Frente Popular, cuyos 15 diputados solo representan el 6,9% de la Asamblea. En estas condiciones, la central sindical UGTT sigue estando como de costumbre en el centro del juego político aunque no quiera participar en ningún tipo de gobierno.

En la importante crisis de 2013 que siguió a los asesinatos sucesivos de dos dirigentes del Frente Popular, la UGTT había jugado un papel central en el "diálogo nacional" como consecuencia del cual el gobierno de la Troika dominado por Ennahda había acabado por dimitir. Desde esa época, la UGTT participó en la búsqueda de un consenso entre ella, la patronal, antiguos cuadros de Ben Ali, islamistas de Ennahda y otras fuerzas.

Esta posición fue difícil de mantener durante las huelgas salariales de 2014-2015 impulsadas por los sectores más combativos de la UGTT. Pero tras haber denunciado algunas de esas huelgas, la dirección central había acabado por apoyarlas. Contribuyó incluso a estructurarlas cuando se extendieron al sector privado. Posteriormente, dio un giro en el sentido contrario, en particular con la asidua participación de la dirección de la UGTT en las reuniones del "pacto de Cartago" constituido en julio de 2016. Forman parte también de ese abigarrado "Pacto" el presidente de la República, el Primer Ministro, el sindicato patronal, así como los partidos que participan en el gobierno dirigido por notables del antiguo régimen e islamistas de Ennahda.

En este comienzo de 2018, frente a la amplitud del descontento y la participación de militantes de la UGTT en las movilizaciones en curso, la dirección de la central parece comenzar a tomar un tono menos conciliador hacia el poder, e incluso a desmarcarse de él verbalmente. Pero por el momento, solo estructuras intermedias de la UGTT se implican en las movilizaciones.

Es difícil actualmente saber cómo acabarán estableciéndose en el seno de la central las correlaciones de fuerzas entre partidarios de la lucha contra las medidas de austeridad y partidarios de la búsqueda de un consenso con la patronal y un poder sometido a las órdenes del FMI.

La situación es tan insoportable para la gente asalariada que de todas formas va a haber luchas. Por ejemplo, el sindicato UGTT de la enseñanza secundaria, que estuvo en el origen de la ola sin precedentes de huelgas en 2014-2015, ha anunciado una serie de acciones sectoriales. Una huelga general de institutos y colegios está anunciada para el 15 de febrero. Pero es demasiado temprano para saber si movimientos de este tipo irán aumentando y podrán desembocar rápidamente en una generalización de las luchas.

14/01/2018

https://npa2009.org/actualite/international/ce-nest-pas-au-peuple-tunisien-de-payer-le-prix-de-la-mauvaise-gestion-de-la

Traducción: Faustino Eguberri para viento sur

Notas

1/ Ver http://vientosur.info/spip.php?article13402 ndt



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons