aA+
aA-
Grabar en formato PDF

Turquía
El académico turco Uraz Aydin, procesado por firmar una petición de paz
13/12/2017 | DW News

Unos 150 académicos que han firmado una petición a favor de la paz en las regiones kurdas de Turquía se enfrentan ahora a un juicio. Uraz Aydin, editor del periódico de izquierda Yeniyol, ha sido acusado además de propaganda terrorista.

Pocos días antes de que se reanude su juicio, DW se ha reunido con Uraz Aydin, de 41 años de edad, en un café de Estambul. Hace casi un año firmó, junto con un grupo de académicos, una petición de paz. Poco después fue despedido, al igual que muchos otros miembros del grupo, de su puesto de investigador adjunto en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Mármara. Una nueva ley, promulgada bajo el estado de emergencia, y que entró en vigor en febrero de 2017,i ampara esta medida.

Fue un duro golpe para Aydin. Le gustaba su trabajo en la universidad y ahora añora todo lo que tuvo que dejar después de ocho años de investigaciones. Había estudiado ciencias de la comunicación en la Universidad de Mármara antes de escribir su tesis doctoral en el Instituto Nacional de Lenguas y Civilizaciones Orientales (INALCO) en París. La tesis doctoral de Aydin exploró cómo se transmiten ideas liberales de izquierda a través de los columnistas turcos. “Soy miembro activo de mi sindicato y nunca he ocultado mi identidad de izquierda. Pero he sufrido las consecuencias de esto. Mientras que algunos de mis estudiantes incluso han pasado a ocupar puestos de enseñante en la universidad, yo nunca lo he conseguido.”

Una firma que cambia la vida

Sin embargo, Aydin nunca podía haber imaginado cómo el hecho de firmar una petición de paz podía afectar a su vida. Firmó el llamamiento en un momento en que él y otros académicos pensaron que no podían seguir aceptando el estado de cosas. “Mis amigos y yo nos hemos preguntado si nuestras firmas llevaron al país a donde se halla ahora. Fijamos la agenda del país. Y entonces este tomó el control de nuestras vidas.”

El año pasado, después de llevar muchos años trabajando de investigador adjunto, Aydin solicitó un puesto de profesor y de hecho le prometieron un puesto. Al día siguiente, sin embargo, vio que los nombres de los académicos que habían firmado la petición de paz habían sido remitidos al consejo de la universidad. “Así que mi gozo solo duró un día”, dice. A partir de ese día tuvo que esperar a que se publicara una lista de nombres al amparo de la ley de emergencia. Cuando descubrió su nombre en la lista, se sintió aliviado. “Ya teníamos claro que el envío de nuestros nombres al consejo de la universidad podía implicar nuestro despido. La espera fue tensa. Te limitas a decirte: ‘Que sea lo que dios quiera’.”

Fortaleza en la solidaridad

La mirada de Aydin se ilumina cuando recuerda el día en que fue a la oficina a recoger sus pertenencias. Las muestras de solidaridad con que se encontró le emocionaron. No pudo recoger todos los libros que había acumulado con los años. Ahora, ya en la cuarentena, sintió un duro golpe al tener que dejar la universidad en la que había ingresado a los 19 años de edad. “El Estado te acusa de propaganda terrorista y recibes muestras de enorme solidaridad. Esto te da fuerza para seguir adelante. Pero a veces sientes que eres víctima de una gran injusticia. ¿Quién me arranca de este lugar, en el que he permanecido durante tantos años, y con qué derecho?”

El juicio contra Uraz Aydin comenzó inmediatamente después de su despido de la universidad. La acusación sostiene que la petición publicada es propaganda terrorista. También se aduce como prueba una declaración de Bese Hozat, copresidente de la Unión de Comunidades de Kurdistán (KCK), del 27 de diciembre de 2015. Se considera que el KCK es el brazo extendido del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), que Turquía ha calificado de organización terrorista.

Ningún nuevo comienzo en el extranjero

Uraz Aydin no se ha planteado comenzar una nueva vida en el extranjero. No desea que su hijo tenga que pasar por lo mismo que él pasó en su infancia. Aydin se crio en París, pues su padre tuvo que salir de Turquía tras un golpe militar el 12 de septiembre de 1980. La familia no pudo regresar a Turquía hasta la amnistía de 1991.

Dice que aunque soplen malos vientos para los académicos en Turquía, está convencido de que se halla en el lado bueno. Entonces, de pronto, saca un libro: la traducción al turco de Nuriye Gulmen de la correspondencia entre los premios Nobel Hermann Hesse y Thomas Mann. La traductora también había firmado el llamamiento y perdido su puesto de trabajo y en estos momentos se ha declarado en huelga de hambre. La cita que lee Aydin en voz alta del libro resume su opinión sobre el juicio: “Experimentamos la maldad en todo su horror. Esta experiencia, que no tuvimos más remedio que aceptar, nos permite descubrir el bien en nuestras vidas.”ii

05/12/2017

http://www.dw.com/en/turkish-academic-to-be-tried-for-signing-peace-petition/a-41647581

Traducción: viento sur

1/ http://www.dw.com/en/turkey-extends-state-of-emergency-by-three-months/a-39720340

2/ En Viento Sur se han publicado numerosos artículos de Uraz Aydin: http://vientosur.info/spip.php?page=busqueda-avanzada&formulaire_action=buscar_autor&formulaire_action_args=OQenuEpztkBzxDTvQHUjCGjO99MLiaF3Fx601TB9rB0KSG4WuHjvY64HOJoHkMoFQqQMdigVfmvS8w%3D%3D&lang=es&autor=Uraz+Aydin.





Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons