aA+
aA-
Grabar en formato PDF

Con la rivalidad USA-China detrás de todo ello
Los semáforos están en rojo en Asia oriental
20/07/2017 | Pierre Rousset

Islas Paracelso, Taiwán y Hong Kong, Filipinas, Corea del Norte... El aumento de tensión es perceptible en toda la región

En abril, el presidente Xi Ping visitó a su homólogo Donald Trump en la residencia de este último, en Mar de Lago (Florida). Sonrisas y relajación… Tres meses más tarde se han disipado las ilusiones de entendimiento, con la rivalidad China-USA detrás de todo ello. Pero si en muchos dosieres, como Medio Oriente, Pekín presenta un bajo perfil, dejando a Moscú ocupar la delantera de la escena, la influencia china se consolida en África y América Latina. Frente al repliegue de Estados Unidos, la Unión Europea gira hacia China, esperando de esta forma pesar de nuevo en los asuntos mundiales.

Las tensiones chino-estadounidenses se cristalizan sobre la gestión de la “cuestión coreana pero se expresan en todo Asia oriental.

Pekín maniobra contra Washington

Pekín continúa reforzando su dispositivo militar sobre las islas artificiales construidas en el mar de China meridional: nuevas rampas de lanzamiento de mísiles, radares, pistas de helicópteros o de aviones... El 2 de julio, un navío de guerra estadounidense encalló en la proximidad de una de estas islas, Tritón, reivindicada tanto por Vietnam como por Taiwán, en el archipiélago de Paracelso. Ya el 25 de mayo, un navío militar USA pasó frente a Mischief, en el archipiélago de Spratley.

Desde la elección de una presidente independentista (pero muy prudente), Pekín, en nombre de la política de “una sola China”, presiona para aislar a Taipéi (Taiwán). China ha conseguido así la ruptura de relaciones diplomáticas entre Gambia y Taiwán. Sin embargo, Washington anunciaba el 29 de junio una venta de armas a Taiwán por un importe de 1 420 millones de dólares (1 250 millones de euros), presentada abiertamente como una medida de represalia contra China por no hacer lo que “debería” en el tema norcoreano.

Xi Jing Ping acaba de ir a Hong Kong con ocasión del vigésimo aniversario de la retrocesión a China de la antigua colonia británica. Se aprovecha de la emergencia de una corriente independentista de derechas para un enérgico llamamiento al orden contra cualquier veleidad democrática, con el pleno acuerdo de las transnacionales japonesas-americanas implantadas en el territorio. El orden debe reinar en una espacio financiero que, especialmente, desempeña un papel particularmente importante en el despliegue de las inversiones directas en el extranjero de los capitales chinos.

El porvenir del régimen filipino es indeciso, teniendo en cuenta el estado de salud del presidente Duterte y de los factores de crisis revelados por el asedio prolongado de Marawi, en el sur del archipiélago. No obstante, sin romper con Washington, Rodrigo Duterte ha abierto en primer lugar el archipiélago a China y después a Rusia. Por razones históricas y geoestratégicas, los Estados Unidos no pueden permitirse “perder” su antigua colonia, en beneficio de Pekín. Los próximos meses o años van a ser decisivos en este terreno.

La presión norcoreana sobre Washington

El tres de julio, Trump y Xi hablaron por teléfono en relación con el tema norcoreano, constatando su desacuerdo al respecto. Al día siguiente, Pyongyang efectuó por primera vez un lanzamiento de misil balístico intercontinental susceptible, en teoría, de alcanzar Alaska. El mensaje era claro: la desescalada debe negociarse directamente entre Corea del Norte y Estados Unidos. Para Kim Jong-un, la pelota está en el tejado de Washington.

La administración Trump hace responsable a Pekín de la crisis coreana, mientras que en realidad es Washington quien puede decidir sea apostar por la escalada de tensiones (la actual opción), sea iniciar medidas recíprocas de desescalada (opción a la que sería favorable la nueva presidencia surcoreana). Encerrada en una postura intransigente recurre, en la actualidad, a medidas de represalia, anunciando el 29 de junio, además de la venta de armas a Taiwán, la puesta en la lista negra del Banco de Dandong, establecido en la ciudad del principal puerto de paso de comercio entre China y Corea del Norte.

Haciendo de la cuestión coreana la piedra de toque de la política china, Trump se encierra en un impasse, ya que bloquea el avance de otros temas chino-estadounidenses y reduce sus propias opciones en relación con Pyongyang a la amenaza sin fin. Ello en una región-polvorín donde una chispa puede alumbrar un incendio.

19/07/2017

Traducción viento sur

https://npa2009.org/actualite/international/asie-orientale-les-clignotants-sont-au-rouge

asia_french.jpg
60.9 KB
JPEG




Boletín semanal
Recibe en tu correo electrónico los últimos artículos de nuestra revista digital, así como las novedades y eventos
Agenda
Actos
MADRID. 14 de diciembre de 2017, 19:30h
Madrid. 14 de diciembre 2017. 19.30 h. Poesía en el Bulevar Leerán sus poemas AUILES GARCIA BRITO, ANA PÉREZ CAÑAMARES y ALFREDO PIQUER. Presenta ANTONIO CRESPO MASSIEU Lugar: Casa de Cultura y Participación Ciudadana -C/BRAVO MURILO 37-39- Plaza del Parque Móvil







Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons