aA+
aA-
Grabar en formato PDF

“En el choque de legitimidades que representa el 1-O no se puede ser neutral” (Entrevista a Ricardo Huélamo)
18/07/2017 | Narcís Figueras

Artículo original en catalán: http://www.vilaweb.cat/noticies/ricardo-huelamo-lactivista-dels-comuns-que-va-retreure-la-tebior-de-domenech/

[“Entre los que dicen que el 1 de octubre no se vote y quienes quieren votar, los demócratas no somos neutrales.” Con esta contundencia se manifestó en un debate organizado por la Universitat Progressista d’Estiu el militante de base de los comunes Ricardo Huélamo. Se dirigía fundamentalmente a Xavier Domènech (Catalunya en Comú) y Núria Parlón (PSC). Huélamo había militado en la Liga Comunista Revolucionaria desde que se fundó hasta que se disolvió y desde entonces no ha militado en ningún otro partido. Hoy se considera “libre e independiente”, pero participa en todo el abanico de fuerzas de izquierda: desde los debates de la CUP Barcelona sobre cómo encarar las elecciones municipales hasta las asambleas de Barcelona en Comú, pasando por encuentros de EUiA y los círculos de Podem Catalunya. Esto último, dice, a petición de sus amigos de Madrid. El 8 de abril participó y votó como inscrito en la Asamblea fundacional de Catalunya en Comú. Hablamos con él sobre la intervención que hizo en defensa del referéndum unilateral y sobre el papel de los comunes y las izquierdas españolas ante el referéndum. Vilaweb]

Su intervención en el debate “La izquierda en la encrucijada”, en la UPEC, fue muy aplaudida. Además, ha tenido mucha repercusión tanto en los medios como en las redes. ¿Le ha sorprendido?

Sí, mucho. Hay un precedente de hace dos años en un debate con Oriol Junqueras, Gemma Ubasart, [Joan Josep] Nuet, Joan Herrera y Quim Arrufat. Estábamos al comienzo del procés e hice una intervención sobre la necesidad del referéndum unilateral y del proceso constituyente. Es cierto que hay críticas y muchos interrogantes que debe resolver el govern, pero no pensaba que esta vez tuviera la repercusión que ha tenido.

Una de las cosas que dijo usted era que votaría, pero que no lo haría como “muleta del PDeCAT”. ¿Qué quería decir?

Convergència no ha sido nunca independentista. De hecho, ni siquiera apoyó la enmienda de Letamendía, de Euskadiko Ezkerra, a la constitución del 78 que hablaba del derecho de autodeterminación de las nacionalidades históricas. El salto se produce cuando el Tribunal Constitucional, en 2010, cierra la puerta al estatuto de Maragall y comienza un proceso, junto con el 15-M, de radicalización nacional y social. En 2012, Artur Mas, muy hábilmente, cabalga la ola. En este sentido se vuelven independentistas, pero siempre he recelado de si llegarían hasta el final.

¿Qué le preocupa?

Lo han hecho mal, porque si la defensa de los derechos democráticos de Catalunya se hubiese ligado a las reivindicaciones sociales y económicas de sectores vacilantes, sobre todo del sector metropolitano y las clases populares, el arraigo de la solución del referéndum como manera de ejercer el derecho de autodeterminación de la nación catalana habría sido imparable. Y esto no ha sido así por parte de Convergència o del PDeCAT. Siempre he defendido una tradición que viene de Salvador Seguí, Juan Andrade y Andreu Nin, que liga el derecho de autodeterminación como reivindicación democrática ineludible con todos los elementos económicos y sociales.

Cuando escucha a dirigentes de los comunes asegurar que el referéndum del primero de octubre puede ser una estrategia para lavar la cara de la derecha catalana, ¿que le parece?

No es correcto. Me manifesté junto con Areilza y Ruiz-Giménez en el último tramo de la dictadura en defensa de reivindicaciones democráticas. A mí no me importa manifestarme con Puigdemont o con Mas reclamando el derecho democrático de autodeterminación de Catalunya. Es una reivindicación justa, y voy con quien haga falta. Hemos de ser los mejores y más consecuentes defensores de esta reivindicación. Ellos [PDeCAT] pueden tratar de maniobrar o cabalgar la ola como en 2012, pero eso es su responsabilidad. Nosotros no podemos acogernos a estos argumentos para no ser consecuentes.

Y cuando oye preguntar a Xavier Domènech o Ada Colau por las garantías que tendrá el referéndum, ¿qué piensa?

Por favor… En el choque de legitimidades entre el Estado y el gobierno catalán que representa el 1 de octubre no se puede ser neutral. A la legalidad española, que es la constitución cerrada e irreformable, hay que contraponer la legitimidad y la legalidad votada en el Parlament de Catalunya con mayoría independentista. Esto es la soberanía del parlamento catalán y esto es lo que hemos de defender los demócratas en Catalunya.

Las bases de los comunes, ¿son más favorables al referéndum que sus dirigentes?

En los plenarios he obtenido bastantes apoyos. No sé si mayoritariamente, porque la gente que viene de Iniciativa ha tenido un retroceso histórico en la defensa que hacía el PSUC del derecho de autodeterminación. Ha habido una dimisión histórica de defender este derecho en los sectores populares y en al área metropolitana. Ha habido un retroceso de sectores muy amplios que históricamente habían defendido este derecho y esto se refleja asimismo en Catalunya en Comú. Pero también hay una parte bastante amplia de gente partidaria del referéndum aunque sea unilateral. Esta batalla en el seno de los comunes la seguiré librando hasta el final, para que llamen a votar en el referéndum, trabajen y se impliquen.

Los votantes de los comunes, ¿irán a votar el primero de octubre?

No sé si la mayoría, pero por lo que he estado viendo en los debates, tango la sensación de que participará un porcentaje muy alto de los comunes. De hecho, Barcelona en Comú en el barrio de Sants ha impulsado una plataforma unitaria de doce organizaciones para conseguir la máxima participación en el referéndum. Están la CUP, ERC, Barcelona en Comú, Stop Mare Mortum y más organizaciones del barrio, junto con la ANC y Òmnium. Me parece una iniciativa muy positiva y si se materializa en todos los barrios, votará un porcentaje muy alto de los comunes.

¿Cómo valora la actitud de Pablo Iglesias con respecto al referéndum?

Por favor… Rectificar es de sabios, pero rectificar tan rápidamente hace que pierdas credibilidad. Hay una cosa en la izquierda que pone muy nervioso: no se entiende la cuestión nacional. Y la ideología dominante del PP de una única soberanía y una sola nación es hegemónica en el Estado. Pablo Iglesias ya ha tenido tres o cuatro posiciones diferentes con respecto a Catalunya. Empezó criticando a Mas de manera feroz o poniendo a la CUP en el mismo nivel en su primera visita. Después los resbalones étnicos y esencialistas durante aquella campaña nefasta de Catalunya Sí que es Pot; luego definió España como plurinacional; más tarde, Errejón se declaró incluso a favor del referéndum unilateral y él no… Ha cambiado tantas veces que el problema ya no es qué dice, sino la credibilidad. Hasta Podem Catalunya ha avanzado más. Recuerdo cuando debatí con Albano Dante Fachín antes del 27-S y él no entendía ni que Catalunya fuera una nación y tuviera el derecho de autodeterminación.

¿Se puede defender la solución federal sin defender el referéndum?

No. De esto ya hablé con Miquel Iceta. Le pregunté: “¿Qué habéis hecho vosotros en treinta años para avanzar hacia una solución federal?” Nada; habían recentralizado en vez de desarrollar la Constitución en un sentido más abierto y profundizar en la posibilidad de hacer más referéndums consultivos. La solución federal consta de dos principios elementales: ha de ser pactada y ha de ser en pie de igualdad. No se cumple ninguno de estos principios: se ha retrocedido. Si no es posible un referéndum pactado, mucho menos lo es la solución federal.

¿Por qué cree que un federalista habría de votar a favor de la independencia el 1-O?

Si es consecuente, un federalista ha de votar sí. Siempre he defendido el federalismo como solución más adecuada porque asegura la unidad de clase y la posibilidad de un mayor desarrollo económico para satisfacer las necesidades del conjunto de la población. Sin embargo, he llegado a la conclusión de que no es posible con este gobierno, este Estado y la ideología dominante de defensa de un solo país, una sola soberanía, una sola nación y “por el imperio hacia Dios”. Es inviable una solución federal sin que Catalunya sea independiente. Como decía Miquel Caminal, por el hecho de ser sistemáticamente federalistas hemos llegado a la conclusión de que, en la situación concreta actual y analizando la realidad del Estado español, para poder aplicar una posible solución federal en una segunda fase –cosa que muchos independentistas también se plantean– hace falta un pacto entre iguales.

Entiendo, por tanto, que usted tiene previsto votar “sí”

Sí, sí, lo tengo clarísimo. Porque es la manera de reforzar los mecanismos para que otras nacionalidades puedan ejercer la autodeterminación, porque quiero avanzar en la ruptura democrática con el régimen del 78, que ya está medio muerto, y porque quiero que se avance hacia un proceso constituyente para discutir de todo. Creo que cada generación de 40 o 50 años ha de hacer un proceso constituyente para volver a darle la vuelta a todo. Si hay un referéndum con una participación mayoritaria y, como decía el otro día Xosé Manuel Beiras, “damos una hostia al Estado”, avanzaremos. Es un desafío al Estado para ejercer la democracia que puede hacernos avanzar en los demás planos.

¿Qué cree que pasará?

Ya me gustaría saberlo. Esta mañana [ayer] he escuchado las declaraciones de Soraya Sáenz de Santamaría y Mariano Rajoy. No es que no se den cuenta o hayan de ir al psiquiatra. Es una cuestión de intereses, de lo que significa Catalunya para el desarrollo del capitalismo español. La tozudez y el esfuerzo que harán a todos los niveles son máximos.

¿Hasta la suspensión de la autonomía o la intervención militar?

No creo que lleguen a estos niveles. Pese a todas las críticas que puedan hacerse a Podemos, sobre todo en la cuestión nacional, es cierto que han ayudado a que cada vez más personas de otros lugares del Estado entiendan que la solución es la votación y empiecen a comprender a los catalanes. En este sentido, pienso que el coste político para el PP sería excesivo y no creo que opten por el 155 ni por una represión directa. Más bien habrá amenazas a funcionarios, a la gente de los colegios o a los voluntarios. Ya han comenzado, por ejemplo, a amenazar a las empresas que fabrican las urnas.

12/07/2107

http://www.vilaweb.cat/noticies/ricardo-huelamo-lactivista-dels-comuns-que-va-retreure-la-tebior-de-domenech/

Traducción: viento sur



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons