aA+
aA-
Grabar en formato PDF

Túnez, entrevista con Fathi Chamkhi
"La popularidad de las movilizaciones en Tataouine ha puesto al gobierno en dificultades"
27/06/2017 | L’ Anticapitaliste

¿Cómo explicas el vigor de las movilizaciones que tienen lugar desde hace meses en el sur tunecino?

El sur tunecino se ve sacudido de forma recurrente estos últimos años por movimientos sociales. El de la región de Tataouine (ver nota al final de la entrevista, ndt) es de lejos el más radical y el más masivo. Esto se explica por varios factores. En primer lugar por la persistencia de la crisis económica desde hace siete años que es particularmente grave en el sur. Esta combina la parálisis del sistema en pie desde la revolución y los efectos de la guerra civil en Libia, pues la región de Tataouine tiene tradicionalmente fuertes relaciones económicas con ese país fronterizo. Luego está la incapacidad de los sucesivos gobiernos para aliviar en la región el peso de la crisis social, en particular el paro y el subempleo, de los más elevados en el país. Conviene precisar que en las elecciones de 2011 y de 2014, la región de Tataouine había votado masivamente por Ennahda. Pero ese partido islamista ha decepcionado mucho.

La campaña “¿Dónde está el petróleo?” ha alimentado la movilización de la juventud en paro: esta región produce alrededor de la tercera parte del petróleo tunecino, sin recibir ningún beneficio a cambio.

¿Qué piensas de la consigna de nacionalización de los recursos del subsuelo planteada por las concentraciones de la región vecina de Kebili?

Es completamente comprensible que planteen esa consigna. Ciertamente, los recursos del subsuelo son propiedad del Estado, pero son compañías extranjeras las que los explotan en el marco de concesiones. Mediante la consigna de nacionalización quieren expresar que “esas riquezas son nuestras y deberíamos ser los primeros en disfrutar de ellas”. No se inscribe en un programa político de tipo socialista.

¿Cuál es la amplitud de la corrupción y del contrabando?

Son hijos legítimos del capitalismo neoliberal que perdura desde hace ya un cuarto de siglo. Éste ha permitido la emergencia de una clase de contrabandistas y de corruptos. La corrupción y el contrabando se han convertido en datos estructurales del sistema actual, basado en un Estado empobrecido, amordazado, en el que la corrupción es la reina. No se deja de oír la afirmación de que hay que poner en pie un “clima propicio para la inversión”, es decir, tomar medidas muy liberales con un Estado incapaz de vigilar nada en absoluto. Este fenómeno ha tomado una importancia considerable tras la revolución de 2011. Se ha dado rienda libre a todos los demonios, que han invadido todo.

¿Porqué el gobierno ha desencadenado bruscamente medidas anticorrupción?

Esta decisión ha sorprendido a todo el mundo. En abstracto, meter en la cárcel a ocho grandes contrabandistas y capitalistas corruptos es algo bueno. Pero de ahí a pensar que el gobierno va a lanzarse a una campaña contra la corrupción y el contrabando, hay un gran paso. Es sin duda la difícil coyuntura en la que se encontraba el gobierno lo que le ha empujado a actuar. Todo el mundo esperaba un cambio de amplitud del equipo gubernamental, incluso un reemplazo del gobierno. Frente a la movilización de los enseñantes de la UGTT, el poder se ha visto obligado a destituir al Ministro de Educación. Y de paso, ha echado como pasto a la Ministra de Economía y Finanzas.

La popularidad de las movilizaciones en Tataouine ha puesto al gobierno en graves dificultades. El anuncio de las medidas anticorrupción al día siguiente de la muerte de un manifestante ha permitido hace pasar momentáneamente la lucha del sur tunecino a un segundo plano. El gobierno ha visto su popularidad subir espectacularmente de forma inmediata.

Pero, rápidamente, las dudas han remontado. Desde estas detenciones, no ha ocurrido gran cosa. El gobierno ha comunicado muy poco sobre este tema. Es difícil comprender qué va a hacer. No se sabe cuales son las acusaciones planteadas, ni si las redes han sido desmanteladas. No hay que excluir que en unas semanas algunas de esas personas detenidas sean puestas en libertad.

¿Qué nos dices de la deuda tunecina?

La deuda se disparó tras enero de 2011. Pasó del 40,5% del PIB en 2010 al 64,7% en 2017. Este dinero no ha sido utilizado para desarrollar la economía, financiar medidas sociales o mejorar los servicios públicos. Al contrario, ha sido utilizado para intentar salvar la economía neocolonial. Este sistema depende, en efecto, de la droga de las monedas fuertes. La deuda ha compensado la fuerte bajada de las demás fuentes de divisas como el turismo o la exportación de fosfatos.

El grupo Carrefour, que se ha hecho hegemónico en la gran distribución, realiza por ejemplo su cifra de negocios en dinares tunecinos. Pero tiene necesidad de divisas fuertes para pagar sus importaciones y repatriar sus beneficios. Una primera consecuencia de la amplitud creciente de la deuda es que el gobierno no tiene ya ningún margen de maniobra respecto al Banco Mundial, el FMI y los Estados imperialistas. Una segunda consecuencia es que el montante del servicio de la deuda corresponde al presupuesto de una decena de ministerios, entre ellos los de Salud, Asuntos Sociales, Empleo, etc. En la Asamblea se ha presentado un proyecto de auditoría de la deuda… pero sigue entre el montón de expedientes a tratar en la Comisión de Finanzas.

En 2012 y 2013, Nidá Tunis y el partido islamista Ennahda se enfrentaron violentamente. Desde enero de 2015 están juntos en el poder ¿En base a qué intereses comunes se ha llevado a cabo esta alianza?

Esta alianza se basaba en la voluntad común de Nidá, Ennahda, las instituciones financieras internacionales y las grandes potencias de volver a la situación económica y social de antes de 2011. Ninguno de los dos principales partidos tunecinos podía por si solo lograr tal objetivo, de ahí la conclusión de esta alianza que está en el poder desde enero de 2015

¿Qué efectos ha tenido esta alianza sobre estos dos partidos?

Nidá Tunis ha estallado en varios pedazos. Su grupo parlamentario solo tiene ahora 57 escaños de los 86 logrados en 2014. Gravemente desacreditado tras su paso por el poder en 2012-2013, Ennahda se ha beneficiado de esta alianza. En particular, ha vuelto a ser el primer partido del Parlamento pues ninguno de sus 69 diputados y diputadas electas en 2014 le ha abandonado.

Entrevista realizada por Dominique Lerouge

Victoria parcial en Tataouine

En presencia del secretario general de la UGTT, el pasado 16 de junio se ha firmado un acuerdo entre el gobierno y los manifestantes. En principio, las compañías de petróleo y de gas no tenían prevista ninguna contratación de jóvenes en paro de la región. Ahora se ha llegado al acuerdo de que contraten a 1500 antes de diciembre, siguiendo un calendario preciso. Otros empleos, desgraciadamente precarios y mal pagados, serán también creados: 1500 en junio de 2017, 1000 en enero de 2018 y 500 en 2019. Otras medidas figuran en el acuerdo, en particular el compromiso del gobierno de no perseguir a la gente que ha participado en las protestas. Desconfiada, la juventud está dispuesta en cualquier momento a recuperar los bloqueos si el gobierno no cumple sus promesas. Por esta reazón, no han desmontado las tiendas utilizadas para las concentraciones en las proximidades de las instalaciones petroleras y de gas.

Estas conquistas no bastarán sin embargo para resolver la crisis -económica y social- que conoce la región.

Fathi Chamkhi es dirigente y diputado del Front Populaire de Túnez

Hebdo L´Anticapitaliste 389 (21/06/2017)

https://npa2009.org/idees/international/tunisie-la-popularite-des-mobilisations-tataouine-mis-le-gouvernement-en-grande

Traducción: Faustino Eguberri para viento sur



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons