aA+
aA-
Grabar en formato PDF

Tribuna viento sur
Congreso del PSOE: La senda estrecha del social-liberalismo español
24/06/2017 | Jaime Pastor

La derrota en las primarias del sector que históricamente ha representado al principal partido del régimen desde 1982 ha sido sin duda una buena noticia. Ha significado un voto de castigo al “golpe de Estado” interno que el pasado 1 de octubre promovió Susana Díaz, pero también un reconocimiento de sectores amplios de la militancia en un diagnóstico crítico del neoliberalismo y en unas propuestas programáticas que, incluyendo elementos neokeynesianos y ecologistas, ayudan a generar la ilusión en que el “renacido” Sánchez pueda ir recuperando la identidad y el proyecto perdidos desde hace ya varias décadas  1/. Además, la distancia en votos que frente a sus contrincantes ha conseguido le ha permitido imponer en el Congreso una nueva dirección a su medida, sin necesidad de hacer concesiones a las “baronías” territoriales 2/ e incluyendo nuevos mecanismos plebiscitarios. Así, gracias a un liderazgo reforzado ha visto ratificada su aspiración a poner en marcha un “nuevo PSOE” en torno al lema -de consumo interno más que externo- “Somos la izquierda”.

Por tanto, parece evidente que las lecciones extraídas por el equipo que se ha ido conformando en torno a Pedro Sánchez respecto a la crisis que está sufriendo la corriente socialdemócrata oficial europea han dado sus frutos entre la militancia. En efecto, las experiencias recientes del hundimiento del Partido Socialista francés, por un lado, y del ascenso de Jeremy Corbyn, por otro, vuelven a demostrar que continuar por el camino de la subordinación a la (sin)razón neoliberal y de la identificación con los intereses del establishment puede conducirles al suicidio. En cambio, optar por la vía de un distanciamiento frente a esos poderes puede al menos darles esperanzas en una recuperación electoral…siempre que no haya fuerzas a su izquierda capaces de disputarles el papel de oposición e incluso de “izquierda de gobierno”.

En el contexto del Estado español prolongar la fórmula de una “Gran Coalición”, aunque fuera bajo la forma disimulada de la abstención ante la investidura de Rajoy, significaba agravar el declive electoral del PSOE y dejar un mayor espacio a Podemos y las confluencias para que éstas aparezcan como la única alternativa de gobierno frente al PP. Hacía falta frenar esa deriva y tratar de reconquistar cierta autonomía como partido para tratar de atraer de nuevo a una parte de su electorado que se había pasado a votar a Podemos. El relativo agotamiento del ciclo político abierto por el 15M y el alejamiento, al menos temporal, de las expectativas rupturistas podrían favorecer esta reorientación, con mayor razón cuando Unidos Podemos (UP) aparece estancado en los sondeos.

Por eso, no puede sorprender el guiño que en su discurso hizo Pedro Sánchez al 15M aludiendo al “No nos representan”; una forma de prometer que el eslogan “PP y PSOE, la misma mierda es” que se expresó entonces pasará pronto a formar parte del pasado. Con mayor razón ha de esforzarse en desmarcarse del PP cuando la indignación popular, pese a no manifestarse de forma masiva en las calles, no deja de crecer ante la acumulación de escándalos de corrupción de ese partidoen sede judicial–oportunamente recordada por Irene Montero en la moción de censura–, o noticias como el rechazo de la amnistía fiscal de Montoro por el Tribunal Constitucional y el Informe del Banco de España reconociendo que no se van a poder recuperar más de 60 000 millones de euros del “rescate bancario”.

El debate sobre la moción de censura presentada por UP y las confluencias no ha servido, sin embargo, para confirmar el prometido “giro a la izquierda” de la nueva dirección. El discurso del nuevo portavoz socialista, José Luis Ábalos, parecía dirigido, más bien, a su propio grupo parlamentario buscando la reconciliación interna (“comprensivo” incluso con la abstención ante el gobierno de Rajoy), reivindicando el pasado de su partido –e incluso del PCE de Santiago Carrillo–, sin mención alguna al programa socialdemócrata aprobado y sin atreverse siquiera a hablar de “plurinacionalidad” o “federalismo”.

Esto último es fundamental cuando nos encontramos ante la convocatoria del referéndum el 1 de octubre por el govern de la Generalitat catalana. Un anuncio que, sea cual sea su recorrido, viene a recordarnos que la grieta nacional-territorial que afecta al régimen y al Estado amenaza con profundizarse y no sólo en Catalunya. Frente a ese temido “choque de trenes”, aunque sea asimétrico, el tímido reconocimiento por el “nuevo PSOE” de la “plurinacionalidad”, al ir acompañada de la reivindicación de la “soberanía única” española, está quedando ya como meramente retórico.

De Ciudadanos al CETA

Con todo, lo más preocupante es el retorno de Pedro Sánchez al discurso de la alianza entre “las fuerzas del cambio” incluyendo en ellas a Ciudadanos. Una propuesta que, como se ha comprobado inmediatamente, no tiene ninguna credibilidad a la vista de la beligerancia de la dirección de esta formación “naranja” frente a lo que considera un PSOE “podemizado”. Ese emplazamiento parecería, más bien, destinado a querer echar la culpa tanto a C’s como a Podemos del bloqueo institucional y de la imposibilidad de una nueva moción de censura frente a Rajoy para así poder presentarse como la única alternativa de gobierno viable cuando lleguen las próximas elecciones generales.

Más recientemente, la abstención del PSOE ante la votación del CETA en el parlamento español (pese a que en cualquier caso saldrá aprobado por mayoría) representa un simbólico gesto de acercamiento a los sindicatos e incluso a sectores críticos de la socialdemocracia europea. Una posición que, como estamos viendo, ha desatado ya las iras del establishment europeo y español y la primera expresión de su disidencia en público de Susana Díaz.

Pronto habrá que ver también cuál será la posición del PSOE ante la aprobación del techo de gasto para los Presupuestos de 2018 y no dejarán de aparecer ocasiones en las que se pondrá a prueba hasta qué punto el “nuevo PSOE” está dispuesto a cuestionar las políticas austeritarias sin tener que impugnar a su vez la “Constitución económica” neoliberal de una UE insolidaria y dispuesta a emprender un nuevo rumbo de militarización. Por no hablar de la cuestión catalana, obligado a moverse ahora entre, por un lado, la insistente reclamación de Alfonso Guerra de que se aplique el artículo 155 de la Constitución y, por otro, el de nuevas dirigentes como Nuria Parlon, dispuesta a apelar a la “comunidad internacional” en el caso de que esto ocurriera.

Esta nueva etapa se va a desarrollar teniendo enfrente la beligerancia de la gran mayoría de los poderes económicos ymediáticos, resentidos por su impotencia ante la victoria de Sánchez y preocupados por la “estabilidad” del régimen. Presentando al líder socialista como un outsider del sistema buscan deslegitimarle -o hacerle retroceder- a pasos acelerados, con mayor dureza incluso que la que mostraron en vísperas del pasado 1 de octubre.

En esas condiciones la senda por la que quiere transitar Pedro Sánchez –entre continuar siendo partido del régimen, por un lado, y querer ofrecer una imagen antineoliberal y “plurinacional”, por otro– se está mostrando muy estrecha. Es muy probable que vaya estrechándose cada vez más en los próximos tiempos. Confrontado a la desconfianza del “sistema”, por un lado, y empeñado a su vez en ganar la confianza de nuevos votantes, especialmente en aquellos y aquellas menores de 45 años, por otro, corre el riesgo de moverse en una ambigüedad calculada (como ahora la del CETA) que no contente a unos ni a otros.

Entre el suicidio y la ruptura

Porque, como bien comentaban recientemente Christian Laval y Pierre Dardot a propósito de la socialdemocracia europea, entre el suicidio y la ruptura no hay mucho margen de maniobra y “romper es asumir el riesgo de un enfrentamiento con el sistema, algo que le resulta igualmente insoportable” 3/. Pretender salir de ese dilema mediante la apuesta por un “gobierno a la portuguesa” también es mera ilusión, teniendo en cuenta que aquí la relación de fuerzas entre PSOE y UP no es la misma y que, además y sobre todo, existe otra fractura, la nacional-territorial, cuya resolución –democrática, por la fuerza o mediante una nueva prórroga– está todavía por ver y es clave para saber hacia dónde evolucionará la crisis de régimen. Dos diferencias notables oportunamente recordadas por el diputado del Bloco de Esquerda Jorge Costa en un reciente artículo 4/.

Ante ese panorama la responsabilidad de UP y las confluencias es enorme. Las tres principales fracturas a las que aludió Pablo Iglesias en el debate de la moción de censura –la socioeconómica y ecológica, la política-institucional y la territorial– continúan estando abiertas y, pese al optimismo sobredimensionado de las cifras macroeconómicas y de la recuperación del consumo, tampoco hay signo alguno dentro de la eurozona de retroceso en las políticas austeritarias por parte del nuevo eje Merkel-Macron.

En esas condiciones, con más motivo cuando las convocatorias electorales están todavía lejos, el principal reto se encuentra en volver a dar centralidad al conflicto social, a las luchas, a las movilizaciones que se desarrollen en torno a cada una de esas fracturas, con el fin de buscar una articulación de sus demandas en un programa común que permita una mayor acumulación de fuerzas mediante la autoorganización popular. Frente al bloqueo institucional permanente, la labor de oposición parlamentaria, al igual que la que ha de desarrollarse desde los “ayuntamientos del cambio”, debería estar más que nunca al servicio de esas tareas. Porque “lo urgente” es “echar a Rajoy” pero “lo importante” es acabar con sus políticas; las mismas políticas, por cierto, que asumió Rodríguez Zapatero cuando en mayo de 2010 mostró su “servidumbre voluntaria” ante los dictados de la UE imponiendo el giro austeritario, o cuando tras la sentencia del Tribunal Constitucional en julio del mismo año sobre el Nou Estatut catalán declaró “misión cumplida”.

Hay que saludar, por tanto, todo paso adelante que pueda dar el PSOE en su competición con el PP y, ojalá, en su distanciamiento del establishment. Empero, no por eso debemos rebajar el listón para acercarnos al PSOE o limitarnos a competir en su terreno mediante una propuesta “regeneracionista” a la que ahora se añadiera el calificativo de “plurinacional”. Optando por ese camino, aunque influyéramos en la agenda política e incluso parlamentaria, nos limitaríamos en el mejor de los casos a asistir como actores secundarios en los esfuerzos por una mera autorreforma del régimen.

Sería más coherente tomar la palabra al presunto “giro a la izquierda” proclamado por Sánchez emplazándole a ir más allá del “todo vale para echar a Rajoy” y manteniendo el horizonte destituyente que abrió el 15M. Un Acontecimiento que como ciclo de protesta se agotó pero que no deja de ser evocado desde la tribuna por unos y por otros, conscientes de que su “espíritu” continúa presente hoy en multitud de redes, organizaciones e iniciativas sociales dispuestas a reivindicar su legado y su aspiración a una “democracia real”.

24/06/2017

Jaime Pastor es profesor de Ciencia Política de la UNED y editor de viento sur

Notas:

p> 1/ Para una primera valoración de las primarias del PSOE me remito a mi artículo “¿Nueva socialdemocracia o recambio de élites?”, viento sur, 22/05/2017. Disponible en http://www.vientosur.info/spip.php?article12625

2/ Sería ingenuo pensar que las “baronías” se van a quedar esperando al desgaste de Sánchez para autolegitimarse como líderes regionales y aparecer como freno al “giro a la izquierda” anunciado. Los Congresos territoriales de las próximas semanas podrán ser indicadores de hasta qué punto retornan los conflictos internos y, sobre todo, el grado de proyección de los mismos en los medios.

3/ “Entrevista a Laval y Dardot. “El imaginario del Estado-nación no es un imaginario alternativo al neoliberalismo”, Amador Fernández-Savater, eldiario.es, 16/06/2017. Disponible en http://www.vientosur.info/spip.php?article12722

4/ Comparto la conclusión de Jorge Costa en ese artículo: “En lugar de inspirarse en un inexistente ‘modelo’ portugués –un caso ciertamente específico, en el que la izquierda explora las posibilidades abiertas por el debilitamiento electoral de la hegemonía del PS, que persiste–, necesitamos a ambos lados de la frontera de más lucha social y de capacidad de ofensiva política. Son éstas las que pueden colocar a las fuerzas del cambio al frente de una ruptura con la austeridad y hacer posible un plan B para Europa” (“¿Hay un ‘modelo portugués’ para Pedro Sánchez?”, viento sur, 31/05/2017. Disponible en http://www.vientosur.info/spip.php?article12660)



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons