aA+
aA-
Grabar en formato PDF

Marruecos
La lucha continúa en el Rif
11/06/2017 | Chawqui Lotfi

La ola de represión desencadenada tras el 26 de mayo tenía por objetivo dislocar la dirección del movimiento popular, esperando así desorganizarlo, obligarle a “negociar” según los términos del poder, abortar todo proceso de extensión geográfica de la movilización. Ninguno de estos objetivos ha sido alcanzado por el poder.

La detención y secuestro de decenas de militantes, entre ellos los principales animadores y portavoces de la lucha, ha hecho emerger una nueva dirección de reemplazo, con las mismas características: personas anónimas sin necesariamente un pasado político o militantes, hombres y mujeres, enraizados en los medios populares y la protesta desde el comienzo.

La represión no detiene la movilización

En esta región, calificada como conservadora, que el 8 de marzo conoció la más importante manifestación de mujeres por sus derechos, ha sido una joven, Nawal Benaissa, quien se ha convertido en una de las portavoces de la lucha. Alhucemas ha conocido una de las manifestaciones más importantes apoyadas por una nueva huelga general. Acciones de desobediencia civil están ya al orden del día.

La continuación de la lucha se hace sobre las mismas bases políticas y, además, la demanda de la liberación inmediata e incondicional de los detenidos. El diálogo con los partidarios de la represión y las oficinas políticas corruptas es rechazado. El único efecto de la represión es haber enraizado la protesta en una actividad cotidiana y llevado a un nivel más importante la combinación de la lucha por las cuestiones sociales y la libertad política, desafiando a los dispositivos de seguridad y al acoso de las fuerzas del orden.

El poder no ha podido debilitar ni hacer callar al pueblo del Rif. Una nueva generación política se ha cristalizado a una escala de masas, una generación que no cuenta mas que son sus propias fuerzas y busca los medios para ganar. La movilización, a pesar de los momentos de enfrentamiento, sigue siendo pacífica debido a la comprensión colectiva de que en este estadio esto permite mantener el carácter popular de las acciones, desmontar la propaganda del poder sobre los partidarios del caos que querrían imponer una situación del tipo libio y, más sencillamente, por la correlación de fuerzas.

La protesta desborda el Rif. Cerca de 1 000 abogados se han unido a la defensa de los detenidos, muchos de los cuales han sido maltratados y sin duda torturados. Han tenido lugar llamamientos locales de solidaridad en más de una veintena de ciudades de forma no sincronizada. Las fuerzas del orden han impedido cualquier concentración o las han dispersado violentamente, en particular en las grandes ciudades. Pero son miles de personas las que han salido a la calle en cada ocasión.

Extender y construir perspectivas nacionales

No hay aún un efecto de bola de nieve aunque las razones profundas de la lucha, sus motivos sociales y democráticos no son específicos del Rif. Esto remite a varios elementos de importancia. Contrariamente al M20F (Movimiento 20 de Febrero), las organizaciones no están implicadas, se contentan con denunciar la represión o mantener el eje de la lucha en la solidaridad con el Rif.

Además, la dinámica de la lucha actual, en su potencial político, implica una radicalidad inasumible para muchas de ellas. Así, solo las redes y movimientos ligados a la izquierda radical se han implicado con fuerza. Pero ahí también pesa la ausencia de una expresión política unitaria de la izquierda social y política de lucha que trace objetivos de conjunto, que apunten a plantear la cuestión de un enfrentamiento de amplitud con el poder o, por lo menos, a coordinar las diferentes acciones locales en momentos fuertes nacionales, aunque una primera cita centralizada en Rabat haya sido anunciada para el 11 de junio. Y “la Intifada rifeña” no tiene apoyo por parte del movimiento sindical o de otros sectores organizados del movimiento social, con algunas excepciones.

La represión que se abate, con sus cortejos de detenciones, influye también.

Lo que está en juego, más allá de la necesaria solidaridad, plantea ya la articulación con reivindicaciones locales concretas que correspondan a las preocupaciones inmediatas de las capas populares. Plantea también, como ocurre en el Rif, la construcción de comités de acción populares organizados y autónomos en la base que superen las redes militantes.

Lo que está en juego las próximas semanas es superar los ritmos desiguales de la lucha, encontrar los medios de enraizar localmente, construir perspectivas nacionales, mantener la presión para que la movilización del Rif no quede aislada.

8/06/2017

Chawqui Lotfi (militante de Tahadi/Emancipación Democrática)

https://npa2009.org/actualite/international/maroc-dans-le-rif-la-lutte-continue

Traducción: Faustino Eguberri para viento sur



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons