aA+
aA-
Grabar en formato PDF

Quebec
Mutaciones en el paisaje político y recomposición de la izquierda
26/05/2017 | Benoit Renaud

El XII Congreso del partido de la izquierda radical Quebec Solidario (Québec Solidaire -QS), celebrado en Monreal del 12 al 22 de mayo de 2017, ha tomado decisiones importantes, en particular la de no intentar negociar un pacto electoral con el Partido Quebequés (Parti Québécois/PQ). Para comprender el significado de esta decisión, a un año y medio de las próximas elecciones a la Asamblea Nacional de Quebec, lo que sigue es un repaso histórico y un breve análisis de los recientes acontecimientos.

Federalistas contra soberanistas

El paisaje político quebequés ha sido durante mucho tiempo de una gran simplicidad. De un lado se encontraba la unidad de los federalistas (defensores de la unidad de Canadá) en el Partido Liberal de Quebec (PLQ); del otro, la unidad de los soberanistas en el Partido Quebequés (PQ). Este modelo comenzó a agotarse tras el referéndum de 1995 1/
.

Por una parte, el rechazo a las dos tentativas de entente constitucional por el resto de Canadá hacía poco creíble la perspectiva autonomista. El PLQ perdió un fragmento que formó la Acción Democrática de Quebec (ADQ), un partido que sigue siendo marginal debido al carácter utópico de su idea central: no abandonar las reivindicaciones autonomistas. La mayoría del PLQ se convirtió rápidamente en el partido de la aceptación pasiva de la constitución impuesta a Quebec por el resto de Canadá en 1982.

Por otra, el Partido Quebequés asumió completamente los dogmas económicos neoliberales, con el punto de inflexión de la política del déficit cero, adoptada en 1996. Dos fuerzas minan, con ello, la base del PQ desde hace más de veinte años: la resistencia al neoliberalismo en los movimientos sociales y la persistencia de las aspiraciones independentistas. Este espacio político ha sido ocupado primero por la Unión de las Fuerzas Progresistas (2002-2006) y luego por Quebec Solidario. Para estos partidos, la cuestión nacional y la cuestión social son indisociables: no se puede contemplar un proyecto de sociedad más igualitario sin los poderes que vienen con la independencia o una estrategia independentista que no se base en la movilización de la mayoría de la población por más democracia y justicia social.

A la lógica de la unidad frágil de los soberanistas presentada por el PQ, Quebec Solidario responde con el proyecto de la unidad de la izquierda, en particular haciendo de la cuestión nacional un aspecto de un proyecto político global y ofreciendo un lugar a militantes de izquierdas que no eran espontáneamente independentistas pero que podían sumarse al proyecto de conjunto.

Crisis de un modelo: 2006-2011

En los diez primeros años de su existencia, el ADQ se contentó con lo que parecía ser un estatus perpetuo de tercer partido. En cuanto a la izquierda independentista, permanecía al margen a pesar de los esfuerzos de unificación. El modelo establecido desde los años 1970 parecía aguantar hasta que Mario Dumont, el jefe del ADQ, lanza la llamada crisis de los acomodamientos razonables sobre algunos procesos judiciales o arreglos informales que tienen en cuenta ciertas creencias religiosas. Por primera vez desde el impulso modernizador de los años 1960, un líder político quebequés utilizaba caricaturas despectivas de ciertas comunidades para hacerse un capital político.

Al comienzo nadie quiso seguirle por ese terreno. Pero el mal estaba hecho y la ADQ se sirvió de lo que se llama ahora una política “identitaria” para subir al segundo puesto en las elecciones de 2007. Esta derrota brutal para el PQ, relegado a un tercer lugar tras los Liberales y la ADQ, llevó al encumbramiento de una nueva dirigente, Pauline Marois, sobre la base de dos orientaciones: el rechazo del “referendumismo”, es decir de la promesa de celebrar un tercer referéndum, lo que hacía más frágil la unidad buscada de los soberanistas; y la afirmación de un perfil “identitario”, primero sobre la cuestión lingüística, luego cada vez más a partir de una visión autoritaria e islamofoba de la laicidad 2/.

La elección en Montreal del primer diputado de Quebec Solidario, Amir Khadir, en diciembre de 2008, permitió a la izquierda salir de la marginación. Pero QS apenas obtenía un poco menos del 4% de los votos a escala nacional (quebequesa). Estas mismas elecciones daban un gobierno mayoritario liberal y la oposición oficial al PQ. El hundimiento de la representación del ADQ abrió la puerta a la “opa” realizada por el antiguo ministro “pequista” (miembro del PQ) François Legault con vistas a crear un nuevo partido de derechas. Legault orientó primero el nuevo partido (la Coalición Futuro Quebec -Coalition Avenir Québec) hacia posiciones clásicas de derecha económica y autonomismo provincial. Pero, con el tiempo, vino a jugar la carta “identitaria” que había constituido el éxito de la ADQ en 2007, lo que mantiene una especie de competencia (con el PQ) para obtener los votos del segmento xenófobo del electorado.

Al mismo tiempo, la adopción de la orientación llamada de la “gobernanza soberanista” ha acabado por minar la confianza de ciertos independentistas más determinados en el seno del PQ. Esta división ha estallado a la luz del día con la salida estrepitosa de cuatro diputados en 2011 y la fundación de un nuevo partido independentista: Option Nationale (ON- Opción Nacional).

Crisis de un modelo, fase de aceleración: 2012-2014

El éxito relativo de Quebec Solidario y la creación de ON crearon un verdadero rompecabezas para los partidarios del viejo modelo político de la unidad de los soberanistas. Al no poder hacerse ya esta unidad a través del propio PQ, se formaron varias organizaciones para intentarla al margen del PQ mediante diversas coaliciones. Estos movimientos intentaban rehacer la unidad incluyendo no solo al PQ y ON, sino también Quebec Solidario. Es lo que bauticé en su día con el término de “metapequismo 1/.

Pero esta hipotética gran coalición se hizo imposible por al menos tres factores de división: la puesta en suspenso del objetivo independentista por el PQ, las políticas económicas de centroderecha del PQ en el poder y su giro “identitario”. Si el PQ logró a pesar de todo recuperar el poder en 2012, por los pelos, fue únicamente debido a la crisis social provocada por la gran huelga estudiantil y el sentimiento de urgencia de librarse de los Liberales de Jean Charest. El PQ formó entonces un gobierno minoritario.

Después, la obra del nuevo gobierno ha ido completamente a contracorriente de los esfuerzos de convergencia en dirección de QS. La renuncia a las medidas de justicia fiscal y a la reforma de la ley sobre las minas, la aceptación del modelo de capitalismo petrolero canadiense y finalmente la infame Carta de Valores con acentos xenófobos, han repelido a muchos y han acelerado la recomposición del paisaje político. A las divisiones sobre la cuestión nacional o los temas de política económica y de justicia social, había que añadir las cuestiones medioambientales (“nuestro petróleo es bueno” contra salir del petróleo) y la división entre los “identitarios” y los “inclusivos”.

Es así como en las elecciones de la primavera de 2014, los Liberales pudieron recuperar una legitimidad presentándose como los defensores de los derechos individuales y de las minorías contra un PQ que intentaba polarizar a la opinión pública sobre el tema de su Carta. Apostando también sobre la ambigüedad del PQ sobre el tema de la hipótesis del referéndum, los Liberales recuperaron el terreno perdido y ganaron una mayoría en las últimas elecciones de 2014.

La emergencia de una nueva configuración

En 2016, la carrera por la sucesión de su efímero líder, Pierre-Karl Péladeau, hizo salir a la luz del día la profundidad de las divisiones en el seno del PQ. Martine Ouellet, tomando posición a favor de un planteamiento independentista en un primer mandato, intentaba claramente constituir una unidad independentista en la acción. Su victoria habría bastado probablemente para causar grandes dolores de cabeza tanto a ON como a QS.

El vencedor, Jean-François Lisée, por el contrario, se atrevió a ir hasta el final del planteamiento iniciado bajo sus predecesores poniendo claramente en suspenso el objetivo soberanista para proponer más bien una unidad contra el gobierno liberal y algunas de sus medidas de austeridad. Infligiendo una amarga derrota a los partidarios de Ouellet, empujaba a una parte de su base hacia Opción Nacional. La victoria de Lisée significaba que el “metapequismo” no tenía ya ni siquiera el apoyo del PQ y estaba por tanto condenado.

Por su parte, ON ha evolucionado gradualmente hacia posiciones de centro-izquierda y rechaza claramente la estrategia identitaria del PQ como una fuente de división y de alienación de comunidades enteras frente al proyecto independentista.

Ante los llamamientos de Lisée a una alianza puntual para “derrotar a los Liberales”, ahora se puede contemplar otro polo de reagrupamiento, es decir, la unidad de los independentistas de izquierdas. Es lo que se está constituyendo desde la reciente llegada a las filas de Quebec Solidaria de Gabriel Nadeau-Dubois, uno de los principales portavoces del movimiento de la huelga estudiantil de 2012. Alrededor de 6000 personas se han afiliado a Québec Solidaria durante los últimos meses, haciendo subir el número de cotizantes a 16 000. El congreso le ha elegido, con la diputada Manon Massé, como portavoz nacional del partido. Uno de sus temas de campaña era favorecer la fusión con Opción Nacional.

Una de las propuestas adoptadas en el congreso de QS es emprender conversaciones de cara a una fusión con Opción Nacional. Integrando algunas centenas de militantes independentistas, sobre todo jóvenes, esta fusión contribuiría a hacer emerger un polo independentista de izquierdas más fuerte que podría ser atractivo para los miembros del PQ que están decepcionados por el atraso indefinido de su causa. Este nuevo polo reagruparía una masa crítica que permitiría salir de la zona llamada “naranja” (por el color de su bandera) en el corazón de Montreal conde se encuentran las tres circunscripciones arrancadas por QS desde 2008.

En suma, el paisaje político quebequés parece en vías de dividirse en tres campos sobre la cuestión nacional e identitaria. El primer bloque es el del Partido Liberal, defensor de la unidad canadiense y el multiculturalismo en el que el pueblo quebequés está llamado a convertirse en una minoría étnica entre otras. El segundo es el de los independentistas inclusivos (antirracistas y con una concepción cívica de la nación) defendida por Quebec Solidaria. Entre los dos, el PQ y la Coalición Avenir Québec (una formación que ha absorbido a ADQ) se reparten el campo autonomista e identitario (con grados diversos de xenofobia y de nacionalismo étnico).

En este contexto, la decisión de Quebec Solidaria de rechazar la pretendida “mano tendida” por el Partido Quebequés constituye un momento de clarificación de las diferencias políticas. El congreso del partido ha declarado, de hecho, que QS no forma parte de la misma familia política “soberanista” que el PQ, que nuestro proyecto no es el mismo, y que solo podrá emerger una alternativa política independentista y de izquierdas reagrupándose alrededor de nuestro campo.

24/05/2017

Benoit Renaud es militante de Quebec Solidario desde su fundación y formó parte de su Comité de Coordinación Nacional desde el año 2008 al 2012

https://www.ensemble-fdg.org/content/quebec-mutations-dans-le-paysage-politique-et-recomposition-gauche

Traducción: Faustino Eguberri para viento sur

1/
El campo soberanista, o del SÍ, perdió este referéndum, en el que se dio una tasa de participación de más del 95%, por aproximadamente un 1% del total de votos.

2/ Ver, entre otros : Baubérot, J. (2012), La laïcité falsifiée. Paris, Découverte; y Tevanian, P. (2013), La haine de la religion : comment l’athéisme est devenu l’opium du peuple de gauche, Paris, La Découverte.

3/http://leblogueursolidaire.blogspot.com.es/2013/02/linsoutenable-legerete-detre.html



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons