aA+
aA-
Grabar en formato PDF

Desarme de ETA
¿Adiós a las armas?
24/04/2017 | Joxe Iriarte "Bikila"

Bajo un sol de justicia, unas 20 000 personas aguantamos estoicamente el pasado sábado en Baiona los discursos de los Artesanos de la Paz, así como el comunicado final en cuatro idiomas suscrito por partidos, asociaciones y personalidades que han dado cobertura a la operación de entrega de armas de ETA.

A falta del acto que suponga su desaparición formal, ETA ya es historia. Contar esa historia, me temo, en principio va a tener más de batalla entre relatos que debate del que sacar enseñanzas. Preveo mucho ruido, ecos distorsionados similares a los que se oyen en medio del sepulcral silencio que acompaña al día siguiente de la batalla. Una liza con sucesivos episodios, que ha durado mas de 60 años y que ha dejado centenares de muertos tanto en los diferentes bandos como entre quienes no tenían bando alguno (ver http://vientosur.info/spip.php?article5916).

Sin embargo, aunque va a requerir su tiempo, abogo para que seamos capaces de abordar el pasado y sus repercusiones sobre el presente. De momento, transcribo algunas vivencias y sensaciones que en ese momento afloraban mientras observaba desde el estrado de invitados la fachada de la Iglesia de Saint André, en cuyo interior, allá por el 72, realizamos una huelga de hambre (con final para algunos en la prisión de Baiona) en defensa de los derechos de los refugiados.

También otros recuerdos de vida militante, épocas donde porté armas, tanto de forma obligada como voluntaria. Sí, voluntaria. Para mi defensa personal y también para poder llevar a cabo determinadas acciones, no forzosamente militares, ya que los cuerpos de seguridad del franquismo tiraban primero y preguntaban después. Esto que algunos olvidan o no tienen en cuenta cuando se refieren al nacimiento de ETA. Sin embargo, no fue la actividad clandestina la que puso en mis manos las primeras armas. Antes de portarlas de forma voluntaria, fue el Ejército español quien me obligó a adiestrarme con ellas y posteriormente usarlas en maniobras militares y competiciones deportivas. Estando concentrado en Toledo, para el pentatlón militar, supe por televisión de las muertes del guardia civil José Antonio Pardines y del militante de ETA Txabi Etxebarrieta.

Recuerdo con claridad el barracón del centro de instrucción de Araka, presidido por un enorme Si vis pacem para bellum. Un teniente nos traducía y explicaba su significado, según el cual se podía entender el papel del glorioso ejército de Franco como instrumento y garantía de una paz que ya duraba 30 años. Posteriormente un sargento nos aleccionaba sobre el gran honor de formar parte de dicho ejército y la responsabilidad que contraíamos al portar un arma, la cual teníamos que cuidar “con más cariño que a la novia”.

En relación a ese periodo, transcribo tal cual el resumen de una opinión que acabo de recibir en Facebook:

“El anuncio de la rendición de ETA llega una semana después de la condena a una tuitera por mofarse (humillación a las víctimas, rezaba específicamente la sentencia) del magnicidio más sonado de ETA: el atentado de Carrero Blanco. (…) el franquismo sigue floreciendo en homenajes, mítines, comunicados, túmulos funerarios y abyectas fundaciones subvencionadas por el estado español. El general Franco, el mayor asesino de nuestra historia, sigue siendo celebrado en ciertos medios, radios, periódicos y televisiones, como un mal menor, un salvapatrias o un cruzado del catolicismo contra las hordas rojas. Durante cuatro décadas practicó el terror a campo libre y a tiempo completo; durante otras cuatro sus herederos ideológicos siguen aprovechando las sobras del banquete, los tristes regüeldos de la impunidad y la cacicada. Ninguna asociación de víctimas podrá reclamar por las docenas de miles de familiares que se siguen pudriendo en las cunetas; ninguna de las mujeres que fue violada en los sótanos, ninguno de los presos que fue torturado en las inmundas comisarías del régimen puede exigir justicia. Los muertos fueron bastante más de ochocientos, los desplazados bastante más de medio millón, los secuestrados casi todos nosotros. Discúlpenme este inoportuno rapto de demagogia”.

El encabezamiento de este artículo es el mismo que el de la novela de Hemingway, pero el relato bien diferente. Solo unas pocas armas son apartadas de la refriega, en realidad una insignificancia comparada con todas las que a lo largo y ancho del globo vomitan pólvora y plomo. La importancia de las mismas nunca ha estado relacionada con su cantidad y efectividad operativa (que también), sino con ser parte de un conflicto político y la capacidad que tenían de incidir en el mismo; por más que algunos se empeñen en reducirlo a un problema del Estado de Derecho con una banda de malhechores. De haberlo sido, mal que le pese a los gobiernos español (sobre todo) y francés, no habríamos tenido artesanos de la paz, ni sociedad civil implicada, ni la participación de los Gobiernos autonómicos de la CAV y Nafarroa, ni verificadores oficiales y expertos internacionales en resolución de conflictos. Y sobre todo, la satisfacción de la mayoría de la ciudadanía vasca.

En todo caso, es solo la retirada de una ínfima parte de las decenas de miles de armas que circulan y se almacenan legalmente en los Estados Francés y Español. Una parte insignificante de los millones de artefactos que a diario se producen para su uso en todo el mundo. Por desgracia, a día de hoy, no hay menos sino más armas que ayer circulando por el mundo y por Euskal Herria, si tenemos en cuenta las que portan los ejércitos afincados en el territorio, más los de Gendarmería, CRS, GC, Policía Nacional, Ertzaintza, forales y municipales, además de las empresas privadas de seguridad. Es como reciclar unos pocos residuos mientras se producen exponencialmente cantidades ingentes. El gran reto del desarme mundial y el fin de la carrera armamentística (y de los inflados prepuestos militares, 32 % de aumento este año en el Estado español, que se restan del gasto social) es más acuciante que nunca, por más que nos alegremos de la entrega del 8 de abril.

21/04/2017

Jose Iriarte “Bikila”, militante de Alternariva





Boletín semanal
Recibe en tu correo electrónico los últimos artículos de nuestra revista digital, así como las novedades y eventos
Agenda
Actos
MADRID. 14 de diciembre de 2017, 19:30h
Madrid. 14 de diciembre 2017. 19.30 h. Poesía en el Bulevar Leerán sus poemas AUILES GARCIA BRITO, ANA PÉREZ CAÑAMARES y ALFREDO PIQUER. Presenta ANTONIO CRESPO MASSIEU Lugar: Casa de Cultura y Participación Ciudadana -C/BRAVO MURILO 37-39- Plaza del Parque Móvil







Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons