aA+
aA-
Grabar en formato PDF

Libia
Dividida por las milicias
09/04/2017 | Paul Martial

Libia continúa hundiéndose en el caos bajo el efecto de violentos conflictos entre las numerosas milicias armadas.

Las cuestiones referidas al poder están relacionadas con el control del petróleo y de los diferentes tráficos ilícitos, a menudo en detrimento de la población y de las personas refugiadas que tratan de llegar a Europa desde la costa libia.

Tres gobiernos

“Luz aplastante” es el nombre clave que el mariscal Haftar del gobierno basado en Tobruk ha dado a la operación militar realizada para reconquistar los dos enclaves del creciente petrolero, Ras Lanuf y Al Sedra, y continuar disputando el liderazgo a su rival Fayed el Sarraj reconocido por la comunidad internacional, tras el acuerdo de Skhrirat.

Fayez el-Sarraj continúa siendo débil y debe mucho a las milicias de Trípoli, la mayor parte de las cuales son de obediencia islamista. A esto se añade un tercer gobierno, el de Khaled al-Guil surgido del antiguo gobierno islamista de Trípoli que no está reconocido por Naciones Unidas.

Si el creciente petrolero ha conocido enfrentamientos violentos y recurrentes entre Haftar y las Brigadas de defensa de Bengasi, coalición heterogénea en la que se encuentran organizaciones afiliadas a Al-Qaeda y al Estado Islámico, lo mismo ocurre en Trípoli entre las milicias de Fayez el-Serraj y las de Khaled al-Guil.

La complejidad de la situación es tanto más grande en la medida que las alianzas entre las diferentes milicias son versátiles y que el apoyo diplomático por parte de las potencias occidentales o regionales es raramente unívoco. Por tomar el ejemplo de Francia, que sigue en un primer plano en el tema, el Quai d´Orsay se comporta de acuerdo con las resoluciones de Naciones Unidas y apoya a Fayez el-Sarraj, pero eso no impide que las fuerzas especiales francesas asesoren y combatan con las de su principal enemigo, el mariscal Haftar que, por su parte, no reconoce el acuerdo de Skhrirat.

Intentar comprender las agendas de los diferentes protagonistas solo bajo el ángulo del islamismo es también poco eficaz. Ciertamente, Haftar proclama que lucha contra los terroristas yihadistas, igual, por otra parte, que las milicias de Fayez el-Serraj y de Khaled al-Guil. Pero en los hechos, el hombre fuerte de Tobruk ha construido una alianza con los saudís que envían sus jeques a las mezquitas de la región para predicar un islam wahabita… Es así como las mujeres de menos de 60 años ya no pueden viajar más que acompañadas por un hombre de su familia, asumiendo así las reglas injustas del reino saudí.

La población es la primera víctima

Estas guerras intestinas tienen evidentemente graves consecuencias en los terrenos económico y social. Las exportaciones de petróleo han caído de 1,6 millones a 700 000 barriles, y dados los incesantes combates en los enclaves petroleros, no es seguro que se pueda asegurar ni este nivel. Las divisas extranjeras se están acabando a gran velocidad. De 107 600 millones de dólares en 2013, no quedan más que 43 000 millones en 2016, lo que es muy alarmante en un país que importa los principales productos alimenticios. Más de un tercio de la población está amenazada ya por una crisis alimentaria. La propagación de armas que circulan por el país -estimadas en 18 millones- hace de Trípoli una de las capitales más peligrosas, en la que crimen, extorsión y secuestros abundan…

Quienes más están sufriendo los efectos siguen siendo las personas refugiadas que pasan por Libia para ir a Europa, víctimas a la vez de traficantes, diferentes milicias y guardacostas oficiales. Las personas migrantes son detenidas y amontonadas en campos de retención, donde viven en condiciones espantosas, víctimas de torturas, violaciones y ejecuciones sumarias. Pero esto no impide a Europa querer negociar con el gobierno libio un acuerdo idéntico al firmado con Turquía de subcontratación del bloqueo de los flujos migratorios con dirección a Europa. Y no le importa en absoluto que el gobierno libio sea incapaz de asegurar los derechos fundamentales de las personas refugiadas. Tras haber contribuido en gran medida a desestructurar Libia, la Unión Europea intenta devolver a las personas refugiadas a lo que es considerado por todas las organizaciones de defensa de los derechos humanos como un verdadero infierno.

Hebdo L’Anticapitaliste - 376 (23/03/2017)

https://npa2009.org/actualite/international/libye-en-proie-aux-milices

Traducción: Faustino Eguberri para viento sur





Boletín semanal
Recibe en tu correo electrónico los últimos artículos de nuestra revista digital, así como las novedades y eventos
Agenda
Actos
MADRID. 14 de diciembre de 2017, 19:30h
Madrid. 14 de diciembre 2017. 19.30 h. Poesía en el Bulevar Leerán sus poemas AUILES GARCIA BRITO, ANA PÉREZ CAÑAMARES y ALFREDO PIQUER. Presenta ANTONIO CRESPO MASSIEU Lugar: Casa de Cultura y Participación Ciudadana -C/BRAVO MURILO 37-39- Plaza del Parque Móvil









Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons