aA+
aA-
Grabar en formato PDF

Memoria histórica
Con la venia de sus señorías
25/03/2017 | Ana Barrena, Ramón Contreras

Se acaba de presentar en los juzgados de Iruñea una querella por los crímenes del franquismo y de la transición. La querella la ha presentado el Ayuntamiento junto con otras personas a título particular, y documenta más de 300 asesinatos y desapariciones forzadas y más de 1 000 casos de violencia institucional (detenciones, torturas, despidos…) en nuestra ciudad desde el golpe militar fascista de 1936, las largas décadas de Dictadura y los años de la Transición. Sin duda alguna, se trata de un paso muy importante que aúna en una misma querella esfuerzos institucionales y ciudadanos en exigencia de verdad, justicia y reparación.

Los hechos denunciados están perfectamente fundamentados en documentación, testimonios y diverso material probatorio, y constituyen, a tenor de la legislación internacional aplicable, delitos contra la Humanidad en la medida en que las personas objeto de esa violencia institucional lo fueron a consecuencia de una acción sistemática encaminada, primero por los golpistas, luego por el Estado franquista y los gobiernos de la transición, todos ellos en perfecta sucesión de continuidad, a su eliminación como enemigos políticos.

Detrás de esta querella, no solo está el Ayuntamiento de Iruñea y las personas afectadas directamente, sino una buena parte de la sociedad que desea vivir en democracia y que reclama “verdad, justicia y reparación” y que entiende que no se puede conseguir un futuro más justo y libre sin que previamente zanjemos de una forma correcta nuestro pasado más reciente.

Lo que se pide a los tribunales de la ciudad es que actúen impartiendo justicia, es decir, que analicen los hechos denunciados, valoren las pruebas presentadas y a la vista de todo ello, reconozcan que tales hechos ocurrieron; que las muertes, desapariciones, violaciones de derechos tienen apariencias de ser reales y que, por lo tanto, deben ser investigados y en su caso juzgados y objeto de sentencias.

No podemos decir que es la hora de la justicia. Esta debería haber llegado mucho antes. Constituye una auténtica vergüenza mundial la actitud, hasta ahora, de la justicia del Estado español. Produce autentico estupor en todo el ámbito internacional las resoluciones judiciales habidas hasta ahora que han fundamentado una práctica de impunidad total para los crímenes cometidos por el franquismo y los gobiernos de la transición.

Con los planteamientos legales de los tribunales españoles no hubiese sido posible los juicios a los nazis, a los criminales de la ex Yugoslavia, a los dictadores chilenos o argentinos, entre otros.

El Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas ha recomendado en repetidas ocasiones al Estado español, y por extensión a la judicatura, la inaplicación de la ley 46/1977, de 15 de octubre, de Amnistía, cuando se trata de graves violaciones de los derechos humanos y la aplicación del derecho emanado de los principios de Núremberg sobre la imprescriptibilidad de los crímenes contra la Humanidad.

La sociedad está exigiendo de los tribunales de justicia que, en principio, admitan la querella y acepten que los hechos denunciados son merecedores de ser investigados judicialmente y tratados en un proceso justo. Esta es una exigencia totalmente normal en un Estado de derecho. Cualquier otra decisión que suponga cerrar la instrucción, archivarla argumentando su prescripción o improcedencia de ser juzgados, no será únicamente una negativa de los tribunales a juzgar, sino que en si misma esa decisión constituiría una condena. Una condena no solo a las víctimas, sino a toda la sociedad.

Hasta ahora, la inhibición de los juzgados a abrir un proceso penal por los graves crímenes denunciados, ha significado la renuncia de la Justicia a señalar a la democracia como un logro del esfuerzo colectivo de la sociedad. Ha supuesto la marginación y la negación del valor político de aquellas personas que se opusieron al golpe fascista, a la dictadura y que lucharon por los valores de la democracia, de la igualdad y de la libertad. Por esta razón, si los tribunales se siguen negando a juzgar a los golpistas, a los crimines de la dictadura, a los represores del régimen; si se niegan a calificar de actos delictivos los cometidos por las autoridades y ejecutores del franquismo y la transición; si se niegan a aplicarles el código penal a quienes perpetraron el acto fundacional del Estado franquista y a quienes lo mantuvieron durante todos estos años, estarán vaciando de calificación moral al actual Estado de derecho.

De suceder esto, la inhibición de los tribunales estará manteniendo la impunidad de todos estos años, reforzando la gran mentira de la transición: que la democracia no fue producto de nuestras luchas, esfuerzos y sacrificios, sino de la acertada visión de unos próceres que mutaron de la dictadura a la democracia, y que la violencia ejercida fue para evitar males mayores, así la violencia golpista de 1936 y de la dictadura lo fue como respuesta a los crímenes anticlericales de la República y para salvarnos de caer en manos del comunismo y del separatismo.

Por eso reclamamos de la Justicia de Pamplona verdad, justicia y reparación y esperamos de ella que esté a la altura de las circunstancias y que haga frente a sus responsabilidades, tal como lo están comenzando a hacer nuestras instituciones municipales y forales.

Sin justicia no podremos avanzar hacia una sociedad mejor. Sin ella la verdad se resiente y la reparación no es posible en toda su extensión. La impunidad no puede ser fundamento de nada. Es una exigencia social que los juzgados cumplan con su mandato de impartir justicia, igual que nosotras y nosotros hemos cumplidos y estamos cumpliendo con nuestra obligación civil de luchar por conseguir la democracia, la igualdad y la libertad, pagando un precio muy alto por ello. El seguir manteniendo la impunidad y la negativa a juzgar estos hechos, es una condena contra todas las personas que se han movilizado, y se movilizarán contra la dictadura y contra todo tipo de opresión.

Es justicia que se pide en la ciudad de Iruñea en el año 2017.

25/03/2017

Ana Barrena Arellano (Autobús





Boletín semanal
Recibe en tu correo electrónico los últimos artículos de nuestra revista digital, así como las novedades y eventos
Actos

Madrid. 1 de junio de 2017. 19 h.


50 años de la huelga de Laminación de Bandas/ Movimiento obrero y antifranquismo en el País Vasco en la última década de la dictadura


Lugar: Librería Traficantes de sueños

calle Duque de Alba, 13, metros Latina y Tirso de Molina

Intervienen:
Pedro Ibarra, Luis Alejos, Justa Montero

Actos

Madrid. Lunes, 29 de mayo de 2017. 19h

Victor Serge. Un hombre en la medianoche del siglo

Pelai Pagés, Andy Durgan, Juan Manuel Vera

Teatro del Barrio

Zurita, 20. Metro Lavapiés, Atocha o Antón Martín o







Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons