aA+
aA-
Grabar en formato PDF

Sobre la islamofobia
Desvelando el hiyab
23/03/2017 | Sirin Ablbi Sibai

El dictamen del TJUE apunta con claridad a la discriminación de las mujeres musulmanas a través de la regulación sobre sus cuerpos y vestimentas por lo que supone una vulneración del tan alardeado respeto a los Derechos Humanos en el viejo y decrépito continente.

El debate no es el del hiyab, sobre el cual únicamente las mujeres musulmanas tendrían que tener legitimidad para hablar, decidir y opinar sobre el mismo. El verdadero debate no es ni mucho menos el del significado o la interpretación de este como “símbolo patriarcal” o como símbolo de liberación, emancipación y reivindicación. El verdadero debate que aquí debe plantearse es el del racismo, el sexismo y la colonialidad intrínsecos y estructurales a una civilización en decadencia que está poniendo en peligro la vida misma sobre el Planeta y la diversidad y heterogeneidad de la existencia. Es esto lo que está en juego y lo que la islamofobia esconde y que se traduce al interior y al exterior de las fronteras europeas en políticas y prácticas opresoras diversas.

El verdadero debate es sobre la Europa que, parafraseando a Franz Fanon, “no deja de hablar del hombre, mientras lo asesina por todas las esquinas del mundo” y no deja de hablar de los derechos y las libertades de las mujeres musulmanas mientras les roba la voz y la imagen y las ridiculiza y representa como menores de edad, pasivas, sumisas, ignorantes e inconscientes. No deja de hablar de su liberación mientras les roba sus derechos y las discrimina al interior de sus fronteras, mientras que al exterior apoya logística y armamentísticamente a las dictaduras existentes en algunos países de mayoría de población musulmana o los invade y los coloniza, ocupando sus tierras, explotando sus recursos y violando, torturando y asesinado a sus poblaciones.

El verdadero debate es sobre las agendas geopolíticas, geoeconómicas, geoestratégicas y geoideológicas, así como electorales, que todas estas regulaciones sobre los cuerpos de las mujeres musulmanas muy en particular, y que constituyen el eje transversal a todos los discursos islamófobos en general, están escondiendo. Es decir, el colonialismo e imperialismo que nunca han dejado de existir y que nunca han sido superados, sino más bien encubiertos por los aparatos discursivos del desarrollo, la democratización, la lucha contra el terrorismo que ellos mismos han creado y financian y la liberación de las mujeres.

La islamofobia creciente y la subida de la extrema derecha globalmente en Occidente no es sino el espejo de la decadencia y de las crisis identitarias, políticas, culturales, morales, éticas y económicas que acucian Europa y que, una vez más, convierten a las y los musulmanes en su chivo expiatorio. Nos encontramos ante un panorama de persecución y acoso a los musulmanes similar al que los judíos vivieron antaño en la Alemania nazi.

El Tribunal de Justicia europeo nos está queriendo decir que a partir de ahora la libertad de empresa está por encima de todo. Por encima del derecho inalienable a la libertad individual: el derecho a la libertad de expresión, de conciencia y el derecho a disponer de la imagen propia. Por encima de los derechos de las y los trabajadores. Por encima de la igualdad de género. Por encima de la dignidad, la libertad y los derechos de las personas. Todo ello desde una base islamófoba que nos recuerda de nuevo que el racismo, el sexismo y el colonialismo no son una consecuencia del sistema capitalista neoliberal sino que constituyen su otra cara, es decir, son elementos intrínsecos al mismo.

La supuesta “neutralidad” a la que apela el Tribunal esconde unas estructuras de poder colonial, racista, sexista y patriarcal que ubican ese otro punto de vista del que quiere hacerse pasar por neutral, en un lugar de superioridad desde el que puede ejercer todo tipo de censura, opresión y violencia sobre las otras y los otros que son representados en contraposición como lo concreto, lo localizado, lo tradicional o lo subdesarrollado. Esto es lo que se denomina racismo cultural y epistemológico y lo que el filósofo colombiano Santiago Castro-Gómez ha denominado la hybris del punto cero, la ubicación en el no lugar del universal abstracto de la perspectiva occidental (invisibilizando y negando su condición concreta y local) y, por lo tanto, su construcción de superioridad. Esto es lo que sucede con el laicismo occidentalocéntrico y cristianocéntrico pseudouniversal.

Lo que debe ser neutro es el lugar de trabajo y el derecho de acceso por parte de todas las personas, con independencia de su sexo, raza, clase o confesión a las mismas oportunidades y condiciones laborales.

El sociólogo puertorriqueño Ramón Grosfoguel ya nos decía que el racismo es siempre institucional. El racismo no es un conjunto de estereotipos negativos, enraizados o no históricamente y que por lo tanto pueda “curarse” mediante campañas educativas y concienciación. El racismo es un sistema que opera mediante toda una serie de instituciones que implantan de manera estructural jerarquías, privilegio, opresión, desigualdad y violencia.

* Sirin Adlbi Sibai, pensadora y activista musulmana decolonial. Doctora en Estudios Internacionales Mediterráneos. Experta en Teoría Política, en estudios descoloniales y postcoloniales y en feminismos e Islam. Autora del ensayo La cárcel del feminismo. Hacia un pensamiento islámico decolonial (Akal, 2016).





Boletín semanal
Recibe en tu correo electrónico los últimos artículos de nuestra revista digital, así como las novedades y eventos
Agenda
Actos
MADRID. 14 de diciembre de 2017, 19:30h
Madrid. 14 de diciembre 2017. 19.30 h. Poesía en el Bulevar Leerán sus poemas AUILES GARCIA BRITO, ANA PÉREZ CAÑAMARES y ALFREDO PIQUER. Presenta ANTONIO CRESPO MASSIEU Lugar: Casa de Cultura y Participación Ciudadana -C/BRAVO MURILO 37-39- Plaza del Parque Móvil









Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons