aA+
aA-
Grabar en formato PDF

Tribuna viento sur
Galaxia VIENTO SUR. Un relato apasionado
18/03/2017 | Manuel Garí

En 1994 en el primer folleto “publicitario” de la entonces joven revista viento sur, por una izquierda alternativa, explicaba su razón de ser:

Para ofrecer un lugar de encuentro y diálogo, donde escuchar y opinar, ejercer la crítica y recibirla, hacer preguntas y buscar respuestas, nació hace tres años esta revista, insumisa y mestiza, con un nombre de viento cálido que incita a la gente a saltarse las normas y olvidar rutinas. (…) Aquí somos gente de esa red de rebeldías y solidaridades, de luchas y de dudas, de búsquedas, encuentros y desencuentros, sin certezas, pero con esperanza, que llamamos izquierda alternativa. Nos gusta la diversidad de ideas, de experiencias, de revueltas, de colectivos y de publicaciones.

Lo que continúa no es sino un relato subjetivo y partidario -de ahí, lo de apasionado- de en qué quedó la declaración de intenciones de aquel folleto llegado el momento de la mayoría de edad de lo que veinte tantos años atrás era un frágil proyecto. Explicito mi punto de vista como medida de honradez intelectual con quien lea el artículo /1. En definitiva, lo que sigue podría calificarse de la crónica sentimental de un proyecto en el que tantas ilusiones, trabajo y desvelos invertí durante años al igual que un buen grupo de militantes y que incluso refleja en el número 101, un ejemplar en el que ni siquiera participé, uno de los momentos más importantes y duros de mi vida, pero que también considero una de las muestras de solidaridad y amistad más importantes entre las que he recibido. Por todo ello, entre otras razones, no puedo razonar sobre este proyecto sin significar mi pasión por el mismo.

Camino recorrido por la “galaxia” viento sur

Transcurrido el tiempo, el balance nos llena de orgullo y nos plantea nuevas exigencias. viento sur se ha convertido en sus 150 hitos (número a número) durante 25 años /2 en uno de los referentes más importantes en lengua castellana de la izquierda anticapitalista, ecosocialista y alternativa. Ha sido y es uno de los mejores exponentes del marxismo abierto, creativo y crítico. Es producto del quehacer militante sin medios financieros, pero conectado a las realidades de la lucha de las y los desposeídos sin confines ni fronteras. No en vano viento sur nace de la herencia de la tradición de anteriores publicaciones: Cuadernos de Comunismo, Combate e Inprecor y mantiene “correspondencia” con publicaciones de la izquierda marxista revolucionaria de diversos países y con dirigentes e intelectuales del espacio de la IV Internacional.

Desde el primer momento ha tenido una vocación internacionalista, ha puesto su mirada en el pensamiento (y en los acontecimientos) que se producía en Euskadi, Catalunya, Galiza y en todos los rincones del Estado español pero también en las izquierdas de otros países y en los Foros altermundistas, escapando así de la trampa autárquica en la que se mueve en gran medida la reflexión “española”. Ha contado con colaboradores de “fuera” como Daniel Bensaïd, Catherine Samary, Francisco Louça, Michel Husson, Michael Löwy, Daniel Tanuro o Eric Toussaint, por citar algunos. Y tantos y tantas de las izquierdas del Estado español.

Ha abordado los temas relevantes para los movimientos sociales y para la configuración de un bloque contra hegemónico. Los principales debates que afectan a la crisis civilizatoria en la que estamos sumidos, las reflexiones más pertinentes sobre el mundo en que vivimos han estado presentes. Ha contribuido a diseñar el proyecto ecosocialista y feminista frente a la triple crisis social y ecológica que comportan capitalismo y patriarcado. Y ha rendido homenaje a las luchadoras y luchadores que desgraciadamente han muerto en esos años a través de los In memoriam de algunas de las personas más significadas. Ese es también el hilo conductor de una memoria colectiva de las gentes rebeldes, tantas veces rota en nuestras tierras.

Ha combinado la reflexión ideológica y el análisis crítico desde la economía política y la ecología con la propuesta política sorteando dos riesgos: el ideologicismo teoricista ajeno al conflicto real entre las clases y el tacticismo cortoplacista de los debates de vuelo rasante. No es una revista académica pero tiene un rigor teórico que para sí quisieran muchas publicaciones de ese ámbito. Está concebida tanto para servir de ámbito de diálogo de las gentes revolucionarias, como para facilitar el avance de la reflexión de los y las trabajadores avanzados, término acuñado con un alcance muy preciso por Ernest Mandel /3, que actualmente podemos aplicar al activismo militante en cualquiera de las organizaciones sociales, incluidas las diferentes al movimiento sindical organizado, que actualmente forman las redes de resistencia política, social, ecológica y feminista. La revista y la web, así como los foros y libros, pueden servir también para hacer avanzar la conciencia de sectores amplios de la población, de la gente común del pueblo de izquierdas sin especial compromiso organizado, en el caso de que les llegue la estela de las publicaciones y actividades que se realizan.

Por ello viento sur cumple la función que Antonio Gramsci atribuye a la

filosofía de la praxis [que] no tiende a mantener a las "personas sencillas" en su filosofía primitiva del sentido común, sino a conducirlos a una concepción superior de la vida. Si afirma la exigencia del contacto entre intelectuales y personas sencillas, no es para limitar la actividad científica y para mantener una unidad al bajo novel de las masas, sino precisamente para construir un bloque intelectual-moral que haga políticamente posible un progreso intelectual de las masas y no sólo de reducidos grupos de intelectuales /4.

Durante los años de la travesía del desierto que van desde el final de la expectativa de la construcción de lo que se denominó el “partido de los revolucionarios que despertó la unificación de la LCR y el MC hasta la irrupción del 15M, el fortalecimiento de Anticapitalistas –en la secuencia genética Izquierda Alternativa, Espacio Alternativo, Izquierda Anticapitalista- y la creación de Podemos, viento sur jugó el papel de puente y transmisor entre la generación militante del tardofranquismo y la Transición y las nuevas generaciones militantes, hoy presentes tanto en el Patronato de la fundación, como en la Redacción de la revista y la web o en el Consejo Asesor.

Y se hizo con una publicación en papel bimestral que usaba criterios ecológicos, hoy afortunadamente más generalizados, en la selección del papel (reciclado) y las tintas (vegetales) sin por ello rebajar ni un ápice en la calidad de la revista concebida por los prestigiosos diseñadores Jeróme Oudin & Susana Shannon rebatiendo las excusas de mal pagador de tantos editores progresistas que no aplican la racionalidad de la sostenibilidad ambiental en sus publicaciones.

Hasta aquí, lo que podríamos calificar de elementos del activo de la “galaxia” viento sur. Compuesta por una revista bimestral en papel que constituye su núcleo central, una web www.vientosur.info diaria –espiral de planetas y estrellas en visible expansión que ha superado las 200 000 visitas únicas/mes inducidas por el boletín informativo, el canal de telegram, facebook y twitter- y la coedición de libros que junto a la realización de foros y debates constituyen la energía del conjunto de la “galaxia”.

Una experiencia colectiva

La historia de viento sur no estuvo exenta de escollos y dificultades, pero, por suerte, también de estímulos solidarios y logros. Esta tarea editorial como todas las tareas que tienen que ver con la emancipación, ha requerido, requiere y requerirá de esfuerzo, trabajo y cooperación. viento sur no puede entenderse ni habría sido posible sin la iniciativa, inteligencia y constancia de Miguel Romero (Moro), su fundador, pero tampoco sin la colaboración activa de quienes escribieron cientos de artículos o los tradujeron del portugués, italiano, inglés, francés, alemán o de otras lenguas, formaron parte de su Redacción (en diversas fases más de diez personas) o de su Consejo Asesor (varias decenas de gentes), de quienes maquetaron y administraron, difundieron, suscribieron y leyeron. Jaime Pastor, su actual editor, ha descrito con acierto esa trayectoria en el al vuelo, sección de presentación de los contenidos en el marco de la situación del momento, del número 150 de la revista de febrero del presente año, que bajo el título “1917-2017 repensar la revolución”, se presenta el día 22 en Madrid y posteriormente en más de una quincena de ciudades /5.

Moro ejerció un liderazgo político y práctico en este proyecto que suscitó el apoyo activo de un importante grupo de activistas que hicieron suya la revista y sus derivados contribuyendo a su configuración y desarrollo. Es este un buen ejemplo en el campo de las fuerzas del cambio de un liderazgo no caudillista al servicio de un colectivo, y de un colectivo con capacidad de tomar decisiones propias y aprovechar la sinergia de cada individuo. Esta es una de las mejores conclusiones útiles para las experiencias del mañana que podemos extraer de la crónica de viento sur, reflexión que conviene hacer hoy en una época plagada de hiper liderazgos caudillistas que en poco ayudan a la autorganización del movimiento de las gentes subalternas. La segunda es que la revista mantiene una estructura básica en sus secciones e incluso una textura gráfica similar durante sus 150 números en los que las mejoras y cambios se han sumado a los aciertos anteriores para construir un artefacto mejor. Y cambios hubo mientras tanto en personas, en modo de abordar las secciones y temas e incluso en tamaño de la revista. Y sin embargo es la misma. La tercera es que tras el fallecimiento de Moro el 26 de enero de 2014 no se abrió el vacío que en tantas publicaciones y proyectos se ha dado al desaparecer su alma mater, precisamente porque era un empeño colectivo, de equipo, fue posible la continuidad y la mejora tanto en la revista como en la web y resto de campos de actuación como podemos constatar desde el número 132 de febrero de 2014, un número de transición, y a partir del 133 con Jaime Pastor como editor.

Una historia militante, las dificultades

El primer número de viento sur (febrero de 1992) surgió tras el Congreso de Unificación de la Liga Comunista Revolucionaria con el Movimiento Comunista celebrado el 1 de noviembre de 1991, lo que se refleja en la composición del Consejo Editorial compuesto al 50 % según “orígenes” por quienes componíamos la dirección del partido unificado. Mi opinión actual es que si bien hubo colaboraciones procedentes de ambas organizaciones unificadas no fue vivida como propia por igual por la militancia y la dirección de ambos partidos unificados. Ello reflejaba también el interés o la distancia por la política y el marxismo revolucionario de cada una de las partes pues la evolución ideológica de ambas tuvo senderos bien diferentes. En setiembre de 1993 se constató el fracaso de la unificación y se procedió a una separación pacífica y ordenada pero que en ambos casos supuso la crisis y desaparición de los partidos precedentes. Significó el acta de defunción de los partidos de la izquierda revolucionaria supervivientes de la larga Transición que llegó hasta la entrada en la OTAN y en la Comunidad Europea.

La revista “subversiva, militante, alternativa, abierta” que se pretendía crear según el al vuelo del primer número se quedó sin Consejo Asesor en el número 13 y ya en la misma se anunciaba que nos dábamos un tiempo para su reorganización. Y aún más una parte de las suscripciones se retiraron y no existía la caja de una organización que pudiera sostenerla, pues los fondos existentes se dedicaron a permitir un corto periodo de transición en búsqueda de empleo del importante grupo de personas ex LCR liberadas para trabajar en el partido unificado. La revista tenía que “buscarse la vida”.

Pero las gentes revolucionarias ex LCR seguían activas en los movimientos y si bien carentes de una perspectiva táctica común en cuanto a la construcción de una nueva organización revolucionaria, mantenían vínculos personales y compartían criterios ideológicos de fondo. Por ello pese a la inexistencia de una organización común, tal como afirmé en declaraciones a Daniel Pereyra que refleja en sus memorias

El factor que permitió una mayor continuidad y colaboración a escala estatal en el campo ideológico y político fue la existencia de la revista viento sur. La creación de la Fundación del mismo nombre permitió que muchos cuadros que tenían opciones diferentes, sin embargo colaboraran en seminarios, foros, debates y particularmente en el mantenimiento y difusión de la revista. Lo que permitió mitigar parcialmente el devastador efecto de la desaparición del la LCR. /6

En el número 18 de noviembre de 1994 se pone en conocimiento de las y los lectores la necesidad de adoptar medidas para asegurar la viabilidad de la revista o, lo que es lo mismo, la urgencia de aumentar ingresos y minimizar los costes, lo primero mediante el aumento del precio de venta y suscripción y el aumento del número de suscripciones y lo segundo imposible pues ya estaban reducidos a la mínima expresión y, sin embargo, se constataba la necesidad de profesionalizar alguna de las tareas, la mayoría realizadas de manera militante. En definitiva la cuadratura del círculo. En el número 19 ya se presenta el nuevo Consejo Asesor compuesto por gentes que representan diferentes “sensibilidades” de quienes provenían de la LCR. Y comenzó un periodo en el que hubo que trabajar a destajo y echar a volar la imaginación para salir del atolladero.

Una historia militante, las soluciones

Una de las iniciativas que mejor permitió el diálogo y la colaboración entre ex LCR y también con sectores ex MC o de otras corrientes y sobre todo con el activismo de los movimientos sociales fue el impulso de los Encuentros de viento sur. En el verano de 1994 se reunieron 200 ex LCR de todo el Estado en un Colegio Mayor de Madrid. En el de 1995 más de 300 personas de orígenes muy plurales desbordaron la previsión de quienes organizábamos el segundo Encuentro bajo el lema “Y sin embargo se mueven” en un Monasterio de Carrión de los Condes en plena ruta jacobea, sobre el que los interesados pueden encontrar un artículo balance en el número 22 de la revista. En el de 1996 se organizó en unas instalaciones escolares de la Dehesa de la Villa madrileña bajo el lema “Abrir espacios alternativos”. Mientras tanto una nueva generación militante revolucionaria se estaba agrupando políticamente mientras acudía a los Campos Internacionales de la IVª, en lo que sería el embrión del actual Anticapitalistas y con el tiempo tomaron el relevo de este tipo de Encuentros al impulsar el verano de 2010 la primera Universidad de Verano de Izquierda Anticapitalista.

Para asegurar el futuro de la revista, ampliar las actividades y facilitar la financiación y administración de las mismas, se creó la Fundación viento sur en julio de 1995 por parte de Genaro Raboso, José María Galante, Pura Blasco, Carmen Maestro y yo mismo que me ocupé de la presidencia de su Patronato –a la vez que con el tiempo me hice cargo de la sección de Subrayados, de crítica de libros- hasta fechas recientes que ha tomado esa responsabilidad Judith Carreras en el marco de una profunda reorganización y cambio generacional del Patronato similar al ocurrido en la Redacción –dónde me sustituyó en la sección Alberto García-Teresa- con la entrada de Marc Casanova, Brais Fernández y Antonio García que vienen a reforzar a los imprescindibles Carmen Ochoa y Antonio Crespo para asegurar el futuro.

Y nos pusimos a buscar los 5 millones de pesetas necesarios para consolidar el proyecto. Una vez más importantes donaciones financieras militantes posibilitaron recoger el capital necesario e incluso posibilitar la creación de una infraestructura que la asegurara. Donaciones que se repitieron en cada momento crítico de la revista hasta que el buen hacer de Josu Egireun organizó la administración y crecimiento de las suscripciones que ha permitido la autofinanciación de la revista. A la vez, y conviene repetirlo, que el trabajo paciente militante de activistas extendía el número de esas suscripciones.

Mientras tanto la edición material, la maqueta y la impresión las aseguró Jaime Gil con un trabajo impagable desde Escala 7. Y durante años personas como Pilar Soto aseguraron que los textos estuvieran pulidos y en estado de revista.

El fortalecimiento del proyecto

Y comenzaron otras aventuras: se creó la web el 4 febrero de 2003 y se inaugura con artículos como “Realismo crítico, relaciones sociales y defensa del socialismo” de Roy Bhaskar. La web debe en gran parte su existencia a Gloria Marin que continúa actualmente formando parte del equipo que la asegura. En septiembre de 2010 se crea el Boletín semanal que da información de las novedades con un importante impacto en la lectura.

En ese equipo además de Egireun han jugado un papel central, entre otros, José Vicente Idoyaga y Marti Caussa. Tres personas clave a su vez en la estabilidad y fortaleza del Consejo Asesor y en el Patronato cuya composición refleja perfectamente el grado de inserción de la “galaxia” viento sur en las capas profundas de los cambios que estaban dándose en la nueva generación política con la presencia en los mismos en distintas épocas de Raúl Camargo, Miguel Urbán, Nacho Álvarez, Luis Alegre o Iñigo Errejón entre otros dirigentes de Podemos, de dirigentes políticos catalanes como Josep María Antentas y Esther Vivas, de expertos en política internacional como Roberto Montoya, de intelectuales como Perico Ibarra o de activistas con un importante grado de influencia como Joseba Fernández y Carlos Sevilla y los economistas Bibiana Medialdea y Daniel Albarracín, los ecologistas Ramón Fernández Durán y Ladislao Martínez (compañeros a los que tanto echamos de menos) junto a Iñaki Barcena y Jorge Riechmann, el pacifista Enric Prat o las veteranas Begoña Zabala y Justa Montero y las jóvenes Sandra Ezquerra, Júlia Marti y Lorena Garrón sin todas las cuales es difícil explicar la evolución del movimiento feminista en el Estado español. Estos nombres representan una fracción de una lista más larga de personas que en diferentes épocas han formado parte de las distintas instancias de la “galaxia” con diferentes desempeños. Y siempre hemos contado con la ayuda en diversas tareas de la generación militante representada por Alberto Nadal, Sergio Pawlowsky, Pepe Gutiérrez-Älvarez, Pedro Venero y Tino Burgos o con la de -me tomo la libertad de llamarles por los nombres con los que les conocí y siguen en la lucha- Calito (Josep Garriga), Forges (Antonio Garreta) y nuestro incombustible Troglo (José Ramón Castaños, presidente de la Fundación hitz&hitz).

Desde viento sur se ha hecho un importante esfuerzo por impulsar mesas redondas temáticas denominadas Foros desde noviembre de 2009 que se inauguró con el debate “La crisis global y la Unión Europea. ¿Hay alternativas desde la izquierda?”, seguido inmediatamente por temas tan diversos como “La destrucción de Madrid”, “Egunkaria. En defensa de la libertad de expresión” o “Luchas sociales contra el cementerio nuclear”. Desde entonces cada mes en Madrid y en fechas recientes en Barcelona y de forma esporádica en Andalucía o Valencia se han dado numerosos debates pluralistas. Y se han impulsado desde 2001 foros con mientras tanto y El Viejo Topo o en el marco del propio Foro Social Europeo, así como intervenciones de miembros del Consejo editorial o del Patronato en diversas ediciones del Foro Social Mundial.

Y tal como plantea Jaime Pastor en el artículo citado ha habido interesantes experiencias de coedición de libros con La Catarata y particularmente de la Oveja Roja /7 de Alfonso Serrano, empeño que actualmente van a tener continuidad con Sylone gracias a Andreu Coll. Nuevo reto pendiente de asumir para completar y reforzar la expansión de la “galaxia” viento sur.

17/03/2017

Manuel Garí es miembro del Consejo Asesor de viento sur

Notas:

1/ Y cabría añadir, como sabiamente recomienda Thomas Kuhn, medida útil para poder combinar la distancia y la cercanía personales al abordar cualquier análisis objetivo de la realidad.

2/ Pueden encontrar la colección completa en www.vientosur.info y de especial interés puede resultar la lectura de la sección plural de cada número y los números extraordinarios 50 de junio de 2000 -que tuvo un formato diferente y se “saltó” la clásica estructura de secciones para convertirse en “Diccionario para la resistencia” en una situación cada vez menos esperanzadora- y el 100 de 2009 que bajo el título “Argumentos anticapitalistas” también fue una colección de artículos sin seguir el orden de las secciones habituales.

3/ Mandel, E., La teoría leninista de la organización, Serie popular Era, México, 1971

4/ Gramsci, A. Introducción al estudio de la filosofía. Crítica, Barcelona, 1985

5/ http://vientosur.info/IMG/pdf/al_vuelo-2.pdf

6/ Pereyra, D. Memorias de un militante internacionalista. Ediciones r y r. Buenos Aires, 2014.

7/ Quienes estén interesados en adquirir las publicaciones pueden consultarlas y hacer pedido a través de la www.vientosur.info





Boletín semanal
Recibe en tu correo electrónico los últimos artículos de nuestra revista digital, así como las novedades y eventos
Agenda
Actos
Madrid. 20 de noviembre de 2017, 19:30h
Madrid. 20 de noviembre de 2017. 19.30 h. [Homenaje a Francisca Aguirre>13199] Organiza: Junta Municipal de Chamberí, Jefatura de la Unidad de Actividades Culturales, Formativas y Deportes. Coorganiza: Mesa de Cultura del Foro Social de Chamberí. Lugar: Teatro Galileo; C/Galileo 39
Teatro Galileo C/ Galileo 39
Actos
Madrid. 21 de noviembre de 2017, 19:00h
Madrid. Martes 21 de noviembre de 2017. 19 h. Entender el conflicto para construir la paz JO BERRY; PAT MAGEE -El Salto viento sur
Casa del Reloj-Legazpi
Actos
Langreo. 22 de noviembre de 2017, 19:00h
Langreo. Martes 22, 23, 24 de noviembre de 2017. 19 h. 1917-2017 Recuperar la esperanza Participan (Ver cartel de anuncio) -Organiza: Fundación Adreu Nin
Casa de Cultura "Alberto Vega" de la Felguera Plaza Eduardo Merédiz
Actos
BILBAO. 24 de noviembre de 2017, 18:00h
Bilbao. Viernes 24 de noviembre de 2017. 18 h. El proceso catalán y la vía vasca a la soberanía nacional Martí Caussa -Procés Constituent Catalunya; Arnaldo Otergi -Coord. general de EH Bilbu -Organiza: Hitz&hitz fundazioa - Iratzar fundazioa
Arrupe Etxea-Casa Arrupe Aita Lojandio kalea, 2
Actos
Donostia. 25 de noviembre de 2017, 11:30h
Donostia. Sábado 25 de noviembre de 2017. 19 h. (Camins a récorrer) Erabakitzeko eskubidea (Caminos a rerorrer) Ernest Luch Kultur Aretoa Participan: Laura Mintegi, David Fernández, Jaime Pastor -Organiza: Demagun taldea
Ernest Lluch kultur aretoa Anoeta pasealekua 7
Actos
Langreo. 23 de noviembre de 2017, 19:00h
Langreo. Martes 22, 23, 24 de noviembre de 2017. 19 h. 1917-2017 Recuperar la esperanza Participan (Ver cartel de anuncio) -Organiza: Fundación Adreu Nin
Casa de Cultura "Alberto Vega" de la Felguera Plaza Eduardo Merédiz
Actos
Langreo. 24 de noviembre de 2017, 19:00h
Langreo. Martes 22, 23, 24 de noviembre de 2017. 19 h. 1917-2017 Recuperar la esperanza Participan (Ver cartel de anuncio) -Organiza: Fundación Adreu Nin
Casa de Cultura "Alberto Vega" de la Felguera Plaza Eduardo Merédiz







Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons