aA+
aA-
Grabar en formato PDF

Israel-Palestina
Los señores de la guerra de Israel vuelven sus miradas hacia Gaza.
27/02/2017 | Gideon Levy

Come you masters of war, … I can see through your masks… You lie and deceive, a world war can be won, you want me to believe, but I see through your eyes, and I see through your brain. … You’ve thrown the worst fear that can ever be hurled, fear to bring children in to the world”. ( Bob Dylan’s “Masters of War”).

“Venid, señores de la guerra… Puedo veros sin vuestras máscaras… Mentís y engañáis pretendiendo que una guerra mundial puede ser ganada, queréis que os crea, pero veo lo que hay en vuestros ojos y en vuestros cerebros… Habéis creado el peor de los temores, el de traer niños al mundo”

Ya está. Nuestros señores de la guerra están de vuelta. Los belicistas llegan. No desaprovechan una ocasión de coger un micrófono para proferir amenazas sobre el desencadenamiento de una nueva guerra. Y sin embargo nadie les plantea las preguntas evidentes: ¿por qué? ¿para qué? El norte está tranquilo, el sur también, relativamente.

Pero han pasado dos años y medio desde la última guerra contra Gaza, y el ADN israelí exige una nueva serie de carnicerías. Y sus puestos respectivos -Ministro de Vivienda o Ministro de Educación- son aburridos para gente así. Animar a estudiantes de bachiller a abordar las matemáticas avanzadas o construir nuevas viviendas públicas es mortalmente aburrido. Tienen necesidad de una nueva guerra que les permita, quizás, alcanzar los puestos que desean.

La Banda de Gaza se muere. Un informe de las Naciones Unidas ha predicho que en 2020 Gaza no será ya capaz de asegurar la vida humana. Por tanto, solo les quedan tres años a sus habitantes. Hace mucho que Gaza se ha convertido en una jaula impropia para la vida. Pero cuando no hay disparos de Gaza hacia Israel, nadie se interesa por suerte de la gente de allí. Hamas para sus disparos, pero ha bastado que algún rebelde dispare dos cohetes desde la Banda para suscitar 19 (!) ataques aéreos israelís y hacer que salgan todos nuestros belicistas de sus agujeros.

Cuando ha hablado de Gaza, los ojos de Yoav Galant, Ministro de Vivienda, se han iluminado y su rostro ha parecido recuperar color. “Pienso que deberíamos estar preparados para la primavera”, calcula este señor de la guerra, que sueña con volver a Gaza para seguir matando, como hizo durante la operación “Plomo fundido” hace ocho años. ¿Por qué en primavera? No hay que plantear la pregunta. Hay ciertamente alguna razón que ignoráis. Quizá porque Charles Aznavour cantó sobre el tema de volver en primavera.

La semana pasada Galant ha aprovechado todas las oportunidades mediáticas -salvo la cadena de música clásica Kol Hamusica- para atizar las llamas y empujar hacia una guerra. Es cierto que nadie se tomaría el trabajo de entrevistar a este aburrido Ministro de Vivienda -al que su colega de partido Moshe Kahlon, Ministro de Finanzas, detesta también- si no es para hablar de Gaza. Como no ha brillado en el tema de la construcción, Galant, un exmilitar, intenta volver a las destrucciones. El partido Likud le espera.

El Ministerio de Defensa es también deseado por Naftali Bennett, Ministro de Educación. Pero para lograrlo hay que atizar las llamas. Puesto que el informe oficial sobre el fracaso en la gestión de los túneles de Hamas en Gaza no ha bastado, Bennett sueña también con una nueva guerra. “La próxima secuencia de guerra se acerca”, ha declarado, y esta es una predicción que, en Israel, siempre se realiza. No ha ocultado hasta qué punto tiene prisa por volver a los campos de la muerte de Shujaiyeh [masacre de civiles en julio de 2014] y a las reuniones informativas confidenciales con los oficiales del ejército.

Y luego está, evidentemente, el actual Ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, que, incluso en su actual papel de moderado, no perderá tampoco una ocasión. “No pararemos más que cuando el otro lado pida socorro” (gevalt palabra de origen yiddish), ha declarado con arrogancia. Ha habido de nuevo promesas vacías de una victoria decisiva que no se realizará nunca, y sin embargo todo el mundo está de acuerdo en aceptar el argumento.

Una vez más todo el mundo espera el próximo año, como si se tratara de un destino transmitido por el todopoderoso si no lo está por Gaza. De hecho, Gaza pide gevalt. Pero ninguno de los belicistas escucha. Gaza constituye para ellos una posibilidad de avanzar en sus carreras, de movilizar las fuerzas y conceptualizar una guerra contra el enemigo que no es más que un asalto contra una población impotente, y “un ejército de forofos”. Gaza les permitiría de nuevo grandes titulares, conocer de nuevo la gloria, volver a los viejos buenos tiempos de los uniformes de combate. En caso contrario no habría ninguna razón para lanzarse a un nuevo ataque contra Gaza.

La degradación de la situación podría ser rápida. Bastaría a penas con algunas nuevas declaraciones de guerra, algunas respuestas “desproporcionadas” del ejército israelí a cada petardo o cohete lanzado desde Gaza, para que vayamos allí. Fue Israel más que Gaza quien provocó también la guerra en 2008 y en 2014. El ejército puede encontrarse en Gaza antes de poder decir “puros y champán” (referencia al caso de corrupción en el que está implicado Netanyahu y su esposa ndt).

Y no hay nadie que grite “stop”, nadie que diga que quienes no quieren una guerra en Gaza deberían detener el bloqueo más que destruir la Banda por tercera, cuarta, quinta vez. Pero para decirlo haría falta valentía, una cualidad que no existe entre nuestros señores de la guerra que, como expresan la palabras de Dylan, jamás serán perdonados.

Publicado en Haaretz 12/02/2017. http://www.haaretz.com/opinion/.premium-1.771142

Traducido de la versión publicada en http://alencontre.org/moyenorient/israel/les-seigneurs-de-la-guerre-disrael-tournent-a-nouveau-leurs-yeux-vers-gaza.html

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR





Boletín semanal
Recibe en tu correo electrónico los últimos artículos de nuestra revista digital, así como las novedades y eventos
Agenda
foro viento sur
Zaragoza. 23 de octubre de 2017, 19:00h
Zaragoza. Lunes, 23 de octubre de 2017. 19h Derechos y democracia, Catalunya y el Estado español Sonia Farré, Jaime Pastor, Raúl Royo
LIBRERIA LA PANTERA ROSSA C/San Vicente de Paúl, 28
foro viento sur
Valencia. 24 de octubre de 2017, 19:00h
Valencia. Dimarts, 24 octubre de 2017. 19h La qüestió catalana i el problema espanyol després de l'1-Oct Jaime Pastor
LA MORADA Carrer Cadis 63 (Russafa)







Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons