aA+
aA-
Grabar en formato PDF

Cultura y memoria
Orwell toma café en Huesca
22/02/2017 | Pepe Gutiérrez-Álvarez

De nuevo Orwell. No hay manera de dejarlo de lado, se decía que había sido sobredimensionado por la “guerra cultural” que había acompañado a la “guerra fría” (que fue terrorífica en lugares como Vietnam), pero resulta que algunas de sus obras como 1984 se han convertido en best seller en la América de Trump; igualmente se pensó que su testimonio sobre la guerra y la revolución española pasaría, que no era más que una variante del “orientalismo”, como insiste Pablo Iglesias (tomando un artículo de Edward Saïd), pero no hay manera: las ediciones, los actos y los debates sobre su guerra española persisten, siguen ahí. No meramente como el autor de Rebelión en la granja contra todo tipo de totalitarismo, sino como el socialista comprometido con el Independent Labour Party, que en algunas enciclopedias figura como “trotskista”, como lo fue del POUM, sobre todo cuando este partido defendió el honor del socialismo en un momento clave de del siglo XX, tal como diría Albert Camus, otro que tal.

El Orwell de estos días es el de la Exposición Provincial de Huesca, un ambicioso montaje en el que se exhiben originales y reproducciones de objetos, documentos, carteles, periódicos y libros de diferentes colecciones particulares y numerosas instituciones, Sin olvidar obras artísticas como el gran lienzo del pintor gallego surrealista Eugenio Granell, Elegía por Andrés Nin, prestado por la Fundación Granell de Santiago de Compostela. Tratando este Orwell se podría pensar que su Homenaje a Cataluña bien se podría haber llamado Homenaje a Aragón porque si en Catalunya se vivieron las jornadas de julio y la oleada revolucionaria en empresas, pueblos y barrios, en Aragón se desarrollan las colectividades agrarias de la Comuna de Aragón que, no por casualidad, fueron reprimidas al mismo tiempo que se deja constancia en la célebre película de Ken Loach Tierra y Libertad, sobre la que existe una laboriosa contribución de Mario Ornat, Bienvenido, Mister Loach (Doce Robles, Zaragoza, 2015), en la que trata todos los entresijos del rodaje en el Maestrazgo de una película que habrá que recuperar para cada nueva generación en un tiempo en el que todo pasa tan deprisa y hay tanto “espectáculo” para fijar la atención.

De alguna manera esta exposición culmina una labor continuada y amplia por la recuperación de la memoria igualitaria, trabajada por autores como el añorado Manuel que ya produjo una obra “de catálogo” Orwell en las tierras de Aragón. Un libro que podía tomarse como las coordenadas GPS recopiladas siguiendo los lugares emblemáticos del paso orwelliano por nuestro entorno, entra perfectamente en las mochilas o bolsillos pantaloneros y constituye un elemento más que interesante para completar o, incluso, ser el eje de excursiones de gentes interesadas por el tema o grupos de escolares que descubren las huellas de nuestro pasado próximo. Una obra con merecimientos más que justificados como para figurar en listados de materiales de consulta de los planes educativos; y más en lo que a currículo aragonés se refiere. No puedo por menos de imaginar la figura del autor dirigiéndose in situ a grupos de turistas, estudiantes o curiosos, comparando la realidad actual con fotografía, poniendo en valor (como dicen ahora los políticos) el legado histórico sobre el que no se puede hablar sin tomar buena nota de algunas de las obras editadas por Salvador Trallero.

Salvador lo ha hecho a lo largo de muchos años desde la Editorial Sariñena en la que se citan importantes contribuciones estrechamente relacionadas con las actividades de la Fundación Andreu Nin (FAN). Entre ellas me permito recodar algunas. Es el caso de la edición de María Roig y Fernando Casal de La Flèche de París, una traducción minuciosa de algunos de los artículos del semanal francés sobre la Guerra Civil española, entre julio de 1936 y marzo de 1939, con la peculiaridad de tratarse de una apuesta pluralista de izquierdas en la que contribuyen plumas de la talla de Víctor Serge, otro de la misma cuerda que Orwell que se está volviendo a editar… La biografía de Joaquín Maurín de Alfonso Claverías que abarca desde su etapa inicial en Aragón, donde su juventud, influencias y formación llevarán a conformar al Maurín de los años 30. Joaquín Maurín, un aragonés universal situado en el mismo centro de un debate crucial para el devenir de la Revolución Española. También las Cartas de Manuel Grossi, primer jefe de las milicias del POUM, que contó con la contribución especial de la FAN asturiana que fue precedido por introducciones de Ernesto Burgos (Manuel Grossi Mier) y de Pelai Pagés (Manuel Grossi y las milicias del POUM). Pelai publicó El sueño igualitario entre los campesinos de Huesca (1936-1938), que recupera una historia que aparece como trasfondo de la Exposición. Finalmente, cabe citar La Guerra Civil española 75 años después… con trabajos de autores y autoras (Marta Brancas) estrechamente ligadas a la FAN, un equipo que seguiría con nuevas tentativas monográficas.

Un cuadro alentador al que se podían añadir diversas jornadas en el mismo sentido que nos muestran actividades ejemplares que deberían inspirar a otras nacionalidades y regiones, ahora con una complicidad institucional que puede facilitarlo enormemente, como ya sucede en Catalunya, Asturias, y Aragón.

Pepe Gutiérrez-Álvarez es escritor y miembro del Consejo Asesor de VIENTO SUR





Boletín semanal
Recibe en tu correo electrónico los últimos artículos de nuestra revista digital, así como las novedades y eventos
Actos

La Granja-Segovia. 26 de agosto de 2017. 19 h.


¿Hay alternativas al capitalismo? Repensar la Revolución


Lugar: Universidad Anticapitalista

La Granja - Segovia

Intervienen:
Robin Blackburn, Jaime Pastor, Fernanda Rodriguez

25 años de viento sur






Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons