aA+
aA-
Grabar en formato PDF

Entrevista a Toni Borrell
Se necesitan vías legales y seguras para las personas refugiadas
16/02/2017 | Josep Rexach Fumanya

[Versión original de la entrevista: ‘No cal anar a buscar refugiats per poder-los acollir, ja en tenim aquí’]

[15 000 personas asistieron el pasado sábado en Barcelona al concierto solidario con las personas refugiadas. El 18 de febrero hay convocada una manifestación que se espera multitudinaria. Toni Borrell denunció las políticas de los gobiernos durante el concierto y lo vuelve a hacer en esta entrevista.]

A final de abril de 2015, novecientas personas murieron en un naufragio en la costa italiana, en el canal de Sicilia. Aquello provocó la indignación de mucha gente, que no quería permanecer impasible, e hizo nacer la organización Stop Mare Mortum. Se dedica a sensibilizar y formar la ciudadanía para alertar sobre un problema que no cesa y al que todavía nadie ha encontrado solución. La sociedad catalana ha demostrado que está bastante concienciada con la crisis de los refugiados, tal como se vio en el concierto del sábado en el Palau Sant Jordi. Pero ahora hacen falta hechos. Lo reclaman personas como Toni Borrell, portavoz de la entidad. Durante el concierto fue uno de los activistas que subió al escenario a denunciar la situación. Hizo un discurso apasionado, el momento se lo merecía. Después de la emoción del acto, hablamos para entender las carencias de las políticas de extranjería y saber quién tiene competencias para otorgar el derecho de asilo y cómo se puede mejorar la acogida a los recién llegados.

¿Cuáles son las carencias principales de las políticas europeas de extranjería?

—Pues la principal, que es nuestro gran caballo de batalla, es la prohibición del tránsito de personas que huyen de su país por causas diversas. No hay manera de que puedan llegar a través de una vía legal y segura al país de destino. Stop Mare Mortum tiene tres líneas de trabajo: la sensibilización, la incidencia política y la movilización. Y uno de los elementos transversales es el establecimiento de vías legales y seguras para que estas personas se puedan desplazar. Ahora mismo nos encontramos con que quienes se tienen que ir de su país por los motivos que sean, tienen que hacerlo de manera irregular. Tienen que ponerse en contacto con traficantes de personas para poder llegar a Europa, porque no tienen acceso a las solicitudes de protección internacional en las embajadas de los países de origen.

Dígame un ejemplo.

—Pongamos el ejemplo una persona del Líbano (Siria). Va a la embajada francesa y dice que quiere tener acceso a la protección internacional, al derecho de asilo. Le dicen que vaya a Francia a pedirlo. Pero en avión no puede ir porque no se expiden visados Schengen a estos países. Tienen caducidad y saben que estas personas no volverán. Entonces, ¿cómo lo tienen que hacer? Quienes se lo pueden permitir pagan miles de euros a traficantes de personas.

¿Y si llegan al país de destino y entonces les niegan el visado?

—Pueden ser enviados a un CIE. Se encuentran en una situación de irregularidad. Los privan de libertad sin haber cometido ningún delito. No tener los papeles en regla es una falta administrativa, igual que tener el carné de identidad caducado. Y esto obedece a una lógica racista. Son víctimas del racismo porque habitualmente al CIE van a parar después de una redada étnica. A mí no me pedirán nunca el carné por la calle.

Otro de los problemas que denuncia Stop Mare Mortum es que la legislación diferencia inmigrantes de refugiados.

—Nosotros somos conscientes, porque conocemos el derecho internacional, de que legalmente hay una diferencia entre ser una persona refugiada y una persona migrada por un motivo económico. Ahora, creemos que no es peor tener que irse de su país por un conflicto bélico que hacerlo por hambre. Somos corresponsables de esta situación porque hacemos una política exterior determinada. Por eso pedimos que no se diferencie entre personas migradas y refugiadas para qué todas tengan la posibilidad de llegar a un país seguro donde puedan llevar a cabo su proyecto de vida. Pedimos vías legales y seguras.

¿Cómo?

—El derecho de asilo lo regula la constitución española y la ley de asilo, que es de 2009. No hay ninguna ley de asilo común europea. Por lo tanto, quien decide a quién da asilo y a quién no es el Estado español. En las disposiciones adicionales esta ley da un plazo de seis meses para desarrollar el reglamento y ocho años después todavía no se ha hecho. Este reglamento podría permitir pedir el asilo en las embajadas y en dependencias consulares, o bien regular cualquier otra forma de vía legal y segura, como por ejemplo el visado humanitario. De hecho, hay un artículo de la misma ley que dice que quienes se encuentren en una situación de inseguridad pueden solicitar el traslado al Estado español para solicitar el asilo. Esto, siempre que el cuerpo diplomático de la embajada lo considere oportuno. Lo hemos probado desde Stop Mare Mortum y no hay manera.

Por lo tanto, todo está en manos del Estado español.

—Si el gobierno español quisiera, por ejemplo, traer todas las personas que se ha comprometido a traer en el programa de cuotas, lo podría hacer. Porque quien decide quién entra en el territorio estatal es el estado español.

Hasta ahora Cataluña ha acogido 470 refugiados. A parecer vuestro, ¿se han hecho suficientes esfuerzos desde la Generalitat y los ayuntamientos?

—La competencia, este término que se ha puesto tan de moda, para que los refugiados lleguen al territorio del estado español, claramente es del gobierno español. Por lo tanto, en este sentido, no hay nada que decir de la actuación de la Generalitat y los ayuntamientos. Ahora, todo esto si se trata de ir a buscar refugiados afuera, pero aquí ya hay muchos. Y la Generalitat sí que tiene competencias para acoger. Por lo tanto, no hay que ir a buscar refugiados afuera para mostrar el compromiso con el derecho de asilo y la libre circulación de las personas. Se tiene que garantizar que las personas que estén en territorio catalán tengan unas condiciones de vida dignas como otra persona catalana. Nada más y nada menos.

¿Y las tienen?

—Hay de todo, pero algunas no. Tenemos información de personas a quienes se niega el derecho de la salud porque se encuentran en una situación irregular. Y también nos ha llegado algún caso puntual de personas que eran solicitantes de asilo o personas migradas a quienes se niega el empadronamiento en según qué municipios de Cataluña.

Se les niega la acogida.

—Bueno, es que “acoger” es un término un poco ambiguo. Estas personas ya están aquí y, por lo tanto, ya han sido acogidas. Ahora podemos tratarlos mejor o peor. Garantizarles el derecho a la salud universal, a la educación y el acceso a los servicios sociales corresponde a la Generalitat de Cataluña, y en algunos casos no se hace. Otra cosa que puede hacer la Generalitat es hacer un plan complementario al plan estatal que ya existe. El plan estatal consta de fases diferentes. Se puede ampliar este plan a quienes se les acabe, empezando por los más vulnerables y que no han logrado unos objetivos concretos. También a quienes han quedado fuera de este plan y se les ha denegado la solicitud de asilo.

¿Hay muchos demandantes de asilo a quienes se le niega?

—Siete de cada diez. No es tan fácil. Y hay solicitantes de asilo que esperan dos años hasta tener una resolución. Ahora mismo en el Estado español hay 17 000 solicitudes de asilo sin resolver. Y a quienes no se les concede permanecen en una situación administrativa irregular y pueden acabar en un CIE. Y en este punto es donde la Generalitat puede dar herramientas para que estas personas puedan acceder a programas de orientación laboral, tengan facilidades para acceder a una vivienda o puedan hacer cursos de idiomas que les faciliten la inclusión social.

¿Hay incompetencia en las instituciones?

—Yo no diría incompetencia porque esto quiere decir que no se hace nada. Pero sí que creo que se puede hacer más. Las administraciones siempre tienen que hacer más de lo que hacen, evidentemente, pero en el caso de la acogida es necesario hacer más.

¿Comparte la crítica que hizo Jordi Évole?

—Yo comparto el hecho de que es una cuestión de competencias. Quizás no habría utilizado la palabra incompetencias, pero sí que se tiene que decir que aquí ya hay personas refugiadas y migradas, y algunas están en situaciones en que no tendrían que estar. Por lo tanto, en este sentido, entiendo lo que quería decir Jordi [Évole]. Es importante tener en cuenta que no hay que ir a buscar refugiados para poderlos acoger, ya los tenemos aquí. Hay personas refugiadas que duermen en la calle.

Toni Borrell. Portavoz de Stop Mare Mortum

14/2/2017

Traducción: VIENTO SUR

http://www.vilaweb.cat/noticies/toni-borrell-la-generalitat-si-que-te-competencies-en-acollida-no-cal-anar-a-buscar-refugiats-a-fora-si-vols-mostrar-el-teu-compromis/



Boletín semanal
Recibe en tu correo electrónico los últimos artículos de nuestra revista digital, así como las novedades y eventos






Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons