aA+
aA-
Grabar en formato PDF

huffingtonpost.es | Podemos
La cordura de los anticapitalistas
09/02/2017 | Raul Solis

>

Quién nos iba a decir que iban a ser los anticapitalistas, la corriente más ideologizada y menos posmoderna de Podemos, la que iba a poner cordura, elegancia y sensatez en el proceso interno que ha descosido las costuras de un traje donde Izquierda Anticapitalista, una escisión de IU que hasta que nació Podemos contaba con unos cuantos militantes y nulo peso institucional, puso toda su dote, implantación en todo el territorio estatal y un puñado de activistas con experiencia y formación política, a cambio de llevarse la porción más pequeña del ajuar.

A pesar de que fue la base del nacimiento de Podemos, los anticapitalistas eran los apestados, por ser los radicales, los izquierdistas y dogmáticos en una formación que un día era socialdemócrata, otro comunista y al día siguiente ni de izquierdas ni de derechas.

Sus posiciones a favor de descentralizar una formación madrileña, urbanita, universitaria, de clase media venida a menos, con un cacao ideológico importante, que un día criticaba a IU por llevar años haciendo lo que podía y otro afirmaba que la familia propietaria del Banco Santander era una aliada del bien común, se fueron continuamente chocando contra el muro que sostenía la alianza de Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, ahora divorciados.

Los peores titulares, tanto dentro como fuera de Podemos, iban a parar a la corriente anticapitalista a la que pertenecen la líder andaluza de formación morada, Teresa Rodríguez, el eurodiputado Miguel Urban o el alcalde de Cádiz, José María González ’Kichi’.

Que si los anticapitalistas eran unos sectarios, que si eran muy radicales, que si eran troskos, que si eran zorrocotroskos, que si eran el mal de Podemos, que si eran comunistas 2.0, que si eran el demonio y la encarnación de la URSS dentro de una formación que pretendía superar una retórica y símbolos de la izquierda tradicional que restaban y la hacían parecer antigua, antidemocrática y folclórica.

Sin embargo, aquellos radicales, sectarios, ’zorrocotroskos’ y demás adjetivos usados contra la parte más ideologizada de Podemos ahora son quienes están poniendo cordura, sensatez y elegancia a un debate farragoso que transcurre más entre ataques de pablistas contras errejonistas y viceversa e impulsos elevados a la categoría de posición política.


Podemos en Movimiento
, la candidatura de Anticapitalistas de cara a Vistalegre II, es la única opción a la que se le escuchan ideas políticas, debate sosegado, hablar no sólo de partido sino de modelo de sociedad y todo ello sin insultar ni arremeter contra ninguna de las otras dos almas de Podemos en liza.

No soy de Podemos y no puedo votar en el proceso interno, pero desde luego si tuviera derecho al voto, tendría claro que no votaría por el bipartidismo instalado dentro de una formación donde las diferencias se traducen en insultos y ataques y en la que pablistas y errejonistas juegan a ver quién la tiene más grande, en un tono alejado de eso que se llama "feminizar la política" y que se pronuncia más que se practica.

El espectáculo sirvió a Podemos para adentrarse en las televisiones de millones de españoles, para romper los candados del bipartidismo y sacar de casa a millones de personas que navegaban entre la abstención o el voto con los orificios nasales tapados. Pero el espectáculo ya es un circo que produce vergüenza ajena y son los anticapitalistas, los que parecían que eran los locos de Podemos, los únicos cuerdos en esta jaula de grillos. ¿Quién nos lo iba a decir?

08/02/2017

http://www.huffingtonpost.es/raul-solis-/la-cordura-de-los-anticap_b_14635506.html?ncid=engmodushpmg00000009



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons