aA+
aA-
Grabar en formato PDF

Debates
¿Vistalegre II o Vistalegre 00?
05/02/2017 | Santiago Alba Rico

Vistalegre II debería haber sido una celebración seria y un acto de afirmación reflexiva: un partido joven, respaldado por un éxito sin precedentes, que contempla con satisfacción su corto pasado, adapta su esqueleto a la nueva orografía política y elabora con preocupación la estrategia para abordar un futuro plagado de obstáculos externos. Ya sabemos que no va a ser eso. No va a ser una celebración sino un duelo. No va a ser una reflexión sino una guerra. No va a ser un ajuste organizativo sino un ajuste de cuentas. ¿Por qué la “fuerza de cambio”, la “nueva política”, el partido que suscitó la ilusión transversal de millones de personas, el más “afectivo”, el más pretendidamente democrático, se ha convertido en un baile de machetes y en un infierno de pasiones negativas?

Para los que tuvieron razón en el minuto uno, y que la tienen también en el minuto tres y la conservarán al final del partido, una vez consumada la derrota, el análisis es meridiano: en Vistalegre I se impuso la propuesta menos participativa, la más vertical, la que concedía más poder a la sucinta ejecutiva en detrimento de los Consejos y los Círculos. Es verdad y muchos, desde distintas posiciones, advertimos sobre los peligrosísimos límites del marco organizativo al mismo tiempo que nos resignábamos a los acuciantes limites de la realidad política, que obligaban a montar un engendro muy flexible y muy expeditivo para poder afrontar con mínimas garantías el exigente calendario electoral.

Restrospectivamente es fácil llamar la atención sobre el atroz legado de Vistalegre I olvidando su funcionalidad y eficacia en la tarea acometida. El marco organizativo surgido de la Asamblea de 2014 era tan malo como bueno y por las mismas razones; y que finalmente lo malo pudiese ser corregido dependía en gran parte de que lo bueno dejara de serlo; es decir, de que, terminado el ciclo electoral, ese marco se revelase al mismo tiempo inútil y exitoso: inútil precisamente por exitoso. Nadie puede negar que si se hubiesen ganado los comicios o al menos se hubiera superado al PSOE, al que en todo caso se hirió de muerte, hoy se afrontaría Vistalegre II con menos tensiones y más voluntad de negociación y entendimiento.

Es demasiado confortable el pensamiento en virtud del cual nos convencemos de que, si en Vistalegre I hubieran vencido las propuestas más democráticas, Podemos sería hoy no sólo más democrático sino que, por eso mismo, habría logrado el apoyo de grandes mayorías sociales y habría ganado las elecciones o al menos superado al PSOE. Del carácter más democrático de Podemos no podemos deducir ningún efecto infalible en el mundo, y menos en un mundo tan anti-democrático como el nuestro. Si la tradición marxista habla de pensamiento pequeño-burgués, esta ilusión (la de que nuestra verdad es inmediatamente extensible al conjunto de la población) podríamos describirla como típicamente pequeño-militante. La historia de la izquierda está llena de victorias virtuales de perdedores reales.

Ha habido mucho pequeño-militantismo en Podemos al lado de muchísimo gran-realismo. El conflicto entre estas dos visiones, que podría haber sido fecundo y equilibrante, no es la causa de la herida mortal en su flanco. El pequeño-militantismo se equivocó respecto de la realidad; el gran-realismo se equivocó respecto del engendro apañado para salir del paso. No fue, en todo caso, la mala gestión de la realidad sino la del partido la que provocó la ruptura dentro del campo gran-realista que dominaba el aparato y que, frente a los pequeño-militantes, se había puesto inicialmente de acuerdo para sacrificar la democracia a la funcionalidad electoral.

Fue esa ruptura entre Pablo Iglesias e Iñigo Errejón en un marco sin verdaderas instancias deliberativas y decisorias la que abrió el doble fondo de la guerra de facciones a la que Anticapitalistas se incorporó enseguida, como minoría necesariamente oportunista, con las mismas armas que todos los demás. Una guerra es una guerra y en una guerra, como decía Simone Weil, sólo hay dos clases sociales: la de los que tienen armas y la de los que no tienen armas. Los que no las tienen -o no quieren usarlas- quedan inmediatamente fuera de juego. Los que las tienen -y las usan- se parecen tanto más entre sí cuanto más irreconciliables se vuelven. Desactivar una guerra de facciones -que enfrenta objetividades rocosas paralelas- es mucho más difícil que desactivar una guerra de religiones o entre naciones: con enemigos se puede negociar, con compañeros no.

En una guerra entre facciones las posiciones políticas se van definiendo como consecuencia de la lucha y no al revés. Esa lucha, en todo caso, ha generado notables contradicciones en todos los bandos. Por ejemplo, esta deriva antagonista ha acercado muchísimo en términos organizativos a los llamados “errejonistas” y a los anticapitalistas, víctimas de los primeros en Vistalegre I, y sin embargo Anticapitalistas apoyó al “pablista” Ramón Espinar en las primarias de Madrid y unos y otros -errejonistas y anticapitalistas- fueron incapaces de ponerse de acuerdo, pese a sus afinidades, en el irregular pebliscito procedimental que ganó Pablo Iglesias gracias precisamente a este desacuerdo.

Otro ejemplo: la lucha misma y sus meandros ha mantenido a Íñigo Errejón en sus análisis iniciales, coherentes e inalterables desde 2014, mientras que Pablo Iglesias, rodeado hoy de soldados procedentes de la vieja izquierda, se ha distanciado cada vez más del populismo transversal que defendió, con más calor y agresividad que Errejón, hasta el 20-D. En este contexto combativo -o combatiente- se llega a Vistalegre II, por tanto, bajo la sombra de dos peligros igualmente mortales para la supervivencia de Podemos como proyecto ganador.

Uno tiene que ver con la propia dinámica entrópica de la guerra de facciones. Mediante pequeñas triquiñuelas y prácticas criminalizadoras, los que manejan más hilos -la secretaría general y la secretaría de organización- han dejado un estrechísimo margen de negociación a los gran-realistas próximos a Erejón y a los pequeño-militantes de Anticapitalistas, incapaces también de negociar entre ellos. La Secretaría General ha empujado a todos los actores hacia “la lucha final”, sin treguas ni prisioneros, en una apuesta de Todo o Nada que, cualquiera que sea el resultado, puede dejar Podemos partido por el eje.

Esta escenografía de guerra ha alejado ya de Podemos a mucha gente normal precozmente ilusionada y traumáticamente desilusionada; y puede alejar a mucha más si en Vistalegre II se traduce -hay pocos motivos para confiar en la disciplina de algunos de nuestros dirigentes- en un exceso de violencia verbal o de agresividad escénica. Así las cosas, creo que habría hecho mucho menos daño a la imagen pública del partido, y a su articulación interna, una disputa abierta, limpia y transparente de la secretaría general. La ficción de incuestionabilidad de Pablo Iglesias, cada vez más alineado en la guerra faccional, no sólo no ha ocultado sino que ha alimentado la virulencia del conflicto al tiempo que debilitaba la propia posición de Iglesias y lo volvía, por eso mismo, más intolerante y pugnaz.

El segundo peligro es el de que, como resultado de estas triquiñuelas y prácticas criminalizadoras, se impongan los documentos y la lista de Pablo Iglesias. Es legítimo desear que eso ocurra y legítimo invertir el razonamiento contra Íñigo Errejón. Ahora bien, algunos no hemos visto nunca el riesgo de que Podemos se convirtiera en un nuevo PSOE, salvo porque anhelamos reunir el capital simbólico y político que tuvo el PSOE en 1982 para hacer una política completamente distinta. Sí vemos, en cambio, el peligro muy serio de que Podemos se convierta en una nueva Izquierda Unida o -peor aún- de que Vistalegre II refunde el viejo -el más viejo- PC.

Aún si a contrapelo del espíritu quincemayista del que Podemos es en cierto modo vástago, ese proyecto de refundación del PC es asimismo legítimo. No es, desde luego, el mío ni el de -creo- la gran mayoría de los votantes de Podemos. Es, en todo caso, mucho menos democrático en términos organizativos y completamente ruinoso en términos discursivos; es, de hecho, la mejor manera de dilapidar el capital político y simbólico acumulado en tres años y de dejar fuera a esa mayoría social en construcción sin cuyo apoyo es imposible voltear la situación en España y en Europa. La propia guerra de facciones ha hecho imposible un acuerdo natural -contra esta refundación del PC- entre los errejonistas y los anticapitalistas, los cuales presentan su propia candidatura: una candidatura, por cierto, excelente, con algunos nombres investidos de gran autoridad ética e intelectual, pero sin apoyo suficiente para evitar la batalla o para ganarla.

Como decía el escritor inglés G.K. Chesterton, “lo malo de una pelea es que pone fin a una discusión”. La guerra de facciones ha impedido un debate serio y honrado -tras el éxito insuficiente del 26J y los reproches cruzados que activó- en torno a la necesidad de politizar sectores sociales cada vez más amplios y respecto de los límites reales, impuestos por la complexión de clases y la hegemonía cultural, para ese cometido.

César Rendueles (uno de esos grandes nombres incluidos en la lista anticapitalista) ha venido haciendo una crítica muy seria tanto al obrerismo como al clasemedianismo, recordando la existencia de una franja abstencionista radicalmente despolitizada a la que la crisis no afectó en absoluto porque estaba ya marginada. La verdadera tarea es la de politizar a ese sector social abandonado y además decisivo y para eso -dice- no sirven los discursos de la vieja izquierda, pero tampoco los dirigidos a una clase media que ha perdido de repente el pie en el abismo.

Creo que tiene razón al dirigir la atención hacia ese ángulo ciego y que la marginación económica-política es endémica en España desde mucho antes de la muerte de Franco y nunca fue corregida por el régimen del 78. Pero ese análisis, que revela sobre todo nuestra incapacidad objetiva para interpelar y construir una verdadera mayoría social, impone aún más la necesidad de construir una mayoría electoral, condición de cualquier paso ulterior, con los mimbres de la clase media realmente existente, que es más imaginaria que económica (y de la que se ocupa muy acertadamente Esteban Hernández en sus libros y artículos).

No hay más votos que ésos y están contados. Podemos, si quiere ganar las elecciones y empezar a cambiar el país, los necesita todos: todos los de esa clase media, imaginaria y real, que -mordida por la crisis y desmoralizada por la debacle institucional- se reconoció en los postulados del 15-M. Eso engloba a todo el electorado del PSOE, a parte del de C’s e incluso algunas migajas de las del PP. Sea como fuere, tanto para construir esa mayoría social futura como para construir la mayoría electoral urgente, lo que debería quedar fuera de juego después de Vistalegre es el “obrerismo” de la vieja izquierda, inútil para ambas tareas.

La guerra de facciones no ha permitido plantear en serio ni este ni otros debates. Tampoco poner de acuerdo a las corrientes que coinciden al menos en estos presupuestos. La guerra misma ha convertido los marcos organizativos y los procedimientos en el objeto y en el medio de la disputa; y ahí el plebiscito ganado pírricamente por Pablo Iglesias determina por anticipado los límites mismos del cambio democrático demandado por la mayoría de los inscritos.

Muchos de esos inscritos o simpatizantes, por lo demás, reprochan a todas las facciones por igual (aunque un poco más a los gran-realistas que a los pequeño-militantes) la derrota entrópica del proyecto, y ello justo en este momento decisivo en el que -a nivel nacional- el PSOE está más debilitado que nunca y -a nivel externo- las fuerzas de la ultraderecha se presentan en Europa como única alternativa al neoliberalismo en crisis.

Vistalegre II es, en realidad, Vistalegre I, el primero y más “fundacional”, donde Podemos decide no ya si quiere o puede ganar: decide si quiere o puede existir. En este sentido Vistalegre II podría ser también Vistalegre 0, el último y definitivo, puerta abierta a la invasión de los bárbaros, monumento fúnebre a una oportunidad perdida, intemperie de toda una generación que no podrá regresar -tanta ha sido la destrucción personal y política- a ningún refugio individual o colectivo.

4/02/2017

Santiago Alba Rico, escritor, ensayista y filósofo, pertenece a Podemos y es miembro del Consejo Asesor de VIENTO SUR



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons