aA+
aA-
Grabar en formato PDF
ctxt.es | Portugal
Las mujeres del Bloque
29/12/2016 | Daniel Toledo

“Esto es sólo el principio”, proclamó Catarina Martins en la X Convención del Bloco de Esquerda (BE) en Lisboa. La política portuense, coordinadora del BE y diputada en la Assembleia da República —el parlamento portugués—, se refería al radical giro que ha tomado la Administración portuguesa desde que el Partido Socialista, apoyado en el Parlamento por el BE, el Partido Comunista y los verdes, alcanzara el Gobierno en 2015. Un giro que, con el desempleo bajando de forma regular, con el fantasma de la deuda en un segundo plano como modus operandi del gobierno, con el fin de la congelación de las pensiones o con el aumento del salario mínimo, deja la pertinencia de las políticas de austeridad en otros países europeos en entredicho.

El sentimiento de la izquierda en el país es generalizado. Como asegura João Curvelo, asesor político en el Bloco de Esquerda, existe un compromiso común: “Recuperar los rendimientos del trabajo perdidos en los últimos años e invertir la lógica económica impuesta por la intervención externa” de la Troika.

La nueva izquierda es joven, anticapitalista, ocupa numerosas portadas en los diarios, amplios espacios televisivos, y parece que hace oposición desde dentro mismo del sistema. Los dos arquetipos de esta nueva situación se llaman Catarina Martins y Mariana Mortágua, diputadas y candidatas del BE por Porto y Lisboa, respectivamente, que se han convertido en las voces más oídas y peleonas de la izquierda portuguesa. Ambas, junto a la hermana gemela de Mariana, Joana —candidata en las últimas elecciones por Setúbal—, y a la eurodiputada Marisa Matias, han dado a la izquierda ese aire bisoño e indignado tan del siglo XXI. Han ayudado a que el Bloco, tras 18 años de vida, haya conseguido “alargar su campo de influencia”, como lo define Curvelo, y eso “con seguridad tendrá su expresión en las próximas elecciones municipales” de 2017.

Martins: la actriz que saltó al teatro político

Se abre el programa de televisión de SIC Noticias E se fosse consigo (algo así como Y si fuese usted). Aparecen un chico y una chica discutiendo en pleno paseo de un parque público. El chico comienza a ponerse nervioso con la chica, se presagia la violencia física, llegan los aspavientos y los empujones, y en esos momentos pasa por delante Catarina Martins, coordinadora del Bloco de Esquerda y diputada en la Assembleia Nacional. Catarina detiene su distraída marcha sin dudarlo y le pregunta a la chica “¿Quiere que pida ayuda?”, enfrentándose directamente al supuesto maltratador.

La pareja era, en realidad, dos actores contratados por SIC para representar en plena calle una escena de violencia entre parejas y analizar las reacciones de la gente, pero Martins fue la única en toda la pieza grabada por la cadena que se detuvo a enfrentarse cara a cara con la violencia. Incluso se llevó al chico a un aparte para hablarle de respeto y de dignidad. Y todo eso sin saber que ese acto, tan políticamente rentable, y tan honesto por su parte, iba a ser visto por millones de personas.

Muy apropiado para una política que llegó directamente del mundo del teatro. Tan sólo seis años antes de entrar en el Parlamento, en 2003, Catarina Martins estaba estrenando en Oporto la obra 667, O Vizinho da Besta, de la que fue coautora, directora e intérprete. Con la compañía de teatro Visões Úteis, de carácter reivindicativo y social, Catarina, la actriz, comienza a despuntar como agitadora, activista y, según personas de su entorno, líder. La actriz bailó con la política electiva por primera vez gracias al diputado João Teixeira Lopes, que la puso en cultura para su futura y fallida candidatura a la cámara municipal de Oporto. Teixeira Lopes asegura de ella que “nunca tuvo ningún apoyo logístico ni apadrinamiento. Se impuso por su propio talento y trabajo”.

Muy pronto su activismo político iba a diversificarse y a profundizarse. En 2009 comienza a trabajar en las políticas de cultura del programa electoral nacional del Bloco y, tras las elecciones de ese mismo año, se convertirá en la primera candidata por Oporto del BE en ser elegida para la Assembleia da República. El rostro de la actriz comenzará a ser cada vez más conocido hasta convertirse en la portavoz del partido y, en junio de 2016 —después de un liderazgo compartido con otros dirigentes que duró 4 años—, en su única coordinadora. Carambola o méritos propios, gracias a los últimos resultados en las legislativas no parece que vaya a haber un cambio en la dirección del partido.

Sólo conseguir que el Bloco de Esquerdas, un partido radicalmente heterogéneo en lo ideológico, permanezca unido y armonizar tanta disparidad de opiniones ya es un logro digno de veneración —aunque en los últimos años el partido haya sufrido renuncias sonadas, como la de la mediática Joana Amaral Dias o la del influyente Rui Tavares—. Como afirma João Pinho, militante de base del BE, “la izquierda tiende a ser más exigente desde el punto de vista ideológico (…) y, por tanto, está menos disponible para ceder”.

En los partidos como el BE, la personalidad de los líderes es aún más importante que en los grandes. Aquí no hay asesores de imagen, redactores de discursos o carísimos community managers gestionando el Facebook y el Twitter de los candidatos. Aunque por supuesto forma parte de un partido, con unas líneas claras y establecidas en común, Catarina Martins es su propia candidata, y esa naturalidad que a veces da la improvisación se nota y ya le ha granjeado más de un aplauso colectivo en plena vía pública. Según Pinho, “todos sabemos que el margen de maniobra es muy corto, pero ha quedado probado con este gobierno (…) que hay formas diferentes de hacer las cosas que tienen impactos radicalmente diferentes en la vida de las personas”.

El salto mediático de Mariana Mortágua

La historia de Mariana Mortágua no se diferencia mucho de la de cualquier joven nacido en los ochenta. Más bien es un botón de muestra de la generación millennial: dejó su localidad natal, Alvito, en el Alentejo, para ir a estudiar a Lisboa. Terminó la carrera de Economía en la capital, después de un Erasmus en Eslovenia, y realizó el doctorado en la Universidad de Londres. Tras ser investigadora en el Departamento de Finanzas de la Universidad Nova de Lisboa, y de trabajar en una empresa de consultoría, aquí sí, esta historia se desvía de la norma y la joven Mariana entra por la puerta grande en los estrechos salones de la política nacional.

Como diría Balzac, Mariana es de “café y trabajo”. Sólo así se explica que con apenas 30 años haya conseguido hacerle sombra al resto de diputados que participaron en la comisión parlamentaria sobre el caso Espírito Santo. João Pinho lo confirma: Mariana “dio el salto mediático con la brillante actuación que tuvo durante la comisión de investigación que trató la caída del Grupo Espírito Santo. Sobre todo porque Mariana combina, de una forma poco común, una fortísima consistencia técnica (en el área de economía y de los meandros del sector financiero) con un estilo simpático, discreto”.

En los asuntos bancarios y económicos es donde Mariana se hace fuerte, y Portugal tiene tema para largo. Ésta es la razón que esgrimen los que la apoyaron para que sustituyera a Ana Drago, que dimitió del partido y dejó su escaño en la Assembleia en 2014. La comisión política del BE hizo pasar a Mariana por encima de otros nueve candidatos a sustituir a Drago, y por supuesto este salto mortal con voltereta no gustó a todos.

Muchos tacharon la decisión de la comisión de "poco transparente", aunque poco tardaron las voces en bajar el volumen, tras ponerse de manifiesto la cercanía y el aplomo con que Mortágua, la diputada más joven del Parlamento, hablaba desde la bancada de la oposición. Su irrupción en la alta política no ha hecho que Mariana modere el contenido de su mensaje, decididamente en sintonía con las tesis que salieron tras las primeras manifestaciones, allá por 2011, que tomaron por lema “Geração à rasca” (algo así como “Generación en precariedad”, pero con más chispa) y que fueron precursoras, según muchos, de lo que después ocurriría en España con el 15M.

Hija de Camilo Mortágua, famoso activista antisalazarista, que llegó a asaltar una filial del Banco de Portugal y a hacerse con una fortuna, ni Mariana ni su hermana Joana se han acomodado en los patrones de la vieja izquierda. Mariana defiende un sistema capitalista “sin libre circulación de capitales” y una revisión de los sistemas de producción. Sostiene además que la malograda Caixa Geral de Depósitos, el banco público portugués, debería convertirse en motor y salvaguarda del sistema económico y bancario del país. Ideas a tener en cuenta cuando salen de una joven que entró en la carrera de Economía con la media más alta de su promoción y salió de la ella con las mejores notas de su curso.

Este perfil tan económico no quita que la joven dirigente siga siendo, ya desde sus años de universidad, la cabeza más visible entre los activistas por los derechos del colectivo LGTB —con mucho trabajo por delante en un país en que sólo el año pasado las autoridades sanitarias levantaron, aunque con grandes limitaciones, la prohibición de donar sangre a los homosexuales—. La llaman la rock star del Bloco pero, en definitiva, lo que Mariana ha conseguido es capitanear hasta el Parlamento la indignación popular contra la corrupción, la mala gestión en las empresas públicas o los beneficios privados escondidos tras la crisis económica en Portugal.

28/12/2016

http://ctxt.es/es/20161228/Politica/10276/Portugal-mujeres-Bloco-de-Esquerda-Catarina-Martins-Mariana-Mortagua.htm



Boletín semanal
Recibe en tu correo electrónico los últimos artículos de nuestra revista digital, así como las novedades y eventos
Agenda
foro VIENTO SUR
Ateneu Rebel. 28 de febrero de 2017, 19:00h
C/ Font Honrada, 32-34. (Metro L3, Poble Sec)




Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons