aA+
aA-
Grabar en formato PDF

Turquía
Resistencia contra el ataque patriarcal del AKP
25/12/2016 | Nurcan Turan

Como todo gobierno autoritario, el del AKP tiene un interés especial en oprimir a las mujeres y los niños, porque esto les da la oportunidad de naturalizar y justificar su dominación despótica y patriarcal. Desde que llegó al poder en 2002, el AKP ha intentado revertir muchos derechos de las mujeres, tales como el derecho al aborto, al divorcio, a la igualdad de empleo y a la igualdad de educación. Su último ataque fue un intento de legalizar la violación infantil con la excusa de resolver los problemas legales causados por la gran cantidad de matrimonios de niñas en el país. El proyecto de ley preparado por el AKP y presentado al parlamento el mes pasado permitiría que los abusadores o violadores queden impunes si aceptaban casarse con niñas menores de 15 años. Esta norma seguía la estela del cambio en 2012 del sistema de escolaridad obligatoria, cambio que llevó a que muchas niñas menores de 15 años fueron sacadas de la escuela por sus padres y forzadas a casarse.

Aunque desde el intento de golpe de Estado de julio están prohibidas las reuniones y protestas, miles de mujeres protestaron contra el proyecto de ley, incluso a pesar de la brutalidad policial [finalmente consiguieron la retirada de la ley, ver http://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-38062952. NdT]. Esto no significa que las mujeres tengan más libertad o tengan más facilidad que los trabajadores, los kurdos u otros opositores para organizarse, manifestarse o rechazar los ataques del gobierno.

Violencias y discriminaciones...

Así, a las mujeres no se les permitió en absoluto manifestarse el 25 de noviembre, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Pero el dramático aumento de los feminicidios, la violencia y el abuso sexuales a menores, junto al apoyo abierto del gobierno a los culpables de estos crímenes, se han vuelto insoportables para los sectores seculares de la sociedad y han generado una oposición muy fuerte al proyecto de ley.

Hace unos meses, cuando una joven fue golpeada en un autobús público por un fundamentalista por llevar pantalones cortos, el Primer Ministro dijo que el hombre debería haber hablado con ella en lugar de golpearla. Una mujer embarazada fue atacada recientemente por un islamista por hacer deporte en un parque público. Esto ha recordado a todos las palabras de un erudito islámico que dijo en el canal de televisión nacional que es vergonzoso que las mujeres embarazadas salgan a lugares públicos. Los casos de abuso infantil en las escuelas de fundaciones islamistas financiadas por el gobierno aparecen en la prensa con frecuencia, lo que refuerza las exigencias de educación secular y cierre de las fundaciones religiosas. Por el contrario, el gobierno ofrece clases separadas para niñas y niños, autobuses públicos separados para mujeres y espacios separados en lugares públicos.

No será ninguna sorpresa que encontremos ataques aún más severos a las mujeres si no somos capaces de crear una resistencia unida con todas las fuerzas progresistas. A pesar de la gran indignación que hay por las políticas neoconservadoras y represivas, estamos lejos de haber construido los canales políticos que puedan hacer frente a los continuos ataques.

17/12/2016

Traducción: VIENTO SUR

Hebdo L’Anticapitaliste – 363



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons