aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Entrevista a Michel Berhocoirigoin (detenido destruyendo arsenal de ETA)
"El poder no hace nada para acabar con la violencia"
23/12/2016 | Antton Rouget

Michel Berhocoirigoin, agricultor de 64 años, fue detenido el pasado viernes 17 a la noche cuando intentaba proceder a la destrucción del "15 % del arsenal" de ETA. En esta entrevista concedida a Mediapart al día siguiente de haber sido inculpado por la justicia, explica la iniciativa de la sociedad civil del País Vasco para el desarme.

Es uno de los cinco "individuos relacionados con la organización terrorista ETA" detenido el viernes a la noche en el pueblo de Louhossoa, cuando intentaban proceder a la destrucción del "15 % del arsenal" de dicha organización. Sin embargo, Michel Berhocoirigoin es conocido más allá de las fronteras del País Vasco: no tiene ningún vínculo con el terrorismo. Al contrario, este agricultor de 64 años es desde hace décadas uno de las grandes figuras locales de la desobediencia civil y de la acción no violenta.

Formado en las filas de la Juventud Agrícola cCristiana (JAC) en los años 1970, este productor de leche es uno de los fundadores del sindicato ELB (Unión de agricultores vascos, afiliados a la Confédération Paysanne). En 2005 estuvo en el origen de la creación de la Cámara agraria alternativa del País Vasco (Euskal Herriko Laborantza Ganbara). La primera de ese género en el Hexágono y cuyo objetivo es impulsar una política que favorezca los circuitos cortos y el desarrollo sostenible. Cuestionada por el Estado, que entabló procesos judiciales contra la misma en 2009, esta Cámara agraria cuenta hoy en día con el reconocimiento de todos los sectores del mundo agrícola, comenzando por el ministro actual, Stéphane Le Foll.

Pero el compromiso de "Berhoco" va más allá de las montañas vascas. Heredero de la lucha de Larzac, también es uno de los miembros fundadores de la Confédération Paysanne en 1987, sindicato del que fue secretario general de 1989 a 1992 y responsable de la comisión láctea de 1998 a 2002. Seguramente una carta de presentación como esta es lo que puede explicar la amplitud de la movilización que se organizó al día siguiente de su arresto en compañía del militante ecologista JeanNoêl Etcheverry (conocido como "Txetx"), del viticultor Michel Bergougnain, de la periodista Beatrice Molle-Haran y del realizador de vídeos Stéphane Etchegaray.

Tras cuatro días detenido, primero en los locales de la comisaria de Baiona y después en la sub-dirección antiterrorista en Levallois-Perret, estas cinco personalidades vascas fueron liberadas bajo control judicial. Fueron detenidas por "transporte y posesión de armas, munición y productos explosivos, relacionados con actividades terroristas". Pero el juez no retuvo la calificación de "asociación criminal en relación con actividades terroristas" despejando de forma definitiva las dudas sobre la intención de los autores de este inédito desarme.

De vuelta a su caserío en Gamarthe, Michel Berhocoirigoin asume los hechos, que califica como "fundamentales", para lograr una "paz duradera frente al bloqueo del gobierno", "fueran los que fueran los riesgos y la interpretación a la que pudieran dar lugar". Convencido que era necesario "poner la casa patas arriba" considera que su iniciativa ha contribuido a que se realice otra "lectura de la situación, incluso en las altas esferas del Estado". He aquí la entrevista.

Mediapart.En octubre escribisteis a ETA con el objetivo de haceros cargo del desarme de una parte de su arsenal. Esta toma de posición, adoptada con Michel Tubiana (presidente de honor de la Liga por los derechos humanos) y Jean-Noêl Etcheverry (presidente del movimiento ecologista vasco Bizi!) es a la vez inédita y extrema. ¿Cuál fue el elemento que la impulsó?

Michel Berhocoirigoin.Hay una serie de elementos a tener en cuenta para comprender nuestra posición. De entrada hay que recordar que ETA cesó definitivamente la lucha armada en octubre de 2011. Algo que veníamos demandando y esperando desde hace mucho tiempo. A partir de ahí, fuimos conscientes de que se habría una puerta, que teníamos ante nosotros una oportunidad única.

Este anuncio se realizó hace cinco años. Es cierto que hay que dar tiempo al tiempo, pero cinco años. Nos dimos cuenta que estábamos en una situación de bloqueo ante la que ETA dijo públicamente: "Hemos inventariado nuestro arsenal y todo está listo, queremos desarmarnos". Para ello era necesario que hubiera enfrente un gobierno que aceptara -aunque no fuera de forma pública, qué más da- participar en ese desarme.

Sin embargo, el gobierno dejó claro, de forma reiterada, que la única forma que concebía para dar término al "periodo ETA" era deteniendo a toda su militancia y desmantelando los depósitos de armas, uno tras otro, con el objetivo de que esta historia termine de forma totalmente humillante.

Mediapart.Esta constatación es ampliamente compartida en la sociedad vasca y en la comunidad internacional. Sin embargo, hasta ahora, nadie se había planteado hacer lo que ha hecho usted…

Michel Berhocoirigoin. Yo he participado a nivel personal en distintas conferencias por la paz: la organizada en la Asamblea Nacional francesa en 2015, así como en los diferentes foros sociales. En ellas las y los electos han pedido a los poderes públicos que aprovechen esta oportunidad histórica para concluir con 50 años de violencia. Agentes internacionales con experiencia en otros procesos de paz también nos planteaban la necesidad de la implicación de la sociedad civil y que el desarme tenía que hacerse de forma ordenada y controlada, con la colaboración de los gobiernos.

Tengo la convicción que lo que está en juego no es solo el desarme de ETA sino el conjunto del proceso de paz. Ahora bien, la cuestión del desarme es fundamental. Nuestra intervención tenía como objetivo el ofrecer la posibilidad de resolver esta cuestión para poder abordar el conjunto de las problemáticas ligadas al proceso de paz. Nos encontrábamos en una situación absurda en la que ETA proponía su desarme y el gobierno se negaba a tomar en cuenta esta oportunidad.

Mediapart. Así pues, usted ha actuado en nombre de la "sociedad civil". ¿Se considera portavoz de la población vasca?

Michel Berhocoirigoin. No lo hemos hecho para recibir condecoraciones. No nos autoproclamamos "sociedad civil", pero somos parte de ella y somos sensibles a la situación. Teníamos una intuición: si no interveníamos ahora, las consecuencias podrían ser graves por la frustración que podría generar el bloqueo. Y no estoy hablando de ETA, porque no es esa la cuestión y además no estoy aquí para resolver el problema de ETA, sino de los sentimientos que pueden emerger en una parte de la población y, sobretodo, en la juventud.

El punto muerto puede recrear las condiciones para una marcha atrás. Así pues, nos dijimos que si seguíamos en esa lógica, no saldríamos jamás del impase. El conjunto de la vida política, las cuestiones económicas y sociales quedarían bloqueadas y perturbadas. Y si no se daba una salida a la situación ahora, no saldríamos de ella jamás. Nos planteamos que teníamos un papel a jugar y que debíamos dar una patada al hormiguero para provocar una reacción. Que era nuestra responsabilidad. Teníamos claro que no éramos tres "iluminados" sino que lo que hacíamos se correspondía con una voluntad compartida. Fue fruto de una reflexión profunda como llegamos a la conclusión de que había que intervenir.

Mediapart. ¿Temían ser instrumentalizados por ETA para escenificar su desarme?

Michel Berhocoirigoin. Nuestra posición fue muy clara desde el inicio. Creo que nuestras trayectorias personales están ahí para demostrarlo. Lo he repetido en los interrogatorios: no soy una subcontrata de ETA, me inscribo en un proceso global. Fuimos nosotros quienes tomamos la iniciativa y si no se aceptaban las condiciones que proponíamos no íbamos a continuar.

Además hay dos elementos fundamentales en las respuestas que nos envió ETA el otoño pasado. Por una parte, acepta dejar en manos de la sociedad civil la responsabilidad política de su arsenal. Esto es fundamental: quiere decir que se desentiende del control y el destino de sus armas. Por otra parte, ETA manifiesta que su objetivo es el declararse en el período más breve posible una organización no armada. Entonces nos decimos que hemos avanzado mucho. Lo que antes no era posible ahora, por fin, lo es. Y que no podemos perder este tren.

Mediapart. Dese hace bastantes años, la presión policial y la cooperación franco-española han logrado ciertos éxitos. Por su parte, los servicios de información españoles consideran que ETA es prácticamente inexistente. ¿No constituye ese vía, también, una solución para llegar al final definitivo de la violencia?

Michel Berhocoirigoin. Sin duda, la opción de los gobiernos francés y español es terminar con el conflicto vasco a través de una victoria policial. Nosotros pensamos que esa es una vía sin salida. Puede que sea un planteamiento eficaz para acabar con los últimos militantes activos de ETA, pero esa estrategia no es viable a largo plazo. Estamos en la perspectiva de una paz duradera y definitiva para el País Vasco, pero los gobiernos no han hecho nada para terminar realmente con la violencia. Así pues, estamos convencidos que si la solución del conflicto se da de esa forma, jamás pasaremos página de la violencia.

Esto no es una amenaza, nosotros no vamos a decir: "¡Atención! Si el proceso no se da como pensamos nosotros la violencia volverá a emerger". Solo que estamos convencidos que si el proceso de paz no se desarrolla de forma correcta, van a quedar granos que podrán germinar y retomarla en algunos años. Esos riesgos existen y es necesario evitarlos.

Mediapart. Vuestra acción tenía como objetivo dejar fuera de uso el 15 % de las armas, explosivos y municiones de ETA. ¿Piensas que si el bloqueo continúa, la sociedad civil puede desmilitarizar realmente la totalidad del arsenal de la organización?

Michel Berhocoirigoin. No. Es necesario que alguien coja el testigo. La idea no era desarrollar ocho operaciones de este tipo para terminar con todo y construir un nuevo relato. No creo que el porvenir deba construirse de ese modo. Nuestra acción ha abierto una posible vía. Acabo de enterarme que un grupo de electos de todo el País Vasco va a reunirse para abordar esta cuestión. Pienso que nuestra iniciativa hará su camino, aunque no se que forma adoptará. Pero tengo la convicción que nuestra acción ha abierto un campo de posibles. El futuro nos dirá cuál es su impacto real.

Mediapart. El ministro del interior Bruno Le Roux reaccionó a vuestra detención explicando que un "destructor de armas" no se improvisa. ¿Se siente capacitado para serlo?

Michel Berhocoirigoin. Eso es falso, pura retórica que en absoluto se corresponde con la realidad. Desgraciadamente Francia tiene un análisis o deliberadamente erróneo o en el que se niega a profundizar. Incluso si el discurso oficial no cambia, estoy persuadido que actualmente se hace otra lectura de la situación; incluso en las altas esferas del Estado. Jamás pretendimos poner en marcha una pequeña empresa de destrucción de armas. Nuestro objetivo era plantear el problema con fuerza y de forma innovadora, con nuestras fortalezas y nuestras debilidades.

Mediapart. En una entrevista a Mediapart, el exsecretario general de Interpol, Raymond Kendall, dijo el lunes "comprender" la "frustración" que les ha impulsado a actuar, pero deplora el hecho de que no hayan adoptado todas las garantías necesarias, sobre todo jurídicas, para hacerlo. ¿Es usted consciente de los límite de su acción?

Michel Berhocoirigoin. Evidentemente, nuestra acción conllevaba riesgos. Puede que ahora mismo yo no estaría de vuelta en casa. Pero era necesario actuar para poner la casa patas arriba y abrir nuevas perspectivas. Era la única forma que veíamos de hacerlo. Nuestra intención era transparente. Incluso íbamos a compartirla con los poderes públicos. Se trataba de desbloquear la situación.

Cuando se tiene un arsenal, existen dos posibilidades: utilizarlo para cometer atentados o para destruirlo. Algo claro y conciso. Ahora mismo, dada la reacción de la población que nos ha apoyado, en toda su diversidad, está claro que había que hacer lo que hicimos. Al fin y al cabo, todo el mundo esperaba algo así: electos, agentes territoriales y la población. Era necesario dar el paso, fueran los que fueran los riesgos y la interpretación que algunos podrían dar a nuestra iniciativa. Nuestra acción respondía al interés de la población.

Los hechos por los que se nos acusa también han cambiado. Al principio estábamos acusados de posesión de armas "para atentar contra el orden público o a la seguridad de las personas". Ahora, salimos bajo control judicial, sin ésta última mención.

Mediapart. El ministro del interior también habló de la destrucción de posibles pruebas a través de su acción…

Michel Berhocoirigoin. El armamento es identificable y se puede determinar para qué ha servido. Hay que dejar de lado estas poses políticas. Es normal tratar de intentar deformar nuestra intención… que pone al descubierto la necesidad de que los Estados se impliquen con sus propias intenciones. Las nuestras eran claras y asumidas públicamente. La gente, mucho más allá del País vasco, ha comprendido la sinceridad de nuestra iniciativa. Los buenos argumentos no ocultaban ningún interés inconfesable.

Mediapart. Vd. hace referencia reiterada del ejemplo del desarme del IRA con el gobierno británico. El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, también ha sido galardonado este año con el Premio Nobel de la Paz por haber firmado los acuerdos de paz con las FARC. ¿Por qué François Hollande no se inscribe en esta línea?

Michel Berhocoirigoin. No lo se, no tengo todos los elementos. En cualquier caso, lo que constato es que los cinco detenidos estamos libres y que ha habido una presión popular real para reclamar nuestra liberación, pero probablemente han existido presiones en sentido contrario. Desgraciadamente creo que existe un alineamiento con Madrid, que tiene un peso enorme, que impide no se haya hecho lo que había que hacer de forma ordenada. El arresto regular de las personas implicadas en el proceso de paz no ayuda a ello. Pero también constato que, incluso si ha debido de haber presiones de Madrid para no liberarnos, ahora estamos en la calle.

Mediapart. En España, donde el conflicto vasco ha provocado mucho sufrimiento, la posibilidad de un diálogo entre el gobierno y ETA parece bloqueado por la cuestión de las víctimas.

Michel Berhocoirigoin. Es evidente que ese tema es central. Pienso sobre todo en los imperativos de reconocimiento y reparación de las víctimas, de todas las víctimas, sean del campo que sean. Es necesario aceptar que esta historia ha causado mucho sufrimiento; poner en pie una “comisión de la verdad" sobre lo que ha pasado, como se ha hecho en otras partes. Pero para abordar esta cuestión de forma más eficaz es preciso que los ánimos estén dispuestos para ello. Y, para hacerlo de forma eficaz, una de las principales condiciones es la buena gestión del desarme.

Mediapart. Si actualmente asistimos a un bloqueo, ¿no es también porque ETA vincula la cuestión del desarmen al de la salida de sus presos?

Michel Berhocoirigoin. En este punto mi respuesta es similar a la anterior. Todo está relacionado. Hay que tener una visión global, una lógica. Y así, para abordar bien la cuestión de los presos y presas es necesario, de entrada, abordar el desarme como es debido. No se puede abordar lo uno sin lo otro.

Mediapart. ¿La cuestión va quedar bloqueada hasta la elección del próximo presidente de la República?

Michel Berhocoirigoin. La situación puede evolucionar de forma rápida. Es posible resolverla antes de que concluya el quinquenio [presidencial] actual. Es, incluso, imperioso que así sea. Hay que destruir el arsenal que está disperso en distintos sitios. Constituye un peligro potencial a neutralizar.

22/12/2016

https://www.mediapart.fr/journal/france/221216/demantelement-de-l-eta-le-pouvoir-ne-fait-rien-pour-en-finir-avec-la-violence?onglet=full

Traducción: VIENTO SUR



Boletín semanal
Recibe en tu correo electrónico los últimos artículos de nuestra revista digital, así como las novedades y eventos
Agenda
foro VIENTO SUR
Ateneu Rebel. 28 de febrero de 2017, 19:00h
C/ Font Honrada, 32-34. (Metro L3, Poble Sec)




Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons