aA+
aA-
Grabar en formato PDF

Mundo árabe
VIº aniversario del comienzo de las revueltas árabes
19/12/2016 | Gilbert Achcar

Hace seis años, el 17 de diciembre de 2010, Mohamed Bouazizi se inmoló en la ciudad tunecina de Sidi Bouzid. Bouazizi no sabía que con esta forma extrema de protesta no solo se incendiaría a sí mismo o su ciudad, ni siquiera tan solo su provincia o su patria tunecina, sino toda la región árabe. En efecto, su acto de protesta inspiró a millones de personas –“desde el océano hasta el golfo”, como decía el lema en el apogeo del nacionalismo árabe– a manifestarse contra sus regímenes y el status quo. La tragedia es que esta ola de protestas no haya dado lugar a la prometida renovación por la llamada “primavera árabe”, sino que lo que ha seguido han sido las mismas calamidades de siempre, agravadas hasta un grado espeluznante en algunos casos. Por tanto, es preciso insistir en dos cuestiones cruciales con respecto a la triste situación en que conmemoramos el 6º aniversario de las revueltas árabes.

La primera cuestión se refiere al punto de vista que se ha propagado, de forma bastante comprensible, en la región árabe, según el cual la lección de los últimos seis años es que el viejo orden, pese a sus enormes problemas, era mejor que la revuelta contra el mismo, ya que esta última no ha logrado otra cosa que crear un desastre todavía mayor. Lo cierto es que, si aplicáramos esta misma lógica a cualquiera de las grandes revoluciones históricas, evaluándolas apenas pocos años después de su comienzo, las condenaríamos a todas.

Así, si enjuiciáramos la revolución francesa desde el punto de vista de la situación en que se encontraba seis años después de su comienzo en 1789, tendríamos un terrible estado de cosas en Francia, con una guerra civil que supuso la muerte violenta de cientos de miles de personas y un régimen revolucionario que ejecutó a decenas de miles en pleno reinado del terror. Francia tuvo que pasar después por una etapa imperial, seguida de la restauración de la monarquía que había sido derribada por la revolución. El régimen republicano no se estabilizó hasta casi un siglo después del comienzo de la revolución. Pese a todo, el aniversario de la revolución francesa, que se conmemora el 14 de julio de cada año, constituye la mayor celebración anual de la Francia contemporánea, y la población francesa recuerda su revolución como un hecho histórico glorioso, que la mayoría de sus historiadores defienden al unísono contra quienes la denigran tratando de calificarla de catástrofe.

Del mismo modo, la revolución inglesa comenzó en 1642con una guerra civil que duró una década, hasta 1651, y causó la muerte de cientos de miles de personas en una población de no más de cinco millones, sin contar las víctimas en Escocia e Irlanda. O pensemos en China: seis años después del comienzo de la revolución en 1911 alcanzó un estado de desintegración extrema, con vastas regiones dominadas por señores de la guerra. Por consiguiente, no procede juzgar una revolución antes de que complete su trayectoria histórica.

Lo que en 2011 se puso en marcha en la región árabe fue, de hecho, un proceso revolucionario de gran alcance del que se podía predecir desde el mismo comienzo que se prolongaría durante muchos años, o incluso varias décadas, y no alcanzaría un nuevo periodo de estabilidad sostenida hasta que surgiera una dirección progresista capaz de sacar a los países árabes de la crisis insuperable en que se han sumido después de décadas de putrefacción bajo el despotismo y la corrupción.

Esto nos lleva a la segunda cuestión que es preciso destacar en este aniversario del comienzo de las revueltas. Decir que el antiguo régimen árabe es mejor que la revuelta contra el mismo es como decir que la acumulación de pus en un forúnculo es mejor que hacer una incisión y dejar salir la pus. Las tragedias a que estamos asistiendo ahora no son el producto del levantamiento, sino el resultado de décadas de acumulación de podredumbre en el meollo del antiguo régimen.

La “primavera árabe” provocó la explosión de esta acumulación, que se habría producido de todos modos, antes o después. La verdad es que cuanto más se retrasara la explosión, tanta más podredumbre iría acumulándose. En efecto, si hay alguna cosa que lamentar de la explosión árabe, no es que ocurriera, sino que tardara tanto en suceder, tanto que el antiguo orden árabe consiguió en gran medida dislocar las sociedades árabes con ayuda del tribalismo, el sectarismo y el amiguismo, por no hablar de la tiranía, el terrorismo de Estado y el contraterrorismo menor provocado por la violencia gubernamental.

Nadie debe guardar luto por el antiguo orden, como si hubiera sido un sueño y no una pesadilla. Nadie debe tener nostalgia del pasado, como si hubiera sido capaz de proseguir para siempre. La lección que es preciso extraer de la experiencia histórica reciente por parte de quienes sufren o han sufrido durante las décadas que duró el orden árabe, es decir, la gran mayoría de los habitantes de los países árabes, es más bien la urgente necesidad de una alternativa progresista emancipadora al pasado putrefacto, que comenzó a tambalearse hace seis años y no dejará de hundirse por muchos intentos que hagan los gobernantes para apuntalarlo. El año 2016 es testigo de esta verdad: no solo ha conocido la tragedia de Alepo, sino que comenzó con un levantamiento local en Túnez y concluye con movilizaciones sociales masivas en Marruecos y Sudán.

El peligro que acecha a la revuelta árabe no es la continuación de la revolución, cuyo fin, en efecto, sería mucho más peligroso que su perseverancia, sino la persistencia de la falta de fuerzas progresistas organizadas, capaces de afrontar el enorme reto histórico que tiene ante sí. Somos como un pueblo que comenzó a salir del país de la esclavitud y ahora se enfrenta al peligro de perderse en el desierto y sufrir el ataque de las fieras mientras busca la tierra prometida. Para guiarnos hacia esta meta necesitamos un “Moisés moderno”: no un heroico líder individual, sino un proyecto colectivo emancipador y democráticamente pluralista que muestre la imagen de la nueva sociedad a que aspiramos.

17/12/2016

http://www.jadaliyya.com/pages/index/25709/the-sixth-anniversary-of-the-start-of-the-arab-upr

[Este artículo se ha traducido a partir de la versión inglesa realizada por el propio autor del original escrito en árabe y publicado en Al-Quds al-Arabi.]

Traducción: VIENTO SUR



Boletín semanal
Recibe en tu correo electrónico los últimos artículos de nuestra revista digital, así como las novedades y eventos
Actos

Salamca. 3 de mayo 2017. 10:45 h.


Gramsci, un marxismo para el siglo XXI


Salón de Actos de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Salamanca (USAL)

Intervienen: Marga Ferré, Joaquín Mirás, Francisco José Martínez, Cesar Rendueles, Jaime Pastor, Nuria Peist Rojzman, Clara Ramas San Miguel, Joan Tafalla, Ramón Vargas Machuca, Lorena Acosta Iglesias, Antonio Santesmases, Eddy Sánchez, José Sarrión

Actos

Madrid. del 3 al 5 de mayo 2017. 19 h.


La política contra la historia. Mario Tronti


Lugar: Museo Reina Sophia

Intervienen:
Marco Baravalle, Dario Gentili, Jacopo Galimberti y Nicolas Martino, Veronica Marchio, Franco Piperno, Gigi Roggero y Simona de Simoni y Mario Tronti







Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons