aA+
aA-
Grabar en formato PDF

Alepo, Siria
"Deseo vivir libre y dignamente. Y eso es un crimen para el régimen de Bashar"
14/12/2016 | Redacción A l’Encontre

Entre el lunes 12 y el martes 13 de diciembre, la milicia controlada por el régimen iraní - la Guardia Revolucionaria, Hezbollah y milicias provenientes de Irak - y las fuerzas especiales de la dictadura de Bashar Assad, apoyadas por el bombardeo de la aviación rusa, retomaron distrito por distrito, la mayor parte de Alepo Este. La barrera de fuego sigue creciendo. Se conoce, de manera documentada, como el lanzamiento de bombas de fósforo, es decir, obuses incendiarios, han quemado a civiles en plena calle. Los jóvenes rebeldes se niegan a ir a las zonas controladas por los servicios especiales, la policía y el ejército de la dictadura. En las redes sociales, confiesan su temor a ser encarcelados, torturados y ejecutados. De hecho, los reiterados informes sobre tales abusos se confirman, además del reclutamiento forzoso. Los hombres jóvenes que huyeron de Alepo Este -como documentan periodistas ubicados en Alepo Oeste- fueron incorporados en las brigadas del régimen y enviados a la primera línea de fuego contra los últimos focos en poder de los rebeldes. De ahí que rechazan “confiar” en los servicios especiales del régimen, los Mukhabarat, que asesinaron a unas 40.000 personas desde principios de 2011.

Omar Ouahmane de France Culture, difundió hoy, 13 de diciembre, en el noticiero de la 7 de la mañana, varios testimonios. “Mondher ha pasado los últimos cinco años de su vida como testigo de la represión del régimen de Bashar al-Assad y los horrores de la guerra civil. Para este joven padre, es preferible morir antes que llegar a las zonas controladas por las fuerzas gubernamentales. Mondher ha declarado: "No puedo ir a las zonas controladas por el régimen. Se tortura y hay muchos ejecutados. Es este régimen que mató a cientos de miles de personas. Sin ninguna piedad”. Permanecer en los barrios rebeldes de Alepo, sean cuales sean las consecuencias, es la opción elegida por Mohamed, para quien la libertad no tiene precio: "¿Por qué no voy a la zona en poder del régimen? Porque voy a ser arrestado. Quiero vivir libre y dignamente. Y eso es un crimen para el régimen de Bashar. Cientos de personas que decidieron pasar a las zonas controladas por el régimen ahora están desaparecidas, ese también sería mi caso. Algunos fueron reclutados en el ejército del régimen. Y otros están en la cárcel”. "El único crimen de estos activistas es haber sido testigo de las atrocidades del régimen sirio."

Raphael Pitti -un ex médico militar francés ocupado, también en Alepo, de la formación del personal médico, de Médicos de la Unión de Asociaciones de Auxilio Médico sirios, siempre en contacto con los miembros del personal médico presentes en lo que queda de la zona rebelde-, confió el 13 de diciembre al periodista Eric Biegala que las fuerzas “leales” al régimen "quemaron a familias en sus hogares. Y se ejecutaron sumariamente a treinta niños cerca del cementerio. En el hospital de Al Hayat mataron a todo el personal, así como a los pacientes que estaban en el hospital. La gente está aterrorizada".

Los "boinas rojas" de Grozny en Alepo

Mientras la aviación de Putin multiplica los bombardeos: "unidades especiales chechenas fueron enviadas a Siria para cumplir una misión de ’policía militar’ y asegurar la base aérea rusa situada en Hmeimim, en la provincia de Latakia. Decenas de soldados a punto de embarcarse en una pista de aterrizaje, aparecieron en un video dado a conocer el 6 de diciembre y que salió al aire el jueves mediante un sitio web relacionado con el Ministerio de Defensa, y por los medios rusos", según ha informado Isabelle Mandraud en Le Monde del 10 de diciembre de 2016.

La experiencia de Grozny -una ciudad que fue destruida y cuya población "rebelde" fue reprimida por métodos similares a los utilizados en Siria y Alepo- se recicla. En palabras de Isabelle Mandraud: "La presencia de militares chechenos en Siria es de todo un símbolo, como parecía sugerir un tuit de la Embajada rusa en los Estados Unidos, publicado en octubre. Con la palabra-clave "Alepo". estaba acompañado por las fotos recientes de una Grozny reconstruida, luego de haber sido devastada por los bombardeos de Rusia en la década de 2000; el mensaje insiste en que esta ciudad se ha convertido en "pacífica, próspera y moderna": "¿No es la solución buscamos?, ¿John Kerry?, ¿Boris Johnson?".

Alepo-Este destruida, los aviones caza Sukhoi, entre otros los embarcados a bordo del portaaviones Almirante Kuznetsov, pueden bombardear la provincia de Idlib. A la gente de Alepo solo le queda intentar escapar de la matanza.

La dura experiencia de Grozny se repite aquí: en 2007 los "campos de refugiados", entre ellos el de Chernokosovo, sirvió para "filtrar las resistencias", dicho de otra manera, torturar, ejecutar o requerir grandes sumas por su liberación. Prácticas que combinan los Mukhabarat y "boinas rojas" chechenos -estos últimos formalmente bajo el mando de Ramzan Kadyrov- y pueden conducir a nuevos crímenes con el pretexto de la "lucha contra el terrorismo".

La destrucción de Alepo Este y el martirio infligido a su población no sólo tienen el objetivo -de acuerdo con la fórmula difundida en los medios de comunicación-, de "recuperar el control del corazón económico de Siria." Para la dictadura de Assad y de los poderes políticos y militares que lo rodean (Irán y Rusia), también se trata de imponer una derrota completa a la expresión y el potencial que representaba, desde 2012, la "revolución siria", con sus estructuras locales que requerían una lucha, una resistencia y una supervivencia de las más duras, ante los ataques de una contrarrevolución apoyada por la intervención aérea masiva rusa desde principios de octubre de 2015. Esto fue lo que destacó claramente Brita Hagi Hasan, presidente del Consejo local de Alepo Este, durante las dos conferencias realizadas en Lausana y Ginebra, el 11 de diciembre.

13/12/2016

Traducción: Ernesto Herrera para Correspondencia de Prensa

http://alencontre.org/moyenorient/syrie/alep-je-veux-vivre-libre-et-dignement-et-ca-cest-un-crime-pour-le-regime-de-bachar.html





Boletín semanal
Recibe en tu correo electrónico los últimos artículos de nuestra revista digital, así como las novedades y eventos
Agenda
foro viento sur
Madrid. 18 de octubre de 2017, 19:00h
Madrid. Miércoles, 18 de octubre de 2017. 19h La cuestión catalana y el problema español Sandra Ezquerra, Jaime Pastor, Maria E. Rodríguez Palop, Antonio Maestre
Librería Traficantes de Sueños c/Duque de Alba 13 Metros: Tirso de Molina y La Latina







Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons