aA+
aA-
Grabar en formato PDF

Siria
Cuando caiga Alepo
10/12/2016 | David Hearst

La caída de Alepo no significará el final de la guerra, sino solo el comienzo de un nuevo capítulo. La forma en que reaccionen los rebeldes será decisiva para la posibilidad de ver a Siria renacer de sus cenizas.

Bien sea por costumbre o por tradición, la transición presidencial en los Estados Unidos es el momento ideal para tratar los asuntos no terminados. La entrega de las llaves de una administración a la que le sucede ofrece oportunidades tentadoras de crear nuevos hechos sobre el terreno en Medio Oriente.

Israel explotó la transición entre George Bush y Barack Obama para lanzar la operación “Plomo”endurecida contra Gaza, que se detuvo dos días antes de la investidura de Obama ,el 20 de enero de 2009. Rusia se sirve ahora de la transición entre Obama y Trump para hacer lo mismo en Alepo.

Los dos campos de la guerra civil siria comprenden la importancia de este momento. Los rebeldes dependían de forma insensata de las garantías de Hillary Clinton y aguantaban hasta su llegada al poder. No tenían plan B en caso de derrota de Clinton.

Por el contrario, los rusos comprenden que deberán haber acabado con el este de Alepo en el momento en que Donald Trump sea investido. Cuando la ciudad vieja haya caído, la misión estará casi realizada.

Vladimir Putin no piensa simplemente en que acaba de recuperar Alepo. Piensa también que ha triunfado en la confrontación con los Estados Unidos. Esto se ve claramente en el discurso pronunciado por Serguei Lavrov la semana pasada en Roma. En él estima que la administración entrante ha acabado por entender el mensaje según el cual los “terroristas” -cualquiera que sea el nombre que Rusia les atribuya- representan una mayor amenaza para la seguridad nacional americana que Assad.

Emplea un argumento que poca gente negaría hoy: de Afganistán a Libia, los Estados Unidos se han servido de los yihadistas salafistas como palancas para los cambios de regímenes, pero solo para ver esas armas volverse contra ellos. Rusia, ha proseguido Lavrov, no está casada con Assad. Pero sí lo está con el Estado sirio.

Miedo a la victoria

Las actuaciones de Rusia cuentan una historia diferente de la de las palabras de Lavrov. Según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos, algo más de 10 000 personas en Siria han resultado muertas por ataques aéreos rusos entre el 30 de septiembre de 2015 y el 30 de octubre de este año; de ellas 2861 miembros de la organización Estado Islámico (EI), 3079 combatientes de facciones rebeldes e islámicas, 2565 hombres de más de 18 años, 1013 niños de menos de 18 años y 584 mujeres.

Basándose solo en estas cifras -y hay otras-, está claro que Rusia ha llevado a cabo una guerra total contra una población no protegida en las zonas controladas por los rebeldes. Una guerra realizada contra una población, sus hospitales y mercados, similar a la que realizó en Grozny hace 16 años. Sus actuaciones difieren poco de las del ejército sirio. Como todas las potencias coloniales, la Federación de Rusia se ha arrogado la decisión de decidir qué personas debían vivir y cuales debían morir. Y si se encuentran en zonas controladas por la rebelión, mueren todas juntas.

Pero no es eso lo que inquieta a Lavrov. En privado, Lavrov, como Pirro antes que él, teme pensar en a qué se parece la victoria. ¿Qué significará realmente la “Siria habitada”, expresión que he empleado antes, cuando se haya declarado la victoria? ¿Una masa de escombros, una sucesión de ciudades en ruinas, cuyos ciudadanos serán totalmente dependientes de la ayuda durante los años que vienen?

Para sostener las zonas que sus bombardeos han destruido, Rusia deberá comenzar a poner en pie hospitales y a desplegar médicos sobre el terreno, lo que ha comenzado ya a hacer en el Este de Alepo. Estos últimos necesitarán a su vez una protección, tropas rusas sobre el terreno que se convertirán entonces en objetivo de ataques rebeldes. El poder aéreo ruso no es de ninguna utilidad en una guerrilla urbana.

Hay que pensar en el tiempo durante el cual los talibanes han sobrevivido a la potencia de los Estados Unidos y de las fuerzas aéreas aliadas. En efecto, con la caída de Alepo, la situación cambiará de nuevo, como ocurrió cuando Rusia entró en guerra. Las fuerzas rebeldes no protegerán ya las zonas contra el asalto de las milicias pro-Assad. Organizarán más bien clásicos ataques relámpago de guerrilla contra zonas bajo control gubernamental. Assad no es capaz de proporcionar la protección física de la que tienen necesidad las zonas conquistadas.

El Estado ficticio sirio

La infraestructura política de Siria está aún más destrozada que su infraestructura física. Tras cinco años de criminal guerra civil, el Estado sirio es una ficción en la que las milicias sectarias y extranjeras son libres para vagabundear. La función principal del Banco Central, por no citar más que un ejemplo, es gestionar la cartera de Rami Makhlouf. No existe un Estado que dirija la lealtad y la confianza de cada denominación siria.

En la analogía con Stalingrado -que los comentaristas de la derecha nacionalista rusa gustan tanto emplear- las ruinas de Alepo no son probablemente el símbolo del resurgir de un nuevo Estado sirio. Esas ruinas se transformarán más probablemente en campo de batalla de la resistencia a los invasores extranjeros militarmente superiores, entre los que Rusia llega en primer lugar, Irán en segundo y Hezbolá en tercero. Los rusos no son los liberadores de Alepo, son el VI ejército de Friedrich Paulus, y si permanecen en aquellos parajes, encontrarán el mismo destino.

Dos escenarios se perfilan tras la caída de Alepo. El primero es que la oposición siria bajo todas sus formas, ya sean el ESL o los islamistas, se desintegrará y desaparecerá. Assad será dejado en el poder mientras que las discusiones sobre una transición se proseguirán indefinidamente. No habrá elecciones que incluyan a los refugiados de fuera de Siria por la misma razón que justifica que ninguna elección palestina incluye a la diáspora palestina que vive en los campos. La preservación del régimen será la clave de todos los cálculos de los apoyos extranjeros de Assad, que han pagado un pesado tributo manteniéndole en el poder.

Por esta razón, cuando Alepo caiga, Putin y Lavrov harán horas suplementarias para declarar que la misión está cumplida, como Bush en Irak, y poner oficialmente un final a la guerra. Eso no son más que deseos piadosos. Federica Mogherini, responsable de la política exterior de la UE ha tenido razón al advertir a Lavrov en Roma, la semana pasada, que la caída de Alepo no significaría el final de la guerra. El grado de destrucción y los desplazamientos humanos causados por esta guerra civil no harán más que alimentar más aún la resistencia. No se trata de una réplica de Hama, teatro de una insurrección de los Hermanos Musulmanes en 1982, que fue contenida cuando la ciudad fue destruida por el padre de Assad, Hafez.

¿Sacarán los rebeldes las lecciones?

La caída de Alepo no hará sino acentuar la crisis de dirección sunita. Tendrá lugar una reacción. La gran pregunta estratégica es saber si ésta será irracional, yihadista y destructiva o si los rebeldes serán capaces de elaborar una respuesta racional.

Y vamos al segundo escenario. ¿Sacarán los rebeldes las lecciones de su enorme fracaso estratégico y militar? Estas lecciones son numerosas. Han creído en las diferentes garantías de los Estados Unidos, Arabia Saudita, Turquía, Qatar, que les afirmaban que estaban a punto de obtener las armas de combate necesarias para librar esta guerra. Nunca llegaron.

Michel Kilo, disidente sirio cristiano en el exilio que los rusos han intentado por todos los medios reclutar, ha acusado violentamente a Arabia saudita de “cometer un crimen contra el pueblo sirio”. “Nuestros hermanos de Arabia saudita no son capaces de establecer un plan, ni de dirigir una respuesta contra la campaña que se realiza en contra de las sociedades árabes e islámicas, ha declarado. Viven simplemente porque tienen dinero; viven en el desierto. Pero mañana, verán”. “Juro por la vida de mis propios hijos que no dejaremos el Golfo intacto y que le demoleremos piedra por piedra, ha añadido Kilo. Vosotros destruís el mejor país del mundo islámico y del mundo árabe; un país que lleva el nombre de Siria”.

La lección que hay que sacar de esto es que la oposición siria no puede contar con nadie. Pero para ser autosuficiente, tiene necesidad de unidad. La rama política de la oposición siria, compuesta de diplomáticos que desertaron del régimen y de universitarios de la diáspora, no ha podido, sencillamente, hacer frente a la tarea que tenía por delante. Estaban desgarrados por cismas. Eran débiles, estaban equivocados a propósito de la ayuda que recibirían por parte de los Estados Unidos, han estado sobrepasados y superados en potencia de fuego.

La rebelión siria debe reencontrar su rostro multiconfesional. La guerra comenzó bajo la forma de un levantamiento civil no armado contra una dictadura dirigida por una familia. Aunque estén olvidados hoy, los rostros de esta revolución eran George Sabra, cristiano ortodoxo griego y primer presidente del Consejo Nacional Sirio, Burhan Ghaliun, presidente sunita del Consejo Nacional de Transición y Fadwa Soliman, actriz de ascendencia alauita.

Los rostros de los y las combatientes son hoy yihadistas, sectarios o, según los términos de Kilo, “no democráticos”. El rostro original de esta revolución debe ser recuperado si una Siria unida está llamada a renacer un día de las cenizas de Alepo.

* David Hearst es redactor jefe de Middle East Eye. Ha sido editorialista jefe de la rúbrica “Exterior” del diario The Guardian, donde precedentemente ocupó los puestos de redactor asociado para la rúbrica “Extranjero”, redactor para la rúbrica “Europa”, jefe de oficina en Moscú y corresponsal europeo e irlandés. Antes de unirse a The Guardian, David Hearst era corresponsal en la rúbrica “Educación” en el diario The Scotsman. Las opiniones expresadas en este artículo solo comprometen a su autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Middle East Eye.

08/12/2016

http://www.middleeasteye.net/fr/opinions/lorsqu-alep-sera-tomb-e-1828364474

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR





Boletín semanal
Recibe en tu correo electrónico los últimos artículos de nuestra revista digital, así como las novedades y eventos
25 años de viento sur






Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons