aA+
aA-
Grabar en formato PDF

Egipto
¿En qué se ha convertido la revolución de 2011?
01/12/2016 | Dominique Lerouge/ Tomas Ricardo

[El proceso de vuelta al régimen existente antes de 2011 dio un paso decisivo con el golpe de estado de los militares el tres de julio de 2013 que derrocó al primer presidente civil elegido, Mohamed Morsi. El general Al-Sissi empezó rápidamente la restauración del antiguo régimen mediante una represión sin precedentes y una amplia ofensiva neoliberal. Pero si la contrarrevolución ganó esta batalla, el futuro de la revolución se juega a largo plazo.]

Proceso revolucionario y contrarrevolución

El proceso revolucionario egipcio que se inició el 25 de enero de 2011 pronto se vio confrontado a un proceso contrarrevolucionario a partir de febrero de 2011, fecha en la que el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (CFSA) dio la espalda a la ola de protestas con el fin de preservar el viejo régimen. Desde entonces ambos procesos están frente a frente y evolucionan en función de la relación de fuerzas. En las elecciones de junio de 2012, el CFSA no estaba en condiciones de hacerse con el poder y dejó el control del gobierno en manos de civiles, que tenían que dedicarse a la difícil tarea de hacer frente a la revolución en marcha. Los Hermanos Musulmanes desempeñaron el papel de alternativa contrarrevolucionaria ofreciendo al régimen la posibilidad de frenar el proceso revolucionario. Ahora bien, este proceso continuó desarrollándose y llegó a su apogeo el 30 de junio de 2013 con20 millones de personas manifestándose a lo largo y ancho del país.

Los militares también dieron la espalda a aquella nueva ola de protestas, recuperaron el poder y comenzaron a restaurar el antiguo régimen apoyándose en dos pilares: una ofensiva neoliberal y una represión feroz.

La ofensiva neoliberal/1

A finales de agosto de 2016, Egipto y el FMI firmaron un acuerdo para un préstamo de 12.000 millones de dólares que serían librados a lo largo de tres años. En contrapartida, las autoridades egipcias deben adoptar drásticas reformas económicas para incrementar los recursos del Estado y reducir sus onerosas subvenciones públicas. "El aprobó el proyecto de ley presentado por el gobierno en relación al IVA. El IVA remplaza otro impuesto sobre las ventas que se situaba en el 10 %. Según el gobierno estarán excluidos del nuevo impuesto unos 50 productos y servicios; entre ellos productos de primera necesidad como el pan.

El Partido de la Alianza Popular Socialista/2, Karama/3, Egipto Fuerte/4, la Corriente Popular/5, el Partido Comunista y personalidades como HamdeenSabahi/6 o Georges Ishak, del Consejo Nacionales de los Derechos Humanos, suscribieron una carta abierta dirigida a Sissi para que suspenda las negociaciones con el FMI. Los firmantes denunciaban el ella la política económica impulsada hasta ahora, que no toma en consideración los intereses de los trabajadores. Más en concreto critican:

· La devalución de la Libra egipcia (LE) que se dio en marzo (menos 13 % y actualmente en torno al 15 %)

· La implantación del IVA,

· Continuar con la privatización de las empresas estatales,

· La nueva ley de Función Pública que pone fin a la contratación de personal titulado.

Esta carta advierte que si al préstamo del FMI se le añade el de 25 mil millones de dólares firmado con Rusia para financiar la central nuclear de Dabaa, la importante reducción de las inversiones directas, de las entradas por turismo y del Canal de Suez, así como la merma de las divisas enviadas por los egipcios en el extranjero, la deuda de Egipto puede incrementarse de forma peligrosa.

Según el acuerdo con el FMI, Egipto tendrá que reducir su déficit en un 10 % en un año, proceder a una segunda devaluación y suprimir las subvenciones a los carburantes de aquí al 2019, con lo que los precios aumentarán por encima del 65 % en el año fiscal 2016-2017.

En 1977, una drástica reducción de subvenciones como la que se contempla ahora desencadenó las conocidas como revueltas del hambre. Si ahora mismo estas medidas no han provocado revueltas, se debe en parte al clima de miedo impuesto por la sangrienta represión contra los Hermanos Musulmanes y las fuerzas progresistas, así como por la licencia para matar otorgada a las fuerzas de seguridad para hacer efectiva la prohibición de las manifestaciones.

Una feroz represión

El gobierno militar egipcio se ha convertido en uno de los más represivos del mundo, mucho más represivo que la dictadura policial de Moubarak contra la que lucharon los jóvenes. Hoy está prohibido manifestarse, quienes hacen pintadas son castigados con prisión, la libertad de expresión está totalmente reprimida, las redes sociales están amordazadas, decenas de millares de opositores al régimen se pudren en las prisiones donde están desaparecidos. En 2016, Egipto ha sido juzgado como el país más liberticida del mundo por el Legatum Instituto, clasificado como el 140 entre 142 países según el índice de libertades personales -solo Yemen y Sudán serían más liberticidas que Egipto.

En Egipto, varias ONG acusan al gobierno y a la justicia de utilizar la prisión preventiva como una forma de castigo político. Un caso famoso es el del fotoperiodista Shawkan. Con otras 343 personas se expone a la pena de muerte por haberse manifestado el 14 de agosto de 2013 contra la dispersión ultra violenta por parte de la policía egipcia de la sentada de protesta pro Morsi de Rabaa Adeweya. Hacía un reportaje sobre esta evacuación durante la que las fuerzas de orden mataron más de 1000 personas en menos de 24 horas. Hoy está detenido en prisión preventiva desde hace tres años, una violación del derecho internacional pero también del derecho egipcio. En Egipto, varios centenares de personas se encuentran en prisión preventiva desde hace dos años. La ONG egipcia, Egyptian Initiative for Personal Rights (EIPR) estima que la prisión preventiva ha sustituido a la detención administrativa utilizada durante 30 años de estado de excepción bajo Hosni Mubarak.

A pesar de eso las luchas continúan, igual que la de los obreros de los astilleros de Alejandría. Sus reivindicaciones: mejores condiciones de trabajo, demanda de seguro de salud para sus familias, acceso a los hospitales militares, compensación financiera por los trabajos peligrosos y un aumento de salarios (el actual es de unos 800 libras egipcias equivalentes a 80 euros). Después de esta lucha, quince empleados están detenidos hace más de cuatro meses.

El "crimen" del que se les acusa es de haber cometido actos de acuerdo a las convenciones internacionales en vigor relativos a los derechos de los trabajadores y de las que Egipto es firmante. Son acusados de haber “empujado a los trabajadores de diferentes sectores de la empresa a parar el trabajo así como de haber llamado a asambleas y organizado una movilización en el interior de la empresa para bloquear la producción y sembrar el desorden”/7.

Tras varios aplazamientos, el tribunal militar celebró el 18 de octubre un primer juicio. Cinco de los quince asalariados detenidos han sido liberados a cambio de ser despedidos y para los otros habrá que esperar el próximo juicio que será dentro de un mes.

El Estado francés al lado de los generales

Las autoridades francesas son parte activa de esta represión, pues son estos mismos astilleros los que deben construir tres de las cuatro corbetas Gowin compradas por Egipto en el marco del contrato de armamento firmado con la empresa francesa DCNS. El gobierno francés que subcontrata en Egipto la construcción de una parte de sus contratos de equipamiento militar, participa en la normalización de la represión contra el movimiento obrero egipcio y en la degradación de sus condiciones de trabajo. No ha tomado ninguna medida relativa a la violación de los derechos humanos y continúa firmando contratos de armamento con la venta de 24 Rafale, un satélite militar y otros proyectos futuros.

En 2016, Francia pasó a ocupar el segundo puesto del mundo en el mórbido palmarés de los países vendedores de armas. En el plano geopolítico, por lo menos dos factores favorecen hoy el activismo militar y la venta de armas de Francia. En primer lugar, el eco del movimiento revolucionario que derrocó las dictaduras de Ben Ali y Moubarak y se oyó en otros países de África y Oriente Medio. Las movilizaciones de millones de personas en las calles desembocaron en el cambio total o al menos en el debilitamiento de los regímenes cuya larga existencia se sustentó en el apoyo de los países capitalistas dominantes, y cuya supervivencia aún depende todavía más. La acelerada descomposición de alguno de ellos lleva a los países dominantes a apoyar a regímenes vacilantes y a veces requiere una intervención militar directa de su parte. Además, las dudas de la administración Obama, que mide el riesgo de las operaciones masivas terrestres en Oriente Medio y que podría llevar a la venta de armas/8, abrieron la oportunidad para la intervenciones militares y las ventas de armas de Francia.

Las fuerzas de la oposición se mueven

El proceso revolucionario modificó profundamente el paisaje político egipcio. Las diferentes experiencias de lucha durante una decena de años permitieron durante la revolución la creación de multitud de organizaciones políticas y la aparición de sindicatos independientes. Pocas han sobrevivido a las diferentes olas de represión y a las divergencias internas. Las diversas formas de oposición al régimen militar que subsisten continúan un trabajo subterráneo de lucha clandestina que sirve de telón de fondo a la recomposición política actual.

La ilusión nasseriana

HamdeenSabahi, hombre político nassseriano que se opuso siempre a Sadat y a Moubarak, había sido el candidato sorpresa de las elecciones presidenciales de 2012. En efecto, considerado de entrada como un candidato marginal, su popularidad aumentó rápidamente en los sondeos en los últimos días antes el primer turno de las elecciones. Acabó en tercera posición con un 20,7 % de los votos frente a los 24,8 % de Morsi y el 23,7% de Shafiq (el candidato pro Moubarak). Al lograr este resultado, intentó unificar a los nasserianos alrededor de un nuevo partido, Corriente Popular, con personalidades como el periodista AbdelGhani, el dirigente del sindicato independiente (pero futuro Ministro de Trabajo de Morsi) KamalAbouEita, el hijo de Nasser, AbdelHakim...

Hamdeen Sabahi encarnaba entonces una nueva figura de oposición que proponía una tercera vía entre el ejército y los Hermanos Musulmanes. Pero a partir de 2012, su crítica se centra principalmente contra la organización de los Hermanos Musulmanes. Se separa de la posición de tercera fuera política participando en la creación del Frente de Salvación Nacional (FNS) lo que indicaba un cambio de posición respecto al CFSA. Sin haber hecho un balance de la gestión del poder de CFSA después de la caída de Moubarak, Sabahi no considera el ejército como una fuerza que juega un papel importante al servicio de la gran burguesía egipcia sino como una fuerza patriótica al servicio del pueblo. Lógicamente, se coloca a su lado, en el momento del golpe de estado de 2013, traicionando así la voluntad de la revolución egipcia de acabar a la vez con el ejército y los Hermanos musulmanes.

De hecho, la mayoría de los dirigentes del FSN compartían los mismos intereses de clase que el gobierno de Moubarak -(o incluso el de Morsi) Las reivindicaciones de la juventud revolucionaria no podían encontrar eco en este frente que intentaba negociar con las dos caras de la contrarrevolución.

¿Dónde están los revolucionarios?

Las fuerzas revolucionarias egipcias sufrieron mucho en las décadas de 1980/1990 por una parte, a causa del contexto regional (intervención soviética en Afganistán, guerra civil libanesa, acuerdos de Camp Davis relativos a Palestina), por otra parte, por el contexto nacional de fuerte represión. El movimiento obrero fue privado de continuidad organizativa entre los años setenta del siglo pasado y la revolución de 2011. Es una izquierda revolucionara débil y dividida la que se compromete desde el principio con el proceso revolucionario.

La revolución recompuso el campo revolucionario. El posicionamiento frente a los Hermanos es una muestra de las divergencias en el seno de la izquierda. Si durante los años 70 los islamistas eran a los ojos de la mayoría de la izquierda fuerzas fascistoides al servicio de la burguesía, hoy se puede ver a a ciertas organizaciones intentando alianzas puntuales con los Hermanos especialmente, contra el régimen militar.

En tanto que la mayoría de la izquierda estalinista y la izquierda nasseriana estima que la organización de los Hermanos es fascista y tiende la mano a Sissi, una minoría de la izquierda, no únicamente los socialistas revolucionarios, considera que los Hermanos son una organización reaccionaria de masas implantada en la sociedad egipcia con la cual es posible construir alianzas puntuales permaneciendo independientes a la vez del Estado y de los Hermanos. Quienes se oponen a esta orientación replican que en este género de alianzas, vista la desproporción de fuerzas , los y las militantes de izquierda se encontrarían totalmente invisibilizados por los Hermanos Musulmanes.

¿Qué perspectivas hay?

Mientras que después de la destitución de Mohamed Morsi, el 3 de julio de 2013, el ejército consiguió un amplio apoyo de la población, la represión pero sobre todo, el hecho de que las condiciones de vida no hayan mejorado, sino al contrario, se hayan degradado redujo su popularidad así como la de su gobierno. La represión de la que fueron objeto los Hermanos Musulmanes provocó una radicalización de algunos de ellos. Las fuerzas de izquierda por su parte, intentan hacer emerger reivindicaciones democráticas para resistir la ola represiva de la contrarrevolución.

Un buen ejemplo fue la manifestación del 25 de abril de 2016 que reunió a pesar de las divergencias, al conjunto de las fuerzas democráticas y progresistas después de la cesión por el estado egipcio de las Islas Tiran y Sanafir ( que controlan el acceso al puerto de Acaba) a Arabia Saudí a cambio de la promesa de un préstamo. Ese día, varios miles de personas que protestaban se encontraron en la calle con el eslogan de “Egipto no se vende” lo que no había sucedido desde hacía tiempo.

A pesar de la represión que se desencadenó, es el ejemplo de lo que habrá que hacer para que la revolución continúe. No hay nada que esperar de un proceso “por arriba” a semejanza de la estrategia de Hamdeen Sabahi. Solo un movimiento amplio de jóvenes y trabajadores, como el que provocó el derrocamiento de Moubarak, puede hacer que llegue un nuevo mundo que tarda en nacer en una región duramente marcada por los conflictos, las guerras civiles y el terrorismo. Hoy más que nunca, solo los objetivos de la revolución pueden evitar el choque de la barbarie.

20/11/2016

Dominique Lerouge/ Tomas Ricardo: Artículo escrito con la colaboración de un compañero residente en Egipto.

https://npa2009.org/idees/international/egypte-quest-devenue-la-revolution-de-2011

Notas:

1/Voir"Egypte, état des lieux" http ://www.europe-solidaire.org/spip.phpwww.europe-solidaire.org/spip.php?article38973

2/L’Alliancepopulairesocialiste / Tahalouf / SocialistPeople’s Alliance, fue creado el 26 de enero de 2011. Agrupa a distintas corrientes de izquierda y de extrema-izquierda (entre ellos los militatnes de Socialistas revolucionarios).

3/Karamaes una corriente post-nasserista de izquierda, muy activa en las movilizaciones que llevaron a l derrocamiento de Mubarak.

4/Egypteforteestdirigé par l’ancienFrèremusulmanAbdelAboulFotouh.

5/ LaCourantpopulairees el partido dirigido por HamdeenSabahi (ver la nota siguiente).

6/HamdeenSabahise reivindica nasserista. Quedó en tercer lugar en las elecciones presidenciales de 2012, con sólo un 3 % de votos menos que el candidato que quedó en segunda posición.

7/Unionsyndicale Solidaires : Communiqué et courriersauPrésidentégyptien et au Ministre du travail,https://solidaires.org/Solidarite-avec-l...https://solidaires.org/Solidarite-avec-l... et http://www.ctuws.com/en/content/internat...

8/Ilsontainsicessé les ventesaurégimeégyptien. Voir, sur ces différentsaspects, http ://www.liberation.fr/planete/2016/09/25/cor...www.liberation.fr/planete/2016/09/25/cor... et http ://www.liberation.fr/planete/2016/09/25/def...

Traducción:VIENTO SUR





Boletín semanal
Recibe en tu correo electrónico los últimos artículos de nuestra revista digital, así como las novedades y eventos
Agenda
Actos
MADRID. 14 de diciembre de 2017, 19:30h
Madrid. 14 de diciembre 2017. 19.30 h. Poesía en el Bulevar Leerán sus poemas AUILES GARCIA BRITO, ANA PÉREZ CAÑAMARES y ALFREDO PIQUER. Presenta ANTONIO CRESPO MASSIEU Lugar: Casa de Cultura y Participación Ciudadana -C/BRAVO MURILO 37-39- Plaza del Parque Móvil









Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons