aA+
aA-
Grabar en formato PDF

Monedas sociales
A propósito de la moneda de Barcelona
24/11/2016 | Rogelio Segovia

La maldición gitana del dinero capitalista

El dinero capitalista, imperante en el mundo desde el siglo XVII según el modelo “patentado” principalmente por el Bank of England, conocido por Banca de Reserva Fraccional/1, se caracteriza por que el oligopolio de la banca tiene la exclusiva de crear el dinero, de la nada, al conceder créditos/2.

El tejido productivo moderno, donde una gran parte del valor añadido se genera en PYMES, en un alto porcentaje de servicios, de una variedad y riqueza sin precedentes, exige un volumen diario de crédito, crédito al circulante, que es imposible cubrir con la intermediación del ahorro. Es una necesidad estructural que viene de la alta volatilidad debida a la pequeña dimensión del mercado y clientela reducida de las PYMES. El volumen del crédito necesario no se puede cubrir por un servicio de “intermediación” entre depósitos disponibles y las necesidades de los prestatarios, simplemente porque no hay tanto ahorro familiar libre de hipotecas o inversión/3. La generación de dinero de crédito ex nihilo garantiza ese volumen, siempre que los créditos se devuelvan regularmente y la masa monetaria vuelva a su equilibrio cuantitativo según la velocidad y el volumen del mercado.

Pero el problema es que los créditos van con interés. El interés pretende ser un retorno a la inversión de los ahorradores, pero no hay tal inversión, pretende ser una provisión para un ratio de pérdidas por impagos, y un pago de los costes de operación bancaria, pero el interés, lo que realmente es sobre todo, es el precio oligopólico del dinero, el precio que pone el cartel de los que tienen la exclusiva de crear el dinero de la nada. El interés lleva consigo una maldición: para cancelar el crédito hay que devolver más dinero del dado en el préstamo. A nivel global implica que el mercado debe crecer. Es una condena ineludible. El PIB debe crecer para encontrar los ingresos con los que pagar el crédito más el interés. De ahí el imperativo de esquilmar exhaustivamente el planeta.

Hay que poner en el mercado más productos, más caros, de materiales más escasos. Hay que producir con obsolescencia programada. Se trata de aumentar el PIB privatizando lo que es producto del trabajo común, obra del Estado, como trenes, puertos, carreteras, la infraestructura sanitaria, educativa. Se trata de aumentar el PIB mercantilizando los comunes, privatizando el agua, las playas. Se trata de llevar costes a externalidades, es decir, a los comunes, lo que la humanidad poseemos en común, el aire, la lluvia, los bosques, el mar, polucionando, devastando. Todo para dar de comer al monstruo del PIB, que cuanto más engorda, más hambre tiene. No hay crecimiento económico sostenible, si por tal entendemos crecimiento del mercado. Son ya términos incompatibles. Puede haber crecimiento del bienestar, pero no del mercado. El sistema capitalista, pero sobre todo el sistema monetario capitalista, implica la destrucción del planeta y el fin de la humanidad.

No se trata de salir del euro en un Grexit para ir a caer en un dracma bajo una banca “local” funcionando igual, se trata de llegar a otro sistema monetario.

Movimiento monetario para la localización, el decrecimiento, la sostenibilidad y la soberanía

El movimiento por la reforma monetaria se debe encuadrar como un componente dentro de otros movimientos de recuperación de la soberanía popular. Es hermano inseparable del movimiento por la soberanía alimentaria, por la soberanía energética, por la soberanía tecnológica, educativa e incluso democrática. Sean sus miembros conscientes o no, converge con todos los otros movimientos que apuntan hacia la transición poscapitalista. Es más, ningún otro movimiento por la soberanía podrá estabilizar sus logros si sigue navegando totalmente en las aguas del dinero capitalista, y no consolida al menos parcelas de dinero soberano.

Igual que el dinero de la Banca de Reserva Fraccional está indisolublemente ligado al auge, apoteosis y crisis del capitalismo, el movimiento por la reforma monetaria busca fórmulas íntimamente ligadas a una economía “del bien común” y la conservación del planeta. El principio motor y fundamental, como en los otros movimientos por la soberanía, es el de subsidiariedad/4. La política monetaria debe decidirse lo más cerca posible de la gente que la usa. Donde hay un mercado interno que predomina sobre el mercado externo, las decisiones monetarias se toman a ese nivel.

Se trata asimismo de superar el modelo anterior y no de volver a formas más primitivas de dinero, como el patrón oro. La gestión de la masa monetaria mediante la creación ex nihilo en forma de crédito es imprescindible para todo el tejido productivo. Ese invento ya no tiene vuelta atrás. De lo que se trata es de arrancar a los bancos la facultad exclusiva de crear el dinero y empoderar con esa facultad a la gente. Democratizar al máximo ese poder soberano de crear dinero, incluso más allá del Estado, incluso más allá de las ramas locales del aparato del Estado. Hablamos de crédito mutuo, crédito Peer to Peer (colega a colega), crédito avalado por brokers comunales, auto-crédito de las cooperativas y asociaciones de productores.

El dinero y los créditos se deben crear sin interés.

En cuanto a su valor, el valor del dinero sigue y seguirá siendo tan marxista como siempre/5. Capitalista o no, cualquier contabilidad monetaria lo que contabiliza en última instancia es el valor trabajo, en horas, que cuesta producir los bienes cuyo precio se compara, incluyendo todos los insumos. Si es oro o plata, las horas de trabajo que cuesta sacarlo de las minas y las horas de trabajo de todo lo demás, como fabricar las perforadoras. Si son lechugas, lo que cuesta cultivarlas. Una aplicación directa (aunque no consciente) de la vieja teoría marxista, aplicada de forma radicalmente igualitaria, la tenemos en los populares bancos de tiempo. Una hora de trabajo cuesta exactamente una HORA moneda.

Diversos informes apuntan a un volumen de unos 600 millones de horas de voluntariado a la semana en Europa/6, equivalentes a unos 4 000 millones a la semana, medido en euros. Su valor se registra, siguiendo las recomendaciones de la OIT, en horas de trabajo de sustitución/7. Con una jornada laboral reducida de forma generalizada, las fronteras entre el trabajo social voluntario y el del empleado público se diluyen. La HORA es sin duda la denominación que mejor lo representaría. Cooperativas o asociaciones de productores pueden escoger autofinanciarse emitiendo bonos a cuenta de su futura producción. Es una forma de “moneda”, creada de la nada, basada en y respaldada por la promesa de una mercancía. Su tasa de cambio, con la HORA, sería (en tendencia) su valor en horas-trabajo.

Dicho lo anterior, nos interesa especialmente, dada la preeminencia en la sociedad poscapitalista de lo común, lo colectivo, lo público, sobre el mercado, analizar brevemente el valor del dinero fiduciario estatal. Es el valor del dinero soberano que emitiría el aparato estatal a cualquier nivel para financiar la obra pública y dinero a recolectar de forma colectiva a través de los impuestos. Incluye, en un futuro donde la robotización ha reducido mucho la jornada laboral y donde el empleo es relativamente opcional, la función no solo redistributiva, sino esencial al sistema, de financiación del Salario Básico Universal/8. Es un reparto del excedente generado por la humanidad. Ese dinero soberano se mide, muy marxistamente, por el valor en horas de trabajo de los bienes y servicios que se financian colectivamente. Se puede denominar como se quiera, pero donde esos bienes consisten mayoritariamente en servicios públicos proporcionados por empleados públicos (maestros, personal sanitario, limpieza, reciclaje), una denominación en HORAS aportaría mucha transparencia.

La New Economics Foundation nos proporciona un análisis de la reestructuración de la producción y de los mercados/9, en un escenario donde la energía se ha vuelto un bien escaso y caro y agarrado al terreno (renovables) y que estudia la dimensión optima y más eficaz de la producción de los diversos bienes. En tal escenario quedan solo unos cuantos productos en los que es más eficiente producirlos a nivel mundial o continental. A nivel mundial se concentra la producción que exige una gran concentración de medios de producción, mega-fábricas, de productos de poco peso cuyo transporte no sea prohibitivo. Un caso claro son los microchips o la industria farmacéutica. La maquinaria pesada tendría su balance entre ambos compromisos.

Pero en general se ha producido una localización de la producción. Compre local es la regla.

Conforme bajamos de escala hacia lo local, aumentan los servicios intensivos en mano de obra para consumo interno. Es más, el peso de los servicios públicos aumenta. En esa dimensión se concentra también la producción de energía por viento y solar, el alimento fresco, la hostelería, la restauración y en general, los servicios al turismo. El sistema monetario que se corresponde a esta reorganización mundial de la producción es una ecología de monedas pegadas al terreno, flexibles y resistentes a las mareas especulativas mundiales. Una moneda interna de los productores de tomate les da al menos alguna última defensa frente a la especulación mundial con los derivados financieros del tomate, si tiene un mercado local suficiente para sobrevivir que acepta su moneda.

Monedas complementarias

Movimientos como DIEM25, con todo lo ambiciosos que parecen sus objetivos, apenas rascan el sistema. Apenas piden un poco de transparencia al ECOFIN y al BCE. Resultado tan magro cuesta la movilización de millones. La multiplicación de la creación de monedas complementarias parece un camino más laborioso, una lenta guerra de posiciones, pero cabe preguntarse si no es más eficiente, porque es acumulativo. Las cifras demuestran que, en efecto, tiene un crecimiento exponencial.

No estamos necesariamente en el terreno de la desobediencia civil. Según Wikipedia/10, dinero falsificado es el dinero que se produce sin la conformidad legal del Estado o gobierno y que se parece o se asemeja a la moneda emitida por el Estado, lo suficiente como para hacerse pasar por la original. La producción o el uso de dinero falsificado es una forma de fraude. Sin embargo, la interpretación de la ley tiene una manga muy ancha.

El dinero contable creado como crédito en los registros de los bancos se aproxima mucho a esta definición y vive sin embargo dentro de la ley. Las monedas complementarias se pueden mover en la misma zona gris legal. Las directivas europeas sobre medios de pago amplían aún más el espacio donde moverse cómodamente. El derecho comparativo, por una vez, sería muy peligroso para la banca si se estrechan las miras legales para atacar las monedas populares.

El aspecto legal más importante a considerar es, sin embargo, el pago de impuestos.

Las monedas complementarias han explotado como instrumento espontáneo de defensa de las clases populares en situaciones de crisis monetaria desde el crack de 1929. Las hemos tenido en la guerra civil española, por citar un ejemplo. Solo en los últimos 20 años, pero sobre todo desde 2008, se empiezan a experimentar conscientemente como un componente estratégico de políticas contra la globalización, planificadas a largo plazo, respaldadas por alguna teoría monetaria, y pensadas para encauzar el ciclo de alguna rama de la Economía Solidaria/11.

Se utilizan principalmente como dinero en su función de medio de cambio. Tienen diversas denominaciones: complementarias, comunitarias, locales, alternativas, privadas, de emergencia… Siguen cuatro sistemas básicos de creación de dinero social: crédito mutuo, respaldada por moneda legal, respaldada por promesa de bienes, moneda fiduciaria. Suelen tener paridad con la moneda nacional y usan distintos formatos y medios de pago (billetes, monedas, bases de datos, cripto-monedas). Algunas tienen pérdida de valor en el tiempo de la moneda, llamada oxidación.

Su propósito es muy variado: creación de redes colaborativas de ayuda mutua; valorización del trabajo no remunerado y de recursos; desarrollo local y promoción del comercio de proximidad, fidelización; reducción de la exclusión social y la pobreza; reducción del impacto medioambiental; democratización de los servicios sociales.Solo la plataforma CES/12 reporta 847 comunidades en todo el mundo. Por poner un ejemplo europeo, las REGIOGELD/13 cubren más de 60 monedas locales en Alemania, Austria y Suiza para la promoción del comercio local y el apoyo a proyectos locales de desarrollo y asistenciales.

El WIR Bank/14, antiguo Círculo Económico Suizo (Wirtschaftsring-Genossenschaft), es un sistema monetario complementario independiente en Suiza que atiende a las empresas de hostelería, construcción, manufactura, venta al por menor y servicios profesionales. WIR emite y gestiona una moneda privada, denominada Franco WIR, que se utiliza, en combinación con el franco suizo, para generar transacciones en dos monedas. El resultado del uso de la moneda es aumento en las ventas y flujo de caja. WIR ha perfeccionado el sistema creando un sistema de crédito que emite el crédito en Francos WIR a sus miembros. Las líneas de crédito están garantizadas por los miembros que comprometen sus activos. Hoy ha crecido hasta tener 62 000 socios. Los activos totales son aproximadamente 3 mil millones CHF, ventas anuales en el rango de 7 mil millones. Las obligaciones WIR son sin interés.

A nivel mundial, la International ReciprocalTradeAssociation/15 estima, sumando la permuta B2B y las monedas complementarias, un volumen anual equivalente a 14 billones de $US anuales.

En el terreno de redes de ayuda mutua tenemos los bancos de tiempo. Un Banco de Tiempo es una herramienta con la cual un grupo de personas puede crear una alternativa económica social. En un Banco de Tiempo se intercambian habilidades entre los miembros sin utilizar dinero, únicamente se contabilizan las horas de servicio prestado y recibido. Las “ITHACA HOURS“/16, creadas en 1991 en la ciudad de Ithaca (Estado de Nueva York), es la más conocida de todas las monedas sociales actuales; equivaliendo cada hora a 10 dólares. El sistema está soportado además por un periódico bimensual donde se publican los servicios y productos de particulares y empresas que aceptan esta divisa local, bien para el pago en su totalidad o como parte del pago. Se pueden obtener HOURS de las siguientes maneras (es dinero fiduciario): cada año por ser socio se reciben HOURS, al insertar un anuncio en el periódico, por participar en determinadas reuniones, como préstamo, como donación (para organizaciones sin ánimo de lucro), ofreciendo bienes y servicios, recibiendo parte del salario en HOURS. En el Estado Español la Asociación para el Desarrollo de Bancos de Tiempo/17 agrupa decenas de iniciativas.

En el campo del desarrollo local y promoción del comercio de proximidad tenemos ejemplos significativos en el Estado Español. El Puma de Sevilla/18 es la moneda social del Casco Histórico Norte de Sevilla. Es una moneda de crédito mutuo. El Orué/19 lo promueve la Asociación de emprendedores e innovadores de Valencia Russafainnova conjuntamente con la asociación de vecinos y de comerciantes de barrio de Russafa en Valencia. Moneda de crédito mutuo y de fidelización en comercios que la acepta como descuento. El EKHI/20 es una experiencia financiada en una campaña de Crowdfunding a través de la plataforma Goteo y promovida por una asociación local creada al efecto con vínculos con el movimiento decrecentista en Euskadi.

El BONIATO/21 es la Moneda Social del Mercado Social de Madrid de REAS MADRID, constituida por unas 120 entidades y cooperativas. Moneda de fidelización por bonificación en compra, con paridad igual al euro. El boniato es convertible para los comercios incluso hasta el 100% de su valor para los comercios que acepten el 100% del pago en boniatos.

Monedas basadas en el ciclo de los residuos: la moneda BioRegional/22. Moneda canjeable por reciclaje de residuos orgánicos para su posterior compostaje en huertas agro-ecológicas, con el objetivo de promover comportamientos cívicos de reciclaje y de separación de residuos – generalmente en entornos urbanos. Basado en el concepto de Economía Circular: los recursos circulan a lo largo del proceso económico siendo reutilizados, sin causar desperdicios. Tiene diferentes actores: el particular recicla y por ello se le paga en moneda social, pudiendo obtener productos agro-ecológicos de proximidad; en una próxima etapa se trataría que los agricultores de proximidad pagaran por los residuos en moneda social que obtienen por el cobro en moneda social de su producción.

Las monedas cimentando la soberanía energética/23 son un próximo paso. Se trata de monedas canjeables por energía de origen renovable, para promover la transición energética. Ventajas: Hay un patrón estable que es el Kwh, valor intrínseco y objetivo; Fomento de las energías renovables, empoderamiento comunitario a través de la producción y el consumo; Solución a la financiación: emisión de bonos canjeables por energía. Futuros consumidores de energía financian proyectos de energía renovable para posteriormente poder pagar su consumo con esta financiación previa.

Monedas municipales, el círculo virtuoso

En las monedas municipales se cierra un circulo virtuoso donde se ocupa por primera vez una de las posiciones y más sagrados para el dinero bancario, su validez para pagar, al menos en parte, la financiación municipal y la recogida de los impuestos y por tanto el sello de curso legal.

· Aparece el presupuesto en moneda comunitaria como parte del presupuesto municipal

· Ingresos en la moneda son admisibles como parte de las tasas

· Pago de algunos servicios de las empresas municipales (autobuses, museos, eventos)

· Pago parcial del sueldo o bonos a los empleados

· Pago del empleo de obra social

· Uso en la economía publica circular (residuos)

· Uso en la economía local (B2B empresas, B2C, productos agrícolas locales)

· Uso como bonificación al comportamiento cívico

No necesita de una gobernanza paralela, su gobernabilidad es mediante las estructuras de gobierno, democracia y mecanismos de participación ciudadana municipales, y por tanto, avaladas por la ley.

Finalmente, tienen un componente identitario muy importante, donde todos los actores se sienten no solo beneficiarios sino partícipes de la construcción de la nueva economía, y no solo cuando votan una vez cada cuatro años, sino en su quehacer diario. Una identidad con su comunidad más cercana.

El proyecto CommunityCurrencies in Action/24 se ha ocupado en extenso de estas monedas en el norte y centro de Europa. Es de particular interés su guía Monedas Comunitarias : Oportunidades y retos para los Gobiernos Locales/25. El ejemplo quizás más conocido es el Bristol Pound/26, donde el propio alcalde cobra su salario en Bristol Pound. Diseñada dentro de una Iniciativa de Transición local en mayo 2012. Su ámbito es la Ciudad de Bristol y biorregión (1.000.000 habitantes, núcleo urbano y rural). Es la primera experiencia de ámbito más allá de la ciudad, incluyendo a pequeños productores, granjeros y agricultores locales. Moneda soportada por Libras, 1 Bristol P. = 1 Libra, diseño de los billetes por concurso público. Con la colaboración y apoyo del Ayuntamiento de Bristol y la colaboración financiera y técnica de un banco local municipal, Bristol CreditUnion. Las tasas municipales pueden pagarse en Bristol Pounds. Mayo 2015: emitidos 1 millón de BP y más de 800 empresas la aceptan como medio de pago.

La moneda de Barcelona

A la vista de este mapa de futuro y esos antecedentes, podemos decir, a propósito de la moneda de Barcelona, que una moneda a esa escala, pensada para el mercado interno de una población en torno a los 4 a 5 millones, pero también para pagar mano de obra social y empleo publico y para recolectar una parte de los impuestos, encuadrada dentro de un programa para potenciar los circuitos de la Economía Solidaria, está posicionada en la diana del camino a seguir.

Bastaría con saber que rompe el monopolio bancario de crear el dinero, soberanear la concesión de crédito, y que no hay interés, para defenderla como un nuevo frente del Ebro. Los voceros neoliberales ya se han puesto a ladrar, anunciando mil males sin que hayan entendido nada. La puesta en marcha parece que se apoyará en proyectos aprobados a Barcelona por el programa europeo UrbanInnovativeAction/27, para el desarrollo de la renta de inclusión mediante una prueba piloto (B-MINCOME/28), y del ERDF, para el desarrollo urbano sostenible.

Su diseño detallado, más allá del programa electoral de Barcelona en Comú/29, todavía no se ha dado a conocer en detalle, pero se le abre un abanico muy amplio de posibilidades.

· Podría canalizar, como el RES/30 en Girona, el mercado interno de “barter” (intercambio, permuta) entre PYMES y autónomos, así como su comercio al público; del fontanero al restaurante, del restaurante al frutero y del frutero al electricista, sin usar un euro. Pagando impuestos pero no interés.

· Podría converger con el movimiento cooperativo ya existente, como la Cooperativa Integral Catalana/31.

· Podría canalizar iniciativas de soberanía alimentaria, el circuito de reciclaje de la basura al compost, del compost al huerto urbano y de ahí al frutero o al comedor social, ofreciendo una marco monetario a todas las iniciativas de soberanía alimentaria ya existentes, convergiendo también con el movimiento contra desperdicio de la comida/32 /33 /34. Para ello se puede apoyar en proyectos ya en marcha como el proyecto “UrbanCommunityFarming” promovido por IAAC, el Institute of AdvancedArchitecture of Catalunya/35

· Podría apuntalar las iniciativas de comercio justo/36.

· Podría ser la moneda de pago para emprendimientos distribuidos y cooperativos ya existentes en el área de comunicaciones, como Guifi.net/37.

· Podría ayudar notablemente al pequeño negocio del sector turístico, para competir mediante fórmulas cooperativas con las grandes cadenas turísticas que ofrecen paquetes cerrados de todo incluido, cuyo beneficio se desparrama por el mercado mundial, produciendo por el contrario un fenómeno de acumulación local. El paquete de pre-pago “todo incluido” Podría consistir en la moneda de Barcelona vendida en agencias, representaciones comerciales o en la internet. El cartel de “este local admite moneda de Barcelona” podría administrarse por el Ayuntamiento para exigir niveles de calidad de servicio y medioambiental al pequeño negocio, lo mismo que hacen las agencias turísticas con sus contratistas.

· Podría ser un instrumento la recuperación pública de la producción energética, siguiendo los pasos de Ecoenergies Barcelona/38, la red urbana que ya suministra energía térmica a Barcelona sur, la Zona Franca y L’Hospitalet, así como la cooperativa SomEnergia/39, una cooperativa de consumo de energía verde sin ánimo de lucro, con actividades son la comercialización y producción de energía de origen renovable. Si se enfoca a un sistema distribuido de renovables, significa un paso serio de empoderamiento popular y recuperación de soberanía energética. Otro proyecto, también financiado por UrbanInnovativeAction, entre Viladecans, la Agènciad’ecologia urbana de Barcelona y el InstitutCatalà de l’Energia (VILAWATT) converge en este campo/40.

Cabe darle todo el apoyo y desearle la mejor de las suertes, y esperar que su ejemplo se extienda a otros ayuntamientos del cambio.

24/11/2016

Notas:

1/Fractional Reserve Bankinghttps://en.wikipedia.org/wiki/Fractional-reserve_banking

2/McLeay, Michael et al. of theBank’sMonetaryAnalysisDirectorate, 2014, Money creation in themoderneconomy, Bank of EnglandQuarterlyBulletin 2014, Q1 http://www.bankofengland.co.uk/publications/Pages/quarterlybulletin/2014/qb14q1.aspx

3/ Rogelio Segovia, Apuntes para una soberanía monetaria, Instituto de la Moneda Social, 2015, http://www.monedasocial.org/apuntes-soberania-monetaria/

4/ Subsidiariedad, Wikipedia https://es.wikipedia.org/wiki/Principio_de_subsidiariedad

5/ErnestMandel, Marx’sTheory of Money, Internet Archive 1990, https://www.ernestmandel.org/en/works/txt/1990/karlmarx/6.htm

6/ Patrick McCloughan, William H. Batt, Mark Costine, Derek Scully: Participation in volunteering and unpaidwork, TheEuropeanFoundationfortheImprovement of Living and WorkingConditions (Eurofound), 2011, http://www.eurofound.europa.eu/pubdocs/2011/02/en/1/EF1102EN.pdf

7/ Organización Internacional del Trabajo, Manual de medición del trabajo voluntario, 2012, http://www.ilo.org/global/publications/books/WCMS_167833/lang—es/index.htm

8/ Basic IncomeEarthnetworkhttp://basicincome.org/

9/Mary Murphy, Stephen Spratt: The Great Transition: A Tale of HowItTurnedOutRight, New EconomicsFoundation, 2009, https://docs.google.com/file/d/1wNlmIEC2W1q8EKJHYPwuHVH2ArwukTVHq_bpr_P95HShcrLllg5r_3-UDO4S

10/ Dinero Falsificado, Wikipedia https://es.wikipedia.org/wiki/Dinero_falsificado

11/ Portal de Economía Solidaria, http://www.economiasolidaria.org/

12/wwwCommunity Exchange Systemhttps://www.community-exchange.org

13/Regiogeldhttp://www.regiogeld.de/

14/ WIR-Verrechnungssystemhttps://www.wir.ch/

15/International ReciprocalTradeAssociationhttps://wwwhttp://www.iaacblog.com/programs/urban-agriculture-food-perspectives-sustainable-tomorrow/.irta.com/

16/Ithaca HOURS, CommunityCurrencyhttp://www.ithacahours.com/

17/Asociación para el Desarrollo de los Bancos de Tiempo http://adbdt.org/

18/Moneda Social Puma https://monedasocialpuma.wordpress.com/

19/Banca Social Oruéhttp://monedasocialorue.org/

20/EkhiTxanponahttp://www.ekhitxanpona.org/wordpress/

21/Mercado Social Madrid https://madrid.mercadosocial.net/

22/Economías BioRegionaleshttps://economiasbioregionales.org/

23/Energizando el dinero: Una introducción a las monedas-energía y la contabilidad. NEF (2015) https://drive.google.com/file/d/0B3VdF85vJxh1d2E1TGhLTkswVjQ/

24/CommunityCurrencies in Actionhttp://communitycurrenciesinaction.eu/

25/Monedas Comunitarias : Oportunidades y retos para los Gobiernos Locales, CCIA partners at Amsterdam East councilJoostBos, BeckyBooth, mayo 2015 http://www.socioeco.org/bdf_fiche-document-4262_es.html

26/BistolPound, Our City, Our Money http://bristolpound.org/

27/UrbanInnovativeActionhttp://www.uia-initiative.eu/

28/B-INCOME, Combiningguaranteedminimumincome and active social policies in deprivedurbanareas of Barcelona http://youngfoundation.org/projects/b-mincome/

29/Crear una moneda local para Barcelona, Barcelona en Comú, https://barcelonaencomu.cat/es/programa/navega/detall/crear-una-moneda-local-para-barcelona

30/RES http://www.res.cat/

31/Cooperativa Integral Catalana http://cooperativa.cat/

32/PreparatoryStudyonFoodWasteAcross EU 27, EuropeanCommission (DG ENV); BIO IntelligenceService; AEA Energy and Environment; EuropeanCommunities – 2010, http://ec.europa.eu/environment/archives/eussd/pdf/bio_foodwaste_report.pdf

33/FreeganInfohttp://freegan.info/what-is-a-freegan/translations/que-es-un-freegan/

34/Movimiento Taste theWastehttp://tastethewaste.com/

35/URBAN AGRICULTURE: FOOD PERSPECTIVES FOR A SUSTAINABLE TOMORROW http://www.iaacblog.com/programs/urban-agriculture-food-perspectives-sustainable-tomorrow/

36/Coordinadora Estatal de Comercio Justo, Barcelona http://comerciojusto.org/localizacion/barcelona/

37/ CommonsTelecommunications Network gufi.net http://guifi.net/

38/Ecoenergies Barcelona http://www.ecoenergies.cat/es/red/presentacion-red-ecoenergies/

39/SomEnergiahttps://www.somenergia.coop/

40/VILAWATT, Innovative local public-private-citizenpartnershipforenergygovernance, La Unión Europea escoge Viladecans, junto con Gotemburgo y París, por su innovador proyecto Vilawatt para la transición energética http://www.aj-viladecans.es/Plantilles/noticia/_JNJtGAWc42YBZgbhkNteA2uJkKDTjyP6PRPB2iEjV60EbyYWEQ-SGg





Boletín semanal
Recibe en tu correo electrónico los últimos artículos de nuestra revista digital, así como las novedades y eventos
Agenda
Actos
MADRID. 14 de diciembre de 2017, 19:30h
Madrid. 14 de diciembre 2017. 19.30 h. Poesía en el Bulevar Leerán sus poemas AUILES GARCIA BRITO, ANA PÉREZ CAÑAMARES y ALFREDO PIQUER. Presenta ANTONIO CRESPO MASSIEU Lugar: Casa de Cultura y Participación Ciudadana -C/BRAVO MURILO 37-39- Plaza del Parque Móvil







Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons