aA+
aA-
Grabar en formato PDF

Siria
Alepo: “Es el infierno en la tierra”
23/11/2016 | Benjamin Barthe

[La situación en Siria no cesa de evolucionar favorablemente a los intereses de la dictadura de Bachar Al Assad, debido fundamentalmente a la participación en su apoyo, de forma definitiva, de sus aliados, en primer lugar la Rusia de Putin. Los documentos que publicamos a continuación, un artículo de Le Monde que describe la situación en Alepo y una declaración del Colectivo por una Siria Libre y Democrática, basado en París y que une a varios partidos, corrientes y organizaciones solidarias francesas y sirias, pueden ayudar a comprender la situación de la ciudad mártir de Alepo y, aunque sea quizá demasiado tarde, a elaborar unas bases para un planteamiento verdaderamente internacionalista en el Estado español (ndt).]

Es el infierno en la tierra”

Benjamin Barthe

Centenares de proyectiles caen todos los días sobre Alepo-Este desde el martes 15 de noviembre -obuses de artillería y misiles suelo-suelo principalmente, pero también morteros, bombas de fragmentación, barriles lanzados desde helicópteros llenos de explosivos o de clorina, un gas tóxico. Tras un primer asalto infructuoso en el mes de septiembre, seguido de una pausa de tres semanas en los bombardeos, las fuerzas pro-Assad han vuelto, más determinadas que nunca, al ataque de los barrios orientales en manos de la rebelión desde el verano de 2012.

Es el infierno sobre la tierra, hay tres o cuatro aviones o helicópteros permanentemente encima de nuestras cabezas, testimonia Abdulkafi Al-Hamid, un enseñante contactado por WhatsApp, principal medio de enlace de los asediados con el mundo exterior. Cuando uno de ellos se va, llega otro. No nos dejan ni un segundo de descanso. Es algo nunca visto”.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, que mantiene la contabilidad de la masacre, estos bombardeos han causado la muerte de 120 personas en cuatro días y provocado centenares de heridos. Cuatro personas han muerto también en la parte oeste de la ciudad, bajo control gubernamental, en la explosión de morteros disparados por los rebeldes.

Ya no funciona ningún hospital

Signo de la intensificación de los ataques, de los siete hospitales aún en servicio en Alepo-Este al comienzo de la semana, ya no funcionaba ninguno el viernes por la noche. Bien porque han sido objetivo directo y están ha fuera de servicio, lo que es el caso de al menos cuatro de ellos. Bien porque la proximidad de las explosiones es tal que sus responsables han decidido suspender las operaciones.

La “madre de todas las batallas”, según la página web prorégimen Al-Masdar, moviliza miles de hombres del ejército regular, de las milicias paramilitares iraquíes, como Harakat Al-Nujaba, así como del movimiento chiíta libanés Hezbolá. Según Moscú, la aviación rusa, muy implicada en los bombardeos de septiembre, jugaría un papel secundario en esta ofensiva, concentrándose los ataques de sus aparatos en las regiones vecinas de Homs e Idlib.

Atacando tanto a las posiciones de los grupos armados, cuyo número está estimado en 8000 hombres, como a las infraestructuras de salud, indispensables para la supervivencia de sus 250 000 habitantes, el poder sirio espera romper el espíritu de resistencia de Alepo-Este, forzar a los civiles a levantar la bandera blanca y a abandonar la zona, lo que minaría la moral de los combatientes y permitiría a las tropas pro-Assad lograr el triunfo con más facilidad. Para hacerlo, el régimen ha añadido a su arsenal militar un arma psicológica devastadora: el hambre.

Tras cuatro meses de asedio sin el menor avituallamiento, Alepo-Este ha agotado sus reservas de alimentos. Los últimos depósitos aún un poco llenos han sido saqueados por una multitud agotada psicológicamente a mediados de noviembre. “La gente se está volviendo loca, indica Abdelkader Salaheddin, un treintañero empleado de una ONG humanitaria. Cada vez se ve más gente andando por la calle hablando sola. Buscan algo para comer en su casa, en la de sus familiares, en casa de sus amigos, pero no encuentran nada. Me he encontrado con un hombre que desde hace cuatro días se alimenta solo de pan. Si la gente no muere por las bombas, morirá de hambre o de locura”.

El viento está cambiando de dirección”

Hasta ahora, los irreductibles de Alepo, quienes no huyeron de la ciudad en los últimos años, han rechazado siempre, en su gran mayoría, las ofertas de evacuación propuestas por el régimen. Por espíritu de desafío, por temor a ser detenidos a su entrada en una zona bajo control gubernamental como Alepo-Oeste, o bien porque saben que la provincia de Idlib, a la que muchos combatientes de los barrios de Damasco han sido transferidos, están también siendo bombardeada.

Pero el viento está cambiando de dirección, afirma Mahmoud Bitar, un consultor de las organizaciones de derechos humanos con base en Antakya, en el sur de Turquía, y en contacto permanente con Alepo-Este. A los habitantes les repugna decírselo a los periodistas extranjeros. Pero la situación se ha vuelto insostenible. Si se pone en pie un corredor en dirección de Idlib, bajo la supervisión de las Naciones Unidas, entonces la gente comenzará a huir”.

Además de los bombardeos y del espectro del hambre, la moral de la población ha sido muy duramente dañada por el fracaso de la contraofensiva lanzada a finales de octubre para romper el cerco de las fuerzas progubernamentales. Dirigidos por los yihadistas del frente Fatah Al-Cham, una emanación de Al-Qaeda, y los salafistas de Ahrar Al-Cham, los asaltantes tuvieron que retirarse al cabo de algunos días, bajo un diluvio de ataques rusos. “Ha sido un verdadero fiasco, ha habido muchas pérdidas”, subraya Basel Al-Junaidy, un analista cercano a la oposición siria, instalado en Gaziantep, en el sur de Turquía.

Divisiones internas de los rebeldes

La capacidad de resistencia de las brigadas anti-Assad ha sido también disminuida por recientes enfrentamientos internos, entre Nureddin Al-Zinki, un grupo de tendencia islamista financiado por Turquía, y Tajamu Fustakim, una facción más moderada apoyada por los Estados Unidos. Estos combates han acabado con la victoria del primero, que se ha apoderado de los depósitos de armas y de alimentación de su rival, dejando a los hombres de Fustakim en el frente sin el menor apoyo.

A estas divisiones internas se añade finalmente el impacto de la victoria de Donald Trump en las presidenciales americanas. Mientras que los rebeldes esperaban que Hillary Clinton sucediera a Barack Obama y subiera el tono ante Damasco y Moscú, temen ahora que Washington se separe definitivamente de ellos, cerrando en particular el “MOM”, un centro de operaciones basado en Turquía, de donde provienen armas y salarios a las brigadas juzgadas como moderadas. “No pienso que Alepo-Este pueda resistir aún mucho tiempo, confía Basel Al-Junaidy. El paisaje político-militar está en pleno cambio. Nos acercamos a un punto de inflexión en la guerra”.

19/11/2016

Artículo publicado en Le Monde del 20-21 de noviembre de 2016, pg 4.

http://www.lemonde.fr/syrie/article/2016/11/19/a-alep-la-rebellion-approche-du-point-de-rupture_5034071_1618247.html

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR

Salvar a la población de Alepo: Está empezando a ocurrir lo peor de lo que se temía.

Vladimir Putin, con el mayor de los cinismos, ha decidido retirar la firma de Rusia del Estatuto de Roma y protegerse así del Tribunal Penal Internacional por los crímenes de guerra y crímenes contra la Humanidad que ya ha cometido, comete y prevé cometer muy particularmente en Alepo.

Vladimir Putin y Bachar Al Assad, reforzados por la complacencia del presidente electo Donald Trump, protegidos por la pasividad patética y vergonzosa de las grandes potencias europeas, han lanzado su ofensiva sobre Idlib y Alepo-Este que quieren erradicar.

Por primera vez en la historia de la flota rusa, el portaaviones Almirante Kuznetsov ha tomado parte en operaciones armadas” haciendo despegar a aviones Su-33, ha declarado el ministro Serguei Shoigú. El ejército ruso, según él, ha comenzado una operación de amplitud en Siria. Esta operación ha implicado igualmente a la fragata rusa Almirante Grigorovitch, que ha disparado misiles de crucero Kalibr, según S.Shoigú. Por su parte, las fuerzas del régimen han realizado ataques y lanzado barriles de explosivos sobre varios barrios residenciales de Alepo-Este.

Debido al asedio impuesto en Alepo-Este por la dictadura Assad, a los bombardeos sobre los barrios residenciales, incluyendo escuelas y hospitales, los habitantes conocen el infierno del hambre, la ausencia de atención sanitaria, la tragedia de las muertes y las personas heridas por centenares.

¿Qué justificación hay para rechazar dar a los grupos rebeldes moderados, perfectamente identificados, armas de defensa antiaéreas a fin de proteger a la población?

¿Es verdaderamente imposible imponer a Vladimir Putin, por la amenaza de una ampliación de las sanciones económicas, una zona de exclusión aérea a los aviones militares a fin de permitir lanzar ayuda humanitaria?

Abandonando a los sirios de Alepo, luego Idlib y quién sabe en Raqqa donde la naturaleza de las fuerzas que se preparan para intervenir contra el EI está lejos de estar clara, Francia y Europa irían por el mal camino e hipotecarían el futuro por muchos años. Un abandono así equivaldría a alimentar la radicalización, a abrir el camino a los integristas y a perennizar las dictaduras.

El Colectivo por una Siria Libre y Democrática llama a movilizarse en dirección a las instituciones a fin de interpelarlas sobre la extrema gravedad de esta situación y sobre la urgencia de tomar disposiciones para que Alepo-Este y sus habitantes no sean borrados del mapa.

¡Hay que salvar a la población de Alepo!

18/11/2016

http://souriahouria.com/press-release/alep-le-scenario-tant-redoute-est-maintenant-en-train-de-se-jouer-communique-de-psld/

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR





Boletín semanal
Recibe en tu correo electrónico los últimos artículos de nuestra revista digital, así como las novedades y eventos
Actos

Madrid. 1 de junio de 2017. 19 h.


50 años de la huelga de Laminación de Bandas/ Movimiento obrero y antifranquismo en el País Vasco en la última década de la dictadura


Lugar: Librería Traficantes de sueños

calle Duque de Alba, 13, metros Latina y Tirso de Molina

Intervienen:
Pedro Ibarra, Luis Alejos, Justa Montero

Actos

Madrid. Lunes, 29 de mayo de 2017. 19h

Victor Serge. Un hombre en la medianoche del siglo

Pelai Pagés, Andy Durgan, Juan Manuel Vera

Teatro del Barrio

Zurita, 20. Metro Lavapiés, Atocha o Antón Martín o







Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons