aA+
aA-
Grabar en formato PDF

EE UU
La victoria de Trump trae un gobierno de ultraderecha y un futuro incierto
10/11/2016 | Dan La Botz

La victoria del Republicano Donald Trump en la elección presidencial estadounidense no solo aúpa al poder al presidente más derechista de la historia moderna de nuestro país, sino que también nos depara, por tratarse de un peculiar advenedizo en la política, un futuro muy incierto. De lo que sí podemos estar seguros es de que esta victoria comportará ataques a la clase trabajadora, a las comunidades negra y latina, a las mujeres y a las personas LGBT. La opción de los Demócratas por Hillary Clinton en vez de Bernie Sanders abocó a este partido a la derrota, mientras que la incapacidad del movimiento obrero y de la izquierda para construir una alternativa política ha dejado a los votantes con pocas opciones, la mayoría de ellas malas. Hoy, mientras la mitad del pueblo estadounidense se regocija con el triunfo de Trump, la otra mitad se tambalea, sintiéndose anonadada, furiosa, temerosa y entristecida por la derrota.

El triunfo de Trump

La victoria de Trump significa una aplastante derrota para el Partido Demócrata y ha condenado a la irrelevancia al pequeño Partido Verde (de izquierda), que ha cosechado el 1 % de los votos. Gary Johnson, del derechista Partido Libertario, en cambio, ha obtenido poco más del 3 %. Trump no solo ha ganado la presidencia, sino que los Republicanos también mantienen el control del Senado y han ampliado su mayoría en el Congreso. Trump podrá ahora nombrar a la persona que cubra la vacante que hay en el Tribunal Supremo y suplir las demás vacantes que se produzcan. Además, los gobernadores Republicanos gobiernan ahora en 31 Estados de la Unión, mientras que en 27 Estados los Republicanos también controlan los legislativos estatales.

Aunque Trump pueda parecer un gigante, su candidatura ha dividido profundamente al Partido Republicano, y a los Demócratas todavía les queda el filibusterismo en el Senado. Gobernar no le será fácil. ¿Cómo responderá Trump, con su programa conservador y favorable al capital, a las demandas de la base obrera del partido, que ahora se ha ampliado? ¿Cómo abordará, por ejemplo, la cuestión del Obamacare, el plan de seguro de enfermedad del que depende mucha gente? Además, es muy probable que el presidente Trump tenga que enfrentarse a una recesión económica y a cuestiones de política exterior –Irak y Siria, Rusia, China– bastante complicadas, por decirlo suavemente. Nos adentramos en aguas inexploradas y tal vez en un mar tormentoso.

¿Cómo ha ganado Trump?

Trump, que ha defendido un programa económico nacionalista y ha hecho gala de una retórica racista, antinmigrante y misógina, ha ganado la elección presidencial del 8 de noviembre movilizando a decenas de millones de votantes blancos de clase media y de clase trabajadora que están indignados y furiosos con las élites gobernantes de Washington y Nueva York. La ironía, para nosotros, los que somos de izquierda, es que la clase trabajadora haya asegurado la victoria de Trump. Los votantes blancos de los suburbios, acomodados y de clase media, constituían la base del Tea Party y ahora también la de Trump, pero la clave de la victoria de este reside en el voto de los trabajadores blancos del cinturón industrial, formado por los Estados de Pensilvania, Virginia Occidental, Ohio, Indiana y Michigan, donde una mayoría de hombres y mujeres han votado por él. Cuenta con un firme respaldo entre las personas que no han cursado estudios universitarios y también entre los votantes de ciudades pequeñas y zonas rurales de todo el país.

La clase obrera blanca, desatendida por el Partido Demócrata durante los últimos 40 años, ha ido desplazándose paulatinamente al campo Republicano, y este año el cambio ha sido masivo. Trump ha motivado a estos trabajadores blancos hablándoles de la necesidad de reconstruir la industria, crear puestos de trabajo, proteger sus empleos frente a los trabajadores indocumentados, resguardar el país de la competencia extranjera. Aunque ha prometido defender el país del terrorismo, Trump también se ha manifestado en contra de la implicación de EE UU en guerras extranjeras y en intentos de cambiar regímenes. Para sorpresa de muchos, también ha ganado un número importante de votos de las minorías raciales, obteniendo el 29 % del voto hispánico y el 29 % del voto asiático. Clinton no ha logrado movilizar a la comunidad afroamericana como hizo Obama en 2012, cuando obtuvo el 93 % de voto negro. Este año, Clinton no ha cosechado más que el 88 % del voto negro, mientras que Trump se ha quedado con el 8 % y el libertario Johnson con el 2 %.

Pese al hecho de que los sondeos indicaban que Bernie Sanders habría obtenido mejores resultados que Clinton frente a Trump, los Demócratas optaron por la candidata del sistema, en vez de su propio populista, el “socialista democrático” con su programa de cambio social. Parece que la decisión del Partido Demócrata de presentar a Hillary Clinton en lugar de Bernie Sanders ha asegurado el éxito de Trump. Algunos votantes que se sintieron atraídos por el mensaje de Sanders, ahora se han inclinado por Trump. Mientras que la mayoría de jóvenes han votado a Clinton, algunos de los que trabajaron para Sanders y le votaron no han podido decidirse a votar por Hillary. Puede que algunos sanderistas hayan votado por Trump y otros por Johnson o Stein, mientras que otros se han abstenido, enojados por el rechazo de su candidato y desencantados con las opciones que se les ofrecían.

La victoria de Trump, que ha llamado a prohibir la inmigración de musulmanes en el futuro y reclamado la construcción de un muro para cerrar el paso a los inmigrantes mexicanos, no solo ha metido miedo en el corazón de los inmigrantes latinoamericanos y musulmanes, sino que también atemoriza a los estadounidenses negros que conocen la historia del racismo de Trump. En todo EE UU ha habido manifestaciones contra Trump, protagonizadas por gente joven que gritan “¡No es mi presidente!” Podemos estar seguros de que la movilización contra Trump continuará e irá en aumento, inclusive entre quienes han votado por él y se sentirán profundamente decepcionados.

09/11/2016

Traducción: VIENTO SUR



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons