aA+
aA-
Grabar en formato PDF

Euskal Herria
¿De que paz estamos hablando?
08/11/2016 | Pedro Ibarra

A raíz de los cinco años de la declaración de Aiete y el siguiente cese de la acción armada por parte de ETA, nuevamente se han producido declaraciones políticas que nos recuerdan la paz lograda hace cinco años, el papel del manifiesto de Aiete en su obtención, el incumplimiento de lo establecido en Aiete, etc. Pretendo hacer un breves reflexiones sobre el todavía actual discurso de esta historia dentro de la Izquierda Abertzale y otros entornos políticos y también ciudadanos, con la intención de negar su correspondencia con la realidad, con lo que realmente ha sucedido y lo que realmente puede ser deseable que ocurra.

En síntesis, el discurso dominante es que Aiete expresó, promovió y estableció un proceso y escenario de paz. Hoy en día, una parte -ETA- ha cumplido las exigencias de esa paz. La otra -el Estado español- las incumple sistemáticamente. AsÍ, la evaluación de la Izquierda Abertzale sobre la recientísima detención del -por lo que parece- actual jefe de ETA se siguen insertando en este discurso sobre el incumplimiento del proceso de paz.

Este discurso se asienta sobre una premisa inexistente. El final, el cese la violencia de ETA no se inserta en ningún proceso, ni acuerdo, ni escenario de la paz. Lo que ocurrió es que una organización armada perdió en su confrontación contra el Estado español. ETA fue derrotada/1. Exhibió una absoluta incapacidad de alcanzar con su violencia no sólo, por supuesto, alguno de sus objetivos políticos sino ni siquiera acercarse a escenarios que posibilitase su logro. Incapacidad asumida tanto en avanzar como en impedir el sistemático retroceso y alejamiento de esos escenarios. Incapacidad no sólo, pero sí básicamente, alcanzada por la estrategia policial y política de su contrincante: el Estado español. En consecuencia fue derrotada por el Estado. La conciencia de sus descritas incapacidades le llevó a tomar la decisión de abandonar definitivamente su acción armada. Y como organización, constituida y conformada como tal en la opción por la violencia política, a desaparecer -antes o después- como organización.

Su decisión fue una decisión absolutamente unilateral. No se insertaba en ningún negociación o acuerdo ligado a establecer mutuas condiciones de paz. La paz/2 es un escenario, o al menos una coyuntura estable, que no sólo declara el rechazo a reiniciar acciones de violencia política, sino que establece cambios y concesiones sociales, políticas, judiciales, etc., propuestas por ambas partes negociadoras, que legitiman, justifican y refuerzan en ambos su decisión de renunciar a la violencia.

Hay escenario de paz cuando la misma se presenta con unas condiciones de estabilidad, cuando los acuerdos entre los contendientes establecen un contexto preventivo. Con el logro de acordar determinadas demandas políticas, los contendientes se alejan de volver a plantearse la confrontación. Solo el incumplimiento de esas demandas alcanzadas en el acuerdo correspondiente harían probable la vuelta a la violencia. Pero es evidente que cuando no hay contraprestación alguna, cuando no hay acuerdo alguno sobre concesiones, no es posible el incumplimiento y la consecuente y eventual legitimación de vuelta a la violencia. Sin paz, no hay incumplimiento del misma.

Hay que recordar que lo único evidente del texto de la declaración de la Conferencia Internacional de Aiete, lo único que aparece como no dependiente de circunstancias o voluntades externas, es la exigencia de cese definitivo e incondicional de la violencia de ETA. También es verdad que el manifiesto transmite, mediante de un lenguaje deliberadamente neutral, la sensación de estar valorando y proponiendo soluciones políticas a un conflicto político.

Pudiera ser que ETA se apoyase en estas sensaciones políticas de la declaración para justificar su cese. Mas todavía. Aunque parezca increíble, pudiera ser que ETA se creyese que ese manifiesto reflejaba un acuerdo entre partes que establecía obligaciones mutuas. Aun sus más recientes comunicados pueden (solo pueden ) interpretarse como que todavía mantienen esa creencia. Quizá también ayude a su mantenimiento el discurso de ciertos sectores de la Izquierda Abertzale que con tanto hablar de la paz rota parece que se están refiriendo al incumplimiento de acuerdos de paz.

Sí es cierto que de alguna forma los resultados de Aiete ayudaron a ETA a presentar al público y a sí mismos, su derrota como resultado de un cierto acuerdo político; ayudaron, en consecuencia, a darle un aire político a la decisión de acabar con su acción y al mismo tiempo con su existencia. Si sirvió para eso, lo de Aiete merece la pena ser reconocido. Pero en modo alguno ese apoyo puede ser transformado en un acuerdo de paz.

Donde sí estamos es en un escenario en el cual la existencia de una confrontación violenta, hoy en día desaparecida por la renuncia unilateral de una de las partes a seguir actuando, ha dejado determinadas consecuencias -secuelas- negativas. Esas situaciones de dolor, de injusticia de riesgo, deben ser superadas, eliminadas. Debe promoverse su desaparición porque las mismas obedecen, surgen o se mantienen, no en virtud del incumplimiento de un acuerdo, no por discursos a favor de inexistentes causas y justificaciones, sino por su consustancial negatividad. Que la situación de los presos y presas resulta intolerable y que debe ser radicalmente cambiada no se debe a un imaginario acuerdo a favor de su liberación. Se debe a que es objetivamente injusta e ilegal. Seguir argumentando que en la medida que se renegocie un supuesto acuerdo establecido para este asunto, será posible la solución del mismo, es establecer un argumento en el vacío. Es, en última instancia, prorrogar –no resolver- la situación de los presos y presas. Es defender un escenario que no es posible rehacer en base a uno anterior, porque ese anterior nunca ha existido.

Lo mismo se puede decir respecto al desarme . El mismo debe producirse ya. Directa y unilateralmente, porque no tiene sentido el mantenimiento de una organización armada que ha decidido desaparecer como tal y porque además genera una situación de inseguridad absolutamente injustificada. No hay que hacerlo depender de una eventual negociación basada en el espíritu del acuerdo de Aiete que permite quizá eventuales concesiones o reconsideración de algunas otras. De nuevo es construir un escenario a partir de otro inexistente y por tanto lo único que provoca es retrasos.

O sea, que menos hablar de paz rota y más presión, sobre todo social, para que se tomen decisiones sobre las cuestiones que por si mismas constituyen un atentado a la justicia.

6/11/2016

Pedro Ibarra forma parte del Consejo Asesor de VIENTO SUR

Este artículo es una adaptación de un artículo que escribí hace algún tiempo( febrero 2013 ; creo que para la revista de Lokarri ) en la cual consideraba el discurso sobre del paz lograda con la decisión de ETA de abandonar definitivamente la acción armada. P.I.

Notas:

1/ Ya sé que el termino derrota es utilizado por personas grupos y organizaciones bastante indeseables. Per es lo que hay.

2/ Me refiero al concepto de paz ligado a la situación, condiciones y contextos que surgen y se establece tras un conflicto. Evidentemente no me refiero a la paz desde la perspectiva de simple ausencia de violencia o a la paz entendida desde la perspectiva estructural como ausencia de opresiones sistémicas, etc.; me refiero al concepto de paz que describe la situación tras el cese la violencia del 2011 y que por otro lado es el usado -el que se hace referencia- en los actuales discursos y debates sobre la paz.





Boletín semanal
Recibe en tu correo electrónico los últimos artículos de nuestra revista digital, así como las novedades y eventos
Agenda
Actos
MADRID. 14 de diciembre de 2017, 19:30h
Madrid. 14 de diciembre 2017. 19.30 h. Poesía en el Bulevar Leerán sus poemas AUILES GARCIA BRITO, ANA PÉREZ CAÑAMARES y ALFREDO PIQUER. Presenta ANTONIO CRESPO MASSIEU Lugar: Casa de Cultura y Participación Ciudadana -C/BRAVO MURILO 37-39- Plaza del Parque Móvil







Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons