aA+
aA-
Grabar en formato PDF
Portugal
¿A qué esperamos para aumentar el salario mínimo?
04/11/2016 | Luis Casinhas

El Salario Mínimo Nacional (SMN), definido por ley como el montante mínimo de remuneración que un trabajador tiene que recibir y que no puede ser reducido por convenio colectivo o por contrato individual, fue creado en Portugal el 27 de febrero de 1974, con el propósito (compartido por la Organización Internacional del Trabajo) de proteger a la clase trabajadora de los salarios excesivamente bajos a los que estaba sometida, disminuir las desigualdades, erradicar la pobreza existente, garantizar el progreso del país y establecer la dignidad laboral – era la hora “de que muchas familias dejaran de dormir en el suelo”, declaró el Ministro de Trabajo que lo instituyó, Avelino Pacheco Gonçalves.

En un momento en el que ya está decidido el Presupuesto del Estado para 2017, urge hablar de uno de los asuntos más polémicos que divide la opinión tanto de economistas como de dirigentes de los partidos: el aumento del SMI.

El debate actual intenta aclarar si el SMI se debe aumentar para lo que hay que deconstruir mitos y mirar los hechos y así saber qué se plantea.

Empecemos por reflexionar sobre el principio básico de la creación del salario mínimo nacional: la reducción de la pobreza. Portugal es el país entre los países de la OCDE con más pobreza, dato agravado durante el Memorándum de Entendimiento de la Troika en el que se incluían recortes en los salarios y las pensiones por muy reducidas que estas fueran, aumento de los impuestos de quienes trabajaban y de los pensionistas y aumento de la precariedad. Según el barómetro de las Crisis, promovido por el Observatorio sobre Crisis y Alternativas (parte integrante del Centro de Estudios Sociales de la Universidad de Coimbra), “en 2013, aún se registraba una tasa de pobreza del 10,7% entre las personas con empleo y la pobreza en este universo alcanzaba el 28% (INE;ICOR,2014). Esta realidad era coincidente con una elevada desigualdad en la distribución salarial”.

Nada mejor que comprobar empíricamente estos argumentos y las comprobaciones hechas muestran de manera impresionante cómo el aumento del salario mínimo nos ayudaría a combatir la pobreza y la desigualdad. Más dinero tiene que implicar más holgura financiera para las familias que pasan a tener otras condiciones de vida, pasando página a las necesidades monetarias solo para sobrevivir. Doce estudios incluidos en la literatura publicada sobre este asunto presentan 54 elasticidades (relaciones que miden el impacto en una variable cuando otra es alterada) del tipo precio del trabajo-pobreza y que fueron calculadas con diferentes supuestos (incluso matemáticos): 48 muestran una relación negativa entre las dos variables.

Si consideramos el último aumento del SMN vemos cómo también, por lo mismo, tiene mayor alcance en relación a las clases que, habitualmente, están afectadas por necesidades y dificultades económicas y que pasan por privaciones que se pueden evitar. La subida benefició, especialmente, a las personas jóvenes. Cerca del 60% de individuos con edades inferiores o igual a 25 años pasaron a sentir el efecto positivo de la medida. Y de forma más significativa, alcanzó a las personas menos cualificadas: 58% de quienes tienen menos que la enseñanza básica y 40% de quienes tienen enseñanza básica.

Aumentar el SMN no cuadra con el despedido de trabajadores, con la excusa de que representan una gran parte de los costes de las organizaciones. Es un dato falso porque los que tienen mayor peso en las empresas son los servicios externos como por ejemplo, la energía. El Barómetro de las Crisis, afirma que “el aumento del SMN tiene un impacto en los costes salariales de todas las empresas tanto mayor cuanto menores sean las remuneraciones de la empresa. Con un aumento del SMN hasta 532 €, la masa salarial global aumentaría solo 0,65%. Con un aumento hasta 600 €, el aumento sería de 2,9%. En Portugal, del año 2015 al 2016, el SMN se aumentó de 505 a 530 € y a lo que asistimos en nuestro país es a una tendencia a la bajada de la tasa de desempleo que se prevé que sea del 11,9% ya en este año, después de acercarse al 12,5% a finales del año pasado.

Los gastos relativos a las contribuciones a la Seguridad Social también preocupan mucho a los críticos a pesar de que no hay razón para la alarma. Con el pasado aumento de 25 € del SMN , esos gastos , que representan el 20% de los costes de producción , tendrían una repercusión en los costes totales de producción de un aumento de solo 0,13% -los excedentes de las empresas afectarían positivamente a los trabajadores en el 1,1% en lo que respecta a sus remuneraciones.

Podemos pensar en el vínculo existente entre el SMN y la tasa de movilidad del personal que, en otras palabras, es la tasa que refleja la proporción de personas trabajadoras que, del total de trabajadores, dejan de estar empleadas en una determinada entidad pública o privada- cuanto menor es la tasa. En 2012, Dube, Lester y Reich, economistas dedicados al estudio de la economía del trabajo, publicaron un trabajo en la cual ponían en evidencia que, en USA, un aumento del 10% del salario mínimo reduce en 2,1% la movilidad del personal que trabaja en restaurantes y analizando la movilidad de la clase trabajadora más joven, también verificaron una reducción del 2%. En Canadá, Brochu y Green descubrieron que el despido de trabajadores jóvenes con los niveles de escolarización más bajos disminuyeron después del aumento de la retribución mínima como sucedió en nuestro país y está documentado en un estudio hecho por Ane Rute Cardoso y Pedro Portugal. No existe tanta competencia entre empresas con mejores salarios por lo que el trabajador no se siente atraído a cambiar de trabajo corriendo el riesgo de quedarse desempleado con ese cambio.

Otro estudio, de los mejor valorados dentro de esta materia y que comprueba lo que acabamos de defender, se hizo entre 1990 y 2006 por investigadores de la Universidad de California que compararon pares de municipios que compartieran frontera entre estados diferentes y en los que los Salarios Mínimos también fueran diferentes. En 2005, analizaron Spokane (WA) que tenía un Salario Mínimo de 7,35 $ por hora con Kootenai (ID) en la que ese valor era de 5,15 $ por hora. Prestaron atención a la industria de restauración que tradicionalmente, emplea a gran número de trabajadores que reciben el Salario Mínimo Nacional, y concluyeron que SMN más altos no implicaban un aumento del desempleo y que ese comportamiento era homólogo en las pares estudiados a lo largo de los Estados Unidos de América.

Hay quien defiende que un aumento del SMN provocará inflación y que, por eso, no merece la pena aumentarlo: creen que esta subida origina una subida de gastos de personal para las empresas que para compensarlo, tienen que subir el precio de los productos y servicios haciendo que el consumidor, al final, no pueda soportar este crecimiento. Semejante cosa sería verdad si el porcentaje de aumento del sueldo fuera inferior o igual al aumento del porcentaje de inflación generada porque lo que importa analizar es el impacto del salario real del trabajador, es decir, el impacto en el salario ajustado al nivel general de precios que se traduce en la alteración de su poder adquisitivo. Y lo que se ha verificado en Portugal, principalmente durante el periodo del gobierno socialista apoyado por una mayoría parlamentaria de izquierdas, es que la recuperación del salario mínimo alrededor de un 5% por año está muy por encima de la inflación que es aproximadamente del 0,7% y que ha tenido, sin duda, un efecto positivo en la economía, es decir, el poder adquisitivo de las familias ha mejorado.

Dada la coyuntura descrita y según el Banco de Portugal, “el consumo privado deberá tener un fuerte crecimiento en 2016 (…) , en línea con la evolución del rendimiento disponible real”, y crecerá cerca del 2,1% ya en este año. De este modo, hay un aumento de la demanda interna que “refleja esencialmente la dinámica del consumo privado. Esta evolución ocurre en un contexto (…) de mantenimiento de la confianza de los consumidores en niveles históricamente elevados”. Los trabajadores que ganan el SMN pondrán más dinero en la economía probablemente en los establecimientos donde trabajan frecuentemente personas que ganan el SMN generándose un ciclo que origina comunidades más fuertes y una economía más viva.

Hay más factores que no se pueden disociar del aumento del SMN, como el aumento de la productividad de los trabajadores. Sobre esto nos habla el economista George Akelof en una hipótesis que formula hacia 1982, después de realizadas muchas verificaciones experimentales. Según él, estos responden a aumentos del SMN con más esfuerzo porque se sienten recompensados por el aumento -la llamada “Efficiency-Wage Theory”. Ehrenberg y Smith también nos dicen que una paga más alta crea un nivel más alto de motivación en la relación trabajador-trabajo y Owens y Kagel confirman la relación positiva que hay entre un salario mayor y el esfuerzo de sus trabajadores. Se trata de valorarlos como deben ser valorados. De este modo, las empresas podrán alcanzar sus objetivos contribuyendo positivamente en la actividad económica mediante una colaboración justa con sus trabajadores.

Ya decía Charles Darwin que “si la miseria de los pobres no es causada por las leyes de la naturaleza, sino por nuestras instituciones, nuestro pecado es grande”. Y no estamos en tiempos de continuar sacrificando a quien todo da al país, a quien se esfuerza por mantener el trabajo, a quien sufre las consecuencias de no ser valorado por lo que hace. Los mitos no ocurren, los hechos sí, por eso hay que abrir los ojos y pensar que se puede realmente hacer algo diferente.

El Salario Mínimo Nacional tal como está y continuará en Portugal responde positivamente a la necesidad de erradicación de la pobreza, no aumenta el paro, crea una relación más fuerte entre el trabajador y su empleo, genera inflación pero a un nivel soportable visto el mayor poder adquisitivo que a su vez, aumenta el consumo y la demanda interna y , finalmente, hace que se incremente la productividad del trabajador en una simbiosis con los objetivos del empresario. Es una señal de cómo un país se valora a sí mismo y las condiciones de quienes en él viven y de quien en él trabaja. Es una medida eficaz y que protege a trabajadores con poder de negociación muy bajo o prácticamente nulo y ayuda a las familias de clase media-baja a que vivan como un día ansiaron vivir. Las cartas están encima de la mesa y es un imperativo que los sueldos se recuperen, que la economía se estimule y que las desigualdades disminuyan. ¿A qué estamos esperando?

Artículo publicado en Crítica Economica e Social 9

Traducción VIENTO SUR

http://www.criticaeconomica.net/wp-content/uploads/2016/10/revistacritica_9.pdf





Boletín semanal
Recibe en tu correo electrónico los últimos artículos de nuestra revista digital, así como las novedades y eventos
Agenda
Actos
MADRID. 14 de diciembre de 2017, 19:30h
Madrid. 14 de diciembre 2017. 19.30 h. Poesía en el Bulevar Leerán sus poemas AUILES GARCIA BRITO, ANA PÉREZ CAÑAMARES y ALFREDO PIQUER. Presenta ANTONIO CRESPO MASSIEU Lugar: Casa de Cultura y Participación Ciudadana -C/BRAVO MURILO 37-39- Plaza del Parque Móvil







Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons