aA+
aA-
Grabar en formato PDF

daniloalba.blogspot.com.es | Dialogar con el sentido común
Podemos: entre lo viejo y lo nuevo
02/11/2016 | Daniel Albarracín

¿Moderando el discurso se atrae a más personas al proceso de cambio?. Este es posiblemente uno de los debates que más ocupa a una parte de la dirección [de Podemos]. Para ello han acuñado diferentes términos y mecanismos de autocensura. “Marco ganador”, “hipótesis populista”, “significante flotantes en disputa”, etc.
Esta aproximación abusa de una perspectiva “ideologicista” en virtud de la cual al electorado se le atrae construyendo un discurso que se adecue a las expectativas, al viejo sentido común, claramente frustrado por el ataque de las élites. Dirán que propuestas o discursos muy radicales asustan o son empleados por los medios, instrumentos del poder, para desacreditar, por ilusorios, algunas iniciativas. Que, en suma, proponer, lo que la gente espera, equivale al vehículo hacia el éxito electoral y el acceso al poder político para hacer posible el cambio.

Cabe apuntar algunos planteamientos que deberían bastar para impugnar tal singular versión del populismo.

Conectar con las expectativas y aspiraciones no depende de la moderación y o de lo extremo de un discurso, sino de la relación con las necesidades, problemas y contradicciones de la sociedad. Lo que implica que ninguna propuesta que no sea radical, es decir, que vaya a la raíz, podrá convencer a aquellos con los que queremos realizar el cambio.

El periodo histórico abierto conduce a un proceso de polarización social, mayor desigualdad material y frustración de libertades, en tanto que el modelo socioeconómico imposibilita un escenario de crecimiento y mejora material para todos los grupos sociales de la sociedad. Se ha abierto un proceso abierto de conflicto, que si bien existía desde hace mucho tiempo, es más explícito que nunca. Tratar de buscar una propuesta restauracionista del marco de desarrollo pre 2007, o que aluda a una posible recuperación de los “treinta gloriosos”, es tan ilusorio como, probablemente, indeseable. El desarrollo capitalista sólo es posible mediante la recuperación de la tasa de beneficio, la expansión del negocio y la forma mercancía, y para ello recurre al aumento de la explotación del trabajo o la extracción de recursos naturales. Para lograrlo sólo cabe incrementar la violencia social (privatizando servicios públicos, erosionando derechos y salarios, intensificando el trabajo o aumentando la jornada laboral) o contra la naturaleza. Se ha avanzado mucho en este terreno y, sin embargo, siguen sin recuperarse las tasas de rentabilidad que el capital requiere para generar olas de inversión y crecimiento que permitiesen reproducir un esquema semejante al de la posguerra mundial que, por otro lado, se circunscribió a algunos países del Norte. De darse se haría en un entorno social exhausto y en un planeta agotado. De lo que no cabe ninguna duda es que la polarización entre los requerimientos del capital y las necesidades de la sociedad, el mundo del trabajo y la naturaleza se agudizan, y que las medidas conciliadoras no van a encontrar espacio en un futuro, mientras persistan los privilegios de una minoría.

El debate moderación/extremismo conduce a un debate falso que refiere al miedo y la imprudencia, ambos muy malos consejeros políticos, ambos situándose en la esfera de la representación. Ambas aproximaciones comparten un sesgo ideologicista, esto es, constriñen la lucha política al campo de las ideas, y ambas están orientadas o por el temor al poder, y todas las secuelas paralizantes que comporta, o por la impaciencia que ignora el peso de las estructuras materiales de la realidad, sacudido por el voluntarismo. Para hacer el cambio conviene focalizar la cuestión de otra manera. En primer lugar, que las masas populares y la mayoría de la clase trabajadora incorpora conceptos y reflexiones mediante la experiencia material, mediante la práctica. Solamente una minoría, con tiempo, energía, formación, refuerzo social, margen de maniobra y autoconfianza avanza en el terreno de la conciencia a través de la discusión intelectual o el discurso político elaborado. La cuestión no estriba tampoco en oponer la experiencia a la reflexión, sino más bien al contrario, que los actores políticos sólo abonarán el avance en la conciencia cuando introducen sus reflexiones y preguntas en claro contacto con las necesidades, contradicciones y problemas que las mayorías padecen. Todo lo que no refiera a las mismas no tendrá acogida alguna.

De tal manera, que, si afrontamos el debate en torno a la oposición entre la ocupación de las instituciones o el trabajo en los movimientos sociales, nos encontramos con una aporía. En primer lugar, porque nada opone ambos espacios y dinámicas, sino porque se pueden reforzar entre sí. En segundo lugar, porque no basta con afirmar y religar ambos espacios, sino que es preciso plantear cómo hacerlo y para qué. El trabajo institucional, en el perímetro del Estado, bajo su naturaleza social, puede, más que a tomarlo, a que nos tome, y que no podamos aspirar a otra cosa más que a un margen de redistribución algo mayor, en base al papel que el Estado juega en la sociedad para amortiguar los conflictos e integrarlos. El trabajo movimentista, por sí solo, se reduce a un trabajo episódico, en tanto que los movimientos responden a contradicciones expresadas en coyunturas, y por tanto conduce a un suceder expresivo agotador.

Una posible respuesta a esta aporía, entre la trampa permanente y la evaporación efímera, estriba en encontrar un mediador y un fin superador. Algunos filósofos han venido insistiendo en que resultaría posible alcanzar el socialismo simplemente tomando los instrumentos del Estado de derecho llevando hasta sus últimas consecuencias el margen político operativo de algunas instituciones de las sociedades burguesas. Sin embargo, sin desdeñar la influencia y lo conveniente de participar en esas instituciones, como el parlamento o los gobiernos, resulta cuanto menos difícil superar el marco del modelo socioeconómico basado en la propiedad privada de los medios de producción y la lógica de la mercancía, con la fuerza que se arroga el poder financiero, industrial y mediático, con el mero recurso a la participación en dichos espacios. Aunque en contadas ocasiones históricas se ha podido acceder a cuotas de gobierno y se han logrado avances notables, nosotros consideramos que ninguno de estos avances han proseguido sin el concurso de un proceso de autoorganización social con dinámicas constituyentes. Vale decir, la construcción de instituciones nuevas. Precisamente en estas organizaciones sociales (del mundo laboral, vecinal, cívico, ciudadano, etc…) es donde es posible construir prácticas y costumbres en común, nuevas iniciativas en las que las reflexiones y el cambio social fertilice. Estas organizaciones sociales entrañan el mediador entre fuerzas políticas y necesidades sociales, y las instituciones que estas construyan con otras organizaciones, pueden consistir en la arquitectura constituyente para un proyecto de sociedad superador. Puede suceder que estas generen una dinámica de doble poder, donde las viejas instituciones pierden legitimidad aún cuando apliquen la ley, mientras las nuevas señalan aspiraciones, soluciones y sentidos de justicia que responden al sentido común en construcción, pero aún no sean reconocidas en los papeles oficiales.

Inmediatamente se apelará que tampoco permitirá construir mayorías si se proponen medidas tan audaces y extrañas que nadie las comprenda o que nadie las considere viables, básicamente por no contarse con la fuerza social necesaria porque la mayoría social no se encuentra preparada.

De nuevo, la clave está en encontrar una mediación, como puente entre lo viejo y lo nuevo. Resurge así el debate sobre el sentido común. Algunos indicarán que se trata de acompañar, plegándose, al sentido común popular, explotando las distancias con los abusos del poder, aún cuando comporte aceptar reclamaciones periclitadas. La respuesta no puede ser tampoco desacreditar el sentido común –como hizo en su día Pierre Bourdieu que sugería pensar “contra el sentido común”. En cambio, de lo que se trata es de “dialogar con el sentido común”, como ha venido sugiriendo el sociólogo Alfonso Ortí. Esto es, acercarse a las problemáticas de las mayorías para formular preguntas al sentido común. Recordemos que el sentido común también porta en sí mismo el consentimiento de lo existente, y no sólo los límites al poder. Desde ese punto de vista, una organización política transformadora debe construir lazos orgánicos con los grupos sociales con los que se compromete, para desarrollar ese cuestionamiento, al mismo tiempo que se trasladan las aspiraciones y demandas de manera programada. Ese método es el que permitirá el proyecto de construir un sentido común nuevo, de un modo que pueda partir de lo viejo pero sin renunciar a la transformación emancipadora.

1/11/2016

http://daniloalba.blogspot.com.es/2016/11/podemos-entre-lo-viejo-y-lo-nuevo.html





Boletín semanal
Recibe en tu correo electrónico los últimos artículos de nuestra revista digital, así como las novedades y eventos
Agenda
Actos
MADRID. 14 de diciembre de 2017, 19:30h
Madrid. 14 de diciembre 2017. 19.30 h. Poesía en el Bulevar Leerán sus poemas AUILES GARCIA BRITO, ANA PÉREZ CAÑAMARES y ALFREDO PIQUER. Presenta ANTONIO CRESPO MASSIEU Lugar: Casa de Cultura y Participación Ciudadana -C/BRAVO MURILO 37-39- Plaza del Parque Móvil







Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons