aA+
aA-
Grabar en formato PDF

Colombia. Los diálogos con el ELN
“Es la hora de la unidad por la paz de Colombia”
25/10/2016 | Jesús Gualdrón

El próximo 27 de octubre se dará comienzo en la ciudad de Quito (Ecuador) a las conversaciones entre el Gobierno de Colombia y el ejército de Liberación Nacional (ELN) en su etapa pública. En el anuncio, fechado en Caracas el 10 de octubre de 2016, se informa que las delegaciones del Gobierno Nacional y del ELN han acordado:

1. Instalar el día 27 de octubre en Quito, Ecuador, la mesa pública de conversaciones.

2. La agenda de conversaciones se iniciará con el punto 1. Participación de la sociedad en la construcción de la paz; adicionalmente, se trabajará el sub punto 5f. Acciones y di- námicas humanitarias.

3. Iniciar el proceso de liberación de los secuestrados/rete- nidos con 2 casos antes del 27 de octubre. Además, cada una de las partes hará, a partir de la fecha, otras acciones y dinámicas humanitarias para crear un ambiente favorable para la paz/1.

Con este paso, el ELN pretende hacer realidad una aspiración de vieja data. Según Nicolás Rodríguez Bautista, Comandante del grupo insurgente, “hace 23 años hemos dialogado con los gobiernos de turno para buscar la paz. Ahora, los gobiernos piensan que la paz es una cosa y nosotros pensamos que la paz es otra. Para nosotros la paz de Colombia llega a su culmen cuando hayan desaparecido las causas que originaron el conflicto, las complejas causas sociales que originaron el conflicto. de manera que ese camino a llegar allá debe ser claro y debe ser seguro. El ELN está empeñado en eso porque, entre otras cosas, su máxima aspiración desde que se alzó en armas fue llegar a la paz plena. El futuro de Colombia no puede ser la guerra, es la paz/2.”

La noticia ha sido recibida –como es natural– con enorme alegría y expectativa por parte de la mayoría de los colombianos, que –a pesar de los resultados negativos del plebiscito para la refrendación de los Acuerdos de La Habana con las FARC-EP del pasado 2 de octubre– persisten en su férrea voluntad de lograr la solución política del conflicto armado que aqueja al país desde hace más de medio siglo, y no han cesado de manifestarse de las más diversas formas a favor de una salida pronta y democrática a la situación creada por el pírrico triunfo del NO. En ese contexto, las conversaciones con el ELN, por una parte, contribuyen innegablemente a darle un nuevo impulso al proceso de paz en su conjunto, pues no es dable considerar que, mientras se abre un nuevo frente de negociación, no se persista por parte del Gobierno en salvar lo alcanzado a este respecto durante los últimos 6 años. “Si no se llega a un acuerdo pronto, el proceso de paz puede pasar del limbo al infierno”, ha declarado en La Habana Iván Márquez, jefe negociador de las FARC-EP, en una entrevista reciente de prensa/3, al tiempo que expresaba la voluntad de su organización para contribuir a salvar la esperanza de paz que significan los acuerdos ya logrados.

Por otra parte, el diálogo público con el ELN aportará a la apertura de un camino de convergencia democrática de los sectores populares de nuestro país. Fiel a su filosofía, “a su manera de pensar la paz”, como dice su Comandante, e interpretando la coyuntura política actual

el ELN convoca a todas y todos los colombianos amantes de una paz con justicia y equidad social, con democracia y soberanía, convencidos que la paz son Cambios, a un gran dialogo nacional donde las mayorías excluidas del poder, se hagan sentir movilizadas, reclamando su participación directa y protagónica en el proceso de paz y no se permita un acuerdo excluyente de las élites en conciliábulos. Todas las organizaciones populares y sociales deben asumir este esfuerzo porque lo que no se consiga con la acción directa de las mayorías, no lo harán los que mal gobiernan a Colombia. Este esfuerzo requiere de la unidad de los revolucionarios, de la izquierda, de los demócratas y del bloque popular en general, es la hora de la unidad por la paz de Colombia.4

Así las cosas, se abren nuevos horizontes y surgen nuevos impulsos para la lucha por una amplia apertura democrática en el marco de una solución política del conflicto armado. Se impone, entonces, apoyar decididamente las negociaciones de Quito y contribuir creativa- mente a su desarrollo y éxito como una contribución al logro de los necesarios procesos de convergencia y unidad del movimiento popular que las circunstancias actuales de nuestro país demandan.

Octubre 2016

http://www.espaciocritico.com/sites/all/files/izqrd/n0068/izq0068_a10.pdf

Notas:

1/ véase: https://www.eln-voces.com/index.php/dialogos-de-paz/voz-del-el- n/811-anuncio-de-la-instalacion-de-la-fase-publica-de-negociaciones-en- tre-el-gobierno-de-colombia-y-el-ejercito-de-liberacion-nacional

2/ véase: https://www.youtube.com/watch?v=3JZsJqRpwfY

3/ véase: http://www.univision.com/noticias/ivan-marquez- si-no-se-llega-a-un-acuerdo-pronto-el-proceso-de-paz- puede-pasar-del-limbo-al-infierno-video

4/ en: Revista Insurrección n° 550, octubre 2016, https://mail.google.com/mail/u/0/?tab=wm#search/ELN/157ba6140d88172e



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons