Grabar en formato PDF

Siria
Detener la barbarie
08/10/2016 | Josep Daher/ Red. A l´Encontre

[El pasado sábado 1 de octubre se celebraron en diferentes ciudades europeas concentraciones, minoritarias, en solidaridad con el pueblo sirio y por el cese inmediato de los bombardeos y el asedio en Alepo, por la ayuda humanitaria y la acogida a las personas refugiadas, por una alternativa democrática para Siria en contra la organización del Estado islámico (EI) y Assad y porque sea el pueblo sirio quien tenga la potestad de decidir su futuro. No son exigencias exageradas. Ni mucho menos. Hay que apoyarlas todas.

Detener el actual diluvio de bombas de todo tipo que tanto la aviación rusa como la del régimen están lanzando sobre Alepo asesinando a sus habitantes y destruyendo con saña lo poco que queda de infraestructura vital, un verdadero crimen de guerra a gran escala, es un mínimo que cualquier solidaridad mínimamente humanitaria debía tener como primer punto del orden del día. No hablamos ya de “daños colaterales”. Es muchísimo peor.

Se atribuye al presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt la frase referida al dictador Somoza de que “Puede ser que Somoza sea un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta”. La izquierda, el movimiento de solidaridad, la gente progresista, no puede tener “sus” dictadores. En el futuro de la región no pueden jugar ningún papel gentes como Putin o Assad. Ni tampoco un Occidente que inunda de armas toda la región y, salvo casos puntuales, ha negado cualquier apoyo a la oposición al régimen y trata con crueldad a las miles de personas refugiadas que tratan de huir de horror. El futuro de Siria lo tiene que poder decidir el propio pueblo sirio.

El movimiento antiguerra y de solidaridad internacionalista tiene que reactivarse. El silencio es inaceptable. Es una obligación política y moral. Lo que está en juego va más allá del hoy. Está en juego, además, el futuro de todos los pueblos de la región, que no están condenados por ningún destino fatal a no tener más futuro que la alternancia entre dictaduras militares y despotismo teocrático como nos quieren hacer creer interesadamente todos las potencias que intervienen en la región.

Los artículos que reproducimos a continuación dan la medida de la situación actual . F. Eguberri]

**********************************

Assad y Putin se ensañan contra Alepo

Josep Daher

La guerra del régimen de Assad y de sus aliados contra la población siria continúa y se intensifica, particularmente contra los barrios liberados de Alepo que no están bajo la dominación del régimen de Assad ni de los grupos yihadistas como el EI o Fateh al-Sham (ex Jabhat al-Nusra), y que cuentan aún con alrededor de 250 000 habitantes.

Entre el 26 de septiembre y el 2 de octubre, más de 350 civiles han muerto, de ellos un centenar de niños, en los bombardeos rusos y del régimen de Assad sobre el Alepo libre, mientras que sobre el terreno, las fuerzas del régimen, con la ayuda de varios miles de combatientes de Hezbollah libanés y de las milicias confesionales fundamentalistas chiitas rodean y avanzan hacia los últimos barrios bajo control de la oposición. El domingo 2 de octubre, el ejército sirio ha llamado en un comunicado a los grupos de oposición armada a evacuar los barrios este de Alepo afirmando que garantizaría la seguridad de su paso y les proporcionaría la ayuda necesaria. Hay que recordar que desde 2013 el régimen de Bachar Al-Assad lanza barriles explosivos sobre los sectores liberados de Alepo, causando miles de víctimas y destrucciones masivas.

Una masacre de masas

Dos nuevos hospitales, entre ellos el mayor hospital de los barrios libres (ver el artículo de A l´Encontre ndt) han tenido que suspender sus actividades como consecuencia de los bombardeos. Solo seis establecimientos están aún en actividad en los barrios este de Alepo. Hay una política deliberada del régimen de Assad y de las fuerzas rusas de destruir las instalaciones sanitarias. En efecto, entre marzo de 2011 y junio de 2016ha habido 382 ataques contra instalaciones sanitarias en Siria. El 90 % de los bombardeos han sido llevados a cabo por las fuerzas del régimen de Assad o de la aviación rusa.

Estas fuerzas han matado igualmente a más de 700 trabajadores y trabajadoras sanitarios en Siria. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), Siria es el país más peligroso del mundo para el personal sanitario, con 135 ataques contra centros sanitarios en 2015.

Al mismo tiempo, los centros de la defensa civil, conocidos con el nombre de “cascos blancos”, que ayudan a la población, son igualmente objetivo de los bombardeos. Desde el final de la tregua, tres de los cuatro centros de la defensa civil en Alepo y 19 de sus vehículos han sido destruidos.

Miembros de Médicos sin Fronteras han lanzado el domingo 2 de octubre en el periódico Le Monde un grito de alarma sobre la situación de los barrios liberados del este de Alepo. La tribuna denuncia “una masacre de masas” y “el abandono de un pueblo” y detalla la terrible vida diaria de “la treintena de médicos heroicos que han sobrevivido y que han permanecido en su puesto” a pesar de “la imposibilidad de ejercer cuidados adecuados”: “operaciones realizadas sobre el suelo, carencia de medicamentos, (…) amputaciones de urgencia realizadas sin anestesia”…

Mismas causas, mismos efectos…

La prosecución de la guerra contra el pueblo sirio por el régimen de Assad y sus aliados rusos, iranís, de Hezbollah libanés y otras milicias confesionales, hace imposible toda vuelta a la paz en las condiciones actuales. Putin ha anunciado que iba a enviar más avioones de combate para intensificar su campaña militar en Siria. Las discusiones entre los gobiernos ruso y estadounidense para una nueva tregua están en punto muerto. En un comunicado, el ministro francés de Asuntos Exteriores, Jean-Marc Ayrault, ha juzgado “particularmente incalificable (…) el ataque sistemático a las estructuras y personal sanitario” en Alepo… pero sin cambiar de política.

Los Estados occidentales, incluso algunas corrientes de izquierdas en sus políticas supuestamente “realistas” piensan que se puede conseguir librarse del EI y sus semejantes considerados como enemigos principales de Siria, con los mismos elementos que han alimentado su desarrollo: el mantenimiento de regímenes o grupos autoritarios y confesionales responsables de la gran mayoría de los muertos y de las destrucciones desde 2011; el apoyo a políticas neoliberales y a intervenciones militares… .Sin embargo, con este tipo de políticas se les verá reaparecer en el futuro como ocurrió en el pasado.

Se trata de enfrentarse con las condiciones políticas y socioeconómicas que han permitido su desarrollo. Hay que recordar que el EI, elemento fundamental de la contrarrevolución, ha conocido un avance sin precedentes como consecuencia del aplastamiento de los movimientos populares, alimentándose de la represión masiva perpetrada por los regímenes autoritarios de Assad y consortes y atizando los odios religiosos. Se trata de apoyar los movimientos populares democráticos y no confesionales que, a pesar de los retrocesos importantes, prosiguen a través de la región, desafiando a la vez a los regímenes autoritarios y a las organizaciones fundamentalistas religiosas. Es el único medio de evitar los errores del pasado: la paz, o una nueva Siria, no son posibles con Assad y sus secuaces.

5/10/2016

https://npa2009.org/actualite/international/syrie-assad-et-poutine-sacharnent-contre-alep

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR

**********************************************************

Alepo: destruir las pocas infraestructuras sanitarias

Red. A l´Encontre

La situación sigue siendo muy crítica en Alepo, víctima de los bombardeos de los aviones de guerra rusos y de la artillería siria desde el final del último alto el fuego. El mayor hospital de los barrios rebeldes de la ciudad ha sido de nuevo objetivo, el sábado 1 de octubre, de al menos dos barriles de explosivos, según la Syrian American Medical Society (SAMS).

Hay informaciones sobre la utilización de una bomba de fragmentación”, ha precisado Adham Shaloul, de la ONG con sede en los Estados Unidos, que gestiona este hospital. Este establecimiento sanitario, así como otros de Alepo, ha sido ya objetivo de bombardeos los últimos días.

Según la SAMS, estos hospitales se han visto obligados a suspender sus actividades y solo seis estructuras hospitalarias [más que elementales y carentes de recursos]siguen aún en actividad en los barrios de Alepo controlados por los insurgentes.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los combates en la parte oriental de la ciudad, asediada por las fuerzas lealistas, han provocado en una semana cerca de 350 muertos, de ellos un centenar de niños y niñas.

Pedimos cuatro cosas: parad de matar, parad de atacar los servicios sanitarios, dejad salir a los enfermos y los heridos y dejad entrar la ayuda humanitaria. La situación es extremadamente complicada”, ha alertado Rick Brennan, director de la gestión de riesgos ligados a situaciones de urgencia y de la acción humanitaria de la OMS.

El miércoles 28 de septiembre, este hospital así como otro, ambos situados también en la parte oriental de la ciudad habían sido alcanzados por bombardeos aéreos. Uno por un raid, el otro por un disparo de artillería, había hecho saber la SAMS. Al menos dos pacientes habían muerto y dos miembros del personal sanitario habían sido heridos en los bombardeos.

Los ataques deliberados contra los hospitales son crímenes de guerra” había advertido el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon. El régimen sirio y su aliado ruso están acusados por los occidentales de utilizar contra zonas civiles de Alepo armas normalmente destinadas a objetivos militares, como bombas antibunker, incendiarias y de fragmentación.

Según la OMS, Siria es el país más peligroso para el personal sanitario con 135 ataques contra centros médicos en 2015.

En un informe publicado el miércoles 28 de septiembre de 2106, Human Rights Watch (HRW) ha denunciado la utilización en numerosas ocasiones de armas químicas por el régimen de Bachar Al-Assad en Alepo. Fundándose en una investigación entre personal médico y testigos, la ONG afirma que el ejército sirio ha lanzado bombas cargadas de productos químicos tóxicos en los dos barrios residenciales de Alepo el 16 de agosto y el 6 de septiembre.

Alepo: un objetivo gigante

Los aviones de la coalición dirigida por Siria hacen llover bombas sobre la ciudad. Todo el este de Alepo se ha convertido en un objetivo gigante. El gobierno sirio debe detener inmediatamente los bombardeos indiscriminados. Y, en tanto que aliado político y militar de Siria, Rusia tiene la responsabilidad de ejercer la presión necesaria para que esto se detenga”, declara Xisco Villalonga, director de operaciones de Médicos Sin Fronteras.

Según la dirección de la salud de Alepo-Este, entre el 21 y el 26 de septiembre, los hospitales de Alepo aún capaces de funcionar han acogido a más de 822 heridos, de ellos al menos 221 niños; y más de 278 muertos, entre ellos al menos 96 niños.

Todos los servicios de cuidados intensivos están a rebosar. Los pacientes deben esperar a que otros mueran para tener una cama. No disponemos más que de tres quirófanos mientras que ayer, en solo un día, hemos realizado más de veinte operaciones de cirugía abdominal mayor”, deplora el Dr. Abu Waseem que dirige el hospital de urgencia del Este de Alepo, una estructura apoyada por MSF. “El personal del hospital trabaja hasta veinte horas al día. Sencillamente, porque no pueden volver a casa dejando que la gente se muera”.

El importante número de heridos hace bajar rápidamente los stocks de los hospitales. En agosto, MSF ha logrado hacer llegar un cargamento de material médico a la ciudad durante la breve interrupción del asedio pero luego no ha podido repetirlo. “En el curso de los últimos meses, hemos hecho todo lo que hemos podido para continuar apoyando al hospital de Alepo. Pero ahora la ciudad está en estado de sitio total, los convoyes humanitarios son objetivo de los ataques y los bombardeos son intensivo. Nos encontramos impotentes”, añade Xisco Villalonga.

En el este de Alepo, la situación era ya crítica antes de esta nueva ofensiva. Hoy, el 30 de septiembre, MSF publica su informe sobre el bombardeo del hospital Al Quds (http://www.msf.org/sites/msf.org/files/al_quds_report.pdf) del pasado mes de abril; un informe que ilustra con claridad las amenazas que pesan sobre los hospitales de la ciudad y el terrible impacto de tales ataques sobre el personal sanitario y el acceso a la atención sanitaria de la población. “En abril, cuando Al Quds fue bombardeado, se trataba de la peor ofensiva hasta entonces. Era ya inimaginable y sin embargo, luego se han pasado esos límites. Si los bombardeos intensivos prosiguen, podía dejar de haber cualquier hospital en pie en la ciudad en unos días”, comenta Xisco Villalonga. “Desde abril, todos los hospitales del este de Alepo han sido alcanzados por los bombardeos. El hospital de Al Quds ha sido de nuevo alcanzado y dañado en agosto, después de que se hicieran enormes esfuerzos por intentar rehabilitarlo y reanudar sus actividades”. Estos últimos meses, estructuras médicas del oeste de Alepo han sido también dañadas.

Rusia y los demás miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas deben respetar la resolución sobre la protección de las estructuras médicas y poner fin al desprecio más total de la humanidad que se practica en Alepo hoy”, añade Xisco Villalonga. “Estos despiadados bombardeos, de una extrema violencia, deben cesar. Se deben tomar medidas de forma urgente a fin de permitir la evacuación de los más enfermos y de los heridos hacia zonas en las que puedan recibir la atención médica que necesitan. Si no se hace nada, tendremos la confirmación de que nuestros temores estaban fundados: el mundo habría abandonado a la población de Alepo a una muerte lenta y violenta”.

MSF apoya ocho hospitales en Alepo, seis estructuras sanitarias en el norte de Siria y más de 150 centros de atención sanitaria y hospitales en todo el país, muchos de ellos en zonas asediadas”

(Artículo elaborado sobre la base de informaciones proporcionadas por la AFP y la página de Le Monde, RFI y, desde el intertítulo, de MSF; datos de fecha del 30 de septiembre y del 1 de octubre de 2016).

http://alencontre.org/moyenorient/syrie/syrie-alep-detruire-le-peu-dinfrastructures-medicales.html

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons