Grabar en formato PDF

Democracia Socialista | Entrevista a Stalin Pérez Borges, dirigente de LUCHAS
"La situación económica sigue siendo muy dura"
07/10/2016 | Democracia Socialista

Democracia Socialista: ¿Cómo describirías la actual situación social y económica que vive Venezuela?

Stalin Pérez Borges: Entrando ya al último trimestre del año, la situación económica sigue siendo muy dura y difícil de resolver a corto plazo. Esto hace que la situación social también sea muy delicada y preocupante. Hay fuertes evidencias de desmejoras a nivel de la alimentación y en derechos como a la salud, la educación y al trabajo. Son grandes las amenazas de retroceder en muchas otras áreas sociales, en donde los últimos años se había avanzado en conquistas sociales.

No obstante, hago del conocimiento de otras opiniones, contrarias a las que doy. Algunos de los principales dirigentes de la Central Bolivariana Socialistas de Trabajadores (CBST), creen que ya se está superando la crisis. Que ya para finales de año ya desaparecerán las colas (filas), en los centros de ventas de alimentos. Hasta que no vea eso hecho realidad, hasta que no vea síntomas palpables y firmes de estabilización económica no afirmaría eso. Por ahora, sigo viendo que la gente se tiene ir de un día para otro o se debe levantar a las 3 o 4 de la madrugada para ver si consigue algunos de los productos de la cesta básica a precios regulados.

Y, lo que opino, no es porque sea menos optimista que esos dirigentes de la CBST, sino porque sé que la confrontación política por la disputa por el reparto de la renta petrolera y, por el modelo político a implementar no cesará, hasta que no haya una derrota política determinante para alguna de las partes. La causa de que no se haya establecido hasta ahora un acuerdo entre la MUD y el gobierno es por esa razón. La derrota del 6D del 2015 no ha sido suficiente para acabar con el gobierno y derrotar históricamente al chavismo. A casi un año después que la derecha ganó por paliza las elecciones parlamentarias estos no han podido infringirle otra derrota política al gobierno, salvo el sabotaje económico que le imponen al pueblo para que este siga rompiendo con el gobierno y el chavismo. Pero, también es un hecho de la realidad, que mientras siga este modelo de capitalismo de estado rentístico que vivimos, los empresarios seguirán teniendo poder para dislocar la situación económica cuando se lo propongan.

Entonces, la crisis económica y los síntomas de deterioro en lo social, dentro de un país que se ha mantenido muy polarizado y en disputa, impone que la situación política es para tomarle el pulso dos veces al día, por lo mínimo. Te voy a esquematizar la respuesta de la crisis económica y social para que le sirva a quienes lean la entrevista y, puedan ellos mismos sacar sus propias conclusiones de porqué esta mala situación ahora en Venezuela:

1)El problema más grave, para mi es de la escasez de alimentos y medicinas. Ello, junto a una devaluación de hecho que ha provocado baja en el consumo de alimentos. Estos para conseguirlos hay que hacer proezas y muchos de ellos están ya a precios impagables, pues los salarios no alcanzan. Un trabajador en una empresa como las transnacionales General Motors o, Pfizer, apenas devengan unos 3.500 bolívares semanales, siendo que, el salario mínimo nacional es de Bs. 22.576, mensual. Más el bono de cesta ticket por alimentación de Bs. 42. 480 mensual. Pero, la realidad es que con los descuentos que le hacen por nómina a los trabajadores, ya que ha tenido que sacar cualquier tipo de préstamos, termina devengando semanalmente ese monto de Bs. 3.500. Es decir, tres dólares y medio a precio de dólar paralelo o, 5 dólares a precio del dólar DICOM (uno de los 3 tipos cambios oficiales). Los dos tipos de dólares (DICOM y paralelo) impone los precios. Ese salario de la más grande empresa automotriz y de una prestigiada farmacéutica, alcanzaría para comprar un kilo de queso o un kilo de carne. Esa es la triste realidad que la mayoría de la población está soportando. Pero, devengando Bs. 7.000 o 40 mil semanal tampoco te va alcanzar para hacer un mercado para cada 7 días en un núcleo familiar de 5 miembros. 

2)Y, digo a corto plazo difícil a resolver porque al bajar como han estado en los últimos meses los precios del barril del petróleo, este país que estaba mal acostumbrado a que el 97% de la divisas provengan de esa renta petrolera, tiene unos niveles de producción muy bajos y, que ahora viene siendo mucho más bajo, dado que los empresarios, en su disputa para que el gobierno caiga y/o se le conceda mayor tajada de la torta de la renta petrolera,  han mantenido una huelga de no inversión desde mediados del año pasado, arreciándolo mucho más este año. Y, como si eso no fuera suficiente, el país paga puntualmente en interés y capital a la banca acreedora internacional, un promedio de 9 mil millones de dólares por año de una descomunal deuda externa. Montada ya en la bicoca de los 123 mil millones de dólares. A consecuencia principalmente de estos entuertos que se arrastran desde tiempos atrás, le ha tocado sufrir al pueblo trabajador de la manera traumática que ahora estamos sufriendo. Sería muy a largo plazo la probabilidad, de volver a tener los productos elementales de alimentos, higiene personal y medicinas en los estantes de los locales comerciales. Mientras esto no sea así, todos los esfuerzos que pueda hacer el gobierno no le serán reconocidos. Están anunciando que para el mes de octubre se atenderían desde los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) a 11 millones de personas (unos 2 millones 800 mil familias) a los cuales se les otorga una bolsa contentiva de algunos alimentos. Sin embargo, esto viene siendo una información que poco impacta como noticia y esperanza.

3)En lo social sigue prevaleciendo en la mayoría de la población la desesperanza. Miles de profesionales y jóvenes emigran. Las personas mayores tienen el temor de que ahora al cumplir los 60 años los hombre o 55 las mujeres no van a pasar a cobrar como muy bien venía ocurriendo sus pensiones. Hay un nerviosismo que aumente el desempleo que hoy está en un 7%. En crisis como estas, la población trabajadora se llena de temores y  lo que más ve, son los riesgos y le da pánico las pérdidas. Sobre todo cuando se viene de estar viviendo en una situación en donde se habían obtenido importantes conquistas sociales. Por eso ahora, haciendo referencia al pasado reciente, se ha hecho común escuchar: “cuando éramos felices y no lo sabíamos” En los últimos 8 años, antes del 2013 se había aumentado el gasto social en casi 65%; reduciéndose la desigualdad social, la desnutrición y con ello la pobreza; se incrementó enormemente las matriculas escolares, en la universitaria con casi 3 millones, el país pasó ser el segundo del continente y quinto en el mundo. En lo social, estas cifras y otras más no referenciadas aquí, son las que están en riesgo. Para terminar esta primera respuesta que se ha hecho larga, pero que consideré necesario dar suficientes elementos, no sólo están amenazadas esas conquistas si el gobierno del presidente Maduro no termina por controlar la crisis económica, sino también si viene un gobierno de derecha, sea esta de corte fascista, semi facho, socialdemócrata o hasta algunos de ellos, en un híbrido con la boliburguesía.

DS: ¿Qué caracterización haces del gobierno de Maduro en la actualidad? 

SPB: El gobierno de Maduro en el manejo de la política petrolera y en lo económico, en la mayoría de las medidas monetarias, fiscales, de endeudamientos y salariales ha cambiado muy poco en cuanto a las que se implementaron cuando en los períodos de los gobiernos de Chávez, independiente de que los resultados sociales y políticos sean distintos. Desde el 2004 hasta 2011 se vivió en abundancia. Es decir, la crisis económica del capitalismo mundial que explosionó en el 2008, aquí no produjeron los estragos que se vieron en otros países. Pero, entre el 2012 y 2013 se empezaron a registrar los balances con muchos renglones rojos en las cuentas. Es así como desde el 2014 hasta ahora, es que estamos exprimidos por los rigores de la crisis cuyo saldo mayor es la escasez y la pérdida impresionante del poder adquisitivo de los sueldos y salarios. Insisto en destacar que los males de origen son los que destaco en la letra (b) de la primera respuesta. Contradictoriamente, un elemento que hay que tomar en cuenta en el gobierno de Maduro, es que proporcionalmente el sector militar tiene mucho más peso en el mal manejo de las instituciones del estado que cuando Chávez.

Y, en lo social, en la medida de lo que ha podido, en medio de muchos errores y en el retardo de tomar medidas económicas y/o después no procesarlas, a pesar de la magnitud de la guerra económica y política de la burguesía y el imperialismo que existe, pero que el gobierno la usa como instrumento de denuncia y para no reconocer sus fallas, provocando con esto que se banalice ese hecho clave, tenemos que reconocer que todavía se mantienen importantes conquistas, que es un reto conservarlas, profundizarlas y acompañarlas con otras más que se han menguado o quedado en el tintero.

Así que, más que una caracterización tajante e inamovible del gobierno Maduro, pongo negro sobre blanco, elementos de la realidad para que como hice también en la respuesta de la primera pregunta, cada quién que haga su caracterización. Si sirve, para hacer mayores precisiones, digo lo que vengo diciendo desde antes de Maduro, en Venezuela no hay ningún socialismo del siglo XXI, para nada se ha logrado transcender el capitalismo rentístico petrolero y no hay un Nuevo Modelo Productivo. No obstante, no olvidemos que la lucha de clase pone las contradicciones y las lecturas de la situación en su lugar preciso.

Si están de acuerdo que los problemas que estamos viviendo se originan principalmente por los males que digo en la primera respuesta de esta entrevista, entonces hay que reconocer que la dependencia de la renta petrolera y el pago de la deuda externa vienen desde antes de Maduro. No creo que haya alguien que esté pensando que el culpable de la baja de los precios del petróleo es de Maduro. ¿Qué se podía esperar ante una baja de los precios petroleros de esta magnitud, sin haber mantenido un colchón de ahorro y reservas cuando hubo un largo tiempo con precios de 100 dólares y más por barril, que estuvieran sirviendo para enfrentar situaciones como estas? ¿Qué podía pasar, con una dependencia ancestral de la renta petrolera de esta naturaleza, sin desarrollo industrial y agropecuario, teniendo estos bajos niveles de producción que hoy hay?

Se viven los efectos de una moneda sobrevaluada por décadas y al quererla corregir, hecho los locos como lo están haciendo con lo del dólar DICOM, en medio de esta crisis, el resultado es escasez con una altísima inflación. ¿Qué significa el pago de la deuda externa? Quitarle una enorme porción de divisas al país que muy bien pudiera ir a inversiones productivas o gastos sociales. En todos esos problemas, no es uno sólo el responsable. Ahora, lo que sí está claro y no amerita discusión ni dudas, es que la concesión del Arco Minero del Orinoco a las transnacionales de la minería, si es responsabilidad única de Nicolás Maduro. Pero, lo que estamos tratando de clarificar son las causas de la mala situación que está padeciendo la economía venezolana ahora.

Tienen responsabilidades Maduro y su gobierno en lo que vivimos? Por supuesto, que Si. Lo he venido manifestado en público y privado, desde el inicio y ahora, que el barranco o despropósito de la crisis económica viene de lejos. Se aceleró desde las medidas tomadas en febrero del 2013 cuando Maduro era presidente encargado y Chávez aún no había fallecido. La devaluación que se produjo allí, abrió la caja de Pandora de donde salieron los demonios que todavía hacen efectos perversos en lo económico. Después se quiso corregir las consecuencias, sólo con medias efectistas como las del “Dakaso”. Después de la muerte de Chávez, no se corrigieron muchos de los errores en lo económico y no se implementaron medidas de ofensiva política de “no retorno” como a él le gustaba decir, que antes de su muerte ya venían haciendo efectos retrógrados. Algunas de esas fallas, Chávez las expresó en la intervención del 20 de octubre 2012, en el llamado “El Golpe de Timón”. Todos ellos se suman para dar estos resultados de estos últimos tres años.

Pasó mucho tiempo Maduro, anunciando que se anunciarían unos anuncios económicos, mientras solapada y hasta abiertamente, la burguesía, en una primera etapa, con el poder que ostenta en el control de la producción y distribución de alimentos, medicinas, artículos de aseo personal, de construcción y servicios, desataba la ofensiva de desviar, acaparar y poner los precios que les daba la gana. Mientras el gobierno estaba inmóvil, sólo haciendo guantes de sombra, la burguesía con sus tramposos y agalludos comerciantes, corrompieron lo que no era muy difícil de corromper y hasta asimilaron para lograr estos objetivos, a agentes policiales, militares y civiles en las estructuras funcionales del andamiaje de su mercado de precios revalorados hasta mucho más de 8 veces sobre su valor establecido de forma oficial.

Muchos de esos asimilados hoy tienen vida propia. Y ahora pasaron los empresarios en medio de la recesión económica que se vive actualmente y ante los cálculos de que Maduro caía a mitad de este año, en la fase combinada de la situación de escasez que se venía de antes, con la huelga de no inversión y poco o cero producción. Muchos son los patronos que han preferido mantener sus empresas paralizadas, sin haber producido nada durante todo lo que va de este año, pagando salario a su personal, ya que por el decreto de inamovilidad no pueden despedir, antes que sacar sus dólares para comprar materias primas para producir. (Me volví a pasar de la raya con lo extenso de esas dos primeras respuestas, pero uno está con tanta aprensión por la situación que quiere soltar todo. Con las respuestas que vienen seré cauto).

DS: ¿Qué hipótesis de desenlace de la actual ofensiva de la derecha te parecen plausibles?

SPB: Ya he dicho que la burguesía y el imperialismo estaba convencido que el gobierno de Maduro caía a mitad de año. Aseguraban por fin conseguirían “la salida” que se habían propuesto desde 2014 con la implementación de las guarimbas. Después de los resultados electorales del 6 de diciembre del 2015, su gran preocupación y el dolor de cabeza venía siendo, el cómo ordenar este país tal como era antes del 27 de febrero de 1989. Entonces, arrecieron la Guerra Económica y empezaron a presionar con gobiernos extranjeros, con la OEA y con otros instrumentos más, pidiendo la renuncia de Maduro y posteriormente tratando de imponer el referendo, partiendo de que la mayoría de la población está en contra del gobierno de Maduro.

No saliéndole bien nada de eso, hace un mes, el 1 de septiembre echaron el resto y, le metieron con todo para hacer una movilización nacional, logrando una gran marcha desde distintos puntos de Caracas con más de 60 mil personas. Pero, tampoco lograron su objetivo, el cual era que Maduro aceptara la convocatoria del referendo para este año. Concluyeron esa marcha mucho más desmotivados de como la iniciaron, tan es así, que para esa misma noche convocaron un cacerolazo y, esto no impresionó a nadie. Para quince días después convocaron marchas regionales y estas terminaron siendo de muy poca asistencia. Ahora se van tener que dedicar a recoger de nuevo para finales de octubre un 20% de firmas por estados para que se convoque el referendo. Por los vientos que sopla, este año no habrá referendo.

Lo más probable es que la derecha va a tener que conformarse con la convocatoria de un referendo para el próximo año. Lo que no se sabe es para cuándo serían, son las elecciones de gobernadores. Pero, de darse el revocatorio para el otro año, si el gobierno logra derrotar el problema de las colas y hace que empiece a darse una recuperación del poder adquisitivo del salario, cuestiones que no serán nada fácil de lograrse, sobre todo bajo la óptica con que actúa el gobierno, no le será nada fácil para la oposición que logren los más de 7 millones de votos para revocar a Maduro. Y de revocar a Maduro, su sustituto va ser el vicepresidente que seguro será un chavista.

Fíjense que con todo que puede ser cierto, de lo que supuestamente dicen las encuestas, donde según el 70 o casi 80% de la población está contra Maduro, en el momento de las definiciones, yo creo, que el 40% de ese 70 u 80% tampoco quiere que gobierne la derecha. Intuyen, eso lo saco como conclusión de lo que converso con centenares de trabajadores, por más molestos que estén con este gobierno, que si gobierna la derecha ésta gobernará a favor de los patronos y lo más seguro es que les quitaran las conquistas sociales de las que ya hemos hecho referencia. Y, es así. De volver a gobernar la derecha lo primero que haría es quitar el decreto que hay hasta el año 2020 de inamovilidad y con este decreto volará la Ley Orgánica del Trabajo. De volver la derecha, cualquiera sea la orientación política que se imponga dentro de la MUD, volverá a imponerse el asalto a los sindicatos clasistas.

DS: El grupo LUCHAS al cual perteneces es una ruptura reciente con Marea Socialista. El debate que conduce a la ruptura gira en torno a la caracterización del gobierno de Maduro y la estrategia a desplegar en este periodo ¿Podrías resumir el debate y la posición de LUCHAS?

SPB: Con un resumen de las diferencias y del debate no hay manera que nos entiendan porque fue la separación en Marea Socialista (MS). Mira que he explicado en varias oportunidades y la mayoría de los que me escuchan o leen, terminan preguntando: “y porque fue qué se separaron?” Te voy a dar mi opinión y esta vez, no quiero seguir haciendo resumen. Les toca a Uds. los del periódico, decidir que ponen y que quitan. Voy a dar mi opinión con la cual no comprometo al resto de mis compañeros de LUCHAS. Lo que voy a decirte, lo voy haciendo al ritmo de acordarme las cosas desde que me di cuenta que habían muchas diferencias al interior de MS, de las cuales al principio, solo parecían tácticas. Y, te juro que lo que reflexione aquí, lo haré con caracterizaciones que antes no había dicho o pensado. No sé, si lo que diga, lo hago porque ya estaré pasando la etapa de haber superado, lo que llaman los psicólogos, la etapa del luto o la pérdida. Dejando lo meramente personal, tenemos que ver esto, lo de la separación en el conjunto de lo que ha estado pasando en el país.

Ya lo dije empezando en la primera respuesta de la entrevista, esta ha sido una crisis económica muy dura. Agregaría inédita para la población. Esto lo ha aprovechado la derecha para desatar una ofensiva política, cultural e ideológica bastante fuerte que ha impactado a las distintas clases y sectores sociales y con ellos a las organizaciones políticas, gremiales y sociales que hacen vida en esta sociedad. En situaciones como estas, salen a relucir y a jugar papeles de definiciones políticas, los valores, fortalezas, y especificidades de esas clases y de sus sectores sociales. En estas presiones sociales en que cursa las crisis, casi siempre la clase media, es la que menos resistencia tiene para aguantar las presiones, sobre todo cuando se trata de perder o desmejorar condiciones u estatus sociales.  Los resultados de las elecciones del 6D es la mayor demostración de estas consideraciones. La militancia de MS no podía escapar también de tener sus presiones y con ello sufrir saldos.

Por un lado, para MS fue progresiva porque en medio de la crisis fue previamente consecuente en las denuncias en contra de la corrupción y de la burocracia, en particular desde el portal aporrea.org. Esto le permitió tener un crecimiento cuantitativo. Pero por otro lado, en la medida que crecía el año pasado el descontento contra Maduro y el gobierno, fue haciéndose esclavo absoluto del eco de las denuncias, sobre todo imponiéndose de hecho por el papel que sigue jugando dentro de MS uno de sus principales dirigentes público, quien más tenía y aún más tiene, acceso a variados medios de comunicación. De esa manera MS fue perdiendo progresivamente su objetividad, que era una de sus grandes virtudes desde sus inicios.

Actuando MS presionado y hasta predispuesto también por la actitud intolerante ante las críticas por parte del gobierno, recibiendo todo tipo de acusaciones y maltrato por parte de jerarcas del PSUV y de altos funcionarios del gobierno, dándose esto en el cuadro de la terrible crisis en donde estaba o sigue estando amenazado todo, se empezó a entender, más por lo que decía que por lo que físicamente hacía, que a MS sólo o lo que más le satisfacía, era denunciar a Maduro y al gobierno, no importando para nada que estaba diciendo lo mismo que decía la derecha a sabiendas que teníamos intereses antagónicos a la derecha. Si del todo no era así, esa era la impresión que causaba todo ese cuadro, repito desde mediados del año pasado. Con las lecturas que se hacía cotidianamente a lo escrito por ese dirigente ya referenciado, y por algunas que otras declaraciones de MS, la gente lo que percibía era que estaban en contra del proceso bolivariano y que más que en contra de capital se estaba en contra de la burocracia, siendo que la consigna fundacional de MS era “Ni burocracia, ni capital”.

Y, si todo esa actuación política fue un error por los compañeros que siguen estando en MS, también lo fue, por quienes nos fuimos sin querer dar una discusión pública de esas diferencias. Nosotros, los que estamos en LUCHAS no hicimos pública esas diferencias ante el temor a que esa discusión, cercano a las elecciones del 6D/2015, nos llevaría a una división o fuera una traba en el desarrollo y crecimiento de MS. Al final, para mediados de este año, por la lógica de los acontecimientos y cada sector aferrado en sus posiciones sin procesarla al calor del debate, eso fue lo que terminó ocurriendo.

Queriendo preservar la unidad nos conformamos con expresar nuestras diferencias a lo interno y terminamos de enviar una carta al Equipo Operativo Nacional en donde insistíamos en nuestras críticas y dudas y planteamos separarnos de las estructuras de militancia de MS, comprometiéndonos que después que hicieran su experiencia electoral de 6D/2015, hiciéramos a principio de este año un balance de la política por ellos desarrolladas y de nuestra actitud de reserva. Ellos aseguraban y creían firmemente, que serían con tarjeta o sin tarjeta propia, un fenómeno electoral. Que sacarían muchos votos y hasta diputados, ante la información de las empresas encuestadoras que daban cuenta de la existencia de un alto porcentaje del electorado (el 17%) no votaría ni por la MUD ni por el Polo Patriótico. Nosotros no creíamos o teníamos todas las dudas, que por ahora ese fenómeno electoral se pudiera dar.

Dada las elecciones, esas expectativas electorales no se cumplieron, no obstante sin balance desde MS sólo se afirmaba que el saldo organizativo fue un éxito porque experimentaron un mayor ritmo de crecimiento. Posterior a lo del evento electoral, MS siguió queriendo tener un perfil como una organización antimadurista, que aspiraba que este se fuera ya. De esa manera quedó atrapada por los escritos del dirigente más referencial público como que MS estaba a favor de pedir la renuncia de Maduro y a mediados del mes de julio/2016, ya se planteaba de estar por el referendo para este año con o sin importar si cumplían con el proceso legal para su convocatoria, tal como insiste la MUD. Esto se hizo desde una rueda de prensa en un salón de la Asamblea Nacional y después en el marco de una acción en contra de la concesión del Arco Minero del Orinoco, en compañía de unos respetado exministros de Chávez y de otras personalidades públicas.

Ya ocurridas todos esos acontecimientos, los que estamos ahora en LUCHAS consideramos que con esa política no tendríamos compatibilidad y decidimos que era mejor, a pesar de que apostamos por la unidad, la separación. Razón por la que el 28 de julio y en la fecha de nacimiento de Chávez irrumpimos como Liga Unitaria Chavista Socialista LUCHAS.

DS: ¿Cuál es la situación del chavismo “crítico”, popular, de base? ¿Existen posibilidades de confluencias sociales y políticas de los sectores más avanzados, combativos y anti-burocráticos del proceso bolivariano? ¿Cuál debería ser la estrategia de una corriente revolucionaria frente a la actual coyuntura?

SPB: El chavismo crítico, popular y de base, es tan amplio como heterogéneo. Y, el grado de crítico para la inmensa mayoría de esos sectores tiene un límite. Hay una barrera de fidelidad que generalmente no se atreven por ahora, traspasar, salvo contadas excepciones. Siendo esto una virtud, a la vez es un peligro. El agregado de chavismo crítico, le cabe a las organizaciones ya constituidas, en la mayoría de las veces, teniendo un pasado de militancia de izquierda y socialista o, de venir desarrollando luchas sociales y culturales o a personalidades que no militando en grupos ya constituidos, pero reivindicando el chavismo, son cuestionadores de algunas de las concepciones y políticas de los partidos que apoyan al gobierno y hasta de las instituciones mismas del Estado. Sin embargo, en algunas de estas organizaciones y personalidades impera el límite a la crítica.

Quienes conforman al chavismo popular y de base son los miles de hombres y sobre todo, de muchas mujeres, regadas en recónditos lugares de la geografía nacional, que se levantaron a las actividades políticas y militantes desde que le escucharon la voz a Chávez y se identificaron con él. O son los cientos de miles padres o madres que recibieron una casa o apartamento cuando en sus cálculos no estaba conseguirlas o son aquellos adultos mayores que fueron beneficiados con el pago de sus pensiones, habiendo cumplido o no con las cotizaciones reglamentarias según la ley del IVSS. Son múltiples las procedencias de donde viene este sector llamado chavismo popular y de base.

Pero, independientemente de lo cansados que se puedan sentir y de los maltratos que hayan podido recibir de la burocracia y de los cuerpos policiales y militares; a pesar de la pela y la crisis de estos últimos dos años, todavía se mantienen firmes. Ellos no pierden las esperanzas. Estos son los que hoy conforman las milicias; los que hoy integran los 50 mil Consejos Comunales; los que a pesar de las vicisitudes por las que pasan siguen activando en las Comunas; son los que cuando hay procesos electorales se meten de lleno en las Salas de Batallas y en las campañas y son los que ahora están entusiastas y orgullosamente perteneciendo a los más de 20 mil Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP).

Ahora, le está tocando a amplios sectores de los trabajadores y trabajadoras conformar desde su centro de trabajo, los nuevos Núcleos Productivos Obreros. Comités que se estructuran en las empresas de alimentos, farmacéuticas y de producción de aseo personal y limpieza. Las cuales estarán integradas desde 3 a 5 trabajadores o trabajadoras y por representantes de las organizaciones de las mujeres, por la juventud del PSUV y por las milicias. Y estos en las próximas semanas tendrán un capital papel que cumplir. El reto es de las organizaciones del chavismo crítico. Allí están con sus virtudes y sus prejuicios, no puede ser de otra forma, cientos de miles de chavistas en los sectores populares, allí se encuentran militando en las bases y en esos más de mil quinientos movimientos sociales, llamados CLAP, Comunas, Consejos Comunales, Núcleos Productivos Obreros. Si se logra levantar una gran corriente revolucionaria e internacionalista, desde allí seguro estoy, los sindicatos y sus federaciones también se harán parte de esa fuerza. La táctica para la construcción es impulsar el golpe de Timón que Chávez le dijo a Maduro hacer, si el fallecía. Es que se gobierne con las comunas y demás movimientos sociales. Es impulsar una verdadera revolución socialista. Esa es la estrategia.

3/10/2016

http://www.democraciasocialista.org/?p=6278



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons