Grabar en formato PDF
Italia
Un frente unitario para el otoño del NO
06/10/2016 | Franco Turigliatto

Los diversos protagonistas del enfrentamiento político y social del otoño ocupan sus puestos.

La cuadratura del círculo

El gobierno de Matteo Renzi tiene un grave problema: debe encontrar la combinación justa para una reforma financiera que no parezca demasiado impopular, que haga incluso algunas concesiones por insignificantes que sean, que no aumente el IVA, evitando así consecuencias coyunturales negativas, reduciendo al mismo tiempo de forma consistente el impuesto de sociedades y continuando con la fragilización de los contratos laborales colectivos. El objetivo político es claro; se trata de capitalizar los apoyos en vísperas del referéndum del próximo 4 de diciembre/1.

La tarea de Renzi es compleja pues, si por un lado la Comisión Europea todavía está dispuesta a dejar un margen de maniobra al gobierno italiano -es decir, un déficit público superior al 2%, en lugar del 0,5% que debe alcanzar como término medio/2- por otro lado, el presidente de la Comisión Jean-Claude Juncker acaba de recordar que esta flexibilidad tiene límites. Y por parte de los gobiernos europeos no hay ningún signo de cambio de opinión, el corsé presupuestario sigue siendo el alfa y omega de sus opciones políticas. Además, ajustes parciales y provisionales podrían ser admitidos en situaciones especialmente críticas como la que podría conocer Italia porque la Península es una pieza fundamental en el puzle de la Unión Europea (UE). En este juego de roles, la exclusión de Renzi de la cumbre Merkel-Hollande (15 de septiembre) es pan bendito, porque esto le ha permitido presentarse como “la alternativa”, el que “critica” la austeridad.

Mientras tanto, los técnicos del gobierno estudian nuevos recortes en el gasto público, la salud, las transferencias a las regiones. Sin preocuparse del hecho de que los fuertes tijeretazos del último decenio están produciendo efectos devastadores en la vida real de la población, especialmente, el actual hundimiento del sistema público de salud.

Por contra, financiar la nueva e irresponsable guerra de Libia no ha sido un problema/3.

Empresarios y burócratas sindicales

El asesinato de un trabajador egipcio, militante del sindicato independiente USB (Unión Sindical de Base), en Plaisance, al sur de Milán, cuando participaba en un piquete de huelga/4, el recuento sin fin de homicidios por accidente de trabajo, la increíble desgracia de los trabajadores de la Fiat-Chrysler de Nola (Nápoles), miembros del sindicato independiente Cobas (Comités de base) despedidos por el PDG Sergio Marchionne/5, defendido hasta hoy por la justicia de clase de los empresarios/6, así como los innumerables ataques del gobierno contra la lucha de los asalariados muestran la amplitud del enfrentamiento de clases. También son indicadores del grado de violencia del que son capaces de alcanzar los capitalistas y su sistema.

Si las grandes centrales sindicales asumieran sus responsabilidades en términos de defensa de los derechos de las personas asalariadas, de sus condiciones de vida y de trabajo, la tarea del gobierno y de la Cofindustria (la principal organización de las asociaciones empresariales de la Península) sería más ardua sin duda. Efectivamente, el sometimiento y la pasividad de las burocracias sindicales frente a las opciones de la patronal y las autoridades políticas, convierten a estas organizaciones en un apoyo decisivo de las clases dominantes. Es lo que demuestra el reciente acuerdo concluido entre las tres grandes centrales sindicales CGIL, CISL y UIL y la Confindustria, referido a las reestructuraciones y los despidos. En lugar de intentar poner obstáculos a las medidas preconizadas por el acuerdo, que son completamente a costa de los trabajadores, las tres direcciones sindicales han colaborado con la asociación empresarial para facilitar la consecución del acuerdo como forma de ¡evitar las luchas y los enfrentamientos sociales...!

En cuanto al grupo dirigente de la FIOM (Federación Italiana de Obreros Metalúrgicos), afiliada a la CGIL, la principal central sindical del país)- y con más razón después del acuerdo con Susanna Camusso, Secretaria General de la CGIL/7- ya no muestra voluntad de comprometerse en la confrontación social directa (más allá de las emisiones TV) Y esto a pesar del hecho de que los van a tener que hacer frente a Federmeccannica (Asociación empresarial de maquinaria) que ha expresado su opinión de vaciar el convenio colectivo nacional del trabajo de cualquier contenido. Por no hablar del personal del sector público cuyos salarios están bloqueados desde hace seis años/8, sobre cuya espalda el gobierno se prepara a cargar importantes recortes mientras que los sindicatos ni siquiera intentan movilizar.

No iremos muy lejos si renunciamos a combatir la austeridad y rechazar los dogmas y los rescates del mercado capitalista. En este contexto, debemos inscribir la batalla democrática por el No en el referéndum sobre la reforma Renzi-Boschi (Elena Boschi, Ministra de las Reformas Constitucionales) en la prolongación de las batallas de las prestaciones sociales y los contratos colectivos. Pues va a ser muy difícil ganar la batalla institucional sin activar una movilización obrera y social que aspire a la hegemonía política y a poner obstáculos a las ofensivas que la burguesía lanzará tanto antes como después de la votación.

Es necesaria una movilización unitaria y plural

Desde el inicio del verano, defendemos la necesidad de una movilización unitaria y plural para decir No en el referéndum para rechazar la reforma fiscal de Renzi, para defender el empleo y los contratos laborales colectivos. Esta movilización debe ser propuesta, generada y dirigida por todos los componentes del movimiento, por comités del referéndum, las fuerzas de la izquierda, los sindicatos y los movimientos sociales. Si cada uno de estos componentes debe poder presentar libremente sus propuestas, sin embargo, tenemos que salir a la calle juntos, sin sectarismos ni superioridades. Es la única forma de tener esperanza en cambiar la correlación de fuerzas y formar un punto de referencia creíble, no solo para el conjunto de los trabajadores y trabajadoras sino también para todo el mundo con el fin de reforzar la propia confianza de los actores de las futuras movilizaciones.

Estas últimas semanas ha habido conversaciones entre las fuerzas sindicales de base y las fuerzas sociales y políticas de clase para promover un otoño de luchas contra las políticas del gobierno y de la patronal. Incluso se ha hablado de la organización de una huelga general y de una gran manifestación nacional en Roma. Sabemos que no será sencillo vista la relación de fuerzas existente, por eso todos los sectores participantes en la movilización deben conceder la mayor importancia al trabajo unitario.

Sin embargo, estamos lejos de este objetivo. Por el momento, -26 de septiembre- tenemos previsto una huelga general de 8 horas el 21 de octubre, convocada por el sindicato independiente USB con reivindicaciones muy amplias. Igualmente, tenemos previsto una manifestación nacional, el 22 de octubre , convocada por un conjunto de organizaciones llamado Coordinación para el No social a la contrarreforma institucional o No Renzi Day. Izquierda anticapitalista forma parte de este conjunto en el que defendemos la mayor apertura posible. Paralelamente, el sindicato independiente CUB y varias organizaciones sindicales de base llaman a una huelga general de 8 horas a partir de una plataforma muy parecida a la de la USB pero en otra fecha, el 4 de noviembre. El problema salta a la vista.

Hemos dicho y escrito varias veces que apoyaremos todas las huelgas y otras movilizaciones. Pero en la situación actual, hay que recordar una obviedad, a saber, que para la gente asalariada es muy difícil hacer huelga y para una fuerza sindical, es también difícil plantear las bases de éxito del movimiento. Con otras palabras, una persona trabajadora convencida de la necesidad de construir una correlación de fuerzas a favor de la huelga deberá elegir el día de la jornada de lucha.

Creemos que la clase trabajadora de nuestro país se merece otro escenario. Y no estamos seguros de que se hayan hecho todos los esfuerzos necesarios por los sindicatos de base para converger en una movilización unitaria. Peor todavía, estas organizaciones parece que han renunciado a las unidades de acción puntuales de los años pasados.

Un trabajo de preparación de la huelga unitario, asambleas conjuntas, comités unitarios de lucha en los lugares de trabajo son más necesarios que nunca. Estos instrumentos de lucha no deben tener el objetivo de asegurar una posición específica o poner por delante una lista sindical sino que deben servir para construir una dinámica unitaria con el fin de atraer amplios sectores de personal asalariado incluyendo a quienes están vinculados a las tres confederaciones sindicales, en particular la CGIL, lo que pondría en dificultades a sus direcciones burocráticas.

¿La clase asalariada no se merece algo más por parte de los sindicatos de base que verse obligada a asistir a las sempiternas divisiones? ¿Por qué la unidad de acción que los sindicatos franceses han sabido construir en las movilizaciones de estos últimos meses no sería posible en nuestro país?

A pesar del temor que sentimos a ver que las próximas huelgas sean el fruto de la división que se ha instaurado hasta hoy, llamamos a las direcciones de las organizaciones en cuestión a hacer todo lo posible para salir del estancamiento actual. Llamamos a los camaradas militantes en los diferentes sindicatos a que hagan lo que les sea posible para volver a poner en el orden del día la dinámica unitaria tan sólida que haga creíble y concreta la llamada a la huelga y así empezar a modificar la correlación de fuerzas en los lugares de trabajo. El desafío del otoño es muy importante y debemos creer en la posibilidad de que las personas asalariadas levanten la cabeza.

02/10/ 2016

http://alencontre.org/europe/italie/italie-un-front-unitaire-pour-lautomne-du-non.html

Traducción VIENTO SUR

Notas:

1/ El referéndum del próximo 4 de diciembre se refiere al un proyecto de ley (denominado a menudo Reforma Renzi-Boschi, nombre del Presidente del Consejo de Ministros y de la Ministra de Relaciones con el Parlamento) de reforma del Parlamento. Preconiza la reducción e 2/3 de los efectivos del Senado (Cámara Alta del Parlamento), cuyo campo de acción legislativo será ampliamente limitado, que no podrá dar ni retirar la confianza al gobierno y cuyos miembros serán todos cooptados y no elegidos. La Cámara de diputados podrá legislar en poco tiempo y con una forma de escrutinio simplificada, sin pasar por el Senado. Hay que precisar aquí que la reforma electoral (Cámara de Diputados), recientemente entrada en vigor, introdujo un sistema que da -en dos vueltas si es necesario- la mayoría absoluta (55%) de diputados al primer partido salido de las urnas. La reforma del parlamento también va a abolir el Consejo Nacional de Economía y Trabajo (CENEL); es un órgano consultivo del Parlamento compuesto de expertos y de representantes de categorías productivas que participa en la elaboración de leyes en los campos económico y social. El poder de las regiones también se limita. El jefe de gobierno, Renzi, se compromete a fondo en este referéndum transformándolo de hecho en un plebiscito a favor o en contra de su gobierno y sus reformas.

Cf. Proyecto de ley constitucional, aprobado por la Cámara de Diputados y el Senado respectivamente el 11 y 20 de enero de 2016 disponible en: http://www.camera.it/

2/ Se trata del Tratado de estabilidad, coordinación y gobernanza, TSCG, a menudo llamado Pacto Presupuestario, entrado en vigor en enero de 2013 que impuso su “regla de oro” en término medio, para los miembros de la Unión Europea menos el reino Unido, la República Checa y Croacia, es decir, un déficit estructural (déficit presupuestario corregido de las variaciones coyunturales) máximo de 0,5% o hasta el 1% en situaciones excepcionales o si la deuda pública es inferior al 60% del PIB. El no respetar el pacto implica sanciones financieras contra el estado afectado. Cf. http://eur-lex.europa.eu/legal-content/FR/TXT/HTML/?uri=URISERV:1403_3&from=FR

3/ “Italiadesembarca en Libiacon un hospital de campaña, 235 paracaidistas, el apoyo de un navío de guerra, un transportador aéreo y drones espías (…) Una misión humanitaria en Misrata (declara) la Ministra de Defensa Renata Pinotti”, escribe el diario Il Giornale el 14/09/2016

4/ Cf. el artículo:Italie. La meilleure solidarité est la grève. Réaction de classe contre l’assassinat d’Adb El Salam Ahmed Eldanf, en la misma página.

5/ Sergio Marchionne también es miembro del consejo de administración del banco USB

6/ Precisemos aquí que el Tribunal de Apelación de Nápoles acaba de ordenar la readmisión de cinco personas asalariadas de Fiat-Chrysler, despedidas en junio de 2014 porque habían representado el ahorcamiento de un muñeco que representaba al PDG Marchionne delante de la fábrica de Nola. El Tribunal ha anulado dos sentencias precedentes que confirmaban los despidos. El alcalde de Nápoles se ha posicionado a favor de esta última decisión.

7/ Aquí el autor hace alusión a que la dirección de la FIOM y su secretario general Maurizio Landini han vuelto a congraciarse con la dirección de la confederación sindical CGIL y su secretaria general Susanna Camusso desde 2015, después de un año y medio de relaciones tensas entre las dos direcciones. Estas tensiones fueron la consecuencia de la firma por las tres grandes centrales sindicales, CGIL, CISL, UIL, de un acuerdo nacional con la patronal que definía un nuevo marco de negociaciones colectivas que ataba completamente de pies y manos a las fuerzas de oposición sindicales. Un acuerdo al que el secretario general de la FIOM parece acomodarse hoy después de haber apartado uno detrás de otro a los cuadros sindicales que se oponían a estas medidas.

8/ Esto representa una pérdida de capacidad de compra de más de un 8,5 % en seis años.



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons