Grabar en formato PDF

cuartopoder.es | Entrevista a Isabel Serra
Queremos evitar que en Podemos haya concentración de poder
04/10/2016 | cuartopoder

Es diputada autonómica e integrante del Consejo Ciudadano de Podemos en la Comunidad de Madrid. Esta militante de Anticapitalistas es una de las personas más activas en el proceso asambleario que abrió el partido morado hace unas semanas en esta región. Con el nombre de Reinicia Podemos, esta organización, junto a otros sectores y bases, tradicionalmente críticos, ha vuelto a impulsar unos documentos políticos y organizativos. Ya lo hicieron en el primer proceso autonómico, acompañados de una candidatura que fue encabezada entonces por Miguel Urbán. Quién lo hará esta vez es, de momento, una incógnita ya que en esta fase la idea es “hablar de propuestas”.

Isabel Serra (Madrid, 1989), recibe a cuartopoder.es en la oficina europarlamentaria de Podemos situada en el barrio de Lavapiés.

— ¿Qué valoración hace del proceso de elaboración de documentos por parte de Reinicia Podemos?

— La sensación es muy buena. Empezamos haciendo un encuentro del que salimos con muchas ganas de trabajar porque vimos que éramos bastante gente en torno a la idea de Reinicia Podemos. Posteriormente tuvimos reuniones para preparar los documentos que terminamos el pasado fin de semana, concretando las propuestas para los 11 ejes. Han colaborado en torno a 400 personas en el conjunto de los encuentros y nuestra valoración es muy positiva. Creemos que ha sido un éxito y nos ha permitido que los resultados del debate hayan derivado en muchas y muy buenas propuestas políticas y organizativas.

— Comenzaron criticando las formas utilizadas por la iniciativa de Rita Maestre y Tania Sánchez al presentarse públicamente. Desde el Consejo Ciudadano Autonómico se tenía otra idea para el proceso. ¿Qué hubiera sido lo ideal?

— La idea de la que hemos partido en la elaboración de la Asamblea Ciudadana era una en la que primero había un debate político, del proyecto que necesitamos en Podemos para la Comunidad de Madrid y, posteriormente, a partir de ese debate, se elegirían las personas que estarían en la dirección u órgano político. Creo que aún así, con algunos problemas o cuestiones que siempre va a haber en torno al proceso que ha habido, ha salido bien. Hay en torno a 100 propuestas de documentos, ahora empieza el debate con los círculos y entre las diferentes iniciativas. En ese sentido es un éxito.

— Pero en cualquier caso sí que hubo malestar por aquello de “poner las caras antes que las políticas”. ¿Cuál es el equilibrio que debe haber entre propuestas y personas visibles?

— Es evidente que siempre hay caras y personas que tienen ideas y que dicen cosas, hacen propuestas. Lo que decimos es que no es suficiente con la caras sino que se deben acompañar de un debate político sano y en torno a ideas. Si empezamos poniendo las caras o les damos prioridad a ellas seguiremos con una lógica de confrontación y de personas que parece que disputan por cargos y no por proyectos o por el Podemos que creemos que necesitamos.

— ¿Qué Podemos necesitan? ¿Cuáles son las líneas políticas principales que defiende el proyecto al que usted pertenece?

— Lo que caracteriza nuestra propuesta es que creemos que debe haber un Podemos impugnatorio al bipartidismo y antagonista a este. Lo proponemos porque creemos que en eso se basa el éxito de Podemos. Un Podemos que vuelva a las plazas. Que plantee estar en las instituciones no como un fin sino como un medio. Y que utilice las instituciones para reactivar o vincularse a la sociedad civil. Esto, en relación a que creo que hay un debate evidente que está ahora en el debate político. Estamos en un momento de crisis de gobernabilidad, de crisis de la movilización social y donde las élites económicas están intentando, bajo la filosofía del consenso y la responsabilidad, decirnos que Podemos tiene que ser responsable con el régimen político actual, generando más estabilidad ante la situación de inestabilidad. Podemos tiene dos opciones: una, ser parte de esa restauración y ese cierre de la crisis de régimen; colaborar en ella, ser parte; o en segundo lugar, ser oposición a ésta. Es decir, seguir siendo una fuerza impugnatoria que piense que hay que ganar, aunque eso no lo vamos a conseguir en un año, pero que debemos seguir trabajando para ser alternativa a ese bipartidismo.

— ¿Hay otros proyectos o sectores que no defienden este planteamiento de impugnación al bipartidismo?

— Las propuestas todavía no las hemos empezado a discutir. Cuando empecemos a hablar con las otras personas que han elaborado documentos, veremos del todo en qué tenemos diferencias y acuerdos. Pero si lo que plantean otras candidaturas tiene que ver con un Podemos más parecido a partidos tradicionales como el PSOE, en su forma, o a las políticas que plantee, por tanto, subalternizados y haciendo políticas que benefician más a las élites que a las mayorías sociales…. en ese caso creo que tenemos diferencias importantes. Pero insisto, lo bueno de este proceso es que queda mucho por debatir y esas diferencias o acuerdos las iremos viendo.

— ¿Confían en que realmente se puedan llegar a acuerdos con otros procesos? ¿Tienen más cercanía con la iniciativa que impulsan, entre otros, Ramón Espinar?

— Nuestra apuesta es construir un proyecto común para la Comunidad de Madrid. Eso quiere decir que en este proceso que iniciamos ahora queremos llegar a acuerdos con otras propuestas o con la gente de los círculos. Cuando vamos a los círculos nos damos cuenta de que hay muchas propuestas interesantes por parte de la gente que no están incluidas pero que incorporaremos en el resultado. Sobre los acuerdos con otras propuestas que ya se han presentado, nuestro interés es llegar a ellos pero en base siempre a las líneas políticas y organizativas.

— Todos los sectores parecen ahora dispuestos a superar Vistalegre. Muchos dicen cosas muy parecidas. Anticapitalistas siempre ha criticado el funcionamiento del partido desde esa asamblea fundacional. ¿Consideran que el tiempo les ha dado la razón?

— Los acuerdos se basan en que todos vemos que la hipótesis que justificaba el modelo organizativo de Vistalegre está agotada. Básicamente porque era una hipótesis planteada hasta las elecciones generales. Hay que plantear una nueva hipótesis. En este sentido, todas las propuestas que conozco estamos de acuerdo porque estamos en un nuevo ciclo político. Nuestra diferencia se basa en que no consideramos que la máquina de guerra electoral haya traído únicamente consecuencias positivas. Obviamente reconocemos los logros de una fuerza política que ha conseguido una representación institucional muy importante. Pero creemos que ese modelo ha derivado en una serie de riesgos para Podemos, de errores organizativos, discursivos y programáticos que hoy tenemos la posibilidad de cambiar. Tiene que ver también con la cultura política derivada de ese modelo organizativo. Lo que planteamos es parar un momento, echar la vista atrás, ver lo que hay que cambiar y cambiarlo. No con una mirada nostálgica pero sí capaz de resolver esos riesgos y mirar al futuro.

— ¿Es este proceso de Madrid un anticipo del debate que se debe dar a nivel estatal?

— Sí. Creo que es evidente que nos movemos dentro de los márgenes de Vistalegre. No podemos cambiar el marco general establecido. Pero en nuestra propuesta se indica el camino hacia donde tenemos que ir. Si conseguimos plantear un proyecto común para la Comunidad de Madrid que salga o responda a esos errores o plantee soluciones, será un avance para el resto del Estado y habrá que tenerlo en cuenta para la asamblea estatal.

— Entre los cambios organizativos que proponen se incluye la limitación de cargos internos y de cargos públicos presentes en el Consejo Ciudadano. ¿Por qué defienden esta medida? ¿Ha perjudicado al partido que no fuera así?

— Una consecuencia del modelo actual que tenemos es la concentración de poder. Otra consecuencia es la institucionalización y otra la burocratización. Nosotros estamos poniendo medidas para evitar que Podemos esté institucionalizado, burocratizado o que tenga concentraciones de poder. La no duplicidad de cargos creemos que permite evitar esa concentración. Hay muchas personas capaces de estar en los órganos políticos de Podemos. No tienen que ser las mismas personas que estén en tres consejos ciudadanos. La limitación de cargos institucionales nos pueden permitir por un lado que las decisiones del órgano político no estén condicionadas por esos cargos, que tienen muchos más medios para determinar la orientación de la organización. No tienen que imponerse sobre el órgano político aunque tenga que haber una vinculación y un mínimo de miembros del CCA que sean cargos. Nuestra propuesta es que sean un tercio.

— En este sentido también proponen que la línea política del grupo parlamentario se establezca desde la dirección autonómica. ¿No ha sido así en este período?

— Podría haberse hecho mejor de lo que se ha hecho hasta ahora. La forma de organización de Podemos puede derivar en una mayor institucionalización del conjunto del partido si todos los cargos orgánicos están en las instituciones y al revés. En este sentido ha habido momentos en los que se ha primado nuestra labor institucional a otro tipo de labores que tienen que ver con reactivar la movilización social, con el debate político.

— La relación con el PSOE es uno de los puntos de debate. En su documento rechazan formar gobiernos mixtos. En cambio, desde Proceso Adelante, piden aplicar “geometría variable”. ¿Por qué creen que no hay que gobernar con los socialistas?

— Nuestro modelo es no formar gobiernos mixtos con el PSOE. Eso no quiere decir que no veamos los casos concretos y los analicemos. Si no, no estaríamos haciendo política. Siempre vamos a variar en función del caso concreto. Pero entrar en gobiernos con el PSOE nos puede terminar subalternizando a ellos. Es decir, teniendo que aplicar las políticas que el PSOE ha defendido y aplicado desde hace mucho tiempo. Por eso pensamos que todo acuerdo con el PSOE tiene que pasar por una serie de ejes programáticos fundamentales. Se puede apoyar una investidura del PSOE para que apoye una serie de medidas pero estando en la oposición controlando que se lleven a cabo. En todo caso, hablamos de la Comunidad de Madrid y de sus municipios. Pensamos que eso de “ganar antes de ganar”, algo contenido en los documentos de Proceso Adelante, puede derivar en errores estratégicos que son fundamentales. Claro que hay que ganar antes que ganar en el sentido de aplicar políticas que beneficien a la gente cuando lleguemos a las instituciones. Obviamente hay que hacer eso, tenemos una responsabilidad para que así sea. Pero nosotros aspiramos a algo más. A ganar dentro de unos años. Y eso se consigue no subalternizándonos, no aplicando las mismas políticas que el PSOE, no pareciéndonos más sino siendo impugnatorios.

— Esto me recuerda al anterior proceso autonómico donde algunos dirigentes como Carolina Bescansa señalaron, en referencia a su candidatura, que existía un “Podemos para la protesta” y otro “Podemos para ganar”. ¿Queda algo de ese eje aunque sea en otros términos?

— Esa dicotomía es falsa o no se corresponde con la realidad del conjunto de Podemos. A lo que hemos asistido en los últimos años es a que de un ciclo de movilización social en el que la gente estaba en calle contra las políticas de austeridad del PP y el PSOE. Después tuvimos que crear una alternativa que consiguiese aunar toda esa mayoría social y trasladarlo a una mayoría política. Por eso hicimos Podemos, como una herramienta. Muchísimas de las fuerzas que se dedicaban a los movimientos sociales comenzaron a dedicarse a las instituciones. Nuestra tarea es devolver a los movimientos lo que hemos llevado a otros sitios. Hay que trabajar para reactivar la movilización social. Tenemos que tener claro que la única forma que tenemos para ganar es siguiendo en la calle y movilizándonos.

— ¿Cómo ven desde Anticapitalistas el debate cada vez más visible entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón?

— Es un debate fundamental que va más allá de dos tuits. Tiene que ver con si vamos a ser parte de la restauración y recomposición del régimen o si vamos a ser alternativa al bipartidismo y, por tanto, al régimen que no hace más que beneficiar a las élites económicas y no a las mayorías. La respuesta que daba Pablo en el sentido de que el éxito de Podemos se basa en la impugnación la compartimos. Está muy claro en los documentos que planteamos. Necesitamos un Podemos impugnatorio y antagonista. Por eso insistía antes que si hay otras candidaturas que plantean que la solución a la crisis de identidad que vive ahora Podemos pasa por parecernos más a los partidos tradicionales y a las políticas que defiende el PSOE no estamos de acuerdo.

— ¿Cuál es la siguiente fase de la asamblea y cómo se construirán las candidaturas?

— Ahora lo que estamos haciendo es ir a los círculos que están planteando debates. Y debatir ahí también en directo con las otras propuestas. Al mismo tiempo se va a dar un proceso de negociación, fusión y transacción con otros documentos. Eso lo hacen las personas firmantes de los propios documentos. Para nosotros todo acuerdo con otro tipo de propuestas creemos que debe pasar por una asamblea de Reinicia Podemos, con el conjunto de la gente que ha participado. Respecto a las candidaturas, todavía no hemos hablado de personas que estarían dispuestas a dar el paso para formar parte del órgano político. Lo único que sabemos es que dependiendo del proyecto que elijamos, las personas tendrán que elegir si presentarse a liderar o dirigir la organización. Estará determinado por el proyecto que salga.

— ¿Estaría dispuesta a encabezar una candidatura o tener un cargo importante si el proyecto de Reinicia Podemos es el ganador?

— Es una cosa que vamos a elegir en común el conjunto de personas de Reinicia. No hemos empezado a hablar y hay muchas personas con capacidad para estar en el CCA

03/10/2016

https://www.cuartopoder.es/deidayvuelta/2016/10/03/isabel-serra-queremos-evitar-que-en-podemos-haya-concentracion-de-poder/10433



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons