Grabar en formato PDF
Israel-EEUU
La lógica de su alianza estratégica
28/09/2016 | Michel Warschawski

Hace unos días, el consejero de Benjamin Netanyahu para las cuestiones de seguridad, Jacob Neguel, fue a Washington a firmar un acuerdo estratégico por diez años con Estados Unidos. Un sencillo asunto de 38 000 millones de dólares.

Tras haber llamado de todo a Barack Obama y su administración, al Primer Ministro israelí no le ha molestado pasar por la caja, y me imagino que incluso dará las gracias con la boca pequeña. Obama, al que no le gustan ni Netanyahu ni su política, hará ciertamente un discurso sobre la amistad eterna entre Estados Unidos e Israel, tanto más teniendo en cuenta que quiere ayudar a Hillary Clinton en su campaña electoral y como todos los candidatos a la presidencia, tiene necesidad del apoyo de los amigos de Israel.

Netanyahu también presenta este acuerdo como una gran victoria personal. De hecho, no es un “big deal” como dicen los americanos: desde hace ya varios decenios, Israel recibe cada año del Tesoro americano más de tres mil millones de dólares en ayuda militar y no hay por tanto cambio sustancial, a pesar de las fanfarronadas de un Primer Ministro que tiene necesidad de reforzar su apoyo popular, cuando los tribunales parecen decididos a ir hasta el final en su investigación sobre asuntos de corrupción de la familia Netanyahu.

¿Porqué, a pesar de las enemistades flagrantes y de las importantes divergencias políticas, la administración estadounidense renueva su apoyo masivo al Estado de Israel? Algunos mencionarán la influencia del lobby proisraelí (judío y sobre todo evangelista) como razón primera de esta ayuda militar sin precedentes. De hecho, si su influencia es real sobre los electos, sigue siendo relativa en la administración estadounidense, tanto si ésta es demócrata como si es republicana.

El buen negocio estadounidense

Lo que está en el fondo de la alianza estratégica perenne entre Washington y Tel Aviv, es en primer lugar y ante todo el papel de Israel en Medio Oriente y su lugar en el sistema de defensa del Imperio. A cambio de 3 800 millones de dólares anuales durante diez años y del escudo diplomático que Washington le proporciona, Israel protege los intereses globales de Estados Unidos en la región…y a veces más allá.

Finalmente, a fin de cuentas, se trata de un buen negocio para Estados Unidos: el Estado hebreo reemplaza a una 9ª flota en la región que habría costado mucho más… Además, si tuviera que haber muertos, serían soldados israelíes y no GIs americanos. Israel es un inmenso portaaviones de las fuerzas armadas americanas por una suma relativamente modesta.

El problema al que a veces se han visto confrontadas las administraciones americanas es que ocurre que el aliado israelí tome iniciativas que no siempre están en consonancia con las prioridades de la Casa Blanca y del Departamento de Estado. Es la cola que intenta mover al perro… Pero en cuanto los intereses estratégicos estadounidenses están en juego, la cola debe someterse a la voluntad del perro, como acaba de confirmar el acuerdo entre Washington e Irán, país que sigue siendo considerado por los neoconservadores israelíes como una amenaza global para el mundo libre [sic], que no puede ser desactivada más que por la fuerza.

Con el cheque, los Estados Unidos harían bien en explicar a Benjamin Netanyahu las nuevas realidades geoestratégicas y la necesidad para Israel de cambiar de disco duro.

Hebdo L’Anticapitaliste - 351 (22/0/2016)

https://npa2009.org/actualite/international/israel-netanyahou-passe-la-caisse-obama-encaisse

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR

images_2_.jpg
8.1 KB
JPEG


Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons