Grabar en formato PDF

Memoria histórica
Nueve eurodiputados quieren que Bruselas escuche a las víctimas del franquismo
21/09/2016 | Jon Gurutz Gómez Goicolea

Un grupo de nueve eurodiputados elegidos en el Estado español ha planteado cuatro enmiendas al informe sobre la situación de los Derechos Fundamentales en Europa en 2015 en las que se insta a la Comisión Europea a seguir los pasos de las Naciones Unidas y el Consejo de Europa para animar un cambio en las políticas españolas sobre Memoria Histórica. La iniciativa se completa con una carta al vicepresidente Timmermans en la que se solicita a las autoridades europeas que escuchen a las víctimas del régimen de Franco para iniciar una evaluación objetiva de cómo afecta la actitud del gobierno español en este tema a la situación del Estado de Derecho en España.

Los eurodiputados Marina Albiol, Izaskun Bilbao, Josu Juaristi, Ernest Maragall, Jordi Sebastiá, Josep-María Terricabras, Ramón Tremosa, Miguel Urbán y Ernest Urtasun llevan desde que se inició la presente legislatura europea trabajando para llamar la atención de las instituciones europeas sobre el tratamiento negativo, además de excepcional en el panorama europeo, que tienen en el Estado español las víctimas del franquismo. La falta de reconocimiento de estas víctimas y especialmente la negativa a esclarecer los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura franquista no son compatibles, a juicio de estos eurodiputados, ni con Decisiones Marco de la propia Unión, ni con las directrices que marcan las políticas europeas de memoria histórica. Suponen, además, una clara discriminación entre las víctimas del franquismo y las europeas de otros regímenes totalitarios como el nazismo o el estalinismo cuyas operaciones de reconocimiento, verdad, justicia y reparación han contado con el apoyo y amparo de las instituciones europeas.

Por estas razones, y partiendo de la reciente negativa del Gobierno de España a colaborar con la justicia argentina en la investigación de algunos de los últimos crímenes de la dictadura, los eurodiputados plantean en sus enmiendas que “todos los estados de la Unión, deben colaborar con las investigaciones judiciales nacionales o internacionales destinadas a esclarecer responsabilidades y procurar verdad, justicia y reparación a las víctimas de crímenes de lesa humanidad cometidos en la Unión por regímenes totalitarios”. Los eurodiputados, en línea con las recomendaciones del informe de las Naciones Unidas sobre este asunto en el Estado español plantean en sus enmiendas que se mejore la formación del poder judicial en esta materia.

Las aportaciones de los eurodiputados a este informe sobre Derechos Humanos en Europa plantean, además, que la Comisión Europea debe realizar una evaluación objetiva sobre la situación de los procesos de Memoria Democrática en el Estado español y alertan sobre el hecho de que el incumplimiento de las recomendaciones de la ONU y los desplantes a la jurisdicción universal que se producen “vulneran principios básicos del estado de derecho”.

Por estas razones el grupo insiste en que, en este contexto, la Comisión Europea debe “utilizar con mayor determinación los instrumentos del Marco para prevenir amenazas sistémicas contra el estado de derecho en los estados de la Unión utilizando las capacidades preventivas que ofrecen sus fases de evaluación objetiva y diálogo con los estados miembros en casos de vulneraciones evidentes y graves de la Carta Europea de Derechos Fundamentales aunque no se produzcan en estricta ejecución de la normativa comunitaria”.

Estas ideas se reiteran en una carta que este mismo grupo ha remitido al Vicepresidente de la Comisión Europea Frank Timmemans ya que afirma, en una respuesta enviada a este mismo grupo de diputados, que la Comisión Europea no debe intervenir en este problema.

Los eurodiputados reiteran en su misiva que la inhibición comunitaria en este caso no es compatible ni con los principios que inspiran los programas europeos de memoria histórica, ni con normativa comunitaria concreta, ni con los valores europeos. El grupo insiste en que “no hay modo más contundente de negar o trivializar los crímenes de lesa humanidad cometidos por regímenes totalitarios europeos que impedir su investigación judicial, proteger a sus presuntos responsables y vejar de palabra y hecho a las víctimas”. En esa situación, consideran un sinsentido que la Comisión se dedique a controlar que estas conductas estén tipificadas en los códigos penales de los estados miembros en cumplimiento de una Decisión Marco Europea y no le llame la atención que alguno de los gobiernos europeos, precisamente, incurran en dichas deplorables conductas.

Por esas razones insisten en que la Comisión realice una evaluación objetiva de la situación de las víctimas del franquismo en el Estado español y le pide que reciba a responsables de las asociaciones que las representan. “Creemos en la empatía, concluye la carta. Un primer y significativo paso sería escuchar qué sienten y qué trato reciben habitualmente de las autoridades españolas las víctimas de los crímenes franquistas que no se quieren investigar ni esclarecer”.

Este grupo ha realizado desde que se creó numerosas actividades para poner de manifiesto que la situación de las víctimas del franquismo es negativamente insólita en el panorama europeo. Entre ellas, figuran la colaboración con las asociaciones memorialistas para presentar peticiones en la Eurocámara, (CEAQUA y Asociación Tres de Marzo), la celebración de homenajes a los últimos fusilados del franquismo, la promoción de iniciativas conjuntas en el pleno para denunciar la impunidad, etc.

15/9/2016



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons