Grabar en formato PDF

Alemania
Resultado de las elecciones de Berlín: erosión de los partidos de centro
20/09/2016 | Manuel Kellner

Las elecciones del land de Berlín confirman algunas tendencias profundas que ya se manifestaron en las elecciones de Mecklemburgo-Pomerania Occidental dos semanas antes: sobre todo, la Alternativa para Alemania (AfD), partido de extrema derecha, que se ha presentado por primera vez en este land, ha obtenido el 14,2 % de los votos. Esto es mucho en una gran ciudad. Los partidos establecidos reciben ahora en los grandes medios de comunicación el apelativo de “antiguos partidos de base popular” (ehemalige Volksparteien).

En efecto, el Partido Socialdemócrata (SPD), que es el partido mayoritario, no ha obtenido más que el 21,6 % de los votos, perdiendo 6,7 puntos porcentuales en comparación con las elecciones de 2011. La Democracia Cristiana (CDU), principal partido conservador, alcanza el 17,6 % habiendo perdido 5,7 puntos porcentuales. Die Linke, partido de izquierda, logra el 15,6 % de los votos, ganando 3,9 puntos porcentuales con respecto a sus resultados de 2011. Los Verdes, a su vez, consiguen un 15,2 % de los votos después de perder 2,4 puntos. El Partido Liberal (FDP), con un 6,7 % de los votos, supera esta vez la barrera del 5 % (en 2011 no lo logró al obtener tan solo el 1,8 %). Los Piratas pierden muchos votos –7,2 puntos porcentuales– y con tan solo un 1,7 % de los votos no logran entrar en el parlamento.

En 2011 solo acudieron a las urnas el 60,2 % de las electoras y electores. Esta vez, la participación ha subido al 66,9 %. Es sin duda la AfD la que ha movilizado a la gran mayoría de los abstencionistas de 2011. En 2016 tienen derecho a voto 2,5 millones de personas, de las que han ido a votar casi 1,7 millones. La AfD ha sabido movilizar a 69 000 votantes que no habían participado en las elecciones de 2011. Además, ha quitado 39 000 votantes a la CDU y 24 000 al SPD, 12 000 a Die Linke y otros tantos a los Piratas, aunque tan solo 4 000 a Los Verdes.

Hay que añadir que el SPD ha logrado recuperar 53 000 votantes que no habían acudido a las urnas en 2011, la CDU a 34 000 y los Verdes a 22 000. Por otra parte, decenas de miles de personas que habían votado en 2011 se han abstenido esta vez: 46 000 de ellas habían dado su voto al SPD, 31 000 a la CDU, 24 000 a los Verdes y 22 000 a los Piratas. Además, 24 000 de quienes votaron a los Piratas en 2011 (255 000) han dado esta vez su voto a Die Linke. El FDP liberal se ha beneficiado sobre todo del cambio de opinión de 31 000 votantes de la CDU de 2011.

Para el gobierno del land de Berlín está claro que la “gran coalición” del SPD con la CDU ha llegado a su fin. Lo más probable será que se forme un gobierno tripartito llamado “rojirrojiverde”, encabezado por el SPD y con la participación de Die Linke y los Verdes. Bernd Riexinger y Katja Kipping, portavoces de Die Linke, se felicitan del resultado de las elecciones señalando que se puede hacer frente a los ataques de la extrema derecha poniendo el acento en las cuestiones sociales y argumentando contra las demagogias nacionalistas y racistas. Al mismo tiempo, hablan de una señal premonitoria de cara a las elecciones federales que tendrán lugar en 2017: según ellos, sería posible que hubiera una mayoría “de izquierda” formada el SPD, los Verdes y Die Linke.

El caso es que Gregor Gysi, que había renunciado a su cargo de jefe de fila del grupo parlamentario de Die Linke en el Bundestag (el parlamento federal alemán), ha reaparecido espectacularmente en el escenario durante la campaña electoral de Berlín para anunciar su retorno al primer plano de la política de su partido. Y su idea fuerza es precisamente la perspectiva de una “mayoría de izquierda” a escala federal, en cuyo seno Die Linke cogobernaría con el SPD y los Verdes. ¿A qué precio? ¿Acaso no tendrá que participar en las guerras de intervención? ¿No tendrá que aceptar la férrea disciplina presupuestaria y con ella las políticas de austeridad en detrimento de los asalariados y los parados?

La AfD de extrema derecha declara que no piensa cogobernar con partidos establecidos que no se avengan a poner en práctica sus demandas principales, en especial las medidas draconianas contra los refugiados. Die Linke haría bien en responder con una claridad simétrica que no está dispuesta a cogobernar con nadie que no se comprometa a poner en práctica medidas anticapitalistas draconianas para asegurar una redistribución equitativa de las rentas.

En el debate público en Alemania, los resultados de las elecciones regionales de Mecklemburgo-Pomerania Occidental y de Berlín se perciben ante todo como una contestación a la política de la canciller Angela Merkel con respecto a los refugiados. Bajo esta presión, Merkel ha declarado que “ha entendido el mensaje”. Cabe esperar por tanto la adopción de más medidas contra los refugiados en Alemania y contra quienes aspiran a entrar en la Unión Europea y en este país.

Para las fuerzas de izquierda en Europa, el desafío es de calado. Hace falta a toda costa desarrollar la iniciativa a favor de acciones solidarias por encima de las fronteras para unificar las luchas de los trabajadores, los parados, los pobres, sean autóctonos o no. Es la única posibilidad de combatir de modo eficaz a la extrema derecha y al gran capital.

20/09/2016

* Manuel Kellner es redactor de Sozialistische Zeitung (SoZ) y miembro de la internationale sozialistische linke (isl), una organización de la IVª Internacional en Alemania.

Traducción: VIENTO SUR

berlin.jpg
44.7 KB
JPEG


Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons