Grabar en formato PDF

Tras el terremono del 24 de agosto
Italia patas arriba
08/09/2016 | Stéfanie Prezioso

El pasado 24 de agosto, un terremoto de magnitud 6 golpeaba el centro de la península provocando unos 300 muertos. Desde entonces, 4 695 personas viven en tiendas de campaña en los alrededores de Amatrice, donde por la noche la temperatura desciende a 2º C. Nadie sabe aún donde pasarán el invierno. El 27 de agosto, tras la ceremonia oficial por las víctimas, el Presidente del Consejo, Matteo Renzi, abandonaba el lugar abucheado por la multitud...

¿Para qué sirve el estado?” se preguntaba el historiador y militante anticapitalista Antonio Moscato en su blog/1. Después de todo, ¿no es la población la que se ha movilizado en ayuda de los desplazados, de quienes perdieron todo la anoche del 24 de agosto tras una campaña mediática llamando al “voluntariado”? Algunos y algunas llegaron de L´Aquila, a unos 50 km de allí, también golpeada de lleno en 2009 y que lucha desde entonces contra la lentitud de la reconstrucción (hasta un árbol ha tenido tiempo de crecer en medio de las obras públicas y los rentables y fraudulentos trabajos que han suscitado). Esa misma empresa está puesta en cuestión por la corrupción ligada a la reconstrucción de L´Aquila y el hundimiento de los edificios públicos, renovados recientemente, en Amatrice. ¿No es la prueba evidente de que el gobierno italiano no es capaz de ayudar a unos miles de personas y de que el Estado también se muestra incapaz de actuar?

El alcalde de L´Aquila anunciaba recientemente que la ciudad estará totalmente reconstruida en 2020... ¿Cuánto tiempo se necesitará para poner en pie las zonas devastadas el pasado 24 de agosto (Amatrice, Accumoli, Pescara, Arquata...) y enterradas bajo más de 1 120 000 de toneladas de escombros? Se ha puesto en pie una comisión de investigación en relación al “hundimiento y homicidio involuntario” a fin de determinar las razones del hundimiento de los edificios; además se ha abierto un procedimiento para investigar los contratos y la financiación pública atribuidas a la construcción en la región tras los terremotos de 1997 en Umbría y de 2009 en L´Aquila: unos 84 millones de euros según el diario la Reppublica. Diez mil páginas de informes ya están en posesión de los investigadores… Sin embargo, ¿es eso lo más importante?

Grandes obras y pasos pequeños

En efecto, ¿qué ha hecho el gobierno para evitar este tipo de dramas? O mejor, ¿qué quiere hacer en concreto cuando se sabe que el Estado presupuesta solo el 1 % de las sumas necesarias para la prevención de este tipo de catástrofes (Il Manifesto, 25/08/2016)? Porque, como señalaba Antonello Caporale, es en "las grandes obras" donde el gobierno focaliza las políticas en materia de construcción: “grandes trabajos realizados por grandes grupos”, que canalizan grandes intereses financieros /2.

Renovar los edificios para adecuarles a las normas antisísmicas, cuando actualmente en Italia viven 40 millones de personas en zonas de riesgo no está fuera de lo realizable; pero en esto no hay cinta que cortar para demostrar lo que “made in Italy” es capaz de hacer, ni negocios suculentos ligados a la especulación inmobiliaria.

La cantinela de la “resignación” frente a los cataclismos naturales que se repite sin cesar estos últimos días en todos los medios va pareja, de ese modo, con la dejadez del gobierno. Un gobierno débil y muy sacudido en las últimas elecciones municipales, en las que el Movimiento 5 Estrellas se hizo con las de Roma y de Turín; un gobierno que, a pesar de las estruendosas declaraciones de Matteo Renzi anunciando su determinación de permanecer en el poder hasta 2018 o incluso hasta 2023, está obligado a funcionar con la amenaza de un derrumbe general si el No a las reformas constitucionales promovidas por su partido triunfaba en las urnas (solidaritéS, nº 287).

Un país angustiado

Italia, según los datos disponibles para 2015, es el país de la Unión Europea (UE) con más de personas “que viven en condiciones de graves privaciones materiales”: casi 7 millones de italianos e italianas se encuentran en esta situación: es decir, dos veces más que en Alemania y tres veces más que en Francia (eurostat.eu). El diario La Reppublica titulaba el 13 de agosto de 2016 que hoy en día la situación de la península era comparable a la de los años inmediatamente posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Un país en el que, mayoritariamente, los hijos no solo son más pobres que sus padres sino que están destinados a serlo más aún. A este marco general poco estimulante, se añaden los últimos datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadísticas (ISTAT) que dibuja los contornos de un país en el que el mercado de trabajo no deja de estrecharse cada vez más y en el que los y las jóvenes, de forma aplastante, están en las peores condiciones. Italia es uno de los Estados de la UE con la más alta tasa de paro entre la juventud. Datos que ponen en dificultades a los anuncios de Matteo Renzi sobre la recuperación económica a la que parecían dar crédito hasta hace poco los grandes medios europeos. Y la reciente puesta en cuestión por la Presidencia del Consejo de los modos de calcular del ISTAT no cambiará nada de ello…

Así, los abucheos que ha tenido que aguantar Renzi el 27 de agosto pasado no pueden ser puestos solo en la cuenta de las reacciones suscitadas por el terremoto; son el reflejo de un país en el que la represión de los movimientos sociales (migrantes, enseñantes, …) y la amenaza sirven de modo de gestión gubernamental, en el que los y las asalariadas, desde la Jobs Act, son explotados sin piedad, y en el que la población en su aplastante mayoría no ve ninguna salida. Tantas injusticias pueden servir de caldo de cultivo para estimular la construcción de un amplio frente de resistencia social contra las desigualdades, las políticas de austeridad, las tendencias autoritarias del gobierno y el ascenso del racismo…¿No sería eso una contribución útil a todas las víctimas de la negligencia de los Estados?

7/09/2016

Stéfanie Prezioso, profesora en la Universidad de Lausanne, historiadora, cofundadora de la red Penser l´Emancipation. Publica en las revistas Contretemps y New Politics.

Notas:

1/ http://antoniomoscato.altervista.org/

2/ http://www.ilfattoquotidiano.it/

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons