Grabar en formato PDF

Palestina
La “Alianza Democrática”, ¿una tercera opción para las elecciones de octubre?
24/08/2016 | Haggai Matar

En Le Monde del 19 de agosto de 2016, Nicolas Ropert escribía: “La última confrontación electoral entre Fatah y Hamas acabó en enfrentamiento tras la victoria del movimiento islamista en las legislativas de 2006. Diez años después, los dos hermanos enemigos palestinos se desafiarán de nuevo en las urnas. Tras el anuncio sorpresa de Mahmud Abbas, el presidente de la Autoridad Palestina y Secretario General de Fatah, de organizar elecciones municipales en octubre, Hamas ha hecho saber a mediados de julio que participaría en ellas y que las elecciones se desarrollarían también en la banda de Gaza, que está bajo su control”.

El periodista subraya, a continuación, las polémicas entre Fatah y Hamas. Luego continúa: “Hamas no tiene nada que perder en estas elecciones, al contrario que Fatah, que va a utilizar todos los medios para evitar una derrota, analiza Amjad Shhab, profesor de ciencias políticas e investigador palestino. El universitario subraya el hartazgo creciente de los dirigentes en el poder en Cisjordania y señala que se está organizando una oposición interna en el seno de Fatah alrededor de la controvertida personalidad de Mohammed Dahlan, antiguo jefe de los servicios de seguridad en Gaza, exiliado en los Emiratos Arabes Unidos. Los observadores señalan también la presencia de listas comunes de la izquierda palestina. Reducida a pequeños porcentajes cuando concurre de forma dispersa, una izquierda asociada podría arrancar preciosos votos a Fatah”. Publicamos a continuación, a propósito de la presentación de estas “listas comunes”, un artículo de Haggai Matar. (Red. A l´Encontre).

Cinco partidos de izquierda palestinos en los Territorios Ocupados han anunciado que se asociaban para formar una lista común de cara a las próximas elecciones municipales. Estas elecciones deberían celebrarse el 8 de octubre en más de 300 municipios, consejos de pueblo y consejos regionales en Cisjordania y en la Banda de Gaza. Estos partidos, cuya lista llevará el nombre de “Alianza Democrática” no han excluido que pueda tratarse de un primer paso en la formación de alianzas del mismo tipo a escala nacional.

Los responsables de los cinco partidos desean que este bloque de izquierdas pueda convertirse en una alternativa a Fatah y a Hamas. Dará prioridad a la unidad de la lucha de los palestinos contra la ocupación y a la justicia social, en particular a la igualdad entre hombres y mujeres -la Alianza se ha comprometido asegurando que al menos el 30 % de sus representantes serán mujeres- así como a combatir la corrupción.

La plataforma de la Alianza comprende igualmente el acceso total a la electricidad, al agua, a los servicios sociales, a la infraestructura, a la luz y los parques públicos gratuitos. Según algunos de sus miembros, la Alianza se ha inspirado en la creación de la Lista Conjunta en las últimas elecciones a la Knesset.

El bloque de izquierdas cuenta con ganar a los electores indecisos

Efectivamente, si estas elecciones se celebran serán las primeras elecciones municipales que habrán podido celebrarse en los Territorios Ocupados. Las elecciones de enero de 2006 no concluyeron completamente y las de 2012 solo tuvieron lugar en Cisjordania, puesto que fueron boicoteadas por Hamas en Gaza. Será igualmente el primer episodio electoral que se celebre conjuntamente en Cisjordania y Gaza desde hace un decenio, es decir, desde la victoria de Hamas en las elecciones generales de 2006, de su llegada al poder en Gaza y de la división que se creó luego entre los dos partidos. La participación de Hamas en las próximas elecciones y el hecho de que se celebren al mismo tiempo en Gaza y Cisjordania son vistas como un signo positivo en el sentido de ir acabando con la división.

Aunque se presentaran de forma separada, cada uno de los partidos de izquierda habrían participado en estas elecciones generales y habrían obtenido, juntos, un poco menos del 10 % de apoyo electoral. El último sondeo, efectuado por el centro de investigación palestino Khalil Shikaki, ha revelado que si las elecciones generales se celebrara hoy, Fatah ganaría con el 34 % de votos, por delante de Hamas, con el 31 % , y los partidos de izquierda (por separado), con el 9 %, mientras que alrededor del 26 % del electorado permanecería indeciso. En una entrevista a la web en hebreo Local Call, el homólogo de +972, los miembros de la alianza de izquierdas aseguran que prevén un apoyo significativo por parte de los electores indecisos que desean enviar un mensaje contra la división y en favor de una tercera vía.

La nueva “Alianza Democrática” está compuesta por el Frente Popular de Liberación de Palestina (es el partido más importante de la alianza), el Frente Democrático por al Liberación de Palestina, la Iniciativa Nacional Palestina (creada recientemente y focalizada en la lucha contra la corrupción y el apoyo a las luchas nacionales contra el muro), el Partido del Pueblo Palestino (un minúsculo partido comunista aliado al Partido Comunista israelí), y la Unión Democrática (FIDA, que se separó del Frente Democrático a comienzo de los años 1990). A estos partidos se les sumarán militantes políticos independientes que se identifican con la plataforma de la Alianza.

En nuestra sociedad hay una gran necesidad de una alianza democrática de izquierdas que ofrezca una alternativa a otras fuerzas políticas y defienda un programa de igualdad entre los hombres y las mujeres”, explica Khalida Jarrar, del Consejo legislativo palestino en representación del Frente Popular de Liberación de Palestina.

Khalida Jarrar ha sido recientemente liberada de una prisión israelí tras un poco más de 14 meses de detención por actividades políticas como la participación en manifestaciones, participación en asambleas con familias de presos, etc. Antes de su encarcelamiento era muy conocida por su defensa de los derechos de las mujeres y de los presos palestinos y por sus críticas a la coordinación de los servicios de seguridad entre Israel y la Autoridad Palestina. Explica que “para algunos de nosotros, ha sido en la Universidad donde hemos podido establecer una alianza (… ) Ésta es claramente un nuevo paso en esta dirección y es quizás el comienzo de algo aún más amplio que podría extenderse a escala nacional. Por el momento, nos concentramos en el nivel local, pues ahí también debemos procurar a nuestros ciudadanos servicios liberados de la corrupción, trabajar de forma que el gobierno sea más accesible y proporcionar servicios prioritariamente a los pobres, a la vez que protegemos las tierras de las confiscaciones y a los residentes del área C de la ocupación [el área C reúne al 60 % de Cisjordania. Israel controla efectivamente estos territorios, a pesar de algunas transferencias aparentes de tareas (educación, salud), de hecho sometidas a las fuerzas de ocupación]. Esta coalición es un paso importante hacia un equilibrio político normal en el seno de nuestra sociedad y soy muy optimista en cuanto a su futuro”.

Mustafa Barghouti añade: “Pensamos que una gran parte de la población busca una tercera vía frente al cisma entre Fatah y Hamas”. Es miembro del Consejo Legislativo, fundador y dirigente de la Iniciativa Nacional Palestina. “Caminamos siguiendo las huellas de la lista conjunta de los Palestinos de 1948, queremos seguir su modelo exitoso y proporcionar a Fatah y a Hamas un ejemplo de como se puede alcanzar la unidad”.

De forma general, estas elecciones son muy importantes, y su existencia misma crea los cimientos para llenar el foso entre Cisjordania y Gaza, lo que podría, esperamos, conducir a elecciones nacionales y presidenciales (…). Aún más importante, esto devolverá al pueblo el derecho, perdido hace mucho, de votar y de influenciar a quienes le dirigen. El giro es prometedor y da una nueva energía a los partidos políticos, lo que es ya un buen resultado”.

Electos detenidos

Además del optimismo que muestran, los candidatos subrayan la importancia de la influencia israelí durante el período que precede a las elecciones. Según las noticias que se tienen, la Administración civil está haciendo esfuerzos para animar a comerciantes y otras personas que tienen buenas relaciones con Israel a presentarse a las elecciones y desarrollar la coordinación de los servicios de seguridad israelíes y los de la Autoridad Palestina, sin contar con las recientes detenciones de militantes políticos y de candidatos de Hamas y de otros grupos.

Arif Jafal, un analista político y dirigente de Al Marsad -una ONG palestina independiente en Ramalá que supervisa las elecciones y apoya la democracia- explica a Local Call: “Una de las principales cuestiones que van a plantear estas elecciones es la de saber con quien trabaja Israel y como votar en contra de ellos (...). Toda cooperación de este tipo debilita a Fatah y refuerza a quienes se presentan contra ese partido. En precedentes elecciones nacionales, Israel ha sido más útil a Hamas que la campaña electoral de este último”.

Arif Jafal ha indicado que las elecciones podrían provocar un deslizamiento de las correlaciones de fuerzas a nivel de las autoridades locales. Además de las regiones claramente identificadas con uno de los partidos, hay ciudades en las que la Alianza Democrática podría convertirse en una presencia importante (en particular en Belén, Ramalá y Tulkarem), así como regiones en las que Fatah o Hamas estarán obligados a formar coaliciones con otros grupos para gestionar el gobierno local. “En elecciones locales, además de Fatah, Hamas y ahora la Alianza Democrática, existen igualmente listas familiares que se presentan de forma independiente. Fatah o Hamas deberán cooperar con la nueva alianza de izquierdas o con listas de familias a fin de poder controlar los consejos”.

En el contexto de las elecciones en Cisjordania y en Gaza, el debate público palestino se ha focalizado recientemente en la falta de elecciones en Jerusalén Este, cuando esta ciudad se supone que deberá convertirse en la capital del Estado palestino. En un artículo publicado en el diario Al-Quds, Mustafa Barghouti ha llamado a todas las listas -tanto las de la Alianza como a las de Fatah y Hamas- a intentar organizar elecciones en Jerusalén Este creando una única lista, exclusivamente para esa ciudad. “Se trata de un mensaje para crear, por medios no violentos, un estado de hecho frente a la fuerte presión israelí”, explica Barghouti en una entrevista.

Es poco probable que la Alianza Democrática se convierta en una fuerza importante en el curso de estas próximas elecciones. Pero si la celebración de elecciones se realiza y la Alianza puede mantenerse -estableciéndose como tercer partido que pueda hacer contrapeso y controlar a Fatah y Hamas a escala local y nacional -y si Israel no suprime la lista (como ha hecho durante años con militantes políticos y miembros del Consejo Legislativo)- será una excelente noticia. Si todo se desarrolla bien y si la lista conjunta se convierte efectivamente, como dicen algunos activistas, en una fuente de inspiración para los partidos de izquierda, entonces parece que la izquierda palestina podrá agradecer al Ministro israelí de Asuntos Exteriores Avigdor Lieberman el haber elevado el quórum de las elecciones a la Knesset, obligando a los partidos árabes de Israel a unirse [alusión a la Lista Unificada que obtuvo el 10,54 % de los votos y 13 escaños en las elecciones de marzo de 2015].

15/08/2016

Artículo publicado en la web +972 (http://972mag.com)

Traducido de la versión publicada en http://alencontre.org/moyenorient/palestine/palestine-lalliance-democratique-une-troisieme-option-pour-les-elections-doctobre.html

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons