Grabar en formato PDF
A propósito de la masacre de Niza
La teoría del small world
20/07/2016 | Hubert Krivine

No conocemos la relación entre Mohamed Lahouaiej Bouhled (MLB), el conductor asesino de Niza y el Estado Islámico (EI). Pero Hollande y Valls sí, porque ambos así lo han afirmado. Ahora le toca a la policía y a los magistrados demostrarlo: ¡tienen que demostrarlo! Y nosotros queremos estimularles mediante la aplicación de la muy seria teoría matemática del small world (el pequeño mundo).

En sustancia, esta teoría afirma lo siguiente: de promedio, cada individuo está en contacto con algunas decenas de personas, sean familiares, amigos, colegas…; en resumen gente próxima por el lugar que habita, la cultura, la religión o la lengua. Eso no impide que una pequeña minoría de entre ellas haya podido establecer un vínculo con un individuo fuera de ese marco restringido, vinculando de ese modo a esta pequeña comunidad con otra. Del mismo modo, en esta nueva comunidad habrá a menudo un individuo con un contacto lejano y el proceso se repetirá. El resultado es que de promedio, en seis palmas de la mano, cualquier individuo puede ser puesto en relación con no importa que otro individuo designado con antelación.

Si reflexionamos un poco veremos que en realidad es eso lo que ocurre. ¿Tienes alguna relación con Obama o Castro? En realidad, tu conoces a un cura, que conoce a un obispo, que conoce a un arzobispo, que conoce a un cardenal, que conoce al Papa, que conoce ¡un montón de jefes de Estado! Y si eres militante, alcanzarás rápido no importa qué objetivo. En la época en la que se concibió esta teoría del small world (que se puede formalizar de forma más sesuda) no existían ni Internet, ni las redes sociales, ni se viajaba en aviones de bajo coste. Es cierto que hoy en día esa cadena sería más corta.

La conclusión es evidente: no se ha encontrado ningún elemento para relacionar directamente MLB al Estado Islámico y se puede creer que no ha sido por escatimar esfuerzos. ¡Qué más da! Desmenuzando cuidadosamente las lista de sus compañías, luego de las compañías de sus compañías, se llegará a demostrarlo. Si no, quedará la horrible sospecha de que la acusación se ha montado de forma oportunista: esta horrible masacre "sirve" para justificar el estado de guerra, de la misma forma que el EI va a utilizar su recientemente pretendido "soldado" para afirmar su poderío.

Para nosotros, hasta nuevo aviso, esta masacre nos hace pensar más en el suicido de Andreas Lubitz, el piloto de la Germanwings que estrelló su A320 en los Alpes en marzo de 2015.

Si bien es verdad que Lubitz no se llamaba Mohamed.

20/07/2016

Traducción: VIENTO SUR



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons