Grabar en formato PDF
Triunfó el Brexit
La Unión Europea es un proyecto fallido
24/06/2016 | Francisco Louça

Me equivoqué en la previsión sobre el resultado del referéndum (ver https://www.vientosur.info/?article11394,ndr), cuando aseguré que el asesinato de Jo Cox revertiría el estado de ánimo al que se llegaba al final de una campaña plagada de demagogia contra los inmigrantes (por parte de ambos bandos: las cabezas visibles del Brexit (salida) introduciendo sutilmente la xenofobia, mientras que las del Remain (permanencia) negociando con Bruselas la restricción de los derechos de los ciudadanos europeos emigrados al Reino Unido).

Ahora, tras el recuento, sólo se puede concluir que de cara al futuro el Reino Unido no sabe hacia dónde va, pero que rechaza continuar en una Unión que no va para ningún lado. Falló la aventura de Cameron, que fue apoyada de mala gana por las autoridades europeas, si bien a partir de hoy Escocia puede optar por su independencia, así como Irlanda por su reunificación: al menos dos buenas consecuencias. En Europa, todo salió mal: fallaron los subterfugios, falló la interpretación de los tratados a la carta, falló el miedo de los grandes... pero crece el de los pequeños.

La UE no tenía otra cosa que ofrecer más que ese miedo, y por eso cayó. Y sus líderes siempre pensaron que ese miedo bastaría. No se dieron cuenta (¿se darán cuenta ahora?) de que perdieron todos los referéndums importantes hasta ahora: sobre la Constitución Europea, sobre los tratados y ahora sobre la propia pertenencia de la segunda mayor economía de la Unión. Cuando aceptan consultar a los pueblos, momento raro por buenas razones, se arriesgan a perder, y eso nos dice mucho sobre lo que ha venido siendo hasta ahora la “construcción europea”.

El choque llegó hoy. Ahora, liquidez para los mercados financieros, negociación relámpago con el Reino Unido sobre las condiciones de salida, qué reglas de los tratados aplicar (que implicarán un proceso de hasta dos años, con votos del parlamento europeo y el acuerdo del resto de gobiernos), y el discurso de siempre que es: aguantar y aguantar.

¿Tendrán los líderes europeos la tentación de adelantarse, nombrar un ministro de finanzas, descuartizar los presupuestos nacionales, hacer del euro el santo y seña de la concentración de poderes, normalizar las políticas neoliberales en el mercado de trabajo y en la seguridad social? Hollande, un político del calibre de Cameron, cree que París bien vale una misa (la de la prohibición del derecho a manifestarse) para imponer su visión sobre el empleo (la reforma El Khomri). Y, si Hollande hace esto, Merkel decidirá lo que quiera, porque quien manda, manda. Y así el conjunto de líderes europeos en su uniforme diversidad.

¿Se acuerdan de cuando los socialistas defendían el pleno empleo? Olvídense. Los socialistas franceses defienden ahora el fin de los contratos de trabajo, como el FMI. Un socialista holandés dirige la ronda de las sanciones contra Portugal y España, al modo de Schauble. Un socialista alemán es el ayudante de Merkel, al modo de Gabriel. Esto aclara el panorama de lo que nos espera: después de la desorientación, una carrera para garantizar más poder para aquellos cuyo poder está destruyendo Europa.

Para Portugal, otro nuevo susto en las exportaciones, pero sobretodo un susto político. Si cuando lleguen las sancionen van a llegar con tanta violencia por parte de unas instituciones europeas imbuidas ahora en un nuevo espíritu de misión desesperada, entonces sólo podremos concluir que la discrecionalidad absoluta se ha impuesto a la política europea, que la falta de soberanía se paga con la vulnerabilidad de la democracia.

El sueño se acabó. La Unión Europea es un proyecto fallido.

24/06/2016

http://blogues.publico.pt/tudomenoseconomia/2016/06/24/a-uniao-europeia-e-um-projecto-falhado/



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons