Grabar en formato PDF
blogs.publico.es | Elecciones 26J
Polarización y lucha política: el hundimiento del centro
14/06/2016 | Raúl Camargo


Que esta campaña electoral no es una campaña más es algo evidente. Recuerdo que hace años se puso de moda el término “crispación” para referirse al ambiente creado por los ataques de la derecha contra Zapatero. La guerra cultural entre un PP dinamizado por los sectores más conservadores y reaccionarios del pos-franquismo y los “progres” herederos de la transición alcanzó cotas bastante altas de enfrentamiento verbal, pero en realidad, aunque hubiese diferencias importantes entre ambos bloques, no estaba en juego la disputa entre dos modelos de sociedad, sino más bien una guerra de posiciones dentro del mismo modelo. Es decir, en ningún momento se ponían en cuestión ciertos aspectos fundamentales de la sociedad (como el poder económico), sino qué valores debían hegemonizar las relaciones sociales, siempre inmanentes e intocables.

Con el 15-M, sin embargo, se altera la forma del conflicto, sus ejes y su trasfondo. La polarización ha dejado de darse entre los dos grandes partidos y se ha trasladado a la concepción misma de la sociedad. ¿Ser mercancías en manos de políticos y banqueros? El PP y el PSOE (y ahora Ciudadanos) estaban de acuerdo en que era la única opción posible. ¿Qué la democracia es algo más que votar cada cuatro años? El bipartidismo siempre estuvo de acuerdo en que la democracia no podía ser producto de la voluntad popular, sino que era un simple producto de la habilidad de los políticos que monitorizaron desde arriba la Transición.

El fenómeno de la nueva “polarización” entre Unidos Podemos y el resto de los partidos se ha desarrollado de la siguiente forma. Mientras esos acuerdos están cuestionados desde abajo por millones de personas, la reacción del régimen consiste en un profundo repliegue que trata de defender los “acuerdos fundamentales” que solo benefician a las élites. ¿Por qué? Hay razones ideológicas, sin duda. Pero también hay razones que podríamos calificar como estructurales: a día de hoy, mantener y reproducir los privilegios materiales de las élites implica derrotar a los de abajo, implica reducir a cenizas los derechos y conquistas sociales de décadas. Es a la vez un deseo y una necesidad.

De esa falta de margen de maniobra proviene la violencia de su reacción, cuyo ejemplo más acabado quizás sea la mutación de Albert Rivera, que ha pasado de presentarse como un joven liberal, fresco y renovador, a convertirse en una especie de Donald Trump de gestos nerviosos. Es muy significativo el contraste entre la virulencia del bloque “conservador” (conservador de los privilegios de los ricos) y la alegría tranquila que se percibe en el bloque “plebeyo”. Dice mucho de quién está a la defensiva y quién ha pasado a la ofensiva. Sin embargo, viendo la reacción de las élites en esta campaña, también debemos reflexionar sobre algunos aspectos clave en el camino de la emancipación y de la democracia.

En primer lugar, los derechos y la democracia son un producto de la lucha y del conflicto. Estamos comprobando que las élites económicas, políticas y culturales nunca renuncian sin disputa a su posición. La estrategia del cerco pasa por una alianza social amplia que deje sola a la minoría que monopoliza el poder. La mayoría trabajadora, aliada con esos sectores de las clases medias y de los pequeños empresarios que también sufren la crisis, debemos tejer esa alianza más allá de las etiquetas, sin renunciar a nuestros valores e ideas, sino transformándolos en fuerza material.

El segundo aspecto a destacar es que la posibilidad de conformar ese bloque social es lo que puede provocar el hundimiento de los partidos que, como el PSOE, tratan de situarse en tierra de nadie. Unidos Podemos representa un “movimiento real”, mientras que el PSOE ha perdido su condición de partido hegemónico porque ha perdido influencia en donde se juegan las batallas hegemónicas decisivas, en la sociedad civil. El lenguaje del PSOE, los candidatos, todo suena impostado, falso. Incluso sus ataques, son ruidosos pero faltos de potencias de fuego. Es sintomático de los tiempos que vienen que sea el PSOE el que tiene que atacar a Podemos para resistir y no al revés.

Por último, es necesario conocer que estas elecciones van a reflejar esa nueva “polarización”, pero que no van a resolverla. La lucha política no acaba el 26-J, sino que se profundizará entre dos propuestas de sociedad incompatibles. La justicia, la solidaridad y la democracia no son compatibles con la corrupción, la explotación, la opresión. Debemos conseguir que la victoria que estamos construyendo en la urnas, con los actos y pegadas en las calles y en las redes sociales, se extienda desde los círculos y comités de campaña de base a los centros de poder que parecen intocables. Ampliar continuamente el terreno de juego, construyendo redes de cooperación también en los centros de trabajo, en los barrios. Ganaremos mientras vayamos organizando. Con alegría y con reflexión. Con táctica y estrategia. Con audacia y con paciencia. Estamos cerca y a la vez falta mucho. A por todas, sin renunciar a nada.

14/06/2016

http://blogs.publico.es/otrasmiradas/6551/polarizacion-y-lucha-politica-el-hundimiento-del-centro/

Raúl Camargo, Diputado de Podemos en la Asamblea de Madrid. Militante anticapitalista

camapn_a.jpg
85.4 KB
JPEG


Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons