Grabar en formato PDF
Colombia
Conflicto y solución política
09/06/2016 | Revista Izquierda

[Desde VIENTO SUR hemos recurrido, en numerosas ocasiones, a los artículos publicados en la colombiana revista Izquierda, de “Espacio Crítico” (http://www.espaciocritico.com/node/230) para hablar de las negociaciones que se desarrollan en La Habana entre el gobierno de Colombia y las FARC para articular el proceso de paz. El último número de la citada revista dedica su editorial y varios artículos a este tema que –esperamos- culmine bien pese a todas las complicaciones que le rodean. Dificultades que no se ocultan cuando el citado editorial se titula “Propaganda para el boicot de la paz”. Publicamos a continuación dicho editorial (escrito por Sergio Zubiria) y añadimos el enlace con los tres artículos que analizan el tema en la revista y que consideramos de altísimo interés.ndr]

En sus Ensayos sobre la propaganda fascista, el filósofo Theodor Adorno logra desenmascarar los mecanismos privilegiados para realizar proselitismo fascista. Su forma de actuación no pretende la exposición de ideas o argumentos sino desatar mecanismos inconscientes de las personas, como el miedo, la inseguridad, la venganza y la agresividad. La técnica oratoria de los demagogos fascistas es de naturaleza astutamente ilógica y seudoemocional; poco importa la plataforma política, los conceptos o la ideología.

Lo importante es producir en los auditorios estímulos y ciertas informaciones para arrastrar a la acción rápida e intrépida. El fascismo por su naturaleza intrínseca será siempre no teórico. Tres características de esta propaganda son analizadas por el filósofo de Frankfurt. La primera es su condición de propaganda personalizada y esencialmente no objetiva. Los agitadores invierten gran parte del tiempo de sus discursos en hablar de sí mismos o de su público; se presentan a sí mismos como lobos solitarios, personas fiables, altruistas, infatigables. “Se identifican con sus oyentes exaltando su propia capacidad de ser modestos hombres corrientes y, al mismo tiempo, líderes de excepcional calibre. A menudo se refieren a sí mismos como simples mensajeros de aquel que ha de venir, un artilugio ya conocido en los discursos de Hitler” (Adorno).

La segunda característica de esta propaganda es la sustitución de los fines por los medios y la glorificación de la acción. Discursean interminablemente acerca de su “gran movimiento” e intentan mostrar que todavía hay hombres y mujeres patriotas, temerosos de Dios, que están dispuestos a entregar sus vidas por la familia, la patria, la seguridad y el Estado de derecho. Trastocan los medios por los fines, blandiendo la premisa de la denominada “impunidad” como si ésta fuera el fin último, y no la paz.

La tercera condición es poner la propaganda al servicio de los medios, siendo la propaganda misma la que termina conformando el contenido. No se trata de formación, interacción, deliberación o autoreflexión, sino de la dictadura plena de la publicidad. El proselitismo fascista funciona como una forma de satisfacción de deseos inconscientes que retribuye la propaganda.

El reciente llamado de la extrema derecha colombiana a una supuesta “resistencia civil” funciona en esa lógica de propaganda. Se extrapola y saca de su marco teórico político la noción de “resistencia civil”. Nadie que sea un estudioso de la filosofía política podrá encontrar algún nexo entre el contenido de la “resistencia uribista” y las grandes reflexiones de Thoreau, La Boetie, Tolstoy, Gandhi o Arendt sobre este complejo asunto. Se convierte en fin último de la acción intrépida de repudio a la “impunidad”, promoviendo el estímulo de “podrirse en las cárceles” como la acción vengativa de una supuesta justicia. El fin último, la construcción de la paz, queda desplazado por un medio como es la estrategia punitiva. Se suprimen las grandes discusiones teóricas sobre las distintas concepciones de “impunidad” y se devalúa la problematización de los diversos conceptos de paz. Ante la interpelación del Comandante de las FARC-EP y del conjunto de la sociedad sobre la actitud honesta frente a la paz, se responde con cinismo, repitiendo el simple libreto propagandístico. En palabras más directas: una propaganda colmada de obstáculos y boicot frente a la posibilidad de la paz.

Seguir leyendo:

· De la creciente expectativa a la inminencia de un acuerdo final entre las FARC-EP y el Gobierno Jairo Estrada Álvarez

· El conflicto armado en su laberinto: La necesidad de una fórmula para descifrar la salida Víctor Manuel Moncayo C.

· La paz más allá de los acuerdos: territorio, participación política y fuerza pública en el posacuerdo Santos Alonso Beltrán Beltrán



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons