Grabar en formato PDF
Diagonal | Especulación y alta velocidad
Antequera, una estación de AVE en un olivar
08/06/2016 | Maria José Esteso Poves

Antequera-Santa Ana se levanta en el campo, en medio de un olivar. Es una estación de AVE en la nada, a 18 kilómetros de la ciudad malagueña de Antequera, de 42.000 habitantes. Desde allí parten y llegan trenes hacia Alge­ciras, Córdoba, Má­laga, Gra­nada y Madrid.

Pero, además, Antequera será este año la ciudad más singular del Estado español en transporte. En 2016, si las palabras de la ministra de Fomento en funciones, Ana Pastor, se cumplen, este municipio será el primero, después de Madrid, en tener dos esta­ciones de AVE. En efecto, se está cons­tru­yendo ya la segunda terminal de alta velocidad, en el centro del casco urbano, que sustituirá a la anterior, inaugurada en 2006. Antequera está considerada como un nudo de comunicaciones, donde convergen dos ramales: la línea ferroviaria mediterránea, paralela a la costa; y la central, de Algeciras hacia Zaragoza. Pero cuando los viajeros llegan al intercambiador de Santa Ana y se encuentran en el campo es inevitable preguntarse: “¿Qué pinta una estación de AVE entre olivos?”.

El vistoso edificio costó a las arcas públicas más de 12 millones de euros, sin contar líneas ferroviarias, tendido eléctrico, cambiador de tren, etc. Esta infraestructura, al lado de un cortijo y tierras de cultivo, parece una estación fantasma. Apenas cuenta con viajeros y forma parte de un largo listado de estaciones para la alta velocidad, construidas en los años del boom del ladrillo, por las que no pasa casi nadie. El movimiento en Antequera-Santa Ana, según los datos más optimistas de Adif, es de 300 viajeros al día. Sin embargo, las mismas fuentes reconocen que una de cada cuatro de estas estaciones no superan los cien.

1/6/2016

Seguir leyendo en Diagonal



Facebook Twitter RSS

vientosur.info | Diseño y desarrollo en Spip por Freepress S. Coop. Mad.
 
Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual Los contenidos de texto, audio e imagen de esta web están bajo una licencia de Creative Commons